Redes Sociales:

Redes Sociales:

NOTICIAS / AGENDA / CRONICAS / ENTREVISTAS / RESEÑAS / ESPECIALES / CONTACTO
Los Chilenos Dekapited visitaran Zaragoza y Barcelona en Septiembre

Los Chilenos Dekapited visitaran Zaragoza y Barcelona en Septiembre

Desde Chile y bajo el marco del Transcendental Death European Tour MMXXII, la banda de Thrash Metal Dekapited, visitara el viejo continente desde el 9 de Septiembre al 1 de […]

Ataudes presenta de manera oficial “Merecemos la Extinción”

Ataudes presenta de manera oficial “Merecemos la Extinción”

Formados en el 2019 por Jonatan Zarate y Cristian Viegas, Ataudes lanzó su disco debut, “Merecemos la Extinción” a mediados del año 2020. Por el contexto de ese entonces, la […]

Bárbara Black y Lex Lüger unen fuerzas en dos fechas para septiembre

Bárbara Black y Lex Lüger unen fuerzas en dos fechas para septiembre

La rockera Bárbara Black y el músico de horror punk Lex Lüger han confirmado dos conciertos juntos para el próximo mes de septiembre, en donde ambos artistas estarán presentado sus […]

Funko Pop confirma las nuevas figuras de Rob Halford, Alice In Chains y Blink-182 en su 30 aniversario

Funko Pop confirma las nuevas figuras de Rob Halford, Alice In Chains y Blink-182 en su 30 aniversario

La gigante de los muñequitos cabezones, Funko ha confirmado estas ultimas semanas tres de las figuras más esperadas del 2022/23 y es que se han dado a conocer que el […]

In Flames y At The Gates anuncian una gira conjunta para invierno

In Flames y At The Gates anuncian una gira conjunta para invierno

Tras ocho años desde su última gira como cabezas de cartel y cinco desde su última visita en salas junto a Five Finger Death Punch y Of Mice & Men, […]

Lorna Shore estrenan un nuevo y explosivo single llamado “Cursed To Die”

Lorna Shore estrenan un nuevo y explosivo single llamado “Cursed To Die”

Los arrolladores Lorna Shore, acaban de publicar el tercer adelanto de su nuevo disco “Pain Remains”, que estará a la venta el próximo 14 de octubre vía Century Media Records […]

El 1ro de agosto salen entradas a la venta para Pentagram en Argentina

El 1ro de agosto salen entradas a la venta para Pentagram en Argentina

La productora From Hell Fest dio a conocer que este lunes 1ro de agosto saldrá a la venta otra tanda de entradas para la presentación de las leyendas estadounidenses del […]

Requiem For Edén presentan un show único acompañados por una orquesta de cámara

Requiem For Edén presentan un show único acompañados por una orquesta de cámara

Será un show distinto, en formato acústico, donde la Requiem For Edén repasará sus mejores temas junto a la Aeternam Orchestrae (que cuenta con 4 violines, 1 violoncello, 1 clarinete, 1 flauta […]

A Day To Remember sorprenden a propios y extraños con su potente single “Miracle”

A Day To Remember sorprenden a propios y extraños con su potente single “Miracle”

Los norteamericanos A Day To Remember, acaban de estrenar un nuevo y explosivo single titulado “Miracle“, que nos muestra la cara más inspirada de la banda en mucho tiempo, después […]

Fallen At Dawn confirman una extensa gira por España y Reino Unido para otoño

Fallen At Dawn confirman una extensa gira por España y Reino Unido para otoño

Uno de nuestros baluartes en lo que a post-hardcore y metalcore melódico se refiere, los madrileños Fallen At Dawn, acaban de anunciar que tras un año intenso de trabajo, producción […]


Lagwagon y Mad Caddies en Madrid: “Una noche llena de nostalgia noventera”
thumb image

Si en mayo tuvimos la oportunidad de ver en nuestro país a Bad Religion y Suicidal Tendencies acompañados por otros invitados ilustres, este mes de julio no iba a ser la excepción y el pasado miércoles recibimos una nueva visita de los californianos Lagwagon, una institución en lo que a skate punk y punk rock melódico se refiere, quienes comenzaban su gira europea precisamente en nuestro país y lo hacían acompañados por los festivos Mad Caddies, quienes volvían a nuestro país después de casi cuatro años, cuando formaron parte del Punk In Drublic Fest 2019 junto a los propios Lagwagon, Bad Religion y Nofx , siendo aquella una cita histórica para cualquier amante del punk melódico que se precie.

De la mano de HFMN Crew, ambas bandas reventaron La Paqui, antigua sala But y ofrecieron una noche cargada de melodías infecciosas, sonrisas por doquier y mucha, mucha energía que nos transportó a los años dorados de los 90’s y principios de los 00’s.

Puntuales y sin perder mucho tiempo, sobre las 20.00 horas salieron Mad Caddies, a los que personalmente no había tenido oportunidad de ver en directo, a pesar de ser seguidor suyo desde hace más de 15 años.

Chuck Robertson y los suyos aprovecharon la caída de los canadienses The Flatliners, para poder tocar más tiempo y ofrecernos un set de 18 canciones interpretadas con maestría y dibujando una sonrisa en cada uno de los presentes aquella tarde en Madrid.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Doyle en Madrid: “Derroche de energía y horror punk en la capital”

El set fue un repaso bastante completo a sus 25 años de carrera con clásicos que todos y todas celebramos como “Backyard” , “Let It Go”, la hermosa “State Of Mind” que sonó impecable y casi igual que en disco, el himno “Drinkin At 11” o la melódica “Wake My Baby”, coreada por toda la sala, entre otros clásicos de la banda californiana.

Como nota curiosa, los chicos interpretaron una hermosa versión de “She”, canción que todo el mundo conoce por ser obra de los míticos Green Day y que provocó los “Sing Alongs” de toda la sala.

Los chicos se despidieron con la old school “Coyote” y lo cierto es que pese a haber tenido que esperar muchos años para verles, la espera mereció de sobra la pena ya que la banda suena súper compacta y casi calcada a sus versiones de estudio y sobre todo la felicidad que te hacen sentir con sus canciones, no hay modas ni tendencias que la puedan siquiera igualar.

A estas alturas, la sala estaba bastante hasta arriba de gente esperando por ver a los maestros Lagwagon, quienes, si bien no llegaron a explotar nunca comercialmente como The Offspring o incluso Blink-182 (a quienes llegaron a traer a España de teloneros en el lejano 1997…Como cambian las cosas verdad?) , es una de las formaciones más respetadas dentro del punk melódico norteamericano y su influencia es visible hasta el día de hoy.

Su set estuvo plagado de “hits” y como pasó con sus compañeros de Mad Caddies, la banda que lidera Joey Cape volvió una vez más a repasar su extensa carrera y esto se vio en temazos como “Weak”, “Failure”, “E-Dagger” (la canción con la que conocí a la banda californiana y que me hizo sonreír como un crio al escuchar las primeras notas de la misma), “Lullaby” y por supuesto el fin de fiesta con esa trilogía dorada compuesta por los himnos “Alien 8” , “Making Friends” y la gloriosa “May 16”, que ya forma parte de la historia del punk rock melódico como una de sus canciones inmortales.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: 3Top3 con Lex Lüger

Si bien, las modas cambian con los años y los grupos y artistas van y vienen, es muy reconfortante ver como un miércoles una sala se llena hasta arriba para ver 3 horas y media de punk rock noventero y canciones con la que muchos hemos crecido y convivido gran parte de nuestra vida, quizás suena algo “naif” pero es la verdad, en tiempos de radioformula, que grupos como Lagwagon y Mad Caddies, con casi tres décadas de carrera vengan a España y casi llenen una sala es una muestra más de que la música, si es buena y tiene algo de significado para ti, va a seguir sonando siempre mientras los grupos quieran y tenga fuerzas para seguir girando y visitarnos.

 

 

 

Etiquetas: , , , , , , ,
Doyle en Madrid: “Derroche de energía y horror punk en la capital”
thumb image

Aprovechando su paso por el (accidentado) Resurrection Fest 2022, el fornido y peculiar guitarrista norteamericano Doyle, ha aprovechado para realizar una serie de cuatro fechas, donde sería el reclamo principal y que serviría a los seguidores del músico para verle en un formato más personal y con un set más largo.

De la mano de Kivents, Doyle venía a nuestro país a presentar su más reciente trabajo “As We Die” del 2017 y tras una frustrada cancelación tanto en 2020 como en 2021 debido al problema que todos y todas conocemos.

Para todas las citas españolas (a excepción del festival de Viveiro), Kivents tomo la acertada decisión de contar con Lex Lüger como artista invitado, quién estaría presentando su disco debut “El Rey Del Terror”, tras la separación de su banda Los Lügers.

A las 20.00 horas casi exactas, se abrieron las puertas de la madrileña sala Rockville, lugar en donde nunca había estado y debo decir que acabé saliendo muy conforme en cuanto a sonido, escenario y luces.

Alrededor de las 20.40, salieron Lex a la guitarra, voz y con las programaciones sampleadas, acompañado por Dave a las cuatro cuerdas y los coros, para presentar los temas de “El Rey Del Terror”, disco con el que Lex se estrena en solitario y que está basado en varios de los libros más famosos del maestro Stephen King.

El set fue absolutamente impecable y a pesar de que no era el reclamo principal de la tarde/noche, acabó conquistando a más de un asistente que no estaba familiarizado con la propuesta del músico maño.

Por destacar algunos de los momentos de su actuación, me quedaría con el inicio rockero de “Christine”, ese solo de guitarra fue absolutamente brillante y Lex tiene ese toque especial en la voz que encaja y resalta las composiciones de este nuevo disco.

Los guiños ochenteros en “La Tienda”, el tributo a Pennywise en “It” y por supuesto, quizás la mejor pieza del disco que no es otra que “Carrie”, dedicada a la famosa muchacha que protagonizó no sólo la novela de King sino también una de las mejores películas de terror de todos los tiempos.

Como curiosidad y para cerrar destacamos el oscuro cover que hizo de “Lobo Hombre En París”, del mítico grupo español La Unión y que fue celebrado por todos los que estábamos allí presentes.

Poco más que añadir, ya que en 45 minutos Lex dio un repaso impecable a su disco y caldeo bien el ambiente para la salida de Doyle, su propuesta fue muy bien ejecutada instrumentalmente, con temas cuya temática encajaba de perlas con el artista principal y que seguro seguiremos muy de cerca en los próximos meses.

Había bastante expectación por ver el directo de Doyle y comprobar como se las gastaba el famoso miembro de The Misfits con su proyecto solista y lo cierto es que la actuación fue de menos a más y no precisamente por parte del guitarrista.

Pasadas las 21.40 Doyle y su banda salieron a escena y la sala explotó en griterío y alegría de verles sobre las tablas, pero la verdad es que en los dos primeros temas, al vocalista Alex “Wolfman” Story, no se le distinguía apenas lo que cantaba, quizás producto de que llevaba dos máscaras de lucha mexicanas puestas y eso podía dificultarle a la hora de articular las palabras de las canciones o quizás el abuso de alguna sustancia sospechosa, no lo confirmamos ni desmentimos, pero no pude conectar con él hasta avanzado un poco más el set.

Otra cosa a destacar (en este caso de forma positiva) fue el acertado set que eligió ya que repartió muy bien las canciones de sus dos discos “Abominator” de 2014 y “As We Die” de 2017, con canciones como “Beast Like Me”, “Abominator”, “HeadHunter”, “Virgin Sacrifice” o la explícita “Cementerysexxx”, celebradas por todo el público que allí estábamos presentes.

Doyle por su parte es un personaje muy particular, ya que apenas varía su postura durante el set, a pesar de ejecutar de manera impecable sus impresionantes guitarras customizadas y ya con su sola presencia escénica dejar impactados a los presentes.

Ahora bien, si lo que esperáis es un artista dicharachero y comunicativo, os habéis equivocado de concierto, porque el tipo no se dirigió al público durante los justitos 60 minutos de set que estuvo sobre el escenario.

Y es justamente aquí donde viene otro de los puntos negativos y que habiendo formado parte de The Misfits, es inexplicable como no incluyeron ni un sólo tema de la banda con la que la gran mayoría le conocimos a finales de los 90, ya que tras ejecutar todo el set propio y cuando el reloj a duras penas se acercaba a las 22.30, la banda colgó sus instrumentos y se retiró sin mediar palabra del escenario, dejando un final algo frío para el que esto escribe, pero que no empaña una actuación cargada de energía, horror punk y metal.

En este caso, podemos decir que el artista invitado destacó un poco más que el principal y no porque Doyle no sea un gran músico, que lo es, pero no puede ser que tengas más de 30 años de carrera y hayas formado parte de una de las bandas de punk rock más grandes de la historia y no incluyas ni un sólo tema de la misma, por no hablar de que Alex no presentó un estado digno de un vocalista que tiene que actuar sobre el escenario ante gente que ha pagado por venir a verle, pero claro es que realmente a quién queríamos ver era a Doyle y este no defraudo en lo que al show se refiere.

Fue una noche algo rara pero que mereció la pena haber cubierto y que esperemos que en futuras visitas por parte de Doyle se acaben de resolver mejor que la vivida el pasado viernes en la sala Rockville, ya que sus dos trabajos son muy disfrutables y estoy convencido de que pueden dar mucho más de sí.

 

 

 

 

 

Etiquetas: , , , , , ,
Copenhell Día 4: “Iron Maiden bombardea Copenhague”
thumb image

 

El cuarto y último día del Copenhell fue el que llegué más temprano al ex astillero Refshaleøen. Aunque ya habían pasado tres jornadas de puro metal y rock, el entusiasmo de la gente no parecía haber mermado: tener a un grupo disfrazado de stormtroopers de Star Wars debería ser evidencia suficiente.

Apenas llegué pude escuchar muy de fondo al guitarrista danés Soren Andersen en el escenario Hades, al que ya había visto el día anterior como invitado de las suecas Thundermother. Pero la primera presentación a la que de verdad le presté atención se dio en el escenario Helvíti, con los valores locales Artillery salieron con toda su furia riffera.

Tener el estatus como la banda más famosa del thrash metal de tu país es complicada de mantener, pero Artillery demostraron su valía: incluyendo tanto canciones de sus últimos trabajos como “The Devil’s Symphony” y “The Face of Fear” como clásicos como “By Inheritance” y “Terror Squad”, el quinteto mostró tener la llama metalera prendida, con la voz del cantante Michael Bastholm Dahl como uno de sus elementos más destacables en estos días.

Más tarde, en el escenario Pandæmonium un público bastante nutrido pudo ver a The Raven Age. No sé si en algún momento se podrá hablar de este quinteto británico liderado por el guitarrista George Harris sin mencionar que hablamos del hijo de Steve Harris (Iron Maiden), pero es cierto que su groove / metalcore moderno tiene un par de elementos más que atractivos, sobre todo para los que son más fans de ese estilo.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Motionless In White – Scoring The End Of The World (2022)

Sobreponiéndose con TRA pero en el escenario Hades, se pudo ver a los veteranos Thunder frente a un público generoso. Mentiría si dijera que el hard/glam de estos londinenses me atraiga de una, pero se nota que son gente experimentada y que sabe dar un buen espectáculo, incluso para alguien que no sea un fan. Y ya que mencionamos una banda de la que no soy muy fan pero que me sorprendió, los rockeros de garaje suecos The Hellacopters también atrajeron a un público grande al Helvíti y sonaron muy bien.

Benediction serán veteranos del death metal inglés, pero es para destacar que de vez en cuando logren salir de la seriedad y las caras enojadas tan típicas del género: el cantante Dave Ingram salió al escenario con un gorro de lana de Dinamarca que luego lanzó al público, por ejemplo. Con un setlist donde su último y recomendable álbum Scriptures estuvo bien representado sin olvidarse de clásicos como “Nightfear” y “Unfound Mortality”. Una buena y poderosa presentación.

Yendo al escenario Hades, un público enorme se había reunido para la presentación de los ucranianos Jinjer. Y lo del cuarteto está a la altura del entusiasmo de su seguimiento por Internet: “Call Me a Symbol”, “Teacher, Teacher!”, “Sleep of the Righteous” y “Pisces”, la canción por la que muchos conocieron al grupo, fueron un par de las que estuvieron presentes en su setlist. Y aunque sería fácil sólo mencionar lo hecho por la cantante Tatiana Shmaylyuk, quien es por lejos la estrella de Jinjer, pero son los músicos que la acompañan lo que logran eso, sobre todo el bajista Eugene Abdukhanov.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Jinjer – Wallflowers (2021)

Tal vez la única crítica que les haría no sería tanto por algún aspecto técnico o compositivo de sus presentaciones, sino por el lado de la saturación en la cantidad que hacen. Con esto me refiero a que tocan en todos los festivales, hacen giras acompañando a otras bandas o solos y después tienen recitales aparte, por lo que cada año podés ir a ver cuatro o cinco veces a Jinjer en tu ciudad, y como que el entusiasmo se va.

Volviendo al Helvíti era hora de que se presentara Mastodon, y van a tener que disculparme pero esta es una banda que me aburre y que nunca pude encontrarle la gracia, por lo que no creo estar en posición de juzgar su presentación. Situación diferente fue la que tuve con Death To All, el sentido tributo a la obra del cantante y guitarrista Chuck Schuldiner llevado a cabo por varios ex miembros de Death, que sonaron con la claridad y precisión de todos unos veteranos de la manera del death metal.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Iron Maiden – Senjutsu (2021)

A las 21:30 y en el escenario Helvíti, con un público impresionante por todos lados, fue el momento del plato más fuerte y esperado de la noche con Iron Maiden. Es complicado decir algo acerca de Maiden que no se haya dicho antes: en mi opinión personal creo que hay un par de canciones, como por ejemplo “Run To The Hills”, que habría que darles una merecida jubilación del setlist y darle espacio a otras. Más allá de eso, la de los ingleses fue una presentación impecable, con el espectáculo ofrecido por la banda en cada canción: las diferentes versiones de Eddie, los fuegos artificiales, el lanzallamas de Bruce Dickinson, todo un 10 de 10 desde donde se lo vea. Una oportunidad que no debería perderse.

Ya con el día terminándose y la noche bien avanzada, Mercyful Fate dio el puntapié para un espectáculo de horror gótico, y para mí la presentación más esperada de esta tercer fecha, incluso más que con Maiden, sobre todo por el tiempo que hacía que no se presentaban en Copenhague. Poder ver un recital con un sonido impecable, con una escenografía de primera y con King Diamond cambiando de máscaras y trajes para cada canción, es otro espectáculo que hay que ver. Como curiosidad estaba Livia Zita, la esposa de King Diamond, transmitiendo por Twitch desde el pozo de los fotógrafos.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Týr – A Night At The Nordic House (2022)

A la 1:15, ya pasada la medianoche, los daneses Orm darían el último recital de todo el festival. Este cuarteto de black metal se presentó en el escenario Gehenna, en medio del bosque. La combinación entre los fuegos artificiales y el sonido épico de esta banda local le dieron un final espectacular a la noche, cerrando con broche de oro lo que fueron cuatro días de metal pesado.

¿Qué más queda para decir? El hecho de tener semejante festival sin tener que irse a kilómetros de los centros urbanos es algo para destacar, y a esta altura ya queda confirmado que el Copenhell es un evento que hay que agregar a la lista de los indispensables del mundo del metal en Europa. Por mi parte, espero que el año que viene continúen con semejante nivel y sigan demostrando que Dinamarca tiene el metal en la sangre.

Todas las fotografías son de Pablo Gándara, gentileza TheMetalCircus.com / Power Magazine

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,
Copenhell Día 3: “El llamado salvaje de D-A-D”
thumb image

En líneas generales, el tercer día del Copenhell sería el más tranquilo en mi tarea, siendo que no tendría tantos grupos que se pisaran en los horarios. Claro que esto puede sonar extraño si mencionamos el hecho de que la jornada comenzaría con nadie menos que las leyendas del hardcore melódico Bad Religion, que se presentarían a las 14:00 en el escenario Helvíti.

Tener a una banda de semejante porte tan temprano habría sonado fuera de lugar en casi cualquier otro festival, incluso si hablamos del escenario principal, pero acá habla acerca de la cantidad de nombres importantes en el lineup de este evento en la capital danesa. Y para los californianos no pareció importarles, con una lista de canciones (21, para ser exactos) que repasó casi toda su discografía, con excepción de los álbumes The New America y No Substance, de los que no suelen tocar nada más allá de alguna ocasión especial, y obviamente de Into The Unknown, aquel rarísimo traspié de rock progresivo que editaron luego de su debut. “Recipe for Hate”, “End of History”, “Generator”, “21st Century (Digital Boy)”, “American Jesus” y demás ataques al establishment pasaron por las manos de la banda y la voz de Greg Graffin, el profesor del punk.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Bad Religion en Málaga: “Cuatro décadas y las que hagan falta”

Pasando al escenario Pandæmonium, hicimos un cambio importante de sonido cuando vimos a Urne. Comparados con los cuarenta y tantos años de carrera de Bad Religion, este trío inglés lleva apenas seis y se encuentra presentando su LP debut Serpent & Spirit. Sin embargo, se nota el potencial de estos oriundos de Londres, sobre todo con el eclecticismo de su sonido: una mezcla de heavy metal clásico, elementos progresivos y sludge. Por lo poco que pude ver (uno de los casos donde el horario me quedaba a contramano), les recomiendo que no les pierdan el rastro. Como curiosidad, entre el público se pudo ver al legendario Vinnie Stigma, guitarrista de Agnostic Front.

La primera cuota de metal local vendría de la mano de Ghost Iris, cuarteto local que pertenece a esta ola tan particular de grupos que borran las fronteras entre el metalcore y el djent. Había mucha gente para poder disfrutar de primera mano esos riffs gruesos meshugguescos y las  vocalizaciones gritadas del cantante Jesper Vicencio. Sin tener idea de quiénes eran antes de verlos, me sorprendieron gratamente y de una los recomiendo para quienes sean fans de este tipo de sonidos.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Alestorm – Curse of the Crystal Coconut (2020)

Volviendo al escenario Helvíti, se pudo ser testigo de la presentación de los piratas escoceses Alestorm. Aunque más que “presentación”, se la podría describir como una fiesta: más allá de lo que uno pueda llegar a pensar de su folk/power de temática humorística y piratesca, es indudable que, al igual que con Gloryhammer, el quinteto tiene la habilidad para hacer que la gente saque su lado más descontrolado y moshero. Eso se podría saber con sólo ver la lista de canciones: “Mexico”, “Keelhauled”, “The Sunk’n Norwegian”, “Drink” y “Hangover”, ese particular cover del cantante de electropop Taio Cruz, dejaron a la gente pidiendo por más, con un setlist que se hizo corto entre tanta adrenalina.

Para las 5:30 de la tarde, el escenario Pandæmonium nos mandó de una patada de vuelta a los terrenos del hardcore más callejero de la mano de Agnostic Front. La banda de Stigma y Roger Miret transformó al centro de Copenhague en una sucursal de los barrios bajos de Nueva York, con canciones como “Gotta Go”, “For My Family”, “Old New York” y sus covers de “Crucified” de Iron Cross y “Blitzkrieg Bop” de los Ramones para redondear una presentación más que correcta.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Ignite – Ignite (2022)

De vuelta en el Helvíti tuvimos más presencia local con Baest. Viniendo de Aarhus, una ciudad a 160 kilómetros que es conocida por muchas cosas más antes que por tener una robusta presencia metalera, en seis años lograron llegar al escenario principal del mayor festival de su país, y por la enorme cantidad de gente que había para verlos se puede decir que su éxito está justificado. El quinteto de death metal clásico, muy influenciado por la movida sueca de los noventas, se enfocó en su último disco Necro Sapiens de 2021, interpretando siete de sus diez canciones, y en su EP Justitia de 2022, y aunque se les hubiera podido pedir algo más de sus anteriores trabajos, la energía mostrada por la banda y la presentación que dieron, con la bandera enorme detrás y los fuegos que salían, sacó a relucir el entusiasmo del enorme público que atrajeron.

Con la cancelación de la presentación de Spiritbox, debido a un tema de salud, su lugar a las 9:00 en el escenario Helvíti pasó a estar ocupado por el cuarteto Thundermother. La diferencia de estilo entre el grupo canadiense y el sueco no podría ser más grande, con el primero siendo una mezcla de sonidos progresivos, djent, metalcore y demás estilos modernos, mientras que Thundermother toca hard rock como si los setentas nunca hubieran terminado. Pero más allá de algún problemita con el sonido, lo de estas nativas de Estocolmo fue impecable, con canciones como “Back in ’76”, “We Fight for Rock ‘n’ Roll” y “Driving In Style”, esta última tocada junto al guitarrista danés Soren Andersen, dejando a la gente con ganas de más rock y riffs de la escuela AC/DC.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Watain – The Agony & Ecstasy of Watain (2022)

A las 9:30, el escenario Hades tuvo uno de los momentos más extremos del tercer día gracias a las leyendas del black metal sinfónico Emperor. Este  fue un hecho histórico, siendo la primera vez que los noruegos se presentó en Dinamarca, algo que el mismo Ihsahn se encargó de señalar como algo que no podían creer que habían tardado tanto en hacer, y que encima lo hiciera con una presentación impecable no hizo más que agregar a la ocasión. El trío de Telemark, que son cinco en vivo, se mandaron una lista de canciones  tremenda: “Thus Spake the Nightspirit”, “With Strength I Burn”, “Curse You All Men!” y “I Am the Black Wizards” fueron sólo un par de los clásicos del metal negro que tocaron con un sonido espectacular y la precisión de unos veteranos de la materia.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Dead Lord – Dystopia (2022)

El cierre de la fecha estuvo a cargo de los locales Disneyland After Dark, más conocidos por sus siglas D-A-D. Puede que haber llegado un tanto tarde a la onda del glam metal no les permitiera continuar con el impulso internacional que su álbum No Fuel Left For the Pilgrims (1989) les diera con su hit “Sleeping My Day Away”, pero el cuarteto sigue siendo una de las bandas más grandes de su país, como se comprobó presentándose frente a un público enorme y que fuera una presentación By Request, con la gente habiendo elegido la lista de canciones a través de una votación por Internet. Así se pudieron escuchar clásicos como “Isn’t That Wild”, “Marlboro Man”, “Jihad”, la acústica “Laugh ‘n’ a ½” y demás tracks de una discografía destacable en todos sus aspectos, con un público que se sabía cada palabra.

De más está decir que este tercer día del Copenhell se terminó con una nota muy alta, con un tono muy rockero. Con el último día arrancando en poco más de 12 horas, nos íbamos preparando para quemar los últimos cartuchos.

Todas las fotografías son de Pablo Gándara, gentileza TheMetalCircus.com / Power Magazine

 

 

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,
Copenhell Día 2: “El rock’n’roll toda la noche de KISS”
thumb image

 

Luego de la fuerza que tuvo el primer día del Copenhell, el segundo tendría que hacer trabajo extra para igualarlo. Pero, cómo veríamos, a este festival todavía le quedaban cartas bajo la manga para sorprendernos.

Fue ahí donde pudimos ver la presentación de las danesas Ivy Crown en el escenario Gehenna. Aunque normalmente se presenten como un cuarteto, en esta ocasión sumaron una cantante y dos guitarristas invitadas, y aunque tres guitarras puedan ser un tanto abrumadoras para el metalcore melódico del grupo, es innegable la fuerza que estas oriundas de Copenhague ofrecen a través de sus canciones, con temazos como “Our Worst Days” y “Bad Dream”.

Seguimos el día con más presencia femenina metalera danesa con Myrkur. Bueno, “metalera”: aunque Amalie Bruun comenzara metida de lleno en el black metal atmosférico en su debut M, con el paso de los discos su propuesta se fue haciendo cada vez menos pesada y más apoyada en su costado folk. Eso fue tal cual lo que se pudo ver durante su presentación en el escenario Hades, donde la cantante estuvo acompañada por una orquesta y el setlist estuvo enfocado en su último álbum Folkesange. Pero a pesar de la falta de ese componente rockero y algunos problemas técnicos al principio, la voz cristalina de la vocalista fue suficiente para sacar adelante al set.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Satyricon – Satyricon & Munch (2022)

Yéndonos al escenario Pandæmonium pudimos ver el set de Midnight, el proyecto del músico estadounidense Athenar. Presentándose en formato de power trío con Athenar en voz y bajo, lo de Midnight fue toda una muestra de dedicación: ataviados de cuero y máscaras en medio del calor de las tres de la tarde, los oriundos de Cleveland hicieron vibrar al público numeroso con su tremenda propuesta en el punto medio entre Hellhammer, Venom y Motörhead.

Luego de la propuesta bien “trve” de Midnight, llegó el momento en el escenario Helvíti para que Korn le recordara a todos la época de las rastas, las bermudas y los riffs de siete cuerdas bien pesados del nu metal. Tocando a las cuatro se notaba el calor del día, pero el quinteto californiano fue profesional y le dio a todos lo que querían, incluyendo el clásico de Jonathan Davis calzándose la gaita para tocar “Shoots and Ladders”. ¿Qué más se les podría pedir?

Para las 17:45, el escenario Hades tuvo la visita de los suecos Opeth. Lo más seguro es que haya gente que le vaya a recriminar a Mikael Åkerfeldt y compañía por haber abandonado los elementos deathmetaleros de su música hasta el fin de los tiempos y que seguramente no le haya agradado que el grupo diera el puntapié inicial de su presentación en Dinamarca con “Hjärtat vet vad handen gör”, la versión en sueco de su canción “Heart In Hand”, pero ya con “Ghost of Perdition” los deben haber dejado contentos a la enorme cantidad de gente.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Martín Méndez (White Stones, Opeth): “Cuando llegué a Suecia, sólo tenía un cassette de Fito Páez”

Volviendo al escenario Gehenna se pudo ver un tanto de paso lo hecho por los deathmetaleros Blood Incantation. Aunque sean una de las bandas más celebradas del metal extremo actual, no puedo comentar mucho de su presentación por no haberme podido quedar el suficiente tiempo.

Ya para las 7:15, era momento de vestirse de cuero y cadenas para marcar la llegada de Judas Priest al escenario Helvíti. Rob Halford y su sinfónica de riffs habrán tenido sus problemas en los últimos años con la salida/despido de KK Downing, pero tanto su último álbum Firepower como esta presentación en el Copenhell demuestran que los oriundos de Birmingham siguen teniendo mucha munición en sus armas. Acompañados de una escenografía de corte industrial repleta de barriles de petróleo, el quinteto dio un recital bestial aunque un poco corto, con un Halford al que sus 72 años no parecen hacerle mella, y con clásicos infaltables como “You’ve Got Another Thing Comin’”, “Victim of Changes”, “Painkiller” y hasta “Turbo Lover” nutriendo el setlist.

Con la noche acercándose, los alemanes Destruction salieron al Pandæmonium. La reciente salida del guitarrista Mike Sifringer seguramente fue un golpe duro para la banda, siendo el único miembro que había estado siempre en el grupo, pero Schmier y compañía encontraron en el argentino Martín Furia a la persona perfecta para llenar semejantes zapatos. Esto se pudo ver tanto en el último Diabolical como en su tremendo set en el Copenhell, con los riffs de “Nailed To The Cross” y “Release From Agony” haciendo de las delicias del público thrashero.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Destruction – Diabolical (2022)

Down volvieron a presentarse en el Copenhell luego de casi una década. A esta altura lo más seguro es que la banda de Phil Anselmo y Pepper Keenan nunca entregue los dos otros EPs de la serie de cuatro que había prometido hace ya una década, pero siempre es bueno poder tenerlos escupiendo esas guitarras sureñas y riffs pantanosos de canciones como “Hail The Leaf”, “Eyes of the South” y “Stone The Crow”, sea a la velocidad que sea.

Ya para las 22:30 todavía no se había hecho completamente de noche en Copenhague, pero el escenario Helvíti ya estaba ataviado de pies a cabeza con la escenografía infernal característica de KISS. Puede que últimamente los de Nueva York se hayan metido en problemas y controversias por ser descubiertos cayendo de vuelta en el playback, pero es también innegable que la propuesta de Simmons y Stanley va más allá de la música, y que esto no es una crítica tan grande como los más puristas puedan llegar a pensar, aunque esa noche varios testimonios comprobaron que las voces estuvieron en vivo. 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: 40º Aniversario de KISS – “Music From ‘The Elder’”

Lo de KISS será una empresa, pero sin importar su era siguen dando un espectáculo impresionante, uno que apela al lado más juvenil del cerebro rockero. Si uno mueve la cabeza con el inicio de “Detroit Rock City”, hacer pogo con “War Machine”, disfrutar cuando Gene Simmons escupe fuego o sangre o emocionarse cuando el cuarteto cierra con “Rock and Roll All Nite”, entonces podemos decir que los neoyorquinos hicieron su trabajo y lo hicieron bien, y el público enorme que atrajeron bien lo pudo comprobar. Y con su pirotecnia y espectáculo, podría haber sido el broche de oro para cerrar el segundo día del Copenhell con toda la pompa, pero todavía quedaba un poco más. 

Pasada la medianoche, mucha gente estaría reunida frente al escenario Hades para la presentación de Devin Townsend. Quien conozca al canadiense sabrá que un recital impecable es casi una garantía de su parte, con un setlist algo corto pero que tomó tanto de su nutrida carrera solista como de sus proyectos, como el Devin Townsend Project y la Devin Townsend Band, y obviamente de los industriales Strapping Young Lad. Una avalancha de riffs pesados y voces extremas, perfecta para ahí sí darle punto final a otro día de emoción metalera en Copenhague.

Con el telón del Copenhell ya cerrado por hoy, sólo quedaba irse a descansar y juntar energías, porque todavía quedaban dos días más de música pesada, y ambos con lineups espectaculares y llenos tanto de leyendas como de nombres nuevos en el panorama metalero. 

Sólo faltaban algunas horas para poder ser testigo de ello.

Todas las fotografías son de Pablo Gándara, gentileza TheMetalCircus.com / Power Magazine

 

Etiquetas: , , , , , , , , ,
Drakum en Barcelona: “Atraco Vikingo en Terrassa”
thumb image

Los catalanes Drakum presentaron su último álbum de estudio Zombie Dragons from Outer Space en la sala Infierno ABCD de la ciudad de Terrassa, a unos 20 kilómetros de Barcelona. 

A pesar de no estar tan de paso para el grueso de la población, la sala Infierno ABCD lleva abierta desde 1988, siendo el bar más legendarios de metal y rock del área.

Drakum fue la única banda en cartel, y los instrumentos ya estaban esperando en el escenario desde hacía un rato, cuando se van las luces y comienza a sonar la intro. En cuanto el público acaba de colocarse cerca del escenario, comenzaba a sonar “Drunken Heroes”, tercer tema de Zombie Dragons from Outer Space, seguido inmediatamente por “Ragman”, tal como figuran en el álbum.

Seguía el folklórico “Absinthe”, de su anterior y primer álbum Torches Will Rise Again, de 2014. Volviendo al nuevo álbum, siguieron con “Fins L’Últim Alé”, un tema en catalán que en el álbum cuenta con la colaboración de Ümbra Hatzler, anterior vocalista de la banda. 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Redshark en Barcelona: “Tiburones, salvajes y bigotes en Sala Bóveda”

La banda también tocó temas de su EP de 2015, Trollmin como “Troll Recipe”, “Magic Potion of the Evil Jester”, y “Wall of Deadly Trolls”. Luego de un medley acústico, donde el violín se lució (sobre todo con la introducción de Juego de Tronos), llegaba el turno de su corte de difusión principal, “Urashima”

Luego de una frenética segunda mitad de concierto, llegaba la hora de cerrar con su clásico “Around the Oak”. Drakum es una banda que suena excelente en directo, que tienen un gran sentido del humor y que cada una de sus producciones tiene una temática diferente.

Muy pronto, la reseña del álbum Zombie Dragons from Outer Space. Mientras tanto, pueden escuchar el álbum en Spotify a través del siguiente ENLACE

 

Etiquetas: , , , , , ,
Copenhell Día 1: “Metallica da paso al infierno en Copenhague”
thumb image

Comparado con otros camaradas escandinavos como Noruega y Suecia, da la sensación de que Dinamarca vendría a ser el menor de este trío de hermanitos, con Finlandia sumándose como el primo raro dentro de la familia escandinava, si es que hablamos de producción de grupos metaleros. Claro que sería un crimen ignorar al dúo de Mercyful Fate y King Diamond y podríamos sumar a Artillery, Wuthering Heights y a los elegantes Royal Hunt, que en su conjunto son mucho más de lo que la gran mayoría de los países logran producir, pero que se queda corto comparado con la avalancha de bandas noruegas, suecas y finlandesas con las que solemos cruzarnos cada semana de lanzamientos.

Sin embargo, también está muy claro que el público danés es uno extremadamente apasionado y que lleva el metal en la sangre, como se pudo ver ya durante el primer día del Copenhell, el festival más grande de todo el país y que se realiza desde 2010 en la zona de Refshaleøen, cerca del centro de Copenhague. Habiendo vuelto a la actividad luego de dos años de cancelaciones, este festival dio pruebas desde el comienzo que debe ser considerado de los eventos más importantes en el mundo del metal. Podrá estar todavía a la sombra de gigantes como el Wacken alemán, el Graspop belga, el Hellfest francés y el Sweden Rock (obviamente) sueco, pero la lista de bandas no tiene nada que envidiarle a ninguno de sus hermanos mayores e incluso podría considerarse la mejor del año, como veremos a continuación.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Týr – A Night At The Nordic House (2022)

Tras veinte largos minutos desde un bus puesto por la organización y obtener el pase de prensa en el predio, a las 15:30 fue momento de acercarme al escenario Helviti, para ver la presentación de los californianos Suicidal Tendencies. Si alguno de los presentes estuvo también en el Poble Espanyol el 20 de mayo último, cuando el quinteto liderado por Mike Muir hizo su presentación en Barcelona, seguramente habrá tenido una sensación de déjà vu este 15 de junio al ver que el recital en tierras danesas estuvo casi calcado del que hicieron junto a Bad Religion y Millencolin.

Yendo al escenario Pandæmonium, dedicado a las bandas independientes, fue turno de ver a los locales VOLA. Este cuarteto conpenhagués de rock y metal progresivo se encuentra presentando su tercer trabajo Witness, su más exitoso hasta la fecha. Fue por eso que su presentación estuvo centrada alrededor de ese álbum, aunque no se olvidaron de repasar también el resto de su discografía con la habilidad que los caracteriza.

Haciendo un cambio importante de sonido y ambiente, caminamos hasta el escenario Hades para volver al sonido californiano de la mano de Ugly Kid Joe. Con una imagen de fondo haciendo referencia a su debut America’s Least Wanted, la banda de hard rock y funk metal mechó canciones propias como “Neighbor” y “Cats In The Cradle” con un cover de “Ace of Spades” de Motorhead, para agregarle color al festival.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Evil Invaders – Shattering Reflection (2022)

Al ver el cartel del festival seguro más de uno se habrá preguntado cómo es que un nombre como Dizzy Mizz Lizzy puede estar encima del de unas leyendas como Suicidal Tendencies y apenas debajo de Metallica. Pero la realidad es que este trío grunge danés es un gigante en su país natal, siendo considerado uno de los grupos más importantes de la movida rockera local en los noventas, como se pudo ver no sólo con la enorme cantidad de público que se acercó para verlos sino también por la variedad de distintos públicos: desde el fan de Bad Religion hasta el de Emperor, todos tienen un lugar para DML en su corazón. Y a pesar de algunas dificultades técnicas, la devoción de la gente se vio recompensada.

Quedándonos todavía en el escenario Hades pudimos ver la presentación de Red Fang, la banda de stoner rock oriunda de Portland que pisó el escenario poco antes de las 8 de la noche. Guitarras gruesas, riffs agresivos y pura energía rockera, todo lo que caracteriza al cuarteto se pudo ver en su set. Aunque viene presentando su disco Arrows, el grupo sólo incluyó la canción homónima en su lista, prefiriendo repasar temas pasados como “Dirt Wizard”, “Malverde” y “Prehistoric Dog”.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Atli Guðlaugsson (Power Paladin): “Hacemos el power metal más puro posible”

Ya pisando las 8 de la noche, fue turno de los powermetaleros escoceses Gloryhammer de tomar por asalto las tablas de Hades. Sería imposible hablar sobre el grupo sin mencionar que, para ser una banda con una mitología e imagen tan metida en la fantasía más exagerada, viene de un par de situaciones demasiado reales, luego de la controversia en redes sociales por los chats internos que se filtraron y la salida del cantante suizo Thomas Winkler en 2021 luego de una década al frente del quinteto. 

Pero ahora con el chipriota Sozos Michael detrás del micrófono, parece que estos guerreros están haciendo todo lo posible para seguir adelante, y al menos por lo que se pudo ver en el Copenhell es seguro decir que lo están logrando. Con muchos presentes llevando martillos y espadas de juguete, el público disfrutó de “The Land of Unicorns”, “Angus McFife” y demás tracks de pura fuerza powermetalera. 

Ya a las 21:30, pero todavía con el sol a la distancia, era momento de prepararse para el que sería el plato fuerte de la noche danesa, aunque extrañamente no el último, porque serían Metallica los que le darían el remate. ¿Qué hay para decir sobre el combo Hetfield-Ulrich-Hammett-Trujillo que no se haya dicho ya? Sacan disco cada muerte de obispo y cuando lo hacen están lejos de la calidad de sus clásicos, Lars Ulrich pasó de ser un baterista rústico a uno que a veces parece que hace años que no ensaya sus canciones, y el lanzamiento de The Metallica Blacklist estuvo lejos del tributo que se merece algo como el Álbum Negro. 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: 35º Aniversario de Master Of Puppets de Metallica

Y sin embargo, la banda californiana destrozó el escenario Helvíti, dándole rienda suelta a su gira europea con una seguidilla de clásicos: “Whiplash”, “Trapped Under Ice”, “Sad But True”, “For Whom The Bell Tolls” y “Master Of Puppets”, esta última cerrando un recital por primera vez en 25 años, dejaron al público satisfecho, y que encima tocaran mucho más cerca de la gente que en un recital normal también debe haber contribuido. Una pasada de recital por parte de estas leyendas vivas del metal.

Cerca de la medianoche, nos acercamos al flamante escenario Gehenna, que hizo su debut en esta edición, para ver la presentación del supergrupo sueco Soen, liderado por el baterista ex Opeth Martín López. Quien haya podido ver a este quinteto en vivo sabrá que la banda interpreta su rock / metal progresivo con la fuerza de una bestia y la precisión de un reloj suizo, algo que se pudo comprobar una vez más en Dinamarca. “Martyrs”, “Deceiver”, “Monarch” y demás títulos de una sola palabra pasaron por los dedos de estos músicos, con la profunda voz del cantante Joel Ekelöf como uno de los atractivos principales de su propuesta.

Habiendo terminado el primer día del festival, las cosas se sentían extremadamente prometedoras para los siguientes. ¿Qué nos tendrían preparados? Para eso sólo tendríamos que esperar.

Todas las fotografías son de Pablo Gándara, gentileza TheMetalCircus.com / Power Magazine

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , ,
Redshark en Barcelona: “Tiburones, salvajes y bigotes en Sala Bóveda”
thumb image

El viernes 17/6 ha contado con una hermosa noche pre-veraniega en la ciudad de Barcelona, lo que nos ha hecho disfrutar aún más la distorsión, la velocidad y el doble pedal, a cargo de tres bandas locales: Redshark, Löanshark y Savaged

La mítica Sala Bóveda (de la cual ya somos habitué a esta altura) abrió sus puertas a las 18:00 para que tuviésemos tiempo de refrescarnos hasta que a las 20:00 empezó a sonar Savaged. Con una imagen y un sonido muy ochentosos, tocaron canciones de su single “Knights of Metal”, como el que le da título, y también “Stealing the Night”, entre otros.

Pueden escuchar Savaged en Spotify, a través del siguiente ENLACE.

Luego de un breve receso, empezaba Löanshark. El trío barcelonés, que con un impecable a nivel musical presentaron temas de su último lanzamiento “The Gangland Tapes”, un recopilatorio de sus anteriores lanzamientos, entre EPs y Singles, como “Fast, Heavy, Loud and Proud”, y su EP de 2018 “The Warning Sessions”.

Pueden escuchar “The Gangland Tapes” en Spotify a través del siguiente ENLACE.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Philip Graves (Redshark): “El objetivo es hacer música que nos guste”

Era la hora del plato fuerte de la noche… Los Redshark, que dejaron caer una enorme bandera con su nombre y saltaron al escenario como chacales a presentar su último disco Digital Race. Empezaba a sonar el primer tema del disco, el frenético “The Drill State”, seguido inmediatamente por “Sentenced to Kill”, de su primer EP de 2019, “Evil Realm”. Volviendo a Digital Race, hicieron un hat-trick, comenzando por el clásico “Never Too Late”, “The Death Rides”, y el tema que le da título al álbum, “Digital Race”.

Luego de unas palabras de agradecimiento y de refrescarse con agua mineral de manantial, la banda continuó la brutal presentación de uno de los temas más rápidos del disco, Kill Your Idol y es aquí cuando nos ponen nostálgicos y volvemos a repasar su primer EP, con el tema Burn Your Flag, y Mars Recall, que si bien es parte de “Digital Race”, también fué presentado como single de promoción, hace ya un tiempito. 

Ya era hora de cerrar, y se habían guardado lo más fuerte para el final… Temazos como “Pallid Hands” y el ya infaltable “I’m Falling”. ¿Se van? ¿No se van? ¿Cómo se van a ir sin tocar “Stronger than Ever” y “Fight the Rules of Power”? Quienes nos hicimos esa pregunta a esa altura, hemos quedado muy satisfechos, porque sus clasicazos se han hecho desear, pero nunca estuvieron ausentes. 

Pueden escuchar Digital Race de Redshark en Spotify a través del siguiente ENLACE.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Redshark – Digital Race (2022)
Etiquetas: , , , , , ,
Bolu2 Death en Málaga: “Cuando haces de las diferentes texturas musicales tu signo de identidad”
thumb image

A pesar de que con la temporada estival comienzan los múltiples festivales a lo largo y ancho de la península, el pasado 11 de junio los onubenses Bolu2Death volvían a la ciudad de Málaga tras casi cuatro años de ausencia (entre pandemia y otros asuntos) para presentarnos sus dos últimos Ep’s : “Rigor Samsa” de 2020 y “Obraviva Vol.1”  del pasado 2021.

Junto a ellos actuaron los locales Born From Adversity, Prophane y Porn, que no es otra cosa que un tributo a una de las bandas más grandes de la historia, es decir los californianos (y padres del nu Metal) Korn.

Bastante puntuales salieron BFA, alrededor de las 20.35 y respecto a la última vez que los vi en la ciudad, he de decir que han mejorado bastante sobre todo en el trabajo de las voces, ahora sus dos vocalistas suenan más compenetrados aunque su fuerte sigue siendo la parte instrumental con esa mezcla de metalcore, nu metal y hardcore, a medio camino entre Attila, Limp Bizkit y Emmure, que nos hizo poguear de lo lindo para los primeros que habíamos llegado temprano a la sala gracias a cortes tan contundentes como “Half-Dead”, “Reveries” y quizás la mejor del set que no es otra que la incendiaria “Stabbing Me”. Born From Adversity son una de nuestras promesas locales más firmes y hay que seguir viendo como evolucionan porque su propuesta puede ser muy interesante conforme vaya pasando el tiempo.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Motionless In White – Scoring The End Of The World (2022)

Siendo justos venía el momento quizás menos esperado de la noche y es que las veces que me he tenido que enfrentar al directo de Prophane, el resultado ha sido bastante pobre, con una banda gris sin mucho con lo que destacar, por eso tenía mis reservas respecto a su show junto a B2D.

Afortunadamente, la banda ha dado un salto de calidad muy notorio en su directo y con la ayuda de José Manuel Plaza (bajista y vocalista de la banda de death metal Sacristía), los chicos dieron un show muy potente, con unos teclados espectaculares que recordaban a la primera época del melodeath allá por los primeros compases del 2000 y una guitarra muy afilada que ejecutó muy bien tanto las partes rítmicas como los solos.

Pero como he dicho al principio, el aporte de José Manuel fue inconmensurable y temas como “Resistencia”, “Armagedón” y la final “Prophane” (o Profano), sonaron como nunca en la carrera de los malagueños, esperemos que la próxima vez que les veamos sigan a este gran nivel musical y mantengan a su compañero de Sacristía con ellos porque jamás han tenido un cantante mejor en la banda.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Tres Top 3 Con Daniel Luces (Bloodhunter)

Hablar de B2D es hacerlo de una banda “única” en su especie y que desde sus inicios ya empezó a desmarcarse de sus compañeros de profesión, su combinación de post hardcore, metal moderno, nu metal, electrónica y hasta ciertos toques cercanos al flamenco, han hecho de estos chicos una de las bandas más interesantes de la década dentro de la escena nacional.

Cuatro años son muchos sin pisar nuestra ciudad, así que la banda liderada por Mario Lérida Obiols, volvía con ganas de comerse el escenario de la mítica sala La Trinchera.

Como novedad estaba el estreno en nuestra ciudad de su nuevo batería Chus (miembro de Retrace The Lines, también) y de Fer (ex bajista de No Drop For Us) al bajo, completando la formación actual de la banda.

El show se abrió con su último single “Flores”, el cual suena aún más contundente que en audio y que fue bastante celebrado por los seguidores que allí se encontraban presentes.

Claro que la sala se vino abajo cuando las tres siguientes fueron tres clásicos de la banda como la explosiva “We Bleed We Fight”, con ese estribillo escrito en oro, la old school “Jugando a ser dios”que fue coreada por todo el público y la inmortal “Nace, Crece y Muere”, completando un primer bloque muy compacto y donde destacamos como siempre la particular voz de Mario, que combina esos screams propios del core con matices del nu metal y por supuesto el aporte de Pepelu y Fer a las segundas voces.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Gvorn – Keeper Of The Grief (2022)

“La Disputa”, fue otro de los cortes más nuevos que presentaron y que el público recibió con los brazos abiertos, pero todo cambió con las siguientes dos canciones del set.

Como mencionaba antes, B2D nunca han ocultado sus orígenes andaluces y los han querido plasmar a lo largo de sus canciones, siendo “Hasta Fallecer”, uno de sus ejemplos más claros y contundentes, con ese inicio a ritmo de palmas y unas bases de dubstep brutales, que han hecho de esta pieza una de las favoritas de los fans de la banda en su directo.

Pero ellos quisieron ir un poquito más allá e intercalaron esta canción su versión de “Pienso en tu mirá”, el mega hit de la estrella más importante del momento, la catalana Rosalía, de quién Mario es un gran seguidor y todo hay que decirlo, clavaron el cover y lo llevaron a un terreno algo más metalero y alternativo, con un gran resultado final.

La siguiente fue “Flamencore Hate Crew”, uno de los cortes más antiguos del set y que los que conocemos a la banda desde aquella época, celebramos y cantamos con los puños en alto.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: ELNUEVEONCE: “Componer fue un proceso de redescubrimiento”

No pudo faltar a la fiesta el explosivo cover de “Smack My Bitch Up” de los legendarios Prodigy así como tampoco un corte nuevo titulado “Dystopia”, que no sólo sonó muy interesante sino que también puso en evidencia la calidad rítmica de Chus, quizás el mejor batería que han tenido en su carrera y lo bien que se desenvuelve Mario en cada estilo al que presta su voz.

Lamentablemente, el show estaba llegando a su fin no sin antes dejarnos el binomio habitual de ases con el que cierran todos sus conciertos, que no podía ser otro que la suma de “Somos El Fuego”, con una brutal labor vocal de Mario y un Fer que estuvo soberbio a las cuatro cuerdas y los coros, siendo “Dance-Core Party” el fin de fiesta perfecto para una visita que esperemos no tarde mucho en repetirse.

Respecto a Porn, poco que decir ya que es muy difícil que tu set salga mal cuando tocas covers de una banda tan grande como Korn, así que no hay mucho que añadir, fueron una anécdota correcta para cerrar esta noche de sábado en Málaga y que demuestra que aunque haya mucho camino por recorrer, con bandas como las que tocaron en este cartel, el presente está más vivo que nunca dentro de la escena alternativa nacional.

 

 

 

Etiquetas: , , , , ,
El Último Ke Zierre en Buenos Aires: “A cara de perro”
thumb image

Hace rato que el punk español encontró en Sudamérica, o al menos en el Cono Sur, su segundo hogar. Uno pensaría que eso no sería algo tan llamativo si consideramos que hablamos el mismo idioma (ni siquiera hace falta eso, como demuestra la relación entre el público argentino y los germanos Die Toten Hosen), pero conozco a más de uno al que el acento ibérico (sea de la parte de España que sea) le resulta un obstáculo imposible de sortear, sobre todo en música mucho más liviana. 

Pero para el público punk argento ese detalle no parece ser un problema, considerando la cantidad de gente reunida en los alrededores del Teatro Flores el 24 de mayo, a la espera de la presentación de El Último Ke Zierre. Entre puestos de venta de parches artesanales, cerveza fría y caliente, música fuerte y mucha marihuana, toda la variedad de punks (del “punk alfiler y cresta” al SHARP, del “punk patineta” al rudeboy y el crust) pasaban el rato hasta que abrieran las puertas, para así saciar cuatro años de espera desde la última vez que los valencianos pisaron tierras argentinas.

Para cuando los locales Aliento De Perro salieron al escenario, tanto el campo como los balcones del teatro estaban bastante nutridos de gente, algo que sólo aumentó durante su set. Vaya uno a saber si fue por ser la única banda previa o por las dos décadas de trayectoria que este cuarteto arrastra, pero fue bastante refrescante ver a la gente pogueando con las canciones de un telonero, en vez de quedarse de brazos cruzados a un costado como si estuvieran viendo un trámite.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Roberto “Feo” (El Último Ke Zierre): “Argentina es un país que sabe mucho de rock”

Los Aliento se metieron a la gente en el bolsillo con un amasijo de canciones de su corta pero entretenida discografía. “Se escucha mal”, “Vaso de vino”, “Melancolía y depresión”, “La televisión de Cuki”, “Propagandas del punk” y la final “Se terminó… es el final…”, una decena y media de canciones de punk rock crudísimo y barrial  (todo lo barrial que puede ser una banda que escribe una canción sobre Deportivo Armenio) pasaron por el setlist del cuarteto, todas ellas recibidas con aplausos por el público a lo largo de cuarenta y tantos minutos. Una actuación rápida y directa a la yugular, como el buen punk debe ser.

A las 21:30, media hora reloj después de lo hecho por Aliento De Perro, el telón rojo se abrió para recibir a El Último Ke Zierre en el escenario, ya con un Teatro Flores repleto de punks y un logo enorme detrás de la banda celebrando sus 35 años. Y apenas comenzó a sonar “Mal Camino” y gente comenzó a corear cada palabra, quedó confirmado que el quinteto oriundo de la ciudad de Burriana ya tendría ganado el partido desde el vestuario, algo que se hizo más evidente cuando apretaron el acelerador en “Olor a Muerte” y varios vasos de cerveza salieron volando entre un público cada vez más alborotado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Bad Religion en Barcelona: “40 + 2 años no son nada”

La fiestera “Camino de Rosas”, la sucia “Altero mi cuerpo”, la emotiva “Vuelta al infierno”, apenas fueron un puñado de los tracks que demostraron las virtudes de EUKZ. Décadas de experiencia dotaron al grupo de la habilidad de sonar prolijamente desprolijos, de ser músicos con toda la habilidad de un grupo de expertos pero con la furia de una banda de garage. Y obviamente está la figura de Rober “El Feo”, un cantante con la voz de alguien que pasó por todas pero sigue adelante, y tan parte de la identidad del grupo que sorprende saber que recién se unió al grupo dos años después de su formación. Porque bien parece que ambos estuvieran hechos el uno para el otro.

“La envidia”, “A cara de perro”, “Fiesta o duelo”, “Canto”, desde No Soporto Vuestras Caras (1991) a El Mutante del Barrio Chino (2017), y con excepción de ¡Bulla! (2000), cada álbum de su extensa discografía estuvo representado en el setlist. Fue uno que ejemplificó al detalle lo que es el sonido de EUKZ: punk de pura cepa ibérica, a veces tomando elementos de hard rock o rock bien de bar pero siempre con bronca y actitud barrial en sus estribillos. La manera en la que la gente coreó canciones como “Tus bragas”, “¿A dónde vas?” y “No tengo miedo” lo confirma.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Talco – Insert Coin (2022)

“La Alameda” y “La lluvia y el sol” marcaron el cierre de la primera parte de la presentación de EUKZ, con la banda retirándose a los camarines y desatando los pedidos del público. ¿Habrá alguna vez que la gente no pida un bis? Aquella noche de víspera de Revolución de Mayo no comprobaríamos eso con estos españoles, porque apenas pasaron unos minutos antes que Rober, Oscar, Pedro, Kusio y Tico volvieran al escenario para otra descarga cancionera. Así pasaron “Hachís”, “Mi revolución” (adecuado), la coreada “Hasta que pierda la voz”, “Yo también puedo ser malo” y la verdaderamente final “Empacho de orfidal”, una acelerada de su último disco que resultó perfecta para cerrar la noche, luego de 28 canciones en 90 minutos de puro punk y con la gente exhausta pero feliz, acomodándose para salir a una Rivadavia helada para agarrar un bondi antes que se hiciera feriado.

Completada la faena, queda pensar en la idea de que una banda punk esté festejando tres décadas y media de vida. “Vive rápido, muere joven” fue una de las consignas que quedaron marcadas a fuego en la mitología del género, pero al día de hoy queda más que claro que, lejos del espíritu nihilista de esa frase, también es posible no envejecer mientras uno mantenga el alma joven. Tal es el caso de EUKZ: pasan los años, pero siguen tan hambrientos y rabiosos como cuando se formaran en 1987. El sentimiento punk se mantiene, sin importar de cuándo estemos hablando.

Etiquetas: , , , , , , ,

Lagwagon y Mad Caddies en Madrid: “Una noche llena de nostalgia noventera”
thumb image

Si en mayo tuvimos la oportunidad de ver en nuestro país a Bad Religion y Suicidal Tendencies acompañados por otros invitados ilustres, este mes de julio no iba a ser la excepción y el pasado miércoles recibimos una nueva visita de los californianos Lagwagon, una institución en lo que a skate punk y punk rock melódico se refiere, quienes comenzaban su gira europea precisamente en nuestro país y lo hacían acompañados por los festivos Mad Caddies, quienes volvían a nuestro país después de casi cuatro años, cuando formaron parte del Punk In Drublic Fest 2019 junto a los propios Lagwagon, Bad Religion y Nofx , siendo aquella una cita histórica para cualquier amante del punk melódico que se precie.

De la mano de HFMN Crew, ambas bandas reventaron La Paqui, antigua sala But y ofrecieron una noche cargada de melodías infecciosas, sonrisas por doquier y mucha, mucha energía que nos transportó a los años dorados de los 90’s y principios de los 00’s.

Puntuales y sin perder mucho tiempo, sobre las 20.00 horas salieron Mad Caddies, a los que personalmente no había tenido oportunidad de ver en directo, a pesar de ser seguidor suyo desde hace más de 15 años.

Chuck Robertson y los suyos aprovecharon la caída de los canadienses The Flatliners, para poder tocar más tiempo y ofrecernos un set de 18 canciones interpretadas con maestría y dibujando una sonrisa en cada uno de los presentes aquella tarde en Madrid.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Doyle en Madrid: “Derroche de energía y horror punk en la capital”

El set fue un repaso bastante completo a sus 25 años de carrera con clásicos que todos y todas celebramos como “Backyard” , “Let It Go”, la hermosa “State Of Mind” que sonó impecable y casi igual que en disco, el himno “Drinkin At 11” o la melódica “Wake My Baby”, coreada por toda la sala, entre otros clásicos de la banda californiana.

Como nota curiosa, los chicos interpretaron una hermosa versión de “She”, canción que todo el mundo conoce por ser obra de los míticos Green Day y que provocó los “Sing Alongs” de toda la sala.

Los chicos se despidieron con la old school “Coyote” y lo cierto es que pese a haber tenido que esperar muchos años para verles, la espera mereció de sobra la pena ya que la banda suena súper compacta y casi calcada a sus versiones de estudio y sobre todo la felicidad que te hacen sentir con sus canciones, no hay modas ni tendencias que la puedan siquiera igualar.

A estas alturas, la sala estaba bastante hasta arriba de gente esperando por ver a los maestros Lagwagon, quienes, si bien no llegaron a explotar nunca comercialmente como The Offspring o incluso Blink-182 (a quienes llegaron a traer a España de teloneros en el lejano 1997…Como cambian las cosas verdad?) , es una de las formaciones más respetadas dentro del punk melódico norteamericano y su influencia es visible hasta el día de hoy.

Su set estuvo plagado de “hits” y como pasó con sus compañeros de Mad Caddies, la banda que lidera Joey Cape volvió una vez más a repasar su extensa carrera y esto se vio en temazos como “Weak”, “Failure”, “E-Dagger” (la canción con la que conocí a la banda californiana y que me hizo sonreír como un crio al escuchar las primeras notas de la misma), “Lullaby” y por supuesto el fin de fiesta con esa trilogía dorada compuesta por los himnos “Alien 8” , “Making Friends” y la gloriosa “May 16”, que ya forma parte de la historia del punk rock melódico como una de sus canciones inmortales.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: 3Top3 con Lex Lüger

Si bien, las modas cambian con los años y los grupos y artistas van y vienen, es muy reconfortante ver como un miércoles una sala se llena hasta arriba para ver 3 horas y media de punk rock noventero y canciones con la que muchos hemos crecido y convivido gran parte de nuestra vida, quizás suena algo “naif” pero es la verdad, en tiempos de radioformula, que grupos como Lagwagon y Mad Caddies, con casi tres décadas de carrera vengan a España y casi llenen una sala es una muestra más de que la música, si es buena y tiene algo de significado para ti, va a seguir sonando siempre mientras los grupos quieran y tenga fuerzas para seguir girando y visitarnos.

 

 

 

Etiquetas: , , , , , , ,
Doyle en Madrid: “Derroche de energía y horror punk en la capital”
thumb image

Aprovechando su paso por el (accidentado) Resurrection Fest 2022, el fornido y peculiar guitarrista norteamericano Doyle, ha aprovechado para realizar una serie de cuatro fechas, donde sería el reclamo principal y que serviría a los seguidores del músico para verle en un formato más personal y con un set más largo.

De la mano de Kivents, Doyle venía a nuestro país a presentar su más reciente trabajo “As We Die” del 2017 y tras una frustrada cancelación tanto en 2020 como en 2021 debido al problema que todos y todas conocemos.

Para todas las citas españolas (a excepción del festival de Viveiro), Kivents tomo la acertada decisión de contar con Lex Lüger como artista invitado, quién estaría presentando su disco debut “El Rey Del Terror”, tras la separación de su banda Los Lügers.

A las 20.00 horas casi exactas, se abrieron las puertas de la madrileña sala Rockville, lugar en donde nunca había estado y debo decir que acabé saliendo muy conforme en cuanto a sonido, escenario y luces.

Alrededor de las 20.40, salieron Lex a la guitarra, voz y con las programaciones sampleadas, acompañado por Dave a las cuatro cuerdas y los coros, para presentar los temas de “El Rey Del Terror”, disco con el que Lex se estrena en solitario y que está basado en varios de los libros más famosos del maestro Stephen King.

El set fue absolutamente impecable y a pesar de que no era el reclamo principal de la tarde/noche, acabó conquistando a más de un asistente que no estaba familiarizado con la propuesta del músico maño.

Por destacar algunos de los momentos de su actuación, me quedaría con el inicio rockero de “Christine”, ese solo de guitarra fue absolutamente brillante y Lex tiene ese toque especial en la voz que encaja y resalta las composiciones de este nuevo disco.

Los guiños ochenteros en “La Tienda”, el tributo a Pennywise en “It” y por supuesto, quizás la mejor pieza del disco que no es otra que “Carrie”, dedicada a la famosa muchacha que protagonizó no sólo la novela de King sino también una de las mejores películas de terror de todos los tiempos.

Como curiosidad y para cerrar destacamos el oscuro cover que hizo de “Lobo Hombre En París”, del mítico grupo español La Unión y que fue celebrado por todos los que estábamos allí presentes.

Poco más que añadir, ya que en 45 minutos Lex dio un repaso impecable a su disco y caldeo bien el ambiente para la salida de Doyle, su propuesta fue muy bien ejecutada instrumentalmente, con temas cuya temática encajaba de perlas con el artista principal y que seguro seguiremos muy de cerca en los próximos meses.

Había bastante expectación por ver el directo de Doyle y comprobar como se las gastaba el famoso miembro de The Misfits con su proyecto solista y lo cierto es que la actuación fue de menos a más y no precisamente por parte del guitarrista.

Pasadas las 21.40 Doyle y su banda salieron a escena y la sala explotó en griterío y alegría de verles sobre las tablas, pero la verdad es que en los dos primeros temas, al vocalista Alex “Wolfman” Story, no se le distinguía apenas lo que cantaba, quizás producto de que llevaba dos máscaras de lucha mexicanas puestas y eso podía dificultarle a la hora de articular las palabras de las canciones o quizás el abuso de alguna sustancia sospechosa, no lo confirmamos ni desmentimos, pero no pude conectar con él hasta avanzado un poco más el set.

Otra cosa a destacar (en este caso de forma positiva) fue el acertado set que eligió ya que repartió muy bien las canciones de sus dos discos “Abominator” de 2014 y “As We Die” de 2017, con canciones como “Beast Like Me”, “Abominator”, “HeadHunter”, “Virgin Sacrifice” o la explícita “Cementerysexxx”, celebradas por todo el público que allí estábamos presentes.

Doyle por su parte es un personaje muy particular, ya que apenas varía su postura durante el set, a pesar de ejecutar de manera impecable sus impresionantes guitarras customizadas y ya con su sola presencia escénica dejar impactados a los presentes.

Ahora bien, si lo que esperáis es un artista dicharachero y comunicativo, os habéis equivocado de concierto, porque el tipo no se dirigió al público durante los justitos 60 minutos de set que estuvo sobre el escenario.

Y es justamente aquí donde viene otro de los puntos negativos y que habiendo formado parte de The Misfits, es inexplicable como no incluyeron ni un sólo tema de la banda con la que la gran mayoría le conocimos a finales de los 90, ya que tras ejecutar todo el set propio y cuando el reloj a duras penas se acercaba a las 22.30, la banda colgó sus instrumentos y se retiró sin mediar palabra del escenario, dejando un final algo frío para el que esto escribe, pero que no empaña una actuación cargada de energía, horror punk y metal.

En este caso, podemos decir que el artista invitado destacó un poco más que el principal y no porque Doyle no sea un gran músico, que lo es, pero no puede ser que tengas más de 30 años de carrera y hayas formado parte de una de las bandas de punk rock más grandes de la historia y no incluyas ni un sólo tema de la misma, por no hablar de que Alex no presentó un estado digno de un vocalista que tiene que actuar sobre el escenario ante gente que ha pagado por venir a verle, pero claro es que realmente a quién queríamos ver era a Doyle y este no defraudo en lo que al show se refiere.

Fue una noche algo rara pero que mereció la pena haber cubierto y que esperemos que en futuras visitas por parte de Doyle se acaben de resolver mejor que la vivida el pasado viernes en la sala Rockville, ya que sus dos trabajos son muy disfrutables y estoy convencido de que pueden dar mucho más de sí.

 

 

 

 

 

Etiquetas: , , , , , ,
Copenhell Día 4: “Iron Maiden bombardea Copenhague”
thumb image

 

El cuarto y último día del Copenhell fue el que llegué más temprano al ex astillero Refshaleøen. Aunque ya habían pasado tres jornadas de puro metal y rock, el entusiasmo de la gente no parecía haber mermado: tener a un grupo disfrazado de stormtroopers de Star Wars debería ser evidencia suficiente.

Apenas llegué pude escuchar muy de fondo al guitarrista danés Soren Andersen en el escenario Hades, al que ya había visto el día anterior como invitado de las suecas Thundermother. Pero la primera presentación a la que de verdad le presté atención se dio en el escenario Helvíti, con los valores locales Artillery salieron con toda su furia riffera.

Tener el estatus como la banda más famosa del thrash metal de tu país es complicada de mantener, pero Artillery demostraron su valía: incluyendo tanto canciones de sus últimos trabajos como “The Devil’s Symphony” y “The Face of Fear” como clásicos como “By Inheritance” y “Terror Squad”, el quinteto mostró tener la llama metalera prendida, con la voz del cantante Michael Bastholm Dahl como uno de sus elementos más destacables en estos días.

Más tarde, en el escenario Pandæmonium un público bastante nutrido pudo ver a The Raven Age. No sé si en algún momento se podrá hablar de este quinteto británico liderado por el guitarrista George Harris sin mencionar que hablamos del hijo de Steve Harris (Iron Maiden), pero es cierto que su groove / metalcore moderno tiene un par de elementos más que atractivos, sobre todo para los que son más fans de ese estilo.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Motionless In White – Scoring The End Of The World (2022)

Sobreponiéndose con TRA pero en el escenario Hades, se pudo ver a los veteranos Thunder frente a un público generoso. Mentiría si dijera que el hard/glam de estos londinenses me atraiga de una, pero se nota que son gente experimentada y que sabe dar un buen espectáculo, incluso para alguien que no sea un fan. Y ya que mencionamos una banda de la que no soy muy fan pero que me sorprendió, los rockeros de garaje suecos The Hellacopters también atrajeron a un público grande al Helvíti y sonaron muy bien.

Benediction serán veteranos del death metal inglés, pero es para destacar que de vez en cuando logren salir de la seriedad y las caras enojadas tan típicas del género: el cantante Dave Ingram salió al escenario con un gorro de lana de Dinamarca que luego lanzó al público, por ejemplo. Con un setlist donde su último y recomendable álbum Scriptures estuvo bien representado sin olvidarse de clásicos como “Nightfear” y “Unfound Mortality”. Una buena y poderosa presentación.

Yendo al escenario Hades, un público enorme se había reunido para la presentación de los ucranianos Jinjer. Y lo del cuarteto está a la altura del entusiasmo de su seguimiento por Internet: “Call Me a Symbol”, “Teacher, Teacher!”, “Sleep of the Righteous” y “Pisces”, la canción por la que muchos conocieron al grupo, fueron un par de las que estuvieron presentes en su setlist. Y aunque sería fácil sólo mencionar lo hecho por la cantante Tatiana Shmaylyuk, quien es por lejos la estrella de Jinjer, pero son los músicos que la acompañan lo que logran eso, sobre todo el bajista Eugene Abdukhanov.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Jinjer – Wallflowers (2021)

Tal vez la única crítica que les haría no sería tanto por algún aspecto técnico o compositivo de sus presentaciones, sino por el lado de la saturación en la cantidad que hacen. Con esto me refiero a que tocan en todos los festivales, hacen giras acompañando a otras bandas o solos y después tienen recitales aparte, por lo que cada año podés ir a ver cuatro o cinco veces a Jinjer en tu ciudad, y como que el entusiasmo se va.

Volviendo al Helvíti era hora de que se presentara Mastodon, y van a tener que disculparme pero esta es una banda que me aburre y que nunca pude encontrarle la gracia, por lo que no creo estar en posición de juzgar su presentación. Situación diferente fue la que tuve con Death To All, el sentido tributo a la obra del cantante y guitarrista Chuck Schuldiner llevado a cabo por varios ex miembros de Death, que sonaron con la claridad y precisión de todos unos veteranos de la manera del death metal.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Iron Maiden – Senjutsu (2021)

A las 21:30 y en el escenario Helvíti, con un público impresionante por todos lados, fue el momento del plato más fuerte y esperado de la noche con Iron Maiden. Es complicado decir algo acerca de Maiden que no se haya dicho antes: en mi opinión personal creo que hay un par de canciones, como por ejemplo “Run To The Hills”, que habría que darles una merecida jubilación del setlist y darle espacio a otras. Más allá de eso, la de los ingleses fue una presentación impecable, con el espectáculo ofrecido por la banda en cada canción: las diferentes versiones de Eddie, los fuegos artificiales, el lanzallamas de Bruce Dickinson, todo un 10 de 10 desde donde se lo vea. Una oportunidad que no debería perderse.

Ya con el día terminándose y la noche bien avanzada, Mercyful Fate dio el puntapié para un espectáculo de horror gótico, y para mí la presentación más esperada de esta tercer fecha, incluso más que con Maiden, sobre todo por el tiempo que hacía que no se presentaban en Copenhague. Poder ver un recital con un sonido impecable, con una escenografía de primera y con King Diamond cambiando de máscaras y trajes para cada canción, es otro espectáculo que hay que ver. Como curiosidad estaba Livia Zita, la esposa de King Diamond, transmitiendo por Twitch desde el pozo de los fotógrafos.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Týr – A Night At The Nordic House (2022)

A la 1:15, ya pasada la medianoche, los daneses Orm darían el último recital de todo el festival. Este cuarteto de black metal se presentó en el escenario Gehenna, en medio del bosque. La combinación entre los fuegos artificiales y el sonido épico de esta banda local le dieron un final espectacular a la noche, cerrando con broche de oro lo que fueron cuatro días de metal pesado.

¿Qué más queda para decir? El hecho de tener semejante festival sin tener que irse a kilómetros de los centros urbanos es algo para destacar, y a esta altura ya queda confirmado que el Copenhell es un evento que hay que agregar a la lista de los indispensables del mundo del metal en Europa. Por mi parte, espero que el año que viene continúen con semejante nivel y sigan demostrando que Dinamarca tiene el metal en la sangre.

Todas las fotografías son de Pablo Gándara, gentileza TheMetalCircus.com / Power Magazine

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,
Copenhell Día 3: “El llamado salvaje de D-A-D”
thumb image

En líneas generales, el tercer día del Copenhell sería el más tranquilo en mi tarea, siendo que no tendría tantos grupos que se pisaran en los horarios. Claro que esto puede sonar extraño si mencionamos el hecho de que la jornada comenzaría con nadie menos que las leyendas del hardcore melódico Bad Religion, que se presentarían a las 14:00 en el escenario Helvíti.

Tener a una banda de semejante porte tan temprano habría sonado fuera de lugar en casi cualquier otro festival, incluso si hablamos del escenario principal, pero acá habla acerca de la cantidad de nombres importantes en el lineup de este evento en la capital danesa. Y para los californianos no pareció importarles, con una lista de canciones (21, para ser exactos) que repasó casi toda su discografía, con excepción de los álbumes The New America y No Substance, de los que no suelen tocar nada más allá de alguna ocasión especial, y obviamente de Into The Unknown, aquel rarísimo traspié de rock progresivo que editaron luego de su debut. “Recipe for Hate”, “End of History”, “Generator”, “21st Century (Digital Boy)”, “American Jesus” y demás ataques al establishment pasaron por las manos de la banda y la voz de Greg Graffin, el profesor del punk.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Bad Religion en Málaga: “Cuatro décadas y las que hagan falta”

Pasando al escenario Pandæmonium, hicimos un cambio importante de sonido cuando vimos a Urne. Comparados con los cuarenta y tantos años de carrera de Bad Religion, este trío inglés lleva apenas seis y se encuentra presentando su LP debut Serpent & Spirit. Sin embargo, se nota el potencial de estos oriundos de Londres, sobre todo con el eclecticismo de su sonido: una mezcla de heavy metal clásico, elementos progresivos y sludge. Por lo poco que pude ver (uno de los casos donde el horario me quedaba a contramano), les recomiendo que no les pierdan el rastro. Como curiosidad, entre el público se pudo ver al legendario Vinnie Stigma, guitarrista de Agnostic Front.

La primera cuota de metal local vendría de la mano de Ghost Iris, cuarteto local que pertenece a esta ola tan particular de grupos que borran las fronteras entre el metalcore y el djent. Había mucha gente para poder disfrutar de primera mano esos riffs gruesos meshugguescos y las  vocalizaciones gritadas del cantante Jesper Vicencio. Sin tener idea de quiénes eran antes de verlos, me sorprendieron gratamente y de una los recomiendo para quienes sean fans de este tipo de sonidos.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Alestorm – Curse of the Crystal Coconut (2020)

Volviendo al escenario Helvíti, se pudo ser testigo de la presentación de los piratas escoceses Alestorm. Aunque más que “presentación”, se la podría describir como una fiesta: más allá de lo que uno pueda llegar a pensar de su folk/power de temática humorística y piratesca, es indudable que, al igual que con Gloryhammer, el quinteto tiene la habilidad para hacer que la gente saque su lado más descontrolado y moshero. Eso se podría saber con sólo ver la lista de canciones: “Mexico”, “Keelhauled”, “The Sunk’n Norwegian”, “Drink” y “Hangover”, ese particular cover del cantante de electropop Taio Cruz, dejaron a la gente pidiendo por más, con un setlist que se hizo corto entre tanta adrenalina.

Para las 5:30 de la tarde, el escenario Pandæmonium nos mandó de una patada de vuelta a los terrenos del hardcore más callejero de la mano de Agnostic Front. La banda de Stigma y Roger Miret transformó al centro de Copenhague en una sucursal de los barrios bajos de Nueva York, con canciones como “Gotta Go”, “For My Family”, “Old New York” y sus covers de “Crucified” de Iron Cross y “Blitzkrieg Bop” de los Ramones para redondear una presentación más que correcta.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Ignite – Ignite (2022)

De vuelta en el Helvíti tuvimos más presencia local con Baest. Viniendo de Aarhus, una ciudad a 160 kilómetros que es conocida por muchas cosas más antes que por tener una robusta presencia metalera, en seis años lograron llegar al escenario principal del mayor festival de su país, y por la enorme cantidad de gente que había para verlos se puede decir que su éxito está justificado. El quinteto de death metal clásico, muy influenciado por la movida sueca de los noventas, se enfocó en su último disco Necro Sapiens de 2021, interpretando siete de sus diez canciones, y en su EP Justitia de 2022, y aunque se les hubiera podido pedir algo más de sus anteriores trabajos, la energía mostrada por la banda y la presentación que dieron, con la bandera enorme detrás y los fuegos que salían, sacó a relucir el entusiasmo del enorme público que atrajeron.

Con la cancelación de la presentación de Spiritbox, debido a un tema de salud, su lugar a las 9:00 en el escenario Helvíti pasó a estar ocupado por el cuarteto Thundermother. La diferencia de estilo entre el grupo canadiense y el sueco no podría ser más grande, con el primero siendo una mezcla de sonidos progresivos, djent, metalcore y demás estilos modernos, mientras que Thundermother toca hard rock como si los setentas nunca hubieran terminado. Pero más allá de algún problemita con el sonido, lo de estas nativas de Estocolmo fue impecable, con canciones como “Back in ’76”, “We Fight for Rock ‘n’ Roll” y “Driving In Style”, esta última tocada junto al guitarrista danés Soren Andersen, dejando a la gente con ganas de más rock y riffs de la escuela AC/DC.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Watain – The Agony & Ecstasy of Watain (2022)

A las 9:30, el escenario Hades tuvo uno de los momentos más extremos del tercer día gracias a las leyendas del black metal sinfónico Emperor. Este  fue un hecho histórico, siendo la primera vez que los noruegos se presentó en Dinamarca, algo que el mismo Ihsahn se encargó de señalar como algo que no podían creer que habían tardado tanto en hacer, y que encima lo hiciera con una presentación impecable no hizo más que agregar a la ocasión. El trío de Telemark, que son cinco en vivo, se mandaron una lista de canciones  tremenda: “Thus Spake the Nightspirit”, “With Strength I Burn”, “Curse You All Men!” y “I Am the Black Wizards” fueron sólo un par de los clásicos del metal negro que tocaron con un sonido espectacular y la precisión de unos veteranos de la materia.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Dead Lord – Dystopia (2022)

El cierre de la fecha estuvo a cargo de los locales Disneyland After Dark, más conocidos por sus siglas D-A-D. Puede que haber llegado un tanto tarde a la onda del glam metal no les permitiera continuar con el impulso internacional que su álbum No Fuel Left For the Pilgrims (1989) les diera con su hit “Sleeping My Day Away”, pero el cuarteto sigue siendo una de las bandas más grandes de su país, como se comprobó presentándose frente a un público enorme y que fuera una presentación By Request, con la gente habiendo elegido la lista de canciones a través de una votación por Internet. Así se pudieron escuchar clásicos como “Isn’t That Wild”, “Marlboro Man”, “Jihad”, la acústica “Laugh ‘n’ a ½” y demás tracks de una discografía destacable en todos sus aspectos, con un público que se sabía cada palabra.

De más está decir que este tercer día del Copenhell se terminó con una nota muy alta, con un tono muy rockero. Con el último día arrancando en poco más de 12 horas, nos íbamos preparando para quemar los últimos cartuchos.

Todas las fotografías son de Pablo Gándara, gentileza TheMetalCircus.com / Power Magazine

 

 

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,
Copenhell Día 2: “El rock’n’roll toda la noche de KISS”
thumb image

 

Luego de la fuerza que tuvo el primer día del Copenhell, el segundo tendría que hacer trabajo extra para igualarlo. Pero, cómo veríamos, a este festival todavía le quedaban cartas bajo la manga para sorprendernos.

Fue ahí donde pudimos ver la presentación de las danesas Ivy Crown en el escenario Gehenna. Aunque normalmente se presenten como un cuarteto, en esta ocasión sumaron una cantante y dos guitarristas invitadas, y aunque tres guitarras puedan ser un tanto abrumadoras para el metalcore melódico del grupo, es innegable la fuerza que estas oriundas de Copenhague ofrecen a través de sus canciones, con temazos como “Our Worst Days” y “Bad Dream”.

Seguimos el día con más presencia femenina metalera danesa con Myrkur. Bueno, “metalera”: aunque Amalie Bruun comenzara metida de lleno en el black metal atmosférico en su debut M, con el paso de los discos su propuesta se fue haciendo cada vez menos pesada y más apoyada en su costado folk. Eso fue tal cual lo que se pudo ver durante su presentación en el escenario Hades, donde la cantante estuvo acompañada por una orquesta y el setlist estuvo enfocado en su último álbum Folkesange. Pero a pesar de la falta de ese componente rockero y algunos problemas técnicos al principio, la voz cristalina de la vocalista fue suficiente para sacar adelante al set.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Satyricon – Satyricon & Munch (2022)

Yéndonos al escenario Pandæmonium pudimos ver el set de Midnight, el proyecto del músico estadounidense Athenar. Presentándose en formato de power trío con Athenar en voz y bajo, lo de Midnight fue toda una muestra de dedicación: ataviados de cuero y máscaras en medio del calor de las tres de la tarde, los oriundos de Cleveland hicieron vibrar al público numeroso con su tremenda propuesta en el punto medio entre Hellhammer, Venom y Motörhead.

Luego de la propuesta bien “trve” de Midnight, llegó el momento en el escenario Helvíti para que Korn le recordara a todos la época de las rastas, las bermudas y los riffs de siete cuerdas bien pesados del nu metal. Tocando a las cuatro se notaba el calor del día, pero el quinteto californiano fue profesional y le dio a todos lo que querían, incluyendo el clásico de Jonathan Davis calzándose la gaita para tocar “Shoots and Ladders”. ¿Qué más se les podría pedir?

Para las 17:45, el escenario Hades tuvo la visita de los suecos Opeth. Lo más seguro es que haya gente que le vaya a recriminar a Mikael Åkerfeldt y compañía por haber abandonado los elementos deathmetaleros de su música hasta el fin de los tiempos y que seguramente no le haya agradado que el grupo diera el puntapié inicial de su presentación en Dinamarca con “Hjärtat vet vad handen gör”, la versión en sueco de su canción “Heart In Hand”, pero ya con “Ghost of Perdition” los deben haber dejado contentos a la enorme cantidad de gente.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Martín Méndez (White Stones, Opeth): “Cuando llegué a Suecia, sólo tenía un cassette de Fito Páez”

Volviendo al escenario Gehenna se pudo ver un tanto de paso lo hecho por los deathmetaleros Blood Incantation. Aunque sean una de las bandas más celebradas del metal extremo actual, no puedo comentar mucho de su presentación por no haberme podido quedar el suficiente tiempo.

Ya para las 7:15, era momento de vestirse de cuero y cadenas para marcar la llegada de Judas Priest al escenario Helvíti. Rob Halford y su sinfónica de riffs habrán tenido sus problemas en los últimos años con la salida/despido de KK Downing, pero tanto su último álbum Firepower como esta presentación en el Copenhell demuestran que los oriundos de Birmingham siguen teniendo mucha munición en sus armas. Acompañados de una escenografía de corte industrial repleta de barriles de petróleo, el quinteto dio un recital bestial aunque un poco corto, con un Halford al que sus 72 años no parecen hacerle mella, y con clásicos infaltables como “You’ve Got Another Thing Comin’”, “Victim of Changes”, “Painkiller” y hasta “Turbo Lover” nutriendo el setlist.

Con la noche acercándose, los alemanes Destruction salieron al Pandæmonium. La reciente salida del guitarrista Mike Sifringer seguramente fue un golpe duro para la banda, siendo el único miembro que había estado siempre en el grupo, pero Schmier y compañía encontraron en el argentino Martín Furia a la persona perfecta para llenar semejantes zapatos. Esto se pudo ver tanto en el último Diabolical como en su tremendo set en el Copenhell, con los riffs de “Nailed To The Cross” y “Release From Agony” haciendo de las delicias del público thrashero.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Destruction – Diabolical (2022)

Down volvieron a presentarse en el Copenhell luego de casi una década. A esta altura lo más seguro es que la banda de Phil Anselmo y Pepper Keenan nunca entregue los dos otros EPs de la serie de cuatro que había prometido hace ya una década, pero siempre es bueno poder tenerlos escupiendo esas guitarras sureñas y riffs pantanosos de canciones como “Hail The Leaf”, “Eyes of the South” y “Stone The Crow”, sea a la velocidad que sea.

Ya para las 22:30 todavía no se había hecho completamente de noche en Copenhague, pero el escenario Helvíti ya estaba ataviado de pies a cabeza con la escenografía infernal característica de KISS. Puede que últimamente los de Nueva York se hayan metido en problemas y controversias por ser descubiertos cayendo de vuelta en el playback, pero es también innegable que la propuesta de Simmons y Stanley va más allá de la música, y que esto no es una crítica tan grande como los más puristas puedan llegar a pensar, aunque esa noche varios testimonios comprobaron que las voces estuvieron en vivo. 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: 40º Aniversario de KISS – “Music From ‘The Elder’”

Lo de KISS será una empresa, pero sin importar su era siguen dando un espectáculo impresionante, uno que apela al lado más juvenil del cerebro rockero. Si uno mueve la cabeza con el inicio de “Detroit Rock City”, hacer pogo con “War Machine”, disfrutar cuando Gene Simmons escupe fuego o sangre o emocionarse cuando el cuarteto cierra con “Rock and Roll All Nite”, entonces podemos decir que los neoyorquinos hicieron su trabajo y lo hicieron bien, y el público enorme que atrajeron bien lo pudo comprobar. Y con su pirotecnia y espectáculo, podría haber sido el broche de oro para cerrar el segundo día del Copenhell con toda la pompa, pero todavía quedaba un poco más. 

Pasada la medianoche, mucha gente estaría reunida frente al escenario Hades para la presentación de Devin Townsend. Quien conozca al canadiense sabrá que un recital impecable es casi una garantía de su parte, con un setlist algo corto pero que tomó tanto de su nutrida carrera solista como de sus proyectos, como el Devin Townsend Project y la Devin Townsend Band, y obviamente de los industriales Strapping Young Lad. Una avalancha de riffs pesados y voces extremas, perfecta para ahí sí darle punto final a otro día de emoción metalera en Copenhague.

Con el telón del Copenhell ya cerrado por hoy, sólo quedaba irse a descansar y juntar energías, porque todavía quedaban dos días más de música pesada, y ambos con lineups espectaculares y llenos tanto de leyendas como de nombres nuevos en el panorama metalero. 

Sólo faltaban algunas horas para poder ser testigo de ello.

Todas las fotografías son de Pablo Gándara, gentileza TheMetalCircus.com / Power Magazine

 

Etiquetas: , , , , , , , , ,
Drakum en Barcelona: “Atraco Vikingo en Terrassa”
thumb image

Los catalanes Drakum presentaron su último álbum de estudio Zombie Dragons from Outer Space en la sala Infierno ABCD de la ciudad de Terrassa, a unos 20 kilómetros de Barcelona. 

A pesar de no estar tan de paso para el grueso de la población, la sala Infierno ABCD lleva abierta desde 1988, siendo el bar más legendarios de metal y rock del área.

Drakum fue la única banda en cartel, y los instrumentos ya estaban esperando en el escenario desde hacía un rato, cuando se van las luces y comienza a sonar la intro. En cuanto el público acaba de colocarse cerca del escenario, comenzaba a sonar “Drunken Heroes”, tercer tema de Zombie Dragons from Outer Space, seguido inmediatamente por “Ragman”, tal como figuran en el álbum.

Seguía el folklórico “Absinthe”, de su anterior y primer álbum Torches Will Rise Again, de 2014. Volviendo al nuevo álbum, siguieron con “Fins L’Últim Alé”, un tema en catalán que en el álbum cuenta con la colaboración de Ümbra Hatzler, anterior vocalista de la banda. 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Redshark en Barcelona: “Tiburones, salvajes y bigotes en Sala Bóveda”

La banda también tocó temas de su EP de 2015, Trollmin como “Troll Recipe”, “Magic Potion of the Evil Jester”, y “Wall of Deadly Trolls”. Luego de un medley acústico, donde el violín se lució (sobre todo con la introducción de Juego de Tronos), llegaba el turno de su corte de difusión principal, “Urashima”

Luego de una frenética segunda mitad de concierto, llegaba la hora de cerrar con su clásico “Around the Oak”. Drakum es una banda que suena excelente en directo, que tienen un gran sentido del humor y que cada una de sus producciones tiene una temática diferente.

Muy pronto, la reseña del álbum Zombie Dragons from Outer Space. Mientras tanto, pueden escuchar el álbum en Spotify a través del siguiente ENLACE

 

Etiquetas: , , , , , ,
Copenhell Día 1: “Metallica da paso al infierno en Copenhague”
thumb image

Comparado con otros camaradas escandinavos como Noruega y Suecia, da la sensación de que Dinamarca vendría a ser el menor de este trío de hermanitos, con Finlandia sumándose como el primo raro dentro de la familia escandinava, si es que hablamos de producción de grupos metaleros. Claro que sería un crimen ignorar al dúo de Mercyful Fate y King Diamond y podríamos sumar a Artillery, Wuthering Heights y a los elegantes Royal Hunt, que en su conjunto son mucho más de lo que la gran mayoría de los países logran producir, pero que se queda corto comparado con la avalancha de bandas noruegas, suecas y finlandesas con las que solemos cruzarnos cada semana de lanzamientos.

Sin embargo, también está muy claro que el público danés es uno extremadamente apasionado y que lleva el metal en la sangre, como se pudo ver ya durante el primer día del Copenhell, el festival más grande de todo el país y que se realiza desde 2010 en la zona de Refshaleøen, cerca del centro de Copenhague. Habiendo vuelto a la actividad luego de dos años de cancelaciones, este festival dio pruebas desde el comienzo que debe ser considerado de los eventos más importantes en el mundo del metal. Podrá estar todavía a la sombra de gigantes como el Wacken alemán, el Graspop belga, el Hellfest francés y el Sweden Rock (obviamente) sueco, pero la lista de bandas no tiene nada que envidiarle a ninguno de sus hermanos mayores e incluso podría considerarse la mejor del año, como veremos a continuación.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Týr – A Night At The Nordic House (2022)

Tras veinte largos minutos desde un bus puesto por la organización y obtener el pase de prensa en el predio, a las 15:30 fue momento de acercarme al escenario Helviti, para ver la presentación de los californianos Suicidal Tendencies. Si alguno de los presentes estuvo también en el Poble Espanyol el 20 de mayo último, cuando el quinteto liderado por Mike Muir hizo su presentación en Barcelona, seguramente habrá tenido una sensación de déjà vu este 15 de junio al ver que el recital en tierras danesas estuvo casi calcado del que hicieron junto a Bad Religion y Millencolin.

Yendo al escenario Pandæmonium, dedicado a las bandas independientes, fue turno de ver a los locales VOLA. Este cuarteto conpenhagués de rock y metal progresivo se encuentra presentando su tercer trabajo Witness, su más exitoso hasta la fecha. Fue por eso que su presentación estuvo centrada alrededor de ese álbum, aunque no se olvidaron de repasar también el resto de su discografía con la habilidad que los caracteriza.

Haciendo un cambio importante de sonido y ambiente, caminamos hasta el escenario Hades para volver al sonido californiano de la mano de Ugly Kid Joe. Con una imagen de fondo haciendo referencia a su debut America’s Least Wanted, la banda de hard rock y funk metal mechó canciones propias como “Neighbor” y “Cats In The Cradle” con un cover de “Ace of Spades” de Motorhead, para agregarle color al festival.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Evil Invaders – Shattering Reflection (2022)

Al ver el cartel del festival seguro más de uno se habrá preguntado cómo es que un nombre como Dizzy Mizz Lizzy puede estar encima del de unas leyendas como Suicidal Tendencies y apenas debajo de Metallica. Pero la realidad es que este trío grunge danés es un gigante en su país natal, siendo considerado uno de los grupos más importantes de la movida rockera local en los noventas, como se pudo ver no sólo con la enorme cantidad de público que se acercó para verlos sino también por la variedad de distintos públicos: desde el fan de Bad Religion hasta el de Emperor, todos tienen un lugar para DML en su corazón. Y a pesar de algunas dificultades técnicas, la devoción de la gente se vio recompensada.

Quedándonos todavía en el escenario Hades pudimos ver la presentación de Red Fang, la banda de stoner rock oriunda de Portland que pisó el escenario poco antes de las 8 de la noche. Guitarras gruesas, riffs agresivos y pura energía rockera, todo lo que caracteriza al cuarteto se pudo ver en su set. Aunque viene presentando su disco Arrows, el grupo sólo incluyó la canción homónima en su lista, prefiriendo repasar temas pasados como “Dirt Wizard”, “Malverde” y “Prehistoric Dog”.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Atli Guðlaugsson (Power Paladin): “Hacemos el power metal más puro posible”

Ya pisando las 8 de la noche, fue turno de los powermetaleros escoceses Gloryhammer de tomar por asalto las tablas de Hades. Sería imposible hablar sobre el grupo sin mencionar que, para ser una banda con una mitología e imagen tan metida en la fantasía más exagerada, viene de un par de situaciones demasiado reales, luego de la controversia en redes sociales por los chats internos que se filtraron y la salida del cantante suizo Thomas Winkler en 2021 luego de una década al frente del quinteto. 

Pero ahora con el chipriota Sozos Michael detrás del micrófono, parece que estos guerreros están haciendo todo lo posible para seguir adelante, y al menos por lo que se pudo ver en el Copenhell es seguro decir que lo están logrando. Con muchos presentes llevando martillos y espadas de juguete, el público disfrutó de “The Land of Unicorns”, “Angus McFife” y demás tracks de pura fuerza powermetalera. 

Ya a las 21:30, pero todavía con el sol a la distancia, era momento de prepararse para el que sería el plato fuerte de la noche danesa, aunque extrañamente no el último, porque serían Metallica los que le darían el remate. ¿Qué hay para decir sobre el combo Hetfield-Ulrich-Hammett-Trujillo que no se haya dicho ya? Sacan disco cada muerte de obispo y cuando lo hacen están lejos de la calidad de sus clásicos, Lars Ulrich pasó de ser un baterista rústico a uno que a veces parece que hace años que no ensaya sus canciones, y el lanzamiento de The Metallica Blacklist estuvo lejos del tributo que se merece algo como el Álbum Negro. 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: 35º Aniversario de Master Of Puppets de Metallica

Y sin embargo, la banda californiana destrozó el escenario Helvíti, dándole rienda suelta a su gira europea con una seguidilla de clásicos: “Whiplash”, “Trapped Under Ice”, “Sad But True”, “For Whom The Bell Tolls” y “Master Of Puppets”, esta última cerrando un recital por primera vez en 25 años, dejaron al público satisfecho, y que encima tocaran mucho más cerca de la gente que en un recital normal también debe haber contribuido. Una pasada de recital por parte de estas leyendas vivas del metal.

Cerca de la medianoche, nos acercamos al flamante escenario Gehenna, que hizo su debut en esta edición, para ver la presentación del supergrupo sueco Soen, liderado por el baterista ex Opeth Martín López. Quien haya podido ver a este quinteto en vivo sabrá que la banda interpreta su rock / metal progresivo con la fuerza de una bestia y la precisión de un reloj suizo, algo que se pudo comprobar una vez más en Dinamarca. “Martyrs”, “Deceiver”, “Monarch” y demás títulos de una sola palabra pasaron por los dedos de estos músicos, con la profunda voz del cantante Joel Ekelöf como uno de los atractivos principales de su propuesta.

Habiendo terminado el primer día del festival, las cosas se sentían extremadamente prometedoras para los siguientes. ¿Qué nos tendrían preparados? Para eso sólo tendríamos que esperar.

Todas las fotografías son de Pablo Gándara, gentileza TheMetalCircus.com / Power Magazine

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , ,
Redshark en Barcelona: “Tiburones, salvajes y bigotes en Sala Bóveda”
thumb image

El viernes 17/6 ha contado con una hermosa noche pre-veraniega en la ciudad de Barcelona, lo que nos ha hecho disfrutar aún más la distorsión, la velocidad y el doble pedal, a cargo de tres bandas locales: Redshark, Löanshark y Savaged

La mítica Sala Bóveda (de la cual ya somos habitué a esta altura) abrió sus puertas a las 18:00 para que tuviésemos tiempo de refrescarnos hasta que a las 20:00 empezó a sonar Savaged. Con una imagen y un sonido muy ochentosos, tocaron canciones de su single “Knights of Metal”, como el que le da título, y también “Stealing the Night”, entre otros.

Pueden escuchar Savaged en Spotify, a través del siguiente ENLACE.

Luego de un breve receso, empezaba Löanshark. El trío barcelonés, que con un impecable a nivel musical presentaron temas de su último lanzamiento “The Gangland Tapes”, un recopilatorio de sus anteriores lanzamientos, entre EPs y Singles, como “Fast, Heavy, Loud and Proud”, y su EP de 2018 “The Warning Sessions”.

Pueden escuchar “The Gangland Tapes” en Spotify a través del siguiente ENLACE.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Philip Graves (Redshark): “El objetivo es hacer música que nos guste”

Era la hora del plato fuerte de la noche… Los Redshark, que dejaron caer una enorme bandera con su nombre y saltaron al escenario como chacales a presentar su último disco Digital Race. Empezaba a sonar el primer tema del disco, el frenético “The Drill State”, seguido inmediatamente por “Sentenced to Kill”, de su primer EP de 2019, “Evil Realm”. Volviendo a Digital Race, hicieron un hat-trick, comenzando por el clásico “Never Too Late”, “The Death Rides”, y el tema que le da título al álbum, “Digital Race”.

Luego de unas palabras de agradecimiento y de refrescarse con agua mineral de manantial, la banda continuó la brutal presentación de uno de los temas más rápidos del disco, Kill Your Idol y es aquí cuando nos ponen nostálgicos y volvemos a repasar su primer EP, con el tema Burn Your Flag, y Mars Recall, que si bien es parte de “Digital Race”, también fué presentado como single de promoción, hace ya un tiempito. 

Ya era hora de cerrar, y se habían guardado lo más fuerte para el final… Temazos como “Pallid Hands” y el ya infaltable “I’m Falling”. ¿Se van? ¿No se van? ¿Cómo se van a ir sin tocar “Stronger than Ever” y “Fight the Rules of Power”? Quienes nos hicimos esa pregunta a esa altura, hemos quedado muy satisfechos, porque sus clasicazos se han hecho desear, pero nunca estuvieron ausentes. 

Pueden escuchar Digital Race de Redshark en Spotify a través del siguiente ENLACE.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Redshark – Digital Race (2022)
Etiquetas: , , , , , ,
Bolu2 Death en Málaga: “Cuando haces de las diferentes texturas musicales tu signo de identidad”
thumb image

A pesar de que con la temporada estival comienzan los múltiples festivales a lo largo y ancho de la península, el pasado 11 de junio los onubenses Bolu2Death volvían a la ciudad de Málaga tras casi cuatro años de ausencia (entre pandemia y otros asuntos) para presentarnos sus dos últimos Ep’s : “Rigor Samsa” de 2020 y “Obraviva Vol.1”  del pasado 2021.

Junto a ellos actuaron los locales Born From Adversity, Prophane y Porn, que no es otra cosa que un tributo a una de las bandas más grandes de la historia, es decir los californianos (y padres del nu Metal) Korn.

Bastante puntuales salieron BFA, alrededor de las 20.35 y respecto a la última vez que los vi en la ciudad, he de decir que han mejorado bastante sobre todo en el trabajo de las voces, ahora sus dos vocalistas suenan más compenetrados aunque su fuerte sigue siendo la parte instrumental con esa mezcla de metalcore, nu metal y hardcore, a medio camino entre Attila, Limp Bizkit y Emmure, que nos hizo poguear de lo lindo para los primeros que habíamos llegado temprano a la sala gracias a cortes tan contundentes como “Half-Dead”, “Reveries” y quizás la mejor del set que no es otra que la incendiaria “Stabbing Me”. Born From Adversity son una de nuestras promesas locales más firmes y hay que seguir viendo como evolucionan porque su propuesta puede ser muy interesante conforme vaya pasando el tiempo.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Motionless In White – Scoring The End Of The World (2022)

Siendo justos venía el momento quizás menos esperado de la noche y es que las veces que me he tenido que enfrentar al directo de Prophane, el resultado ha sido bastante pobre, con una banda gris sin mucho con lo que destacar, por eso tenía mis reservas respecto a su show junto a B2D.

Afortunadamente, la banda ha dado un salto de calidad muy notorio en su directo y con la ayuda de José Manuel Plaza (bajista y vocalista de la banda de death metal Sacristía), los chicos dieron un show muy potente, con unos teclados espectaculares que recordaban a la primera época del melodeath allá por los primeros compases del 2000 y una guitarra muy afilada que ejecutó muy bien tanto las partes rítmicas como los solos.

Pero como he dicho al principio, el aporte de José Manuel fue inconmensurable y temas como “Resistencia”, “Armagedón” y la final “Prophane” (o Profano), sonaron como nunca en la carrera de los malagueños, esperemos que la próxima vez que les veamos sigan a este gran nivel musical y mantengan a su compañero de Sacristía con ellos porque jamás han tenido un cantante mejor en la banda.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Tres Top 3 Con Daniel Luces (Bloodhunter)

Hablar de B2D es hacerlo de una banda “única” en su especie y que desde sus inicios ya empezó a desmarcarse de sus compañeros de profesión, su combinación de post hardcore, metal moderno, nu metal, electrónica y hasta ciertos toques cercanos al flamenco, han hecho de estos chicos una de las bandas más interesantes de la década dentro de la escena nacional.

Cuatro años son muchos sin pisar nuestra ciudad, así que la banda liderada por Mario Lérida Obiols, volvía con ganas de comerse el escenario de la mítica sala La Trinchera.

Como novedad estaba el estreno en nuestra ciudad de su nuevo batería Chus (miembro de Retrace The Lines, también) y de Fer (ex bajista de No Drop For Us) al bajo, completando la formación actual de la banda.

El show se abrió con su último single “Flores”, el cual suena aún más contundente que en audio y que fue bastante celebrado por los seguidores que allí se encontraban presentes.

Claro que la sala se vino abajo cuando las tres siguientes fueron tres clásicos de la banda como la explosiva “We Bleed We Fight”, con ese estribillo escrito en oro, la old school “Jugando a ser dios”que fue coreada por todo el público y la inmortal “Nace, Crece y Muere”, completando un primer bloque muy compacto y donde destacamos como siempre la particular voz de Mario, que combina esos screams propios del core con matices del nu metal y por supuesto el aporte de Pepelu y Fer a las segundas voces.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Gvorn – Keeper Of The Grief (2022)

“La Disputa”, fue otro de los cortes más nuevos que presentaron y que el público recibió con los brazos abiertos, pero todo cambió con las siguientes dos canciones del set.

Como mencionaba antes, B2D nunca han ocultado sus orígenes andaluces y los han querido plasmar a lo largo de sus canciones, siendo “Hasta Fallecer”, uno de sus ejemplos más claros y contundentes, con ese inicio a ritmo de palmas y unas bases de dubstep brutales, que han hecho de esta pieza una de las favoritas de los fans de la banda en su directo.

Pero ellos quisieron ir un poquito más allá e intercalaron esta canción su versión de “Pienso en tu mirá”, el mega hit de la estrella más importante del momento, la catalana Rosalía, de quién Mario es un gran seguidor y todo hay que decirlo, clavaron el cover y lo llevaron a un terreno algo más metalero y alternativo, con un gran resultado final.

La siguiente fue “Flamencore Hate Crew”, uno de los cortes más antiguos del set y que los que conocemos a la banda desde aquella época, celebramos y cantamos con los puños en alto.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: ELNUEVEONCE: “Componer fue un proceso de redescubrimiento”

No pudo faltar a la fiesta el explosivo cover de “Smack My Bitch Up” de los legendarios Prodigy así como tampoco un corte nuevo titulado “Dystopia”, que no sólo sonó muy interesante sino que también puso en evidencia la calidad rítmica de Chus, quizás el mejor batería que han tenido en su carrera y lo bien que se desenvuelve Mario en cada estilo al que presta su voz.

Lamentablemente, el show estaba llegando a su fin no sin antes dejarnos el binomio habitual de ases con el que cierran todos sus conciertos, que no podía ser otro que la suma de “Somos El Fuego”, con una brutal labor vocal de Mario y un Fer que estuvo soberbio a las cuatro cuerdas y los coros, siendo “Dance-Core Party” el fin de fiesta perfecto para una visita que esperemos no tarde mucho en repetirse.

Respecto a Porn, poco que decir ya que es muy difícil que tu set salga mal cuando tocas covers de una banda tan grande como Korn, así que no hay mucho que añadir, fueron una anécdota correcta para cerrar esta noche de sábado en Málaga y que demuestra que aunque haya mucho camino por recorrer, con bandas como las que tocaron en este cartel, el presente está más vivo que nunca dentro de la escena alternativa nacional.

 

 

 

Etiquetas: , , , , ,
El Último Ke Zierre en Buenos Aires: “A cara de perro”
thumb image

Hace rato que el punk español encontró en Sudamérica, o al menos en el Cono Sur, su segundo hogar. Uno pensaría que eso no sería algo tan llamativo si consideramos que hablamos el mismo idioma (ni siquiera hace falta eso, como demuestra la relación entre el público argentino y los germanos Die Toten Hosen), pero conozco a más de uno al que el acento ibérico (sea de la parte de España que sea) le resulta un obstáculo imposible de sortear, sobre todo en música mucho más liviana. 

Pero para el público punk argento ese detalle no parece ser un problema, considerando la cantidad de gente reunida en los alrededores del Teatro Flores el 24 de mayo, a la espera de la presentación de El Último Ke Zierre. Entre puestos de venta de parches artesanales, cerveza fría y caliente, música fuerte y mucha marihuana, toda la variedad de punks (del “punk alfiler y cresta” al SHARP, del “punk patineta” al rudeboy y el crust) pasaban el rato hasta que abrieran las puertas, para así saciar cuatro años de espera desde la última vez que los valencianos pisaron tierras argentinas.

Para cuando los locales Aliento De Perro salieron al escenario, tanto el campo como los balcones del teatro estaban bastante nutridos de gente, algo que sólo aumentó durante su set. Vaya uno a saber si fue por ser la única banda previa o por las dos décadas de trayectoria que este cuarteto arrastra, pero fue bastante refrescante ver a la gente pogueando con las canciones de un telonero, en vez de quedarse de brazos cruzados a un costado como si estuvieran viendo un trámite.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Roberto “Feo” (El Último Ke Zierre): “Argentina es un país que sabe mucho de rock”

Los Aliento se metieron a la gente en el bolsillo con un amasijo de canciones de su corta pero entretenida discografía. “Se escucha mal”, “Vaso de vino”, “Melancolía y depresión”, “La televisión de Cuki”, “Propagandas del punk” y la final “Se terminó… es el final…”, una decena y media de canciones de punk rock crudísimo y barrial  (todo lo barrial que puede ser una banda que escribe una canción sobre Deportivo Armenio) pasaron por el setlist del cuarteto, todas ellas recibidas con aplausos por el público a lo largo de cuarenta y tantos minutos. Una actuación rápida y directa a la yugular, como el buen punk debe ser.

A las 21:30, media hora reloj después de lo hecho por Aliento De Perro, el telón rojo se abrió para recibir a El Último Ke Zierre en el escenario, ya con un Teatro Flores repleto de punks y un logo enorme detrás de la banda celebrando sus 35 años. Y apenas comenzó a sonar “Mal Camino” y gente comenzó a corear cada palabra, quedó confirmado que el quinteto oriundo de la ciudad de Burriana ya tendría ganado el partido desde el vestuario, algo que se hizo más evidente cuando apretaron el acelerador en “Olor a Muerte” y varios vasos de cerveza salieron volando entre un público cada vez más alborotado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Bad Religion en Barcelona: “40 + 2 años no son nada”

La fiestera “Camino de Rosas”, la sucia “Altero mi cuerpo”, la emotiva “Vuelta al infierno”, apenas fueron un puñado de los tracks que demostraron las virtudes de EUKZ. Décadas de experiencia dotaron al grupo de la habilidad de sonar prolijamente desprolijos, de ser músicos con toda la habilidad de un grupo de expertos pero con la furia de una banda de garage. Y obviamente está la figura de Rober “El Feo”, un cantante con la voz de alguien que pasó por todas pero sigue adelante, y tan parte de la identidad del grupo que sorprende saber que recién se unió al grupo dos años después de su formación. Porque bien parece que ambos estuvieran hechos el uno para el otro.

“La envidia”, “A cara de perro”, “Fiesta o duelo”, “Canto”, desde No Soporto Vuestras Caras (1991) a El Mutante del Barrio Chino (2017), y con excepción de ¡Bulla! (2000), cada álbum de su extensa discografía estuvo representado en el setlist. Fue uno que ejemplificó al detalle lo que es el sonido de EUKZ: punk de pura cepa ibérica, a veces tomando elementos de hard rock o rock bien de bar pero siempre con bronca y actitud barrial en sus estribillos. La manera en la que la gente coreó canciones como “Tus bragas”, “¿A dónde vas?” y “No tengo miedo” lo confirma.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Talco – Insert Coin (2022)

“La Alameda” y “La lluvia y el sol” marcaron el cierre de la primera parte de la presentación de EUKZ, con la banda retirándose a los camarines y desatando los pedidos del público. ¿Habrá alguna vez que la gente no pida un bis? Aquella noche de víspera de Revolución de Mayo no comprobaríamos eso con estos españoles, porque apenas pasaron unos minutos antes que Rober, Oscar, Pedro, Kusio y Tico volvieran al escenario para otra descarga cancionera. Así pasaron “Hachís”, “Mi revolución” (adecuado), la coreada “Hasta que pierda la voz”, “Yo también puedo ser malo” y la verdaderamente final “Empacho de orfidal”, una acelerada de su último disco que resultó perfecta para cerrar la noche, luego de 28 canciones en 90 minutos de puro punk y con la gente exhausta pero feliz, acomodándose para salir a una Rivadavia helada para agarrar un bondi antes que se hiciera feriado.

Completada la faena, queda pensar en la idea de que una banda punk esté festejando tres décadas y media de vida. “Vive rápido, muere joven” fue una de las consignas que quedaron marcadas a fuego en la mitología del género, pero al día de hoy queda más que claro que, lejos del espíritu nihilista de esa frase, también es posible no envejecer mientras uno mantenga el alma joven. Tal es el caso de EUKZ: pasan los años, pero siguen tan hambrientos y rabiosos como cuando se formaran en 1987. El sentimiento punk se mantiene, sin importar de cuándo estemos hablando.

Etiquetas: , , , , , , ,


Lagwagon y Mad Caddies en Madrid: “Una noche llena de nostalgia noventera”
thumb image

Si en mayo tuvimos la oportunidad de ver en nuestro país a Bad Religion y Suicidal Tendencies acompañados por otros invitados ilustres, este mes de julio no iba a ser […]

Doyle en Madrid: “Derroche de energía y horror punk en la capital”
thumb image

Aprovechando su paso por el (accidentado) Resurrection Fest 2022, el fornido y peculiar guitarrista norteamericano Doyle, ha aprovechado para realizar una serie de cuatro fechas, donde sería el reclamo principal […]


thumb image
Ninth in Pluto
Ninth in Pluto (2022)
thumb image
Amon Amarth
The Great Heathen Army (2022)
thumb image
Tombs
Ex Oblivion (2022)
thumb image
Krisiun
Mortem Solis (2022)



Lagwagon y Mad Caddies en Madrid: “Una noche llena de nostalgia noventera”
thumb image

Si en mayo tuvimos la oportunidad de ver en nuestro país a Bad Religion y Suicidal Tendencies acompañados por otros invitados ilustres, este mes de julio no iba a ser […]

Doyle en Madrid: “Derroche de energía y horror punk en la capital”
thumb image

Aprovechando su paso por el (accidentado) Resurrection Fest 2022, el fornido y peculiar guitarrista norteamericano Doyle, ha aprovechado para realizar una serie de cuatro fechas, donde sería el reclamo principal […]


thumb image
Ninth in Pluto
Ninth in Pluto (2022)
thumb image
Amon Amarth
The Great Heathen Army (2022)
thumb image
Tombs
Ex Oblivion (2022)
thumb image
Krisiun
Mortem Solis (2022)