Redes Sociales:

Redes Sociales:

NOTICIAS / AGENDA / CRONICAS / ENTREVISTAS / RESEÑAS / ESPECIALES / CONTACTO
Amigo the Devil en Glasgow: “Una noche de adicción”

Amigo the Devil en Glasgow: “Una noche de adicción”

El pasado 16 de julio, fue el turno de Amigo the Devil acompañado de Nate Bergman, de llegar a las tierras del norte en Glasgow. El recinto esta vez fue […]

Scorpions en Madrid: “Señores rockeros”

Scorpions en Madrid: “Señores rockeros”

El pasado martes acudimos en masa al Wizink, en su versión abierta, para ver a los señores de Scorpions, estos “puretas” del rock están mayores, pero su entrega no se […]

Move Your Fucking Brain Extreme Fest 2024: “Sangre y música”

Move Your Fucking Brain Extreme Fest 2024: “Sangre y música”

Otro año más, asistimos a uno de nuestros festivales favoritos de Cataluña, el Move Your Fucking Brain Extreme Fest, en su XVIII edición. Ubicado efímeramente por un día en el […]

Ice Nine Kills en Barcelona: “Terror, asesinos y cuchillos”

Ice Nine Kills en Barcelona: “Terror, asesinos y cuchillos”

Hay que admitir que julio es un tanto temprano para andar festejando Halloween, incluso si la industria de los regalos quiere que la mucho más tardía temporada de Navidad se […]

Scorpions en Valencia: “Energía inquebrantable”

Scorpions en Valencia: “Energía inquebrantable”

Crónica por: Estela Paz Rodríguez López En una noche donde las estrellas parecían alinearse, el jueves 11 de julio, los antiguos ecos del rock resonaron en la ciudad de Valencia. […]

Heavy Pettin en Barcelona: “Supervivientes de la NWOBHM”

Heavy Pettin en Barcelona: “Supervivientes de la NWOBHM”

Stephen Hayman, único miembro original del combo escocés vuelve a la carretera una vez más, para intentar resarcirse de una prometedora carrera truncada a finales de los ochenta con tan […]

The Crawling en Glasgow: “Excelente música con una dosis de sarcasmo”

The Crawling en Glasgow: “Excelente música con una dosis de sarcasmo”

4 de julio, día nublado, frío, lluvioso, en fin, nada raro para países como Escocia e Irlanda del Norte. Y estas condiciones son las que creo ayudan a que bandas […]

Resurrection Fest Día 4: “Digna despedida”

Resurrection Fest Día 4: “Digna despedida”

El Resurrection Fest llegaba a su última jornada repleta de estrellas del metal clásico y las nuevas generaciones de subgéneros, consolidándose como uno de los referentes del circuito de festivales […]

Hellfest Open Air 2024 Día 4: “Del metal al blues, del punk al gótico”

Hellfest Open Air 2024 Día 4: “Del metal al blues, del punk al gótico”

Para el último día del Hellfest, tendríamos una lista bastante particular de artistas. Claro que el jueves, viernes y sábado anteriores habíamos podido experimentar varias bandas por fuera del espectro […]

Hellfest Open Air 2024 Día 3: “Espadas, oscuridad, diversión”

Hellfest Open Air 2024 Día 3: “Espadas, oscuridad, diversión”

Ya para el tercer día el ritmo del Hellfest nos estaba cobrando factura, pero teniendo la oportunidad de estar en semejante festival no nos íbamos a quedar sin disfrutar cada […]


Copenhell 2024 Día 1: “De vuelta al infierno”
thumb image

El segundo año consecutivo viajando a Copenhague con mi amigo Pablo Gándara para asistir al festival Copenhell había llegado. El Refshaleøen se llenaba de almas metaleras, ansiosas y vibrantes bajo un cielo dudoso, que oscilaba entre la amenaza y la promesa, como el espíritu de la Navidad moderna. La espera terminó al mediodía, cuando el presentador del escenario Pandemonium dio la señal de inicio, anunciando con un grito prolongado y ritual: “Copen…HELL…Copen…HEEELLLL…” y así, entre ecos reverberantes, pudimos escuchar los primeros acordes de la velada.

Estos acordes pertenecían a “Persecutor”, canción justamente de los locales Persecutor. Jóvenes y enérgicos, lanzaron su thrash metal con la furia de un vendaval. Una explosión de energía que barrió con cualquier vestigio de quietud, seguida por “The Reaper” y “One Final Victim”, hilvanando un tapiz sonoro de guitarras afiladas y ritmos implacables. “Cannibal Island” y “Nothing Remains” resonaron como gritos desde el abismo, mientras “Veil of Despair” y “The Blitz” alzaban una tormenta de notas sobre el público entregado. “Sand of Sahara” y “Feast!” nos llevaron a paisajes desérticos y festines salvajes, hasta que “4 More Beers” y “Legacy” cerraron con una celebración caótica, un brindis por lo que ha sido y lo que está por venir.

Del thrash danés pasamos a Underoath, los (ya no tan) jóvenes veteranos estadounidenses que con más de dos décadas de trayectoria han transitado desde el emo hasta un sonido más industrial y oscuro, sin perder su esencia melódica. Sus notas se elevaron y cayeron como olas en un mar tumultuoso, cada acorde una confesión, cada grito una catarsis. La mezcla de lo antiguo y lo nuevo, de lo conocido y lo inesperado, creó un paisaje sonoro que abrazó a la multitud, llevándola a través de valles de nostalgia y picos de euforia. La lista de canciones tomó tanto del nuevo Voyeurist (“Damn Excuses”“Hallelujah”“Take a Breath”) como de los clásicos metalcore de estos ex cristianos (“A Boy Brushed Red Living in Black and White”“It’s Dangerous Business Walking Out Your Front Door”).

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Rock Imperium 2024 Día 3: “Hasta que el cuerpo aguante”

Jungle Rot, maestros de la mezcla sutil de estilos, presentaron su thrash-groove-death-melodic-metal, un término faraónico que parece capturar la esencia de su sonido. Con una discografía extensa y una presencia que desafía el radar, desplegaron su arte con precisión y brutalidad. Cada riff era una declaración, cada golpe de batería un latido del corazón del metal, resonando en las entrañas del público como un eco de tiempos antiguos y poderosos. “Population Suicide”“Total Extinction”“Worst Case Scenario” y otra larga lista de canciones que suenan como sus títulos pasaron por la presentación.

A pesar del nombre que evocaba tediosas hojas de cálculo, Excel desató un torbellino de hardcore que recordó a todos los motivos por los cuales este género sigue siendo un refugio y una liberación. Con una energía que se alimentaba de su propia longevidad, los californianos trajeron a la vida el espíritu de los 90s, tarde pero con la misma intensidad y furia, un grito de resistencia y autenticidad en cada acorde y cada verso.

Corey Taylor, el hombre de las mil caras, se presentó con su proyecto solista. Influenciado por el grunge de los 90s pero con un tono más enojado, Taylor no solo ofreció temas de su reciente carrera solista como “Black Eyes Blue” o “Home”, sino también joyas de Stone Sour (“Song #3”, “Through Glass”) y Slipknot (“Before I Forget”, “Duality”) e incluso el tema de Bob Esponja, una referencia a su aparición en un video infame del Nostalgia Critic. Su voz, como un río caudaloso, fluía con poder y emoción, arrastrando a la multitud en una corriente de recuerdos y nuevas experiencias, un viaje sonoro a través de su polifacética carrera.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Machine Head en Glasgow: “Circle pit sin fin”

Dvne, los escoceses progresivos con tonos black metal, presentaron Voidkind, un álbum más crudo y filoso que sus predecesores y del que con excepción de la inicial “Sì-XIV” salieron todas las canciones de su set. Su música era como un paisaje de montaña, áspero y majestuoso, cada nota una piedra, cada ritmo un sendero. Las sombras del black metal se entrelazaban con la luz del progresivo, creando un contraste que fascinaba y envolvía, llevando al público a un viaje a través de tierras sonoras inexploradas.

Empire State Bastard, con la ausencia de Dave Lombardo y la presencia de Simon Neil de Biffy Clyro, ofrecieron un espectáculo que, aunque distinto, no dejó de capturar la atención. Su música era un torbellino de influencias y estilos, una mezcla que, aunque diferente a lo esperado, seguía siendo un testimonio del poder de la creatividad y la colaboración en el metal. Sludge, punk, hardcore, todo en un paquete brutal pero ordenado.

Palaye Royale, la banda más juvenil de todas, trajo una energía fresca y vibrante, una ráfaga de vitalidad en medio del festival. Su sonido, aunque menos pesado, resonó con la misma intensidad emocional, conectando con un público que encontraba en sus melodías y letras un espejo de sus propias experiencias y anhelos.

The Offspring, los primeros cabezas de cartel, desataron una avalancha de clásicos que hicieron vibrar al Refshaleøen. “Come Out and Play”, “All I Want”, y “Want You Bad” abrieron el set, una ráfaga de nostalgia y energía que capturó a la multitud. Cada canción era un himno, cada acorde un eco de los años dorados del punk rock. “Self Esteem” cerró el espectáculo, un recordatorio de que, a pesar del tiempo, la música tiene el poder de unir y trascender.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Z! Live 2024 Día 1: “Metal para todos los gustos”

Plaguemace, cubiertos recientemente en Sala Bóveda junto a Crypta y Nakkeknaekker, trajeron al escenario una furia y una pasión que recordaban la promesa de camisetas que su cantante Andreas nunca cumplió. Su música era una mezcla de caos y control, una danza de sombras y luces que capturaba la esencia misma del metal.

Bruce Dickinson, el inconfundible frontman de Iron Maiden, presentó The Mandrake Project con una renovada banda. Aunque no permitió fotos, su música habló por sí misma. Las críticas opuestas a su nuevo trabajo parecían desvanecerse en el aire mientras cada nota, cada verso, resonaba con una intensidad que solo Dickinson podía conjurar. A pesar de no tocar ningún tema de su banda madre, su actuación fue un viaje a través de su carrera, una exploración de su evolución como artista.

Dying Fetus, los históricos del death metal, demostraron por qué siguen siendo una influencia enorme. A pesar de la competencia de Dickinson en otro escenario, lograron atraer a una multitud que no dudó en entregarse al pogo, mosh y crowd surfing. Su música era una descarga de energía y brutalidad, un recordatorio del poder del death metal para capturar y liberar.

Avenged Sevenfold, con Life Is but a Dream…, ofrecieron una actuación que dividió opiniones. Su puesta en escena, austera pero efectiva, contrastaba con los videos en las pantallas, creando una experiencia visual y sonora que, aunque diferente, resonó con el público. Su música, una mezcla de lo nuevo y lo familiar, llevó a la multitud en un viaje emocional que desafió y deleitó.

Steel Panther cerró la noche con su hard rock lleno de humor y parodia. Los chistes, tanto refinados como ordinarios, se entrelazaban con la música, creando un espectáculo que era tanto una burla como un homenaje al estilo y los excesos del rock. Su imitación de Ozzy Osbourne con “Crazy Train” fue un momento destacado, un recordatorio de que, en el mundo del metal, el humor y la irreverencia tienen su lugar junto a la furia y la pasión.

Así, el primer día de Copenhell 2024 llegó a su fin, una sinfonía de sonidos y emociones que dejó a todos con el deseo de más, esperando ansiosos el siguiente acto de este épico festival.


 

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,

Copenhell 2024 Día 1: “De vuelta al infierno”
thumb image

El segundo año consecutivo viajando a Copenhague con mi amigo Pablo Gándara para asistir al festival Copenhell había llegado. El Refshaleøen se llenaba de almas metaleras, ansiosas y vibrantes bajo un cielo dudoso, que oscilaba entre la amenaza y la promesa, como el espíritu de la Navidad moderna. La espera terminó al mediodía, cuando el presentador del escenario Pandemonium dio la señal de inicio, anunciando con un grito prolongado y ritual: “Copen…HELL…Copen…HEEELLLL…” y así, entre ecos reverberantes, pudimos escuchar los primeros acordes de la velada.

Estos acordes pertenecían a “Persecutor”, canción justamente de los locales Persecutor. Jóvenes y enérgicos, lanzaron su thrash metal con la furia de un vendaval. Una explosión de energía que barrió con cualquier vestigio de quietud, seguida por “The Reaper” y “One Final Victim”, hilvanando un tapiz sonoro de guitarras afiladas y ritmos implacables. “Cannibal Island” y “Nothing Remains” resonaron como gritos desde el abismo, mientras “Veil of Despair” y “The Blitz” alzaban una tormenta de notas sobre el público entregado. “Sand of Sahara” y “Feast!” nos llevaron a paisajes desérticos y festines salvajes, hasta que “4 More Beers” y “Legacy” cerraron con una celebración caótica, un brindis por lo que ha sido y lo que está por venir.

Del thrash danés pasamos a Underoath, los (ya no tan) jóvenes veteranos estadounidenses que con más de dos décadas de trayectoria han transitado desde el emo hasta un sonido más industrial y oscuro, sin perder su esencia melódica. Sus notas se elevaron y cayeron como olas en un mar tumultuoso, cada acorde una confesión, cada grito una catarsis. La mezcla de lo antiguo y lo nuevo, de lo conocido y lo inesperado, creó un paisaje sonoro que abrazó a la multitud, llevándola a través de valles de nostalgia y picos de euforia. La lista de canciones tomó tanto del nuevo Voyeurist (“Damn Excuses”“Hallelujah”“Take a Breath”) como de los clásicos metalcore de estos ex cristianos (“A Boy Brushed Red Living in Black and White”“It’s Dangerous Business Walking Out Your Front Door”).

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Rock Imperium 2024 Día 3: “Hasta que el cuerpo aguante”

Jungle Rot, maestros de la mezcla sutil de estilos, presentaron su thrash-groove-death-melodic-metal, un término faraónico que parece capturar la esencia de su sonido. Con una discografía extensa y una presencia que desafía el radar, desplegaron su arte con precisión y brutalidad. Cada riff era una declaración, cada golpe de batería un latido del corazón del metal, resonando en las entrañas del público como un eco de tiempos antiguos y poderosos. “Population Suicide”“Total Extinction”“Worst Case Scenario” y otra larga lista de canciones que suenan como sus títulos pasaron por la presentación.

A pesar del nombre que evocaba tediosas hojas de cálculo, Excel desató un torbellino de hardcore que recordó a todos los motivos por los cuales este género sigue siendo un refugio y una liberación. Con una energía que se alimentaba de su propia longevidad, los californianos trajeron a la vida el espíritu de los 90s, tarde pero con la misma intensidad y furia, un grito de resistencia y autenticidad en cada acorde y cada verso.

Corey Taylor, el hombre de las mil caras, se presentó con su proyecto solista. Influenciado por el grunge de los 90s pero con un tono más enojado, Taylor no solo ofreció temas de su reciente carrera solista como “Black Eyes Blue” o “Home”, sino también joyas de Stone Sour (“Song #3”, “Through Glass”) y Slipknot (“Before I Forget”, “Duality”) e incluso el tema de Bob Esponja, una referencia a su aparición en un video infame del Nostalgia Critic. Su voz, como un río caudaloso, fluía con poder y emoción, arrastrando a la multitud en una corriente de recuerdos y nuevas experiencias, un viaje sonoro a través de su polifacética carrera.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Machine Head en Glasgow: “Circle pit sin fin”

Dvne, los escoceses progresivos con tonos black metal, presentaron Voidkind, un álbum más crudo y filoso que sus predecesores y del que con excepción de la inicial “Sì-XIV” salieron todas las canciones de su set. Su música era como un paisaje de montaña, áspero y majestuoso, cada nota una piedra, cada ritmo un sendero. Las sombras del black metal se entrelazaban con la luz del progresivo, creando un contraste que fascinaba y envolvía, llevando al público a un viaje a través de tierras sonoras inexploradas.

Empire State Bastard, con la ausencia de Dave Lombardo y la presencia de Simon Neil de Biffy Clyro, ofrecieron un espectáculo que, aunque distinto, no dejó de capturar la atención. Su música era un torbellino de influencias y estilos, una mezcla que, aunque diferente a lo esperado, seguía siendo un testimonio del poder de la creatividad y la colaboración en el metal. Sludge, punk, hardcore, todo en un paquete brutal pero ordenado.

Palaye Royale, la banda más juvenil de todas, trajo una energía fresca y vibrante, una ráfaga de vitalidad en medio del festival. Su sonido, aunque menos pesado, resonó con la misma intensidad emocional, conectando con un público que encontraba en sus melodías y letras un espejo de sus propias experiencias y anhelos.

The Offspring, los primeros cabezas de cartel, desataron una avalancha de clásicos que hicieron vibrar al Refshaleøen. “Come Out and Play”, “All I Want”, y “Want You Bad” abrieron el set, una ráfaga de nostalgia y energía que capturó a la multitud. Cada canción era un himno, cada acorde un eco de los años dorados del punk rock. “Self Esteem” cerró el espectáculo, un recordatorio de que, a pesar del tiempo, la música tiene el poder de unir y trascender.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Z! Live 2024 Día 1: “Metal para todos los gustos”

Plaguemace, cubiertos recientemente en Sala Bóveda junto a Crypta y Nakkeknaekker, trajeron al escenario una furia y una pasión que recordaban la promesa de camisetas que su cantante Andreas nunca cumplió. Su música era una mezcla de caos y control, una danza de sombras y luces que capturaba la esencia misma del metal.

Bruce Dickinson, el inconfundible frontman de Iron Maiden, presentó The Mandrake Project con una renovada banda. Aunque no permitió fotos, su música habló por sí misma. Las críticas opuestas a su nuevo trabajo parecían desvanecerse en el aire mientras cada nota, cada verso, resonaba con una intensidad que solo Dickinson podía conjurar. A pesar de no tocar ningún tema de su banda madre, su actuación fue un viaje a través de su carrera, una exploración de su evolución como artista.

Dying Fetus, los históricos del death metal, demostraron por qué siguen siendo una influencia enorme. A pesar de la competencia de Dickinson en otro escenario, lograron atraer a una multitud que no dudó en entregarse al pogo, mosh y crowd surfing. Su música era una descarga de energía y brutalidad, un recordatorio del poder del death metal para capturar y liberar.

Avenged Sevenfold, con Life Is but a Dream…, ofrecieron una actuación que dividió opiniones. Su puesta en escena, austera pero efectiva, contrastaba con los videos en las pantallas, creando una experiencia visual y sonora que, aunque diferente, resonó con el público. Su música, una mezcla de lo nuevo y lo familiar, llevó a la multitud en un viaje emocional que desafió y deleitó.

Steel Panther cerró la noche con su hard rock lleno de humor y parodia. Los chistes, tanto refinados como ordinarios, se entrelazaban con la música, creando un espectáculo que era tanto una burla como un homenaje al estilo y los excesos del rock. Su imitación de Ozzy Osbourne con “Crazy Train” fue un momento destacado, un recordatorio de que, en el mundo del metal, el humor y la irreverencia tienen su lugar junto a la furia y la pasión.

Así, el primer día de Copenhell 2024 llegó a su fin, una sinfonía de sonidos y emociones que dejó a todos con el deseo de más, esperando ansiosos el siguiente acto de este épico festival.


 

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,

thumb image
Colores Santos
Ranchero Star (2024)
thumb image
Seth
La France Des Maudits (2024)
thumb image
Kittie
Fire (2024)
thumb image
Umbra Vitae
Light of Death (2024)


 



thumb image
Colores Santos
Ranchero Star (2024)
thumb image
Seth
La France Des Maudits (2024)
thumb image
Kittie
Fire (2024)
thumb image
Umbra Vitae
Light of Death (2024)