Redes Sociales:

Redes Sociales:

NOTICIAS / AGENDA / CRONICAS / ENTREVISTAS / RESEÑAS / ESPECIALES / CONTACTO
Judas Priest en Barcelona: “Una noche de metal legendario”

Judas Priest en Barcelona: “Una noche de metal legendario”

El 13 de junio me acerqué al Sant Jordi Club, atraído por la promesa de una noche extraordinaria en compañía de leyendas del metal. El bullicio de la multitud hacía […]

Mi Última Solución en Buenos Aires: “El gran festejo del core”

Mi Última Solución en Buenos Aires: “El gran festejo del core”

El post hardcore no es un estilo con el que haya tenido mucha interacción en mis tres décadas de vida, pero en este último año estuve bastante metido en ello […]

Rammstein en Barcelona: “Agua contra fuego”

Rammstein en Barcelona: “Agua contra fuego”

Foto portada: Paul Harries El 11 de junio me acerqué al Estadio Olímpico de Barcelona bajo una lluvia torrencial, una de esas lluvias que convierten las calles en ríos y […]

Bala en Barcelona: “Somos mucho más que dos”

Bala en Barcelona: “Somos mucho más que dos”

La sorpresa al entrar fue monumental. Bala, ese dúo gallego que ruge como una jauría desatada, tocaba en la sala grande de Paral·lel 62. Los murmullos de incredulidad y emoción […]

Temperance en Barcelona “Diversión asegurada”

Temperance en Barcelona “Diversión asegurada”

Ante la avalancha de conciertos y festivales la noche del viernes solo concentró a medio centenar de fans del heavy metal, Los madrileños Vanagloria entraron como acto de soporte el […]

Koma en Madrid: “Potencia y conquista”

Koma en Madrid: “Potencia y conquista”

Madrid, 26 de mayo de 2024, la legendaria banda de rock y metal Koma demostró anoche que sigue en plena forma con un concierto vibrante y lleno de energía en […]

Festival TocadaK en Buenos Aires: “Ecos de los dorados años noventa”

Festival TocadaK en Buenos Aires: “Ecos de los dorados años noventa”

En una jornada patria y de frío polar, con anuncios de posibles nevadas en la ciudad de Buenos Aires, nos acercamos a lo que fue el TocadaK Fest, donde grandes […]

Gorka Urbizu en Barcelona: “Por un eterno renacer”

Gorka Urbizu en Barcelona: “Por un eterno renacer”

En noviembre del 2019, en Iruña/Pamplona ante once mil seguidores, Gorka Urbizu daba por finiquitados veinticinco años al frente de Berri Txarrak, durante los que disco a disco, o gira […]

Leo Jiménez en Barcelona: “Sinfonía galáctica”

Leo Jiménez en Barcelona: “Sinfonía galáctica”

En una noche que podría haber sido diseñada por un caprichoso director de cine, la sala Razzmatazz 2 estaba a reventar. El 25 de mayo, Leo Jiménez y su séquito […]

Vended en Madrid: “Juventud, Divino Tesoro”

Vended en Madrid: “Juventud, Divino Tesoro”

El pasado sábado recibimos por primera vez en Madrid a los norteamericanos Vended, quienes liderados por Griffin Taylor y Simon Crahan (Os suenan los apellidos verdad?), llegaban a la capital […]


La H No Murió en Barcelona: “La H Inmortal”
thumb image

El rugido de las guitarras se confundía con el estruendo del público, como si fueran los latidos del mismo corazón. En la Sala Wolf, Barcelona, ​​bajo un dosel de nostalgia, La H No Murió iniciaba su primera gira española. ¿Quién dijo que los muertos no podían resucitar? Con dos de los forjadores originales de Hermética, Antonio “Tano” Romano y Claudio O’Connor, este era más que un simple concierto; era una resurrección, una comunión con el pasado que resonaba como un eco en el presente. Y como si el destino tuviera un sabor agridulce, el telón lo alzaba Crash Bones, una banda local que, si bien ofreció su set homogéneo, no podía evitar ser eclipsada por la imponente sombra de los titanes que estaban por venir.

En el engranaje de la noche, Crash Bones hizo vibrar la sala con un fervor singular. Pero su momento estelar, ese momento cutre que resonaría en los anales del tiempo, llegó con “Dr. Feelgood”. No por la maestría musical, sino por el inusitado ritual de la botella de Jack Daniels y la GoPro, como si la decadencia se grabara en alta definición para la posteridad. Un interludio peculiar, pero apenas un guiño fugaz en comparación con lo que estaba por desplegarse.

Y entonces, como un rayo de nostalgia, La H No Murió se alzó en el escenario. Con la introducción de “Tano Solo”, el aire se cargó de electricidad, como si los fantasmas del pasado bailaran en el presente. Desde las entrañas de Malón hasta los susurros de Hermética, cada acorde, cada letra, resonaba como un mantra de rebelión y redención. “Castigador por Herencia” y “Síntoma de la Infección”, sellos de una era dorada del metal, trascendieron el tiempo, recordándonos que la música, como el alma, es eterna.

Y en medio del fragor, Javier, el portador del ritmo, coqueteaba con los dioses del metal. Los tambores resonaban como un tributo, un homenaje a los maestros de antaño, desde Judas Priest hasta Van Halen, en un solo que trascendía las fronteras del tiempo y el espacio.

Pero no fue solo la nostalgia lo que llenó el aire, fue la bravura, la pasión, la rabia contenida en cada acorde, en cada grito. Desde “Atravesando Todo Límite” hasta “Ayer Deseo, Hoy Realidad”, cada canción era un viaje, un peregrinaje a través del laberinto del alma humana. El cráneo candente, la vida impersonal, la memoria de siglos resonaban como profecías, como verdades inquebrantables esculpidas en el metal.

Y así, mientras las luces se desvanecían y los ecos de la última nota se desvanecían en el aire, uno no podía evitar sentir que, aunque La H había muerto, su espíritu, su esencia, seguía viva, ardiendo en el corazón de cada alma presente en esa sala. Porque mientras la música siga resonando, mientras los corazones sigan latiendo al ritmo de la rebelión, La H nunca morirá.


 

 

 

 

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

La H No Murió en Barcelona: “La H Inmortal”
thumb image

El rugido de las guitarras se confundía con el estruendo del público, como si fueran los latidos del mismo corazón. En la Sala Wolf, Barcelona, ​​bajo un dosel de nostalgia, La H No Murió iniciaba su primera gira española. ¿Quién dijo que los muertos no podían resucitar? Con dos de los forjadores originales de Hermética, Antonio “Tano” Romano y Claudio O’Connor, este era más que un simple concierto; era una resurrección, una comunión con el pasado que resonaba como un eco en el presente. Y como si el destino tuviera un sabor agridulce, el telón lo alzaba Crash Bones, una banda local que, si bien ofreció su set homogéneo, no podía evitar ser eclipsada por la imponente sombra de los titanes que estaban por venir.

En el engranaje de la noche, Crash Bones hizo vibrar la sala con un fervor singular. Pero su momento estelar, ese momento cutre que resonaría en los anales del tiempo, llegó con “Dr. Feelgood”. No por la maestría musical, sino por el inusitado ritual de la botella de Jack Daniels y la GoPro, como si la decadencia se grabara en alta definición para la posteridad. Un interludio peculiar, pero apenas un guiño fugaz en comparación con lo que estaba por desplegarse.

Y entonces, como un rayo de nostalgia, La H No Murió se alzó en el escenario. Con la introducción de “Tano Solo”, el aire se cargó de electricidad, como si los fantasmas del pasado bailaran en el presente. Desde las entrañas de Malón hasta los susurros de Hermética, cada acorde, cada letra, resonaba como un mantra de rebelión y redención. “Castigador por Herencia” y “Síntoma de la Infección”, sellos de una era dorada del metal, trascendieron el tiempo, recordándonos que la música, como el alma, es eterna.

Y en medio del fragor, Javier, el portador del ritmo, coqueteaba con los dioses del metal. Los tambores resonaban como un tributo, un homenaje a los maestros de antaño, desde Judas Priest hasta Van Halen, en un solo que trascendía las fronteras del tiempo y el espacio.

Pero no fue solo la nostalgia lo que llenó el aire, fue la bravura, la pasión, la rabia contenida en cada acorde, en cada grito. Desde “Atravesando Todo Límite” hasta “Ayer Deseo, Hoy Realidad”, cada canción era un viaje, un peregrinaje a través del laberinto del alma humana. El cráneo candente, la vida impersonal, la memoria de siglos resonaban como profecías, como verdades inquebrantables esculpidas en el metal.

Y así, mientras las luces se desvanecían y los ecos de la última nota se desvanecían en el aire, uno no podía evitar sentir que, aunque La H había muerto, su espíritu, su esencia, seguía viva, ardiendo en el corazón de cada alma presente en esa sala. Porque mientras la música siga resonando, mientras los corazones sigan latiendo al ritmo de la rebelión, La H nunca morirá.


 

 

 

 

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

thumb image
The Lurking Corpses
Lurking After Midnight (2024)
thumb image
In Ashes
Burned and Disposed (2024)
thumb image
Domination
Echoes of Persecution (2024)
thumb image
Frail Body
Artificial Bouquet (2024)


 



thumb image
The Lurking Corpses
Lurking After Midnight (2024)
thumb image
In Ashes
Burned and Disposed (2024)
thumb image
Domination
Echoes of Persecution (2024)
thumb image
Frail Body
Artificial Bouquet (2024)