Redes Sociales:

Redes Sociales:

NOTICIAS / AGENDA / CRONICAS / ENTREVISTAS / RESEÑAS / ESPECIALES / CONTACTO


thumb image
Slash
Orgy Of The Damned (2024)
Sony Music

Tracklist:
01. The Pusher (feat. Chris Robinson)
02. Crossroad Blues (feat Gary Clark Jr.)
03. Hoochie Coochie Man (feat. Billy Gibbons)
04. Oh Well (feat. Chris Stapleton)
05. Key To The Highway (feat. Dorothy)
06. Awful Dream (feat. Iggy Pop)
07. Born Under A Bad Sign (feat. Paul Rogers)
08. Papa Was A Rolling Stone (feat. Demi Lovato)
09. Killing Floor (feat. Brian Johnson)
10. Living For The City (feat. Tash Neal)
11. Stormy Monday (feat. Beth Hart)
12. Metal Chestnut

Nueva entrega solista del angloamericano Slash, el hombre detrás de la Gibson Les Paul en Guns N’ Roses y que no necesita mayor introducción a esta altura del partido. Para la ocasión, el guitar hero propone un proyecto de blues colaborativo. ¿Por qué blues? Porque es un género que el melenudo viene mamando desde chico, precisamente por grandes de la guitarra como B.B. King, mundialmente conocido como el rey del blues. Y porque sencillamente sintió que era el momento de hacerlo. ¿Y por qué colaborativo? Porque el disco, editado el 17 de mayo, cuenta con un invitado por tema, a excepción del último track, instrumental y de la autoría del mismísimo Slash. La otra gran particularidad del lanzamiento es que todos los temas, a excepción del último, son versiones de otros artistas. Es decir covers. Algunos son fidedignos. Otros, con impronta propia del guitarrista. Y si a esto le sumamos que el disco fue grabado en vivo en los EastWest Studios de Los Angeles, realmente nada puede salir mal. El hecho de haber sido grabado en vivo y no en etapas, por instrumentos, hace que el disco cuente con un cierto grado de improvisación, pero que a su vez logra que el sonido sea sumamente natural y orgánico.

“Orgy Of The Damned” abre nada más ni nada menos que con Chris Robinson de The Black Crowes, de la mano de “The Pusher” de Hoyt Axton, tema mejor conocido por la versión de Steppenwolf. Le sigue el clásico “Crossroads” de Robert Johnson, otro rey del género (en esta ocasión, del delta blues), con la participación de Gary Clark Jr. en guitarra y voz. Luego es el turno de “Hoochie Coochie Man” de Willie Dixon y Muddy Waters, con Billy Gibbons de ZZ Top en voz, con todo el sonido blusero característico de Chicago. En “Oh Well”, el clásico de Fleetwood Mac, el cantante de country; bluegrass y rock sureño Chris Stapleton hace de las suyas en el micrófono en una versión a todo trapo. Le sucede “Key To The Highway” de Charlie Segar y popularizado por Eric Clapton en sus presentaciones en vivo, con la participación de la banda Dorothy, comandada por la cantante Dorothy Martin y su gran registro blusero, siendo uno de los grandes momentos del disco, junto con el tema que le sigue, “Awful Dream” de Lightnin’ Hopkins con el gran Iggy Pop como invitado de lujo. Sobre la participación de la iguana en “Orgy Of The Damned”, Slash comentó que no tenía preparada una canción para él, pero que al ponerse en contacto con él y al hablarle del proyecto, el mismísimo Iggy propuso el tema en cuestión. Quizás para un servidor, el punto más flojo del disco se dé con el gran “Born Under a Bad Sign”, compuesta por William Bell y Booker T. Jones y grabada por Albert King (otro rey del blues), con Paul Rodgers como invitado. Quizás sea una cuestión de gustos, pero por más maravillosa que sea la voz de Rodgers (sobre todo a sus 74 años), suena tibia para un tema como éste. No obstante, se trata de una gran versión.

La cantante Demi Lovato se lleva todos los premios y aplausos con la versión de “Papa Was a Rolling Stone” de The Temptations, banda ícono de Motown Records. Realmente admirable el trabajo de Lovato en la voz. A continuación, sigue el que para mí es el punto más alto del disco: “Killing Floor” de Howlin’ Wolf, con el gran Brian Johnson de AC/DC a cargo del micrófono. El tema cuenta además con la participación de Steven Tyler de Aerosmith en armónica y eventuales alaridos al mejor estilo Tyler. Todo un lujo para esta versión de un verdadero clásico del blues eléctrico de Chicago. Luego, sigue una sentida adaptación de “Living For The City” de Stevie Wonder con Tash Neal de The London Souls como invitado. Y casi para el final, llega “Stormy Monday” de T-Bone Walker, con la participación de Beth Hart y su particular voz rota al mejor estilo Janis Joplin, quien al final del tema respira y se desquita agitadamente en clara señal de satisfacción por su trabajo en el tema. El cierre de “Orgy Of The Damned” viene de la mano de “Metal Chesnut”, el único tema del registro en ser compuesto por Slash, el cual abraza al blues propio del disco pero que además coquetea con las baladas de Guns N’ Roses, con un solo super sentido y emocional que automáticamente rememora al músico, no solo por el tono de su guitarra sino por su célebre forma de tocar.

En definitiva, “Orgy Of The Damned” es un gran disco de versiones, con una producción y sonido dignos de un músico de la talla de Slash, en donde no solo sobresale la performance del músico, sino la de todos aquellos que forman parte del disco, sesionistas incluídos. ¿Uno de los mejores discos en lo que va del año? No veo por qué no.

Etiquetas: , , , , , , ,

thumb image
Slash
Orgy Of The Damned (2024)
Sony Music

Tracklist:
01. The Pusher (feat. Chris Robinson)
02. Crossroad Blues (feat Gary Clark Jr.)
03. Hoochie Coochie Man (feat. Billy Gibbons)
04. Oh Well (feat. Chris Stapleton)
05. Key To The Highway (feat. Dorothy)
06. Awful Dream (feat. Iggy Pop)
07. Born Under A Bad Sign (feat. Paul Rogers)
08. Papa Was A Rolling Stone (feat. Demi Lovato)
09. Killing Floor (feat. Brian Johnson)
10. Living For The City (feat. Tash Neal)
11. Stormy Monday (feat. Beth Hart)
12. Metal Chestnut




Nueva entrega solista del angloamericano Slash, el hombre detrás de la Gibson Les Paul en Guns N’ Roses y que no necesita mayor introducción a esta altura del partido. Para la ocasión, el guitar hero propone un proyecto de blues colaborativo. ¿Por qué blues? Porque es un género que el melenudo viene mamando desde chico, precisamente por grandes de la guitarra como B.B. King, mundialmente conocido como el rey del blues. Y porque sencillamente sintió que era el momento de hacerlo. ¿Y por qué colaborativo? Porque el disco, editado el 17 de mayo, cuenta con un invitado por tema, a excepción del último track, instrumental y de la autoría del mismísimo Slash. La otra gran particularidad del lanzamiento es que todos los temas, a excepción del último, son versiones de otros artistas. Es decir covers. Algunos son fidedignos. Otros, con impronta propia del guitarrista. Y si a esto le sumamos que el disco fue grabado en vivo en los EastWest Studios de Los Angeles, realmente nada puede salir mal. El hecho de haber sido grabado en vivo y no en etapas, por instrumentos, hace que el disco cuente con un cierto grado de improvisación, pero que a su vez logra que el sonido sea sumamente natural y orgánico.

“Orgy Of The Damned” abre nada más ni nada menos que con Chris Robinson de The Black Crowes, de la mano de “The Pusher” de Hoyt Axton, tema mejor conocido por la versión de Steppenwolf. Le sigue el clásico “Crossroads” de Robert Johnson, otro rey del género (en esta ocasión, del delta blues), con la participación de Gary Clark Jr. en guitarra y voz. Luego es el turno de “Hoochie Coochie Man” de Willie Dixon y Muddy Waters, con Billy Gibbons de ZZ Top en voz, con todo el sonido blusero característico de Chicago. En “Oh Well”, el clásico de Fleetwood Mac, el cantante de country; bluegrass y rock sureño Chris Stapleton hace de las suyas en el micrófono en una versión a todo trapo. Le sucede “Key To The Highway” de Charlie Segar y popularizado por Eric Clapton en sus presentaciones en vivo, con la participación de la banda Dorothy, comandada por la cantante Dorothy Martin y su gran registro blusero, siendo uno de los grandes momentos del disco, junto con el tema que le sigue, “Awful Dream” de Lightnin’ Hopkins con el gran Iggy Pop como invitado de lujo. Sobre la participación de la iguana en “Orgy Of The Damned”, Slash comentó que no tenía preparada una canción para él, pero que al ponerse en contacto con él y al hablarle del proyecto, el mismísimo Iggy propuso el tema en cuestión. Quizás para un servidor, el punto más flojo del disco se dé con el gran “Born Under a Bad Sign”, compuesta por William Bell y Booker T. Jones y grabada por Albert King (otro rey del blues), con Paul Rodgers como invitado. Quizás sea una cuestión de gustos, pero por más maravillosa que sea la voz de Rodgers (sobre todo a sus 74 años), suena tibia para un tema como éste. No obstante, se trata de una gran versión.

La cantante Demi Lovato se lleva todos los premios y aplausos con la versión de “Papa Was a Rolling Stone” de The Temptations, banda ícono de Motown Records. Realmente admirable el trabajo de Lovato en la voz. A continuación, sigue el que para mí es el punto más alto del disco: “Killing Floor” de Howlin’ Wolf, con el gran Brian Johnson de AC/DC a cargo del micrófono. El tema cuenta además con la participación de Steven Tyler de Aerosmith en armónica y eventuales alaridos al mejor estilo Tyler. Todo un lujo para esta versión de un verdadero clásico del blues eléctrico de Chicago. Luego, sigue una sentida adaptación de “Living For The City” de Stevie Wonder con Tash Neal de The London Souls como invitado. Y casi para el final, llega “Stormy Monday” de T-Bone Walker, con la participación de Beth Hart y su particular voz rota al mejor estilo Janis Joplin, quien al final del tema respira y se desquita agitadamente en clara señal de satisfacción por su trabajo en el tema. El cierre de “Orgy Of The Damned” viene de la mano de “Metal Chesnut”, el único tema del registro en ser compuesto por Slash, el cual abraza al blues propio del disco pero que además coquetea con las baladas de Guns N’ Roses, con un solo super sentido y emocional que automáticamente rememora al músico, no solo por el tono de su guitarra sino por su célebre forma de tocar.

En definitiva, “Orgy Of The Damned” es un gran disco de versiones, con una producción y sonido dignos de un músico de la talla de Slash, en donde no solo sobresale la performance del músico, sino la de todos aquellos que forman parte del disco, sesionistas incluídos. ¿Uno de los mejores discos en lo que va del año? No veo por qué no.

Etiquetas: , , , , , , ,


thumb image
Domination
Echoes of Persecution (2024)
thumb image
Frail Body
Artificial Bouquet (2024)
thumb image
Hiranya
Hiranya (2024)
thumb image
Monovoth
Pleroma Mortem Est (2024)


 



thumb image
Domination
Echoes of Persecution (2024)
thumb image
Frail Body
Artificial Bouquet (2024)
thumb image
Hiranya
Hiranya (2024)
thumb image
Monovoth
Pleroma Mortem Est (2024)