Redes Sociales:

Redes Sociales:

NOTICIAS / AGENDA / CRONICAS / ENTREVISTAS / RESEÑAS / ESPECIALES / CONTACTO
Abril, (ojalá) conciertos mil – Agenda Abril 2024

Abril, (ojalá) conciertos mil – Agenda Abril 2024

Arrancando el cuarto mes del año, y habiendo sobrevivido a la avalancha de conciertos del mes pasado, y bajando bastante los decibeles, tenemos una buena lista de conciertos que valen […]

5 canciones infaltables de La H No Murió

5 canciones infaltables de La H No Murió

Abril es un mes que se caracteriza por ser súper intenso a nivel conciertos casi todos los años. Al igual que marzo, y esto es porque pronto se vienen los […]

Especial Top 5: Descubriendo a The Warning

Especial Top 5: Descubriendo a The Warning

Si hay una banda cuya popularidad ha ido subiendo como la espuma en estos últimos años, esa es sin duda The Warning, el trío hard rockero conformado por Paulina Villarreal […]

Especial Top 5: Canciones imprescindibles para la vuelta de Limp Bizkit en Argentina

Especial Top 5: Canciones imprescindibles para la vuelta de Limp Bizkit en Argentina

Si ya sabemos que hace años que no sacan un disco a la altura de sus clásicos y que el “Look” actual de Fred Durst genera una mezcla de confusión, […]

Escucha nuestra playlist del Copenhell 2024

Escucha nuestra playlist del Copenhell 2024

Prepárense, almas perdidas, porque Copenhell está a punto de abrir sus fauces una vez más en Copenhague. Del 19 al 22 de junio, la capital danesa se convertirá en el […]

Avalancha de conciertos – Agenda Marzo 2024

Avalancha de conciertos – Agenda Marzo 2024

Con el inicio del tercer mes del año, tenemos una avalancha impresionante de conciertos en tierras españolas, como pocas veces se haya visto. ¿Queréis metal? ¿Rock progresivo? ¿Punk? ¿Power? ¿Sinfónico? […]

15 años de “Homesick” de A Day To Remember: “El disco que dio vuelta a toda una generación”

15 años de “Homesick” de A Day To Remember: “El disco que dio vuelta a toda una generación”

Hace tres lustros las cosas eran muy diferentes en la llamada “Escena Warped” y es que por un lado teníamos a las bandas de pop punk y neon power pop […]

A 20 años de A Crow Left on the Murder (Incubus): “Cuando el rock y la madurez se dieron la mano”

A 20 años de A Crow Left on the Murder (Incubus): “Cuando el rock y la madurez se dieron la mano”

Si soy totalmente sincero, a pesar de ser un gran seguidor de los californianos Incubus, nunca entendí que cierta gente los incluyera dentro del nu metal, cuando para mi la […]

30 años de “Jar of Flies”: Tan raro y divertido como moscas en un tarro

30 años de “Jar of Flies”: Tan raro y divertido como moscas en un tarro

Un título muy ad hoc se escogió para el tercer EP de la banda de Seattle, Alice In Chains, Jar of Flies, porque es realmente como meter insectos en un […]

Los 10 mejores discos mexicanos del 2023, por Axel Fabricio Amaya

Los 10 mejores discos mexicanos del 2023, por Axel Fabricio Amaya

Como ya es tradición por estas fechas, una vez más nos ha llegado la hora de seleccionar los mejores trabajos producidos por la nación del maíz durante este pasado 2023. […]


15 años de “Tyranny of Souls”
thumb image


Mientras esperamos el tan ansiado (y demorado) nuevo disco solista de Bruce Dickinson, le recordamos al pequeño gigante que nuestra ansiedad se justifica en el hecho de que
“Tyranny of Souls”, su último LP en estudio hasta la fecha, está cumpliendo 15 años. Para aplacar un poco la expectativa por escuchar material fresco de la voz de Iron Maiden (y ya que estamos, recordamos también que vamos para cinco años de la última placa de La Doncella) no viene mal hacer un repaso de un disco que de alguna forma pasó algo desapercibido. 

Tal vez se deba a que es casi decisión unánime por parte de los fans coincidir en que este trabajo quedó un escalón por debajo de sus antecesores: los monumentales “Accident of Birth” (1997) y “The Chemical Wedding” (1998). O tal vez se deba al contexto en que estas placas fueron concebidas; mientras que los dos primeros encontraban a Dickinson aún por fuera de Iron Maiden, a la vez que estos luchaban desesperadamente por mantenerse a flote con Blaze Bayley, “Tyranny of Souls” nació cuando el deseo de ver a Dickinson nuevamente en el campamento de Eddie ya se había consumado. Es decir las expectativas no eran las mismas, mucho menos después de encontrar a la agrupación de Steve Harris completamente consolidada tras dos discos exitosos como “Brave New World” (2000) y “Dance of Death” (2003). O bien también se deba a que en esta oportunidad Adrian Smith no fue de la partida y prescindir de semejante talento a la hora de la composición tiene su precio.

El que sí volvió a participar fue Roy Z (guitarrista, compositor y productor) quien sin duda fue el artífice de los aciertos de Dickinson en su etapa solista. Cuenta la leyenda que Roy tenía gran parte de este material listo y cuando Bruce encontró un hueco en su ajustada agenda con Maiden, levantó el tubo y arregló las fechas para ir a ponerle las voces al disco. Esa sensación de “metámosle pata y saquémonos esto lo más rápido posible” también puede percibirse en el resultado final: si bien estilísticamente “Tyranny…” está muy cercano a sus antecesores se lo nota un trabajo más relajado y menos pretencioso; con canciones más directas. Y esto fue algo que a Bruce le vino como anillo al dedo, sea que lo haya buscado intencionalmente o no, ya que si algo caracterizó a su banda madre luego de su retorno fue el elemento progresivo cristalizado en composiciones de extensa duración, algo que suele disgustar a los fans de Maiden más tradicionalistas. 

Bien es cierto que temas como “Abduction” o “Power of the Sun” podrían camuflarse tranquilamente como canciones firmadas por Maiden y nadie se daría cuenta. Pero gracias a la producción de Roy Z, las guitarras suenan más opacas como así también la atmósfera general que rodea a las composiciones que Bruce nos trae en esta última etapa solista suya. Y esto hace que lo diferencie del estilo de Heavy Metal que compone junto a Steve Harris y sus muchachos. Sorprende la potencia que Dickinson y su banda desatan en temas como “Mars Within” (la intro), “Soul Intruders”, “Kill Devil Hill” o en la propia “A Tyranny of Souls”, encargada de cerrar la placa. También hay espacio para momentos más relajados como en la balada “Navigate The Seas of the Sun”, la cual vuelve a evidenciar que en ese terreno Dickinson prácticamente no tiene rivales. 

“Believil” se presenta como la más “sabbathera” del disco, con unos riffs densos y pesados que llenarían de orgullo a Tony Iommi, mientras que “Devil on a Hog” nos muestra al Bruce más cercano al Hard Rock que caracterizó su primera incursión solista: “Tattooed Millionaire” (1990). Como antagonista a ésta última sería justo mencionar a “River of No Return”, porque sin dudas es la que mayor deje épico tiene en todo el disco. Lo que nos deja como saldo un disco muy variado dentro del espectro que Dickinson ofreció en sus últimos discos solistas. Y esto no solo en el aspecto musical sino también en la cuestión lírica.

Al ver el arte de tapa tomado de una obra del renacentista Hans Memling (una suerte de visión sobre el infierno) se podría suponer que las letras ahondaron sobre cuestiones más relacionadas al misticismo como ocurrió en “The Chemical Wedding”  (en donde la fuente de inspiración para aquél disco vino principalmente de la mano de William Blake) pero si miramos con más atención veremos que temas como “Abduction” o “Navigate..” tienen que ver con la presencia de aliens en nuestro planeta, o que “Kill Devil Hill” muestra la pasión de Dickinson por la aviación al relatar las hechuras de los hermanos Wright y sus famosos vuelos; mientras que, por su parte, la canción que le da título al disco incluye citas y pasajes de la obra Macbeth de Shakespeare. 

Como siempre, la performance de Dickinson es soberbia, poniéndole el alma a cada nota cantada por él y haciendo de cada estribillo algo memorable que pone al límite a nuestras cuerdas vocales cuando queremos intentar imitarlo. Una vez más, el multifacético cantante demostró que se puede hacer valer por sí mismo sin tener que apoyarse en la banda que le otorgó un lugar entre los más grandes de la historia. Es por eso que no podemos contener más la espera por escuchar su nuevo material, la cual se hace aún más impaciente cuando escuchamos “Tyranny of Souls”, a quince años de su salida, y nos recuerda de lo que es capaz Dickinson incluso cuando saca un disco a las apuradas. 

Etiquetas: , , , ,

15 años de “Tyranny of Souls”
thumb image


Mientras esperamos el tan ansiado (y demorado) nuevo disco solista de Bruce Dickinson, le recordamos al pequeño gigante que nuestra ansiedad se justifica en el hecho de que
“Tyranny of Souls”, su último LP en estudio hasta la fecha, está cumpliendo 15 años. Para aplacar un poco la expectativa por escuchar material fresco de la voz de Iron Maiden (y ya que estamos, recordamos también que vamos para cinco años de la última placa de La Doncella) no viene mal hacer un repaso de un disco que de alguna forma pasó algo desapercibido. 

Tal vez se deba a que es casi decisión unánime por parte de los fans coincidir en que este trabajo quedó un escalón por debajo de sus antecesores: los monumentales “Accident of Birth” (1997) y “The Chemical Wedding” (1998). O tal vez se deba al contexto en que estas placas fueron concebidas; mientras que los dos primeros encontraban a Dickinson aún por fuera de Iron Maiden, a la vez que estos luchaban desesperadamente por mantenerse a flote con Blaze Bayley, “Tyranny of Souls” nació cuando el deseo de ver a Dickinson nuevamente en el campamento de Eddie ya se había consumado. Es decir las expectativas no eran las mismas, mucho menos después de encontrar a la agrupación de Steve Harris completamente consolidada tras dos discos exitosos como “Brave New World” (2000) y “Dance of Death” (2003). O bien también se deba a que en esta oportunidad Adrian Smith no fue de la partida y prescindir de semejante talento a la hora de la composición tiene su precio.

El que sí volvió a participar fue Roy Z (guitarrista, compositor y productor) quien sin duda fue el artífice de los aciertos de Dickinson en su etapa solista. Cuenta la leyenda que Roy tenía gran parte de este material listo y cuando Bruce encontró un hueco en su ajustada agenda con Maiden, levantó el tubo y arregló las fechas para ir a ponerle las voces al disco. Esa sensación de “metámosle pata y saquémonos esto lo más rápido posible” también puede percibirse en el resultado final: si bien estilísticamente “Tyranny…” está muy cercano a sus antecesores se lo nota un trabajo más relajado y menos pretencioso; con canciones más directas. Y esto fue algo que a Bruce le vino como anillo al dedo, sea que lo haya buscado intencionalmente o no, ya que si algo caracterizó a su banda madre luego de su retorno fue el elemento progresivo cristalizado en composiciones de extensa duración, algo que suele disgustar a los fans de Maiden más tradicionalistas. 

Bien es cierto que temas como “Abduction” o “Power of the Sun” podrían camuflarse tranquilamente como canciones firmadas por Maiden y nadie se daría cuenta. Pero gracias a la producción de Roy Z, las guitarras suenan más opacas como así también la atmósfera general que rodea a las composiciones que Bruce nos trae en esta última etapa solista suya. Y esto hace que lo diferencie del estilo de Heavy Metal que compone junto a Steve Harris y sus muchachos. Sorprende la potencia que Dickinson y su banda desatan en temas como “Mars Within” (la intro), “Soul Intruders”, “Kill Devil Hill” o en la propia “A Tyranny of Souls”, encargada de cerrar la placa. También hay espacio para momentos más relajados como en la balada “Navigate The Seas of the Sun”, la cual vuelve a evidenciar que en ese terreno Dickinson prácticamente no tiene rivales. 

“Believil” se presenta como la más “sabbathera” del disco, con unos riffs densos y pesados que llenarían de orgullo a Tony Iommi, mientras que “Devil on a Hog” nos muestra al Bruce más cercano al Hard Rock que caracterizó su primera incursión solista: “Tattooed Millionaire” (1990). Como antagonista a ésta última sería justo mencionar a “River of No Return”, porque sin dudas es la que mayor deje épico tiene en todo el disco. Lo que nos deja como saldo un disco muy variado dentro del espectro que Dickinson ofreció en sus últimos discos solistas. Y esto no solo en el aspecto musical sino también en la cuestión lírica.

Al ver el arte de tapa tomado de una obra del renacentista Hans Memling (una suerte de visión sobre el infierno) se podría suponer que las letras ahondaron sobre cuestiones más relacionadas al misticismo como ocurrió en “The Chemical Wedding”  (en donde la fuente de inspiración para aquél disco vino principalmente de la mano de William Blake) pero si miramos con más atención veremos que temas como “Abduction” o “Navigate..” tienen que ver con la presencia de aliens en nuestro planeta, o que “Kill Devil Hill” muestra la pasión de Dickinson por la aviación al relatar las hechuras de los hermanos Wright y sus famosos vuelos; mientras que, por su parte, la canción que le da título al disco incluye citas y pasajes de la obra Macbeth de Shakespeare. 

Como siempre, la performance de Dickinson es soberbia, poniéndole el alma a cada nota cantada por él y haciendo de cada estribillo algo memorable que pone al límite a nuestras cuerdas vocales cuando queremos intentar imitarlo. Una vez más, el multifacético cantante demostró que se puede hacer valer por sí mismo sin tener que apoyarse en la banda que le otorgó un lugar entre los más grandes de la historia. Es por eso que no podemos contener más la espera por escuchar su nuevo material, la cual se hace aún más impaciente cuando escuchamos “Tyranny of Souls”, a quince años de su salida, y nos recuerda de lo que es capaz Dickinson incluso cuando saca un disco a las apuradas. 

Etiquetas: , , , ,


Pestilence en Madrid: “Pestilence no defrauda”
thumb image

Texto: Arturo Fraile / Foto portada: Karina Baez Ortiz El pasado martes 16 de abril, la Sala Revi Live de Vicálvaro se transformó en un santuario del  metal extremo gracias […]

Pestilence en Barcelona: “Olor a extremo”
thumb image

Una noche primaveral bochornosa envolvía Barcelona mientras la Sala Bóveda se llenaba a rebosar, desafiando la apatía típica de un lunes con un aforo impresionante. Sorprendentemente, el público se comportaba […]


thumb image
Týr
Battle Ballads (2024)
thumb image
Hekseblad
Kaer Morhen (2024)
thumb image
Gun
Hombres (2024)
thumb image
Zakk Sabbath
Doomed Forever / Forever Doomed (2024)



 



Pestilence en Madrid: “Pestilence no defrauda”
thumb image

Texto: Arturo Fraile / Foto portada: Karina Baez Ortiz El pasado martes 16 de abril, la Sala Revi Live de Vicálvaro se transformó en un santuario del  metal extremo gracias […]

Pestilence en Barcelona: “Olor a extremo”
thumb image

Una noche primaveral bochornosa envolvía Barcelona mientras la Sala Bóveda se llenaba a rebosar, desafiando la apatía típica de un lunes con un aforo impresionante. Sorprendentemente, el público se comportaba […]


thumb image
Týr
Battle Ballads (2024)
thumb image
Hekseblad
Kaer Morhen (2024)
thumb image
Gun
Hombres (2024)
thumb image
Zakk Sabbath
Doomed Forever / Forever Doomed (2024)