Redes Sociales:

Redes Sociales:

NOTICIAS / AGENDA / CRONICAS / ENTREVISTAS / RESEÑAS / ESPECIALES / CONTACTO


thumb image
Locrian
End Terrain (2024)
Profound Lore

1. Chronoscapes
2. Utopias
3. Umwelt
4. The World Is Gone, There Is No World
5. Excarnate Light
6. Black Prisms of Our Dead Age
7. Innenwelt
8. In the Throes of Petrification
9. After Extinction

Cada nuevo disco de Locrian es siempre una buena y mala noticia. Buena por la música; mala porque significa que estamos más cerca del apocalipsis. Es que el trío con base en Chicago, se nutre de la distopía, o peor aún: de un realismo totalmente despojado de cualquier resto de optimismo. El grupo formado por Terence Hannum (voz y sintetizadores), André Foisy (guitarra) y Steven Hess (batería y electrónica) describe su arte como una mezcla de black metal, drone y noise rock, aunque podemos percibir pasajes con otras influencias como el post-rock, shoegaze, darkwave y metal industrial. Sucede que el rasgo más distintivo de la banda es su actitud experimental y también su perfil “academicista”. Lo que hace Locrian tiene un posicionamiento intelectual, tanto estético como ético, para mediatizar preocupaciones científicas que, en el fondo, deberían ser puramente humanas: lo que está en juego es nuestra existencia como especie. Aparte de los EP “Solar Lodge” (2023) y “Ghost Frontiers” (2022), el LP anterior de la banda fue “New Catastrophism” (2022), con un enfoque mucho más ambient. Con “End Terrain” recuperan la veta de discos como “Return to Annihilation” (2013) y “The Clearing & The Final Epoch” (2012).

Este trabajo nos presenta, quizás por primera vez, una colección de canciones propiamente dichas, directas y concisas, las más pesadas y melódicas, bastante despojadas de las exploraciones texturales y atmosféricas de estilo drone incluso improvisado. El disco presenta la visión de un mundo contaminado por los desechos, habitado por una generación resentida con sus antecesores, que dejaron un hogar irreversiblemente arruinado, donde el arrepentimiento ya no tiene sentido, la culpa se va muriendo con los cuerpos viejos, y la herencia es un castigo de muerte a la inocencia de la juventud. Algo muy interesante es que las ediciones en vinilo y CD del álbum vienen acompañadas por un libro de cuentos titulado “Our Dead Age”, los cuales desarrollan literariamente el concepto transversal al disco.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Roscian – The First Disgrace (2024)

El comienzo resulta sorpresivo y potente con “Chronoscapes” y la premisa del formato canción, estrictamente hablando, está clara. La melodía del teclado y de la guitarra es encantadora, y el canto rabioso, en un momento, se transforma en una voz gutural de una profundidad inédita. Es inevitable sacudir la cabeza mientras se escucha. Luego, “Utopias” sigue una senda de sonoridad post-metal, donde la armonía marcada por un sintetizador tiene protagonismo, junto con una batería casi ritual, estableciendo una base sobre la que resuenan vociferaciones lejanas y líneas de guitarra etéreas, hasta que irrumpe el canto limpio, y lo que antes hacían las teclas y las cuerdas da lugar a una nueva expresión sonora de una melancolía intensa y hermosa. Es inevitable sentir que Locrian ha alcanzado el punto de su máxima madurez. Se convirtió en una mariposa gris tras una larga metamorfosis, siempre creativa, pero sin el vuelo que ahora tiene.

“Umwelt” es un muy bello interludio instrumental, que nos transporta suavemente hacia “The World Is Gone, There Is No World” que empieza, nuevamente, con el par batería-sintetizadores, esta vez en plan evidentemente introductorio. El ritmo cambia cuando entran el canto y la guitarra. Locrian nos ofrece una canción tras otra: toda una novedad más que bienvenida. Nos invitan al headbanging, ¿quién lo hubiera imaginado?

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Cower – Celestial Devastation (2024)

El riff de “Excarnate Light” es formidable, totalmente encantador. A esta altura ya no me quedan dudas de estar escuchando el mejor trabajo de Locrian hasta la fecha. Hay un segmento de un estilo que remite al jazz y funciona para descansar un poco los músculos del cuello y seguir bailando para disfrutar lo que nos quede de vida en un mundo agonizante. Los riffs de guitarra del final suenan a death metal melódico. “Black Prisms of Our Dead Age” es otro track que se va desplegando progresivamente, con un espíritu más calmo, donde la electrónica suena fantástica, junto con la percusión meticulosamente precisa y una guitarra de peculiar belleza.

“Innerwelt” es otro track de transición, lo que no significa de relleno: es bueno poder dar espacio para que la excelencia de los tramos más pregnantes resalte. Y llega “In the Throes of Petrification”, otra espectacular canción, donde cada elemento vuelve a brillar por sí mismo y gracias al conjunto. Llegamos al final con “After Extinction”, un final armónica y melódicamente precioso. Locrian logra, de una manera única, algo parecido a ese sentimiento que se me ocurre describir como el de un instante exacto, durante el funeral de un ser querido, cuando se recuerda con alegría lo vivido, en medio de la tristeza de la pérdida. Un disco recomendable para toda persona amante de la música pesada cuyo compromiso sea solamente con la creación más honesta. Quizás se trate del opus magnum de Locrian, el comienzo de otra era para la banda, su renacer post-apocalíptico.

Etiquetas: , , ,

thumb image
Locrian
End Terrain (2024)
Profound Lore

1. Chronoscapes
2. Utopias
3. Umwelt
4. The World Is Gone, There Is No World
5. Excarnate Light
6. Black Prisms of Our Dead Age
7. Innenwelt
8. In the Throes of Petrification
9. After Extinction




Cada nuevo disco de Locrian es siempre una buena y mala noticia. Buena por la música; mala porque significa que estamos más cerca del apocalipsis. Es que el trío con base en Chicago, se nutre de la distopía, o peor aún: de un realismo totalmente despojado de cualquier resto de optimismo. El grupo formado por Terence Hannum (voz y sintetizadores), André Foisy (guitarra) y Steven Hess (batería y electrónica) describe su arte como una mezcla de black metal, drone y noise rock, aunque podemos percibir pasajes con otras influencias como el post-rock, shoegaze, darkwave y metal industrial. Sucede que el rasgo más distintivo de la banda es su actitud experimental y también su perfil “academicista”. Lo que hace Locrian tiene un posicionamiento intelectual, tanto estético como ético, para mediatizar preocupaciones científicas que, en el fondo, deberían ser puramente humanas: lo que está en juego es nuestra existencia como especie. Aparte de los EP “Solar Lodge” (2023) y “Ghost Frontiers” (2022), el LP anterior de la banda fue “New Catastrophism” (2022), con un enfoque mucho más ambient. Con “End Terrain” recuperan la veta de discos como “Return to Annihilation” (2013) y “The Clearing & The Final Epoch” (2012).

Este trabajo nos presenta, quizás por primera vez, una colección de canciones propiamente dichas, directas y concisas, las más pesadas y melódicas, bastante despojadas de las exploraciones texturales y atmosféricas de estilo drone incluso improvisado. El disco presenta la visión de un mundo contaminado por los desechos, habitado por una generación resentida con sus antecesores, que dejaron un hogar irreversiblemente arruinado, donde el arrepentimiento ya no tiene sentido, la culpa se va muriendo con los cuerpos viejos, y la herencia es un castigo de muerte a la inocencia de la juventud. Algo muy interesante es que las ediciones en vinilo y CD del álbum vienen acompañadas por un libro de cuentos titulado “Our Dead Age”, los cuales desarrollan literariamente el concepto transversal al disco.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Roscian – The First Disgrace (2024)

El comienzo resulta sorpresivo y potente con “Chronoscapes” y la premisa del formato canción, estrictamente hablando, está clara. La melodía del teclado y de la guitarra es encantadora, y el canto rabioso, en un momento, se transforma en una voz gutural de una profundidad inédita. Es inevitable sacudir la cabeza mientras se escucha. Luego, “Utopias” sigue una senda de sonoridad post-metal, donde la armonía marcada por un sintetizador tiene protagonismo, junto con una batería casi ritual, estableciendo una base sobre la que resuenan vociferaciones lejanas y líneas de guitarra etéreas, hasta que irrumpe el canto limpio, y lo que antes hacían las teclas y las cuerdas da lugar a una nueva expresión sonora de una melancolía intensa y hermosa. Es inevitable sentir que Locrian ha alcanzado el punto de su máxima madurez. Se convirtió en una mariposa gris tras una larga metamorfosis, siempre creativa, pero sin el vuelo que ahora tiene.

“Umwelt” es un muy bello interludio instrumental, que nos transporta suavemente hacia “The World Is Gone, There Is No World” que empieza, nuevamente, con el par batería-sintetizadores, esta vez en plan evidentemente introductorio. El ritmo cambia cuando entran el canto y la guitarra. Locrian nos ofrece una canción tras otra: toda una novedad más que bienvenida. Nos invitan al headbanging, ¿quién lo hubiera imaginado?

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Cower – Celestial Devastation (2024)

El riff de “Excarnate Light” es formidable, totalmente encantador. A esta altura ya no me quedan dudas de estar escuchando el mejor trabajo de Locrian hasta la fecha. Hay un segmento de un estilo que remite al jazz y funciona para descansar un poco los músculos del cuello y seguir bailando para disfrutar lo que nos quede de vida en un mundo agonizante. Los riffs de guitarra del final suenan a death metal melódico. “Black Prisms of Our Dead Age” es otro track que se va desplegando progresivamente, con un espíritu más calmo, donde la electrónica suena fantástica, junto con la percusión meticulosamente precisa y una guitarra de peculiar belleza.

“Innerwelt” es otro track de transición, lo que no significa de relleno: es bueno poder dar espacio para que la excelencia de los tramos más pregnantes resalte. Y llega “In the Throes of Petrification”, otra espectacular canción, donde cada elemento vuelve a brillar por sí mismo y gracias al conjunto. Llegamos al final con “After Extinction”, un final armónica y melódicamente precioso. Locrian logra, de una manera única, algo parecido a ese sentimiento que se me ocurre describir como el de un instante exacto, durante el funeral de un ser querido, cuando se recuerda con alegría lo vivido, en medio de la tristeza de la pérdida. Un disco recomendable para toda persona amante de la música pesada cuyo compromiso sea solamente con la creación más honesta. Quizás se trate del opus magnum de Locrian, el comienzo de otra era para la banda, su renacer post-apocalíptico.

Etiquetas: , , ,


thumb image
Full of Hell
Coagulated Bliss (2024)
thumb image
The Lurking Corpses
Lurking After Midnight (2024)
thumb image
In Ashes
Burned and Disposed (2024)
thumb image
Domination
Echoes of Persecution (2024)


 



thumb image
Full of Hell
Coagulated Bliss (2024)
thumb image
The Lurking Corpses
Lurking After Midnight (2024)
thumb image
In Ashes
Burned and Disposed (2024)
thumb image
Domination
Echoes of Persecution (2024)