Redes Sociales:

Redes Sociales:

NOTICIAS / AGENDA / CRONICAS / ENTREVISTAS / RESEÑAS / ESPECIALES / CONTACTO


thumb image
Marduk
Memento Mori (2023)
Century Media Records

TRACKLIST

1. Memento Mori
2. Heart of the Funeral
3. Blood of the Funeral
4. Shovel Beats Sceptre
5. Charlatan
6. Coffin Carol
7. Marching Bones
8. Year of the Maggot
9. Red Tree of Blood
10. As We Are

El black metal es un género con un historial tan largo de controversias que es muy fácil quedar desensibilizado a cosas de las que en otros ámbitos musicales se hablaría durante años. Pero incluso en ese contexto es casi imposible ponerse a hablar del nuevo disco de Marduk sin hacer referencia a que en los últimos tiempos el grupo sueco la ha tenido complicada para mantener la atención de la gente, sean fans o críticos, enfocada en su música. 

Los liderados por el guitarrista Morgan Håkansson y el cantante Daniel “Mortuus” Rosén han tenido siempre a la polémica como una parte importante de su propuesta, aderezando sus líricas satánicas con una gran cantidad de referencias a la Segunda Guerra Mundial, particularmente a lo hecho por el bando alemán: esto ha causado muchas especulaciones acerca de las ideas y la ideología de la banda. 

Obviamente no son la primera banda que ha sido acusada de tener simpatía por el dictador austríaco simplemente por hacer esas referencias, considerando que ya antes tuvimos el caso de Slayer. Desde sus inicios el grupo ha sido bastante ambiguo en sus posiciones, supongo que para mantener cierta “mística” en vista de estar en un sello grande para los estándares del black metal, pero cuando en 2017 Y 2018 se dijo que tanto Mortuus como el baterista Fredrik Widigs aparecían en listas de ventas del Movimiento de Resistencia Nórdico, una organización sueca de tendencias neonazis, es seguro decir que para muchos quedaba confirmado que lo de Marduk había cruzado la línea de lo aceptable.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Vince Nihil (Knife): “Una canción es buena sea glam o de black metal”

Ahora, hay que señalar que las acusaciones no parecen haber ido más allá de eso, y los miembros de Marduk fueron muy rápidos para lanzar un comunicado negando que estuvieran en esas listas. Sin embargo, durante los cinco años que pasaron tanto desde ese incidente como de la salida de su anterior álbum Viktoria, parece que los oriundos de Norrköping han estado intentando “limpiar” su imagen, por ponerlo de una manera. Mortuus negó cualquier simpatía con la extrema derecha (o con cualquier otro pensamiento político), y cuando en mayo de 2023 su bajista Joel Lindholm fue captado dando un saludo nazi durante el Incineration Festival de Inglaterra el grupo anunció en tiempo récord que lo habían echado de sus filas.

Memento Mori es el decimoquinto álbum de Marduk, y con la despedida de Lindholm fue grabado con una formación de trío, con Mortuus encargándose del bajo y hasta de la guitarra en un par de canciones (aunque Lindholm también aparece acreditado en bajo y composición, así que lo suyo no fue tan limpio como se esperaba). También creo que continúa esta tendencia de alejarse de la estética de la SGM que se había visto en los anteriores Viktoria (2018) y Frontschwein (2015), centrándose más en la anti religión y la muerte, los otros grandes intereses del grupo.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Afsky – Om Hundrede År (2023)

Diciendo esto último puede sonar que Marduk se está ablandando, “rindiéndose a los caprichos de sus críticos” o cualquier otra frase que se puedan imaginar. Pero apenas metemos el CD y apretamos “play” en el reproductor (o tocamos el triangulito en Spotify, a gusto del oyente) y dejamos que la introducción “Memento Mori” se desarrolle, está claro que en el plano musical Marduk siguen siendo Marduk y lo más seguro es que nada a futuro los haga cambiar. Aunque se iniciaran en 1990 dentro del mundo del death metal, hace un rato muy largo que los suecos le han jurado fidelidad al black metal más ortodoxo, por lo que la comparación que leí en más de una ocasión de llamarlos “los Cannibal Corpse del black metal” no está para nada errada: uno sabe muy bien lo que se va a encontrar con cada disco nuevo, y no hay problema.

“Memento Mori” arranca con un collage de sonidos que poco a poco da paso a la marcha de doble bombo símil locomotora tan característica de la banda, acompañada con los blast beats del alemán Simon Schilling (ex batero de Belphegor) haciendo su debut en un disco de la banda, y las guitarras filosas de Morgan, sobre las que Mortuus grita sus diatribas blasfemas. Esta descripción aplica también a la siguiente “Heart of the Funeral”, aunque con un toque más melódico en un par de riffs: me gusta la marcha brutal de la canción, y es por eso que no entiendo la decisión de que dure menos de dos minutos y medio y que el track simplemente pare sin un final muy definido, algo que se repite en “Shovel Beats Sceptre” aunque este lo compensa con un mejor desarrollo.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Miasmes – Répugnance (2023)

Los mejores momentos del álbum se dan cuando Marduk combinan la marcha brutal del black metal con ese dejo épico que sirve como condimento en varias de sus canciones. Esto se puede ver en “Blood of the Funeral”, que tras la intro de palas y entierros da rienda suelta a otra catarata de blast beats y riffs, y la antes mencionada “Shovel Beats Sceptre” hace un muy buen uso de los medios tiempos y de la sorpresiva presencia de un bajo bien pesado, un buen detalle que se repite en “Charlatan”, con más medios tiempos pesados y un doble bombo poderoso.

“Coffin Carol” vuelve a las baterías rompecuellos y los riffs ultra filosos, sin dar un respiro hasta casi llegado el final donde la canción da paso a un outro que se conecta con la siguiente “Marching Bones”, otro track que hará de las delicias de los fans más dados a la velocidad. “Year of the Maggot”, por otro lado, es de las canciones más “raras”: no directamente experimental ni nada de eso, pero tiene un par de riffs erráticos y entrecortados mezclados entre la brutalidad, un detalle interesante aunque no creo que sea de las mejores en el disco.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Mystifier en Barcelona: “Invocaciones musicales”

Tras “Red Tree of Blood”, que se puede considerar otra de esas composiciones Marduk marca registrada con mucho doble bombo, Memento Mori cierra con “As We Are”, mi elegida para mejor canción del álbum: mucho de esto tiene que ver con la presencia de algunas voces a cargo de L-G Petrov (Entombed, Entombed AD), quien lamentablemente falleciera en 2021, un detalle que bien se puede relacionar con el nombre del álbum. Pero más allá de tener de invitado a una leyenda del death metal sueco, la marcha pesada de la canción, esas baterías con reverb y hasta los solos de guitarra que se sacan de la galera terminan mezclándose y cuajando de manera sorprendentemente efectiva a lo largo del track, cerrando con broche de oro el álbum. ¿Marduk haciendo una canción que se puede describir como “emotiva” de alguna manera? ¿Quién lo hubiera esperado? Ciertamente yo no.

Para serles sinceros, cuando comencé esta reseña no me esperaba terminar con una opinión muy positiva de este nuevo trabajo de Marduk. Pero parece que los años de espera dieron sus frutos en el seno de los suecos, y dieron como resultado un álbum que mantiene la esencia de la banda pero da lugar a un par de elementos nuevos e interesantes que dan un poco de aire fresco a la propuesta, más allá de también tener un par de detalles que no me cierran, como la producción un poco embarrada y claustrofóbica (no al estilo blackmetalero) y esas canciones que no cierran del todo bien. Péguenle una escuchada y juzguen por ustedes mismos, pero por una vez puedo decir que me sorprendieron.

Etiquetas: , , , ,

thumb image
Marduk
Memento Mori (2023)
Century Media Records

TRACKLIST

1. Memento Mori
2. Heart of the Funeral
3. Blood of the Funeral
4. Shovel Beats Sceptre
5. Charlatan
6. Coffin Carol
7. Marching Bones
8. Year of the Maggot
9. Red Tree of Blood
10. As We Are




El black metal es un género con un historial tan largo de controversias que es muy fácil quedar desensibilizado a cosas de las que en otros ámbitos musicales se hablaría durante años. Pero incluso en ese contexto es casi imposible ponerse a hablar del nuevo disco de Marduk sin hacer referencia a que en los últimos tiempos el grupo sueco la ha tenido complicada para mantener la atención de la gente, sean fans o críticos, enfocada en su música. 

Los liderados por el guitarrista Morgan Håkansson y el cantante Daniel “Mortuus” Rosén han tenido siempre a la polémica como una parte importante de su propuesta, aderezando sus líricas satánicas con una gran cantidad de referencias a la Segunda Guerra Mundial, particularmente a lo hecho por el bando alemán: esto ha causado muchas especulaciones acerca de las ideas y la ideología de la banda. 

Obviamente no son la primera banda que ha sido acusada de tener simpatía por el dictador austríaco simplemente por hacer esas referencias, considerando que ya antes tuvimos el caso de Slayer. Desde sus inicios el grupo ha sido bastante ambiguo en sus posiciones, supongo que para mantener cierta “mística” en vista de estar en un sello grande para los estándares del black metal, pero cuando en 2017 Y 2018 se dijo que tanto Mortuus como el baterista Fredrik Widigs aparecían en listas de ventas del Movimiento de Resistencia Nórdico, una organización sueca de tendencias neonazis, es seguro decir que para muchos quedaba confirmado que lo de Marduk había cruzado la línea de lo aceptable.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Vince Nihil (Knife): “Una canción es buena sea glam o de black metal”

Ahora, hay que señalar que las acusaciones no parecen haber ido más allá de eso, y los miembros de Marduk fueron muy rápidos para lanzar un comunicado negando que estuvieran en esas listas. Sin embargo, durante los cinco años que pasaron tanto desde ese incidente como de la salida de su anterior álbum Viktoria, parece que los oriundos de Norrköping han estado intentando “limpiar” su imagen, por ponerlo de una manera. Mortuus negó cualquier simpatía con la extrema derecha (o con cualquier otro pensamiento político), y cuando en mayo de 2023 su bajista Joel Lindholm fue captado dando un saludo nazi durante el Incineration Festival de Inglaterra el grupo anunció en tiempo récord que lo habían echado de sus filas.

Memento Mori es el decimoquinto álbum de Marduk, y con la despedida de Lindholm fue grabado con una formación de trío, con Mortuus encargándose del bajo y hasta de la guitarra en un par de canciones (aunque Lindholm también aparece acreditado en bajo y composición, así que lo suyo no fue tan limpio como se esperaba). También creo que continúa esta tendencia de alejarse de la estética de la SGM que se había visto en los anteriores Viktoria (2018) y Frontschwein (2015), centrándose más en la anti religión y la muerte, los otros grandes intereses del grupo.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Afsky – Om Hundrede År (2023)

Diciendo esto último puede sonar que Marduk se está ablandando, “rindiéndose a los caprichos de sus críticos” o cualquier otra frase que se puedan imaginar. Pero apenas metemos el CD y apretamos “play” en el reproductor (o tocamos el triangulito en Spotify, a gusto del oyente) y dejamos que la introducción “Memento Mori” se desarrolle, está claro que en el plano musical Marduk siguen siendo Marduk y lo más seguro es que nada a futuro los haga cambiar. Aunque se iniciaran en 1990 dentro del mundo del death metal, hace un rato muy largo que los suecos le han jurado fidelidad al black metal más ortodoxo, por lo que la comparación que leí en más de una ocasión de llamarlos “los Cannibal Corpse del black metal” no está para nada errada: uno sabe muy bien lo que se va a encontrar con cada disco nuevo, y no hay problema.

“Memento Mori” arranca con un collage de sonidos que poco a poco da paso a la marcha de doble bombo símil locomotora tan característica de la banda, acompañada con los blast beats del alemán Simon Schilling (ex batero de Belphegor) haciendo su debut en un disco de la banda, y las guitarras filosas de Morgan, sobre las que Mortuus grita sus diatribas blasfemas. Esta descripción aplica también a la siguiente “Heart of the Funeral”, aunque con un toque más melódico en un par de riffs: me gusta la marcha brutal de la canción, y es por eso que no entiendo la decisión de que dure menos de dos minutos y medio y que el track simplemente pare sin un final muy definido, algo que se repite en “Shovel Beats Sceptre” aunque este lo compensa con un mejor desarrollo.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Miasmes – Répugnance (2023)

Los mejores momentos del álbum se dan cuando Marduk combinan la marcha brutal del black metal con ese dejo épico que sirve como condimento en varias de sus canciones. Esto se puede ver en “Blood of the Funeral”, que tras la intro de palas y entierros da rienda suelta a otra catarata de blast beats y riffs, y la antes mencionada “Shovel Beats Sceptre” hace un muy buen uso de los medios tiempos y de la sorpresiva presencia de un bajo bien pesado, un buen detalle que se repite en “Charlatan”, con más medios tiempos pesados y un doble bombo poderoso.

“Coffin Carol” vuelve a las baterías rompecuellos y los riffs ultra filosos, sin dar un respiro hasta casi llegado el final donde la canción da paso a un outro que se conecta con la siguiente “Marching Bones”, otro track que hará de las delicias de los fans más dados a la velocidad. “Year of the Maggot”, por otro lado, es de las canciones más “raras”: no directamente experimental ni nada de eso, pero tiene un par de riffs erráticos y entrecortados mezclados entre la brutalidad, un detalle interesante aunque no creo que sea de las mejores en el disco.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Mystifier en Barcelona: “Invocaciones musicales”

Tras “Red Tree of Blood”, que se puede considerar otra de esas composiciones Marduk marca registrada con mucho doble bombo, Memento Mori cierra con “As We Are”, mi elegida para mejor canción del álbum: mucho de esto tiene que ver con la presencia de algunas voces a cargo de L-G Petrov (Entombed, Entombed AD), quien lamentablemente falleciera en 2021, un detalle que bien se puede relacionar con el nombre del álbum. Pero más allá de tener de invitado a una leyenda del death metal sueco, la marcha pesada de la canción, esas baterías con reverb y hasta los solos de guitarra que se sacan de la galera terminan mezclándose y cuajando de manera sorprendentemente efectiva a lo largo del track, cerrando con broche de oro el álbum. ¿Marduk haciendo una canción que se puede describir como “emotiva” de alguna manera? ¿Quién lo hubiera esperado? Ciertamente yo no.

Para serles sinceros, cuando comencé esta reseña no me esperaba terminar con una opinión muy positiva de este nuevo trabajo de Marduk. Pero parece que los años de espera dieron sus frutos en el seno de los suecos, y dieron como resultado un álbum que mantiene la esencia de la banda pero da lugar a un par de elementos nuevos e interesantes que dan un poco de aire fresco a la propuesta, más allá de también tener un par de detalles que no me cierran, como la producción un poco embarrada y claustrofóbica (no al estilo blackmetalero) y esas canciones que no cierran del todo bien. Péguenle una escuchada y juzguen por ustedes mismos, pero por una vez puedo decir que me sorprendieron.

Etiquetas: , , , ,


thumb image
Full of Hell
Coagulated Bliss (2024)
thumb image
The Lurking Corpses
Lurking After Midnight (2024)
thumb image
In Ashes
Burned and Disposed (2024)
thumb image
Domination
Echoes of Persecution (2024)


 



thumb image
Full of Hell
Coagulated Bliss (2024)
thumb image
The Lurking Corpses
Lurking After Midnight (2024)
thumb image
In Ashes
Burned and Disposed (2024)
thumb image
Domination
Echoes of Persecution (2024)