Redes Sociales:

Redes Sociales:

NOTICIAS / AGENDA / CRONICAS / ENTREVISTAS / RESEÑAS / ESPECIALES / CONTACTO


thumb image
Suicide Silence
Remember... You Must Die (2023)
Century Media Records

1. Remember
2. You Must Die
3. Capable of Violence (N.F.W.)
4. Fucked for Life
5. Kill Forever
6. God Be Damned
7. Alter of Self
8. Endless Dark
9. The Third Death
10. Be Deceived
11. Dying Life
12. Full Void

Hay veces que la pérdida de un miembro suele ser irremplazable, ahí tenemos el caso de Nirvana, a los que NADIE se imagina volviendo a los escenarios, salvo por un homenaje puntual, sin otra persona que no sea Kurt Cobain, por este motivo es que pese a los millones de ofertas que deben haber recibido Dave Grohl y Kirst Novoselic a lo largo de estas casi tres décadas, jamás se ha producido ninguna reunión oficial de Nirvana.

Hay otros casos en los que las bandas deciden seguir adelante, habiendo cumplido cierto tiempo por respeto a dicha persona e incluso a los propios fans de la banda, a los cuales también se les debe respetar, un gran ejemplo de esto serían Alice in Chains, a los cuales podemos seguir disfrutando aún sin la eterna figura de Layne Staley pero que ha sido muy bien cubierta, que no reemplazada por el señor William DuVall, con el cual han grabado tres grandes discos, manteniendo el nombre y el legado de la banda de una forma inmejorable.

Pero hay un tercer caso en donde las bandas que pierden un miembro, pero se ven con fuerzas para continuar su carrera, les cuesta mucho poder superar la pérdida y eso se nota en el nivel de sus discos. Vamos a ver dos ejemplos muy claros: e primero de ellos, sin duda, sería el de Avenged Sevenfold, quienes por mucho que hayan querido seguir adelante, está claro que con discos como Hail to The King o el extremadamente extenso The Stage, ponen de manifiesto que ellos siguen adelante si, pero no todos los discos que grabaron tras la pérdida de The Rev, son especialmente destacados.

El otro caso y que ocupa la reseña de hoy sería el de Suicide Silence, una banda de sobra conocida por todos y que tras la pérdida de Mitch Lucker, su carismático vocalista hace ya una década, han querido seguir adelante contando con Eddie Hermida (a quien conocemos por su labor en All Shall Perish), pero que curiosamente no han podido igualar la grandeza de sus tres primeros discos con Mitch.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Pierce The Veil – The Jaws of Life (2023)

Si bien es cierto, que el primer disco con Eddie, el salvaje You Can’t Stop Me de 2014, si podía mantener el nivel por lo menos ofrecido en el tercer disco de los californianos, el brutal y sorprendente The Black Crown, lo cierto es que ni el disco homónimo de 2017 ni el más que regular Becoming the Hunter de 2020, han conseguido mantener el nivel en la discografía de la banda, originaria de Riverside, California.

Para esta nueva entrega, la banda parece haber dado con la tecla definitiva para levantar el vuelo y volver a sonar igual de rudos y brutales que antaño.

Ya con el corte que da título al disco podemos comprobar como la banda esta vez sí suena convincente, con Mark y Gaza derrochando calidad por medio de sus guitarras más afiladas que nunca y un Eddie, que se descarga de forma brutal con unos guturales mucho más trabajados que en el disco anterior y nos da un comienzo muy acertado para este nuevo disco.

En “Fucked for Life”, podemos ver ese toque nu metalero que mostraron en el tercer disco con ciertos guiños a la primera época de Slipknot y combinándolo con ese deathcore incendiario, del que ellos son considerados uno de los “Big 4” junto a Whitechapel, Carnifex y Thy Art is Murder, esto si es brutalidad sonora pero bien pensada.

Por el contrario, en “God be Damned”, tenemos ese sonido más pesado y propio del deathcore, con un cambio de tempo espectacular de la mano del señor Ernie Iniguez, quien reemplazó a Alex López el año pasado y ya es un miembro oficial de la banda.

Un corte muy intenso y abrasador, con unos blast beats muy bien ejecutados y que te destrozan los tímpanos desde la primera escucha, combinados con unas voces agresivas, pero con el suficiente gancho para llegar al gran público.

Suicide Silence esta vez sí que suenan poderosos y convincente, no hacen ruido sin más, no, han sabido canalizar la furia de su sonido y plasmarla en un disco que combina agresividad, pasajes algo más pausados pero muy intensos y esta vez canciones que si están a la altura de la banda californiana.

Si en Becoming the Hunter, la banda se mostraba dispersa y falta de ideas, creando una obra insulsa y que si no llevase el nombre de Suicide Silence, pasaría sin pena ni gloria, de hecho, aun siendo de ellos, así ha sido, en esta nueva entrega Suicide Silence vuelven a ser los que eran y a resurgir cual ave fénix desplegando sus alas de fuego y demostrando porque un día fueron la banda de deathcore más grande que ha dado la escena en estas dos décadas que llevamos de siglo.

No sabemos qué tal les irá comercialmente con el disco, pero lo que sí puedo decir es que cuando llegue diciembre y mire a ver cuáles son los discos de metal más destacados de la temporada, esta vez sí, voy a poder tener en cuenta a Suicide Silence y tras lo ofrecido en sus dos discos anteriores, creo que no es poca cosa.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Etiquetas: , , , , , ,

thumb image
Suicide Silence
Remember... You Must Die (2023)
Century Media Records

1. Remember
2. You Must Die
3. Capable of Violence (N.F.W.)
4. Fucked for Life
5. Kill Forever
6. God Be Damned
7. Alter of Self
8. Endless Dark
9. The Third Death
10. Be Deceived
11. Dying Life
12. Full Void




Hay veces que la pérdida de un miembro suele ser irremplazable, ahí tenemos el caso de Nirvana, a los que NADIE se imagina volviendo a los escenarios, salvo por un homenaje puntual, sin otra persona que no sea Kurt Cobain, por este motivo es que pese a los millones de ofertas que deben haber recibido Dave Grohl y Kirst Novoselic a lo largo de estas casi tres décadas, jamás se ha producido ninguna reunión oficial de Nirvana.

Hay otros casos en los que las bandas deciden seguir adelante, habiendo cumplido cierto tiempo por respeto a dicha persona e incluso a los propios fans de la banda, a los cuales también se les debe respetar, un gran ejemplo de esto serían Alice in Chains, a los cuales podemos seguir disfrutando aún sin la eterna figura de Layne Staley pero que ha sido muy bien cubierta, que no reemplazada por el señor William DuVall, con el cual han grabado tres grandes discos, manteniendo el nombre y el legado de la banda de una forma inmejorable.

Pero hay un tercer caso en donde las bandas que pierden un miembro, pero se ven con fuerzas para continuar su carrera, les cuesta mucho poder superar la pérdida y eso se nota en el nivel de sus discos. Vamos a ver dos ejemplos muy claros: e primero de ellos, sin duda, sería el de Avenged Sevenfold, quienes por mucho que hayan querido seguir adelante, está claro que con discos como Hail to The King o el extremadamente extenso The Stage, ponen de manifiesto que ellos siguen adelante si, pero no todos los discos que grabaron tras la pérdida de The Rev, son especialmente destacados.

El otro caso y que ocupa la reseña de hoy sería el de Suicide Silence, una banda de sobra conocida por todos y que tras la pérdida de Mitch Lucker, su carismático vocalista hace ya una década, han querido seguir adelante contando con Eddie Hermida (a quien conocemos por su labor en All Shall Perish), pero que curiosamente no han podido igualar la grandeza de sus tres primeros discos con Mitch.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Pierce The Veil – The Jaws of Life (2023)

Si bien es cierto, que el primer disco con Eddie, el salvaje You Can’t Stop Me de 2014, si podía mantener el nivel por lo menos ofrecido en el tercer disco de los californianos, el brutal y sorprendente The Black Crown, lo cierto es que ni el disco homónimo de 2017 ni el más que regular Becoming the Hunter de 2020, han conseguido mantener el nivel en la discografía de la banda, originaria de Riverside, California.

Para esta nueva entrega, la banda parece haber dado con la tecla definitiva para levantar el vuelo y volver a sonar igual de rudos y brutales que antaño.

Ya con el corte que da título al disco podemos comprobar como la banda esta vez sí suena convincente, con Mark y Gaza derrochando calidad por medio de sus guitarras más afiladas que nunca y un Eddie, que se descarga de forma brutal con unos guturales mucho más trabajados que en el disco anterior y nos da un comienzo muy acertado para este nuevo disco.

En “Fucked for Life”, podemos ver ese toque nu metalero que mostraron en el tercer disco con ciertos guiños a la primera época de Slipknot y combinándolo con ese deathcore incendiario, del que ellos son considerados uno de los “Big 4” junto a Whitechapel, Carnifex y Thy Art is Murder, esto si es brutalidad sonora pero bien pensada.

Por el contrario, en “God be Damned”, tenemos ese sonido más pesado y propio del deathcore, con un cambio de tempo espectacular de la mano del señor Ernie Iniguez, quien reemplazó a Alex López el año pasado y ya es un miembro oficial de la banda.

Un corte muy intenso y abrasador, con unos blast beats muy bien ejecutados y que te destrozan los tímpanos desde la primera escucha, combinados con unas voces agresivas, pero con el suficiente gancho para llegar al gran público.

Suicide Silence esta vez sí que suenan poderosos y convincente, no hacen ruido sin más, no, han sabido canalizar la furia de su sonido y plasmarla en un disco que combina agresividad, pasajes algo más pausados pero muy intensos y esta vez canciones que si están a la altura de la banda californiana.

Si en Becoming the Hunter, la banda se mostraba dispersa y falta de ideas, creando una obra insulsa y que si no llevase el nombre de Suicide Silence, pasaría sin pena ni gloria, de hecho, aun siendo de ellos, así ha sido, en esta nueva entrega Suicide Silence vuelven a ser los que eran y a resurgir cual ave fénix desplegando sus alas de fuego y demostrando porque un día fueron la banda de deathcore más grande que ha dado la escena en estas dos décadas que llevamos de siglo.

No sabemos qué tal les irá comercialmente con el disco, pero lo que sí puedo decir es que cuando llegue diciembre y mire a ver cuáles son los discos de metal más destacados de la temporada, esta vez sí, voy a poder tener en cuenta a Suicide Silence y tras lo ofrecido en sus dos discos anteriores, creo que no es poca cosa.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Etiquetas: , , , , , ,


thumb image
Honeymoon Suite
Alive (2024)
thumb image
Project Arcadia
Of Sins And Other Tales (2024)
thumb image
Becoming A.D.
Shedding Skin (2024)
thumb image
Chelsea Wolfe
She Reaches Out To She Reaches Out To She (2024)




 



thumb image
Honeymoon Suite
Alive (2024)
thumb image
Project Arcadia
Of Sins And Other Tales (2024)
thumb image
Becoming A.D.
Shedding Skin (2024)
thumb image
Chelsea Wolfe
She Reaches Out To She Reaches Out To She (2024)