Redes Sociales:

Redes Sociales:

NOTICIAS / AGENDA / CRONICAS / ENTREVISTAS / RESEÑAS / ESPECIALES / CONTACTO


thumb image
My Dying Bride
The Ghost of Orion (2020)
Nuclear Blast

Tracklist:

1. Your Broken Shore
2. To Outlive the Gods
3. Tired of Tears
4. The Solace
5. The Long Black Land
6. The Ghost of Orion
7. The Old Earth
8. Your Woven Shore

Luego de una espera de cinco años, la más larga que hemos tenido que soportar, llegó el momento de tener en nuestro poder el nuevo material de My Dying Bride, el 14º larga duración, titulado “The Ghost of Orion”, en dónde dejan el sello histórico de todos sus trabajos anteriores, Peaceville Records, para editar el primer álbum bajo el sello Nuclear Blast y producido por Mark Mynett. En estos años, la banda ha tenido que atravesar muchas situaciones arduas, así como cambios en la formación, de sello discográfico y problemas personales en el entorno familiar del vocalista Aaron Stainthorpe. A pesar de todo esto, lograron componer y producir esta obra magnífica, la cual vamos a analizar a continuación.

Comienza el álbum con “Your Broken Shore”, cuya letra está inspirada en la hija de Aaron, y además también fue el primer corte y video. Un pequeño fade in, y la guitarra de Andrew Craighan suena en todo su esplendor, para luego unirse el violín de Shaun MacGowan y contrarrestar un poco los tonos medios y graves. Todo se tranquiliza y comienza a sonar la inconfundible voz de Aaron Stainthorpe, con una increíble limpieza, haciéndonos sentir su tristeza y desolación. Llega el momento del estribillo, toda la banda otra vez a máxima potencia, y los guturales nos llenan de rabia y ganas de gritar al cielo. A todo esto, hay que sumar la participación de la cellista Jo Quail, quien le otorga un cuerpo aún más sólido a la banda. Primeros 7 minutos, y ya My Dying Bride nos da un paseo por todo su espectro, dejando en claro que son la banda más grande de Doom/Gothic metal.

Con “To Outlive the Gods”, la cadencia de Stainthorpe al cantar con toques de insinuación sexual, los riffs de Craighan y la precisión de Jeff Singer en la batería, hacen de un gran segundo tema. Las guitarras armonizando en el pre chorus y el violín generando un ambiente bien oscuro, para luego resurgir con todo en el estribillo. Continuamos con “Tired of Tears”, en donde los guitarristas Andrew y Neil Blanchett arrancan con un riff bien al frente mientras son acompañados por Shaun y se suma Aaron, cantando con una pena que genera escalofríos. La sumatoria de todas estas cosas, hacen que sea una canción magnífica y, en cierto grado, nos remonta a las primeras épocas de la banda.

Ya arribando a la mitad del disco, llega el turno de “The Solace”. Acompañados de la voz, invitada para ésta canción, Lindy Fay Hella, de Wardruna, cerramos los ojos y nos sumimos en un letargo, del cual seremos luego removidos al comenzar “The Long Black Land”. Luego de los primeros segundos, en donde pareciera que continuamos en el camino que seguía el tema anterior, los parches de Singer establecen que ese letargo ha finalizado. Volvemos a disfrutar de la impecable voz de Stainthorpe y nos sumergimos nuevamente en esa oscuridad tan reconfortante a la que siempre nos lleva My Dying Bride. Con casi 10 minutos de duración, no solo es una de las canciones más largas del disco, sino que, en mi humilde opinión, es una de las mejores. Los cortes que lo van llevando a uno por incontables sensaciones, la ambientación del teclado y el cello siempre presentes, la voz limpia de Aaron en los momentos más oportunos, y pudriendo luego lo justo y necesario para sumar aún más emociones en esta increíble canción. Todo esto, llevado a cabo en un tempo bien lento pero majestuoso y dejando en claro la forma en que va evolucionando.

Es el turno de la canción que da título al álbum ’’The Ghost of Orion’’. Aquí nuevamente la banda nos sumerge en un mundo espeluznante, acompañado de fantasmas que salen de la boca de Orión, tal cual dice la letra. Con “The Old Earth”, apreciamos un comienzo con guitarras acústicas dando una sensación de tranquilidad y la voz limpia de Stainthorpe, podemos presentir que se acerca el final del disco. Pero no va a ser una retirada tan tranquila. Luego de casi 2 minutos, la guitarra de Craighan y los parches de Singer nos revientan los oídos y nos dejan al borde de nuestro asiento. Con poco más de 10 minutos de duración, nos dan un paseo a través de un millar de sensaciones y dejan bien claro que los 30 años de carrera los estableció como una banda líder en su género y la maduración compositiva les permitió seguir sorprendiéndonos con cada nuevo trabajo, a pesar que algunos puedan sentir que no se adentraron mucho en el terreno de la originalidad. Último tema del disco, “Your Woven Shore”, nos da la posibilidad que el cello nos acompañe para abrir los ojos y dar por finalizado el viaje que hemos emprendido con este increíble disco, y volver a la realidad.

Como dicen, todo lo bueno tiene un final, y esa regla se aplica para este disco. En conjunto y analizando todas las tormentas que ha tenido que atravesar la banda para poder llegar a este resultado, creo que el álbum es una gran entrega. El nivel de composición es exquisito, las letras reflejan a la perfección esas emociones tan oscuras y de sufrimiento, y la producción es impecable. Todo lo que han atravesado, es capaz de desintegrar a muchas bandas, pero My Dying Bride lo tomó y lo transformó en “The Ghost of Orion”.

Etiquetas: , , ,

thumb image
My Dying Bride
The Ghost of Orion (2020)
Nuclear Blast

Tracklist:

1. Your Broken Shore
2. To Outlive the Gods
3. Tired of Tears
4. The Solace
5. The Long Black Land
6. The Ghost of Orion
7. The Old Earth
8. Your Woven Shore




Luego de una espera de cinco años, la más larga que hemos tenido que soportar, llegó el momento de tener en nuestro poder el nuevo material de My Dying Bride, el 14º larga duración, titulado “The Ghost of Orion”, en dónde dejan el sello histórico de todos sus trabajos anteriores, Peaceville Records, para editar el primer álbum bajo el sello Nuclear Blast y producido por Mark Mynett. En estos años, la banda ha tenido que atravesar muchas situaciones arduas, así como cambios en la formación, de sello discográfico y problemas personales en el entorno familiar del vocalista Aaron Stainthorpe. A pesar de todo esto, lograron componer y producir esta obra magnífica, la cual vamos a analizar a continuación.

Comienza el álbum con “Your Broken Shore”, cuya letra está inspirada en la hija de Aaron, y además también fue el primer corte y video. Un pequeño fade in, y la guitarra de Andrew Craighan suena en todo su esplendor, para luego unirse el violín de Shaun MacGowan y contrarrestar un poco los tonos medios y graves. Todo se tranquiliza y comienza a sonar la inconfundible voz de Aaron Stainthorpe, con una increíble limpieza, haciéndonos sentir su tristeza y desolación. Llega el momento del estribillo, toda la banda otra vez a máxima potencia, y los guturales nos llenan de rabia y ganas de gritar al cielo. A todo esto, hay que sumar la participación de la cellista Jo Quail, quien le otorga un cuerpo aún más sólido a la banda. Primeros 7 minutos, y ya My Dying Bride nos da un paseo por todo su espectro, dejando en claro que son la banda más grande de Doom/Gothic metal.

Con “To Outlive the Gods”, la cadencia de Stainthorpe al cantar con toques de insinuación sexual, los riffs de Craighan y la precisión de Jeff Singer en la batería, hacen de un gran segundo tema. Las guitarras armonizando en el pre chorus y el violín generando un ambiente bien oscuro, para luego resurgir con todo en el estribillo. Continuamos con “Tired of Tears”, en donde los guitarristas Andrew y Neil Blanchett arrancan con un riff bien al frente mientras son acompañados por Shaun y se suma Aaron, cantando con una pena que genera escalofríos. La sumatoria de todas estas cosas, hacen que sea una canción magnífica y, en cierto grado, nos remonta a las primeras épocas de la banda.

Ya arribando a la mitad del disco, llega el turno de “The Solace”. Acompañados de la voz, invitada para ésta canción, Lindy Fay Hella, de Wardruna, cerramos los ojos y nos sumimos en un letargo, del cual seremos luego removidos al comenzar “The Long Black Land”. Luego de los primeros segundos, en donde pareciera que continuamos en el camino que seguía el tema anterior, los parches de Singer establecen que ese letargo ha finalizado. Volvemos a disfrutar de la impecable voz de Stainthorpe y nos sumergimos nuevamente en esa oscuridad tan reconfortante a la que siempre nos lleva My Dying Bride. Con casi 10 minutos de duración, no solo es una de las canciones más largas del disco, sino que, en mi humilde opinión, es una de las mejores. Los cortes que lo van llevando a uno por incontables sensaciones, la ambientación del teclado y el cello siempre presentes, la voz limpia de Aaron en los momentos más oportunos, y pudriendo luego lo justo y necesario para sumar aún más emociones en esta increíble canción. Todo esto, llevado a cabo en un tempo bien lento pero majestuoso y dejando en claro la forma en que va evolucionando.

Es el turno de la canción que da título al álbum ’’The Ghost of Orion’’. Aquí nuevamente la banda nos sumerge en un mundo espeluznante, acompañado de fantasmas que salen de la boca de Orión, tal cual dice la letra. Con “The Old Earth”, apreciamos un comienzo con guitarras acústicas dando una sensación de tranquilidad y la voz limpia de Stainthorpe, podemos presentir que se acerca el final del disco. Pero no va a ser una retirada tan tranquila. Luego de casi 2 minutos, la guitarra de Craighan y los parches de Singer nos revientan los oídos y nos dejan al borde de nuestro asiento. Con poco más de 10 minutos de duración, nos dan un paseo a través de un millar de sensaciones y dejan bien claro que los 30 años de carrera los estableció como una banda líder en su género y la maduración compositiva les permitió seguir sorprendiéndonos con cada nuevo trabajo, a pesar que algunos puedan sentir que no se adentraron mucho en el terreno de la originalidad. Último tema del disco, “Your Woven Shore”, nos da la posibilidad que el cello nos acompañe para abrir los ojos y dar por finalizado el viaje que hemos emprendido con este increíble disco, y volver a la realidad.

Como dicen, todo lo bueno tiene un final, y esa regla se aplica para este disco. En conjunto y analizando todas las tormentas que ha tenido que atravesar la banda para poder llegar a este resultado, creo que el álbum es una gran entrega. El nivel de composición es exquisito, las letras reflejan a la perfección esas emociones tan oscuras y de sufrimiento, y la producción es impecable. Todo lo que han atravesado, es capaz de desintegrar a muchas bandas, pero My Dying Bride lo tomó y lo transformó en “The Ghost of Orion”.

Etiquetas: , , ,


thumb image
Týr
Battle Ballads (2024)
thumb image
Hekseblad
Kaer Morhen (2024)
thumb image
Gun
Hombres (2024)
thumb image
Zakk Sabbath
Doomed Forever / Forever Doomed (2024)



 



thumb image
Týr
Battle Ballads (2024)
thumb image
Hekseblad
Kaer Morhen (2024)
thumb image
Gun
Hombres (2024)
thumb image
Zakk Sabbath
Doomed Forever / Forever Doomed (2024)