Redes Sociales:

Redes Sociales:

NOTICIAS / AGENDA / CRONICAS / ENTREVISTAS / RESEÑAS / ESPECIALES / CONTACTO


thumb image
Plebeian Grandstand
Rien ne suffit (2021)
Debemur Morti Productions

Tracklist:

01. Masse critique
02. À droite du démiurge, à gauche du néant
03. Tropisme
04. Part maudite
05. Angle mort
06. Espoir nuit naufrage
07. Nous en sommes là
08. Rien n’y fait
09. Jouis, camarade
10. Aube

Asumir riesgos en el arte es bienvenido por definición. La alternativa, hablando de música y bandas, sería repetirse a sí mismas para siempre, o peor, repetirse a sí mismas imitando a otras. Ya sabemos sobre las diversas formas en que se manifiestan las influencias y de los movimientos culturales. Ninguna obra surge en un vacío: toda creación tiene un contexto. Este cuarto disco de los franceses Plebeian Grandstand, Rien ne suffit (“Nada es suficiente”), editado por Debemur Morti Productions, llega en un momento del que pueden decirse demasiadas cosas.

Más allá de la situación mundial de pandemia, cambio climático y crisis económica generalizada, en lo que hace estrictamente al Black Metal y territorios aledaños, ya hace tiempo que el “truísmo” es algo que se respeta en los pioneros, pero va quedando como un eco lejano en las nuevas generaciones, ávidas por quitarse de encima el yugo del conservadurismo. No hay ninguna llama que necesite guardianes cuando de arte se trata: el fuego avanza por sí mismo y a pesar de todo. Este año en particular, nos entrega propuestas dentro del Black Metal (llámeselo Post Black Metal o Avant-garde Black Metal, si se quiere) que dan cuenta de un ambiente especial. Por ejemplo, los lanzamientos de Furia (W Śnialni), Odraza (Acedia), Culted (Nous), Modern Rites (Monuments) y lo que se viene de Wiegedood, Zeal & Ardor y Celeste (ya lanzaron cortes de difusión), nos colocan en medio de una tormenta singular. No puede dejar de señalarse que algo de esta convulsión ya tenía antecedentes en los álbumes más experimentales de Mayhem, solo por dar un ejemplo.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Furia – w Śnialni (2021)

Plebeian Grandstand venía anunciando su intención de caminar sobre la cuerda floja que supone el animarse a más, incorporando, aparte de los ya presentes elementos de Hardcore, algo de la actitud del Free Jazz, y pinceladas de Electrónica, Noise, y música Industrial. Así llegaron a una obra conceptualizada, grabada y producida con un enfoque de “cinematografía sonora”. En esto recuerda mucho al disco de Furia, del que participó una compañía de actuación y tocaron en el taller de un pintor, generando una atmósfera dramática al punto de lo onírico. Rien ne suffit, que está armado como una película dividida en capítulos, aborda como temática ese impulso primitivo que, más allá del desarrollo intelectual y cultural que hemos logrado, sigue empujándonos a los excesos de la vida moderna que pueden conllevar nuestra autodestrucción.

La desesperación empieza a manifestarse con “Masse critique”, marcando el tono abrasivo que tendrá el disco entero. El despliegue de Ivo Kaltchev en la batería adquiere matices inéditos en este álbum, donde los espacios y tiempos para la expresión son distintos. “À droite du démiurge, à gauche du néant” golpea con la potencia de cada componente en esta mezcla venenosa que nos ofrecen los oriundos de Toulouse. Riffs logrados, un bajo de gran fuerza y el aditivo de los sintetizadores, todo apostando a introducir cambios abruptos, inesperados, casi como un reflejo de la incertidumbre y las nefastas sorpresas de la realidad.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Modern Rites – Monuments (2021)

La voz de Adrien Broué se mantiene siempre corrosiva, aunque también en esta ocasión tiene la posibilidad de exhibir mayor histrionismo, tal como en “Tropisme”, donde el aspecto Industrial se destaca, ensamblando un caos atravesado por los arpegios que Simon Chaubard literalmente indaga a lo largo del disco, del mismo modo en que lo hace con los acordes, que en “Part maudite” llegan a tener resonancias, en sus secuencias, de los ya mencionados Mayhem. “Angle mort” sigue explotando esa veta que acentúa el eje vertebrador del Black Metal.

En “Espoir nuit naufrage” el bajo de Olivier Lolmède se abre paso con mayor énfasis. En este punto, cabe señalar el excelente disco debut de Mourir (Animal Bouffe Animal), proyecto paralelo de este artista, que en 2020 también hizo del paisaje Black Metal algo más interesante. El propio Lolmède se encargó del arte de tapa: una suerte de deconstrucción del arte rupestre, combinando la geometría con la organicidad de las manos extendidas, legado de vidas desaparecidas. Es importante resaltar, tal como lo hace la propia banda, el rol del productor Amaury Sauvé, no solamente en el sonido logrado, sino también en la composición e incluso la escritura de las letras. Él fue el quinto integrante a cargo de los sintetizadores, aunque no se sabe si cumplirá el mismo rol en vivo. La teatralidad vocal y el ingrediente Noise vuelven a ser prominentes en “Nous en sommes là”, que funciona como interludio.

“Rien n’y fait” intensifica la conmoción que, a lo largo de los tracks, va oscilando como el oleaje de una marea que lenta, pero constante, amenaza con hacer estragos en un futuro no muy lejano. Así, “Jouis, camarade” genera una sensación de progresiva decadencia y desintegración resignada, con un bajo nuevamente protagónico, al igual que en “Aube”, de marcha apesadumbrada, y dan fin a un disco excelente en muchos sentidos: por la apuesta, la búsqueda estética más allá de lo sonoro, la exploración conceptual sin caer en citar la biblioteca de filosofía y el talento de captar el zeitgeist sin recurrir a replicar fórmulas trilladas.

Etiquetas: , , , ,

thumb image
Plebeian Grandstand
Rien ne suffit (2021)
Debemur Morti Productions

Tracklist:

01. Masse critique
02. À droite du démiurge, à gauche du néant
03. Tropisme
04. Part maudite
05. Angle mort
06. Espoir nuit naufrage
07. Nous en sommes là
08. Rien n’y fait
09. Jouis, camarade
10. Aube




Asumir riesgos en el arte es bienvenido por definición. La alternativa, hablando de música y bandas, sería repetirse a sí mismas para siempre, o peor, repetirse a sí mismas imitando a otras. Ya sabemos sobre las diversas formas en que se manifiestan las influencias y de los movimientos culturales. Ninguna obra surge en un vacío: toda creación tiene un contexto. Este cuarto disco de los franceses Plebeian Grandstand, Rien ne suffit (“Nada es suficiente”), editado por Debemur Morti Productions, llega en un momento del que pueden decirse demasiadas cosas.

Más allá de la situación mundial de pandemia, cambio climático y crisis económica generalizada, en lo que hace estrictamente al Black Metal y territorios aledaños, ya hace tiempo que el “truísmo” es algo que se respeta en los pioneros, pero va quedando como un eco lejano en las nuevas generaciones, ávidas por quitarse de encima el yugo del conservadurismo. No hay ninguna llama que necesite guardianes cuando de arte se trata: el fuego avanza por sí mismo y a pesar de todo. Este año en particular, nos entrega propuestas dentro del Black Metal (llámeselo Post Black Metal o Avant-garde Black Metal, si se quiere) que dan cuenta de un ambiente especial. Por ejemplo, los lanzamientos de Furia (W Śnialni), Odraza (Acedia), Culted (Nous), Modern Rites (Monuments) y lo que se viene de Wiegedood, Zeal & Ardor y Celeste (ya lanzaron cortes de difusión), nos colocan en medio de una tormenta singular. No puede dejar de señalarse que algo de esta convulsión ya tenía antecedentes en los álbumes más experimentales de Mayhem, solo por dar un ejemplo.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Furia – w Śnialni (2021)

Plebeian Grandstand venía anunciando su intención de caminar sobre la cuerda floja que supone el animarse a más, incorporando, aparte de los ya presentes elementos de Hardcore, algo de la actitud del Free Jazz, y pinceladas de Electrónica, Noise, y música Industrial. Así llegaron a una obra conceptualizada, grabada y producida con un enfoque de “cinematografía sonora”. En esto recuerda mucho al disco de Furia, del que participó una compañía de actuación y tocaron en el taller de un pintor, generando una atmósfera dramática al punto de lo onírico. Rien ne suffit, que está armado como una película dividida en capítulos, aborda como temática ese impulso primitivo que, más allá del desarrollo intelectual y cultural que hemos logrado, sigue empujándonos a los excesos de la vida moderna que pueden conllevar nuestra autodestrucción.

La desesperación empieza a manifestarse con “Masse critique”, marcando el tono abrasivo que tendrá el disco entero. El despliegue de Ivo Kaltchev en la batería adquiere matices inéditos en este álbum, donde los espacios y tiempos para la expresión son distintos. “À droite du démiurge, à gauche du néant” golpea con la potencia de cada componente en esta mezcla venenosa que nos ofrecen los oriundos de Toulouse. Riffs logrados, un bajo de gran fuerza y el aditivo de los sintetizadores, todo apostando a introducir cambios abruptos, inesperados, casi como un reflejo de la incertidumbre y las nefastas sorpresas de la realidad.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Modern Rites – Monuments (2021)

La voz de Adrien Broué se mantiene siempre corrosiva, aunque también en esta ocasión tiene la posibilidad de exhibir mayor histrionismo, tal como en “Tropisme”, donde el aspecto Industrial se destaca, ensamblando un caos atravesado por los arpegios que Simon Chaubard literalmente indaga a lo largo del disco, del mismo modo en que lo hace con los acordes, que en “Part maudite” llegan a tener resonancias, en sus secuencias, de los ya mencionados Mayhem. “Angle mort” sigue explotando esa veta que acentúa el eje vertebrador del Black Metal.

En “Espoir nuit naufrage” el bajo de Olivier Lolmède se abre paso con mayor énfasis. En este punto, cabe señalar el excelente disco debut de Mourir (Animal Bouffe Animal), proyecto paralelo de este artista, que en 2020 también hizo del paisaje Black Metal algo más interesante. El propio Lolmède se encargó del arte de tapa: una suerte de deconstrucción del arte rupestre, combinando la geometría con la organicidad de las manos extendidas, legado de vidas desaparecidas. Es importante resaltar, tal como lo hace la propia banda, el rol del productor Amaury Sauvé, no solamente en el sonido logrado, sino también en la composición e incluso la escritura de las letras. Él fue el quinto integrante a cargo de los sintetizadores, aunque no se sabe si cumplirá el mismo rol en vivo. La teatralidad vocal y el ingrediente Noise vuelven a ser prominentes en “Nous en sommes là”, que funciona como interludio.

“Rien n’y fait” intensifica la conmoción que, a lo largo de los tracks, va oscilando como el oleaje de una marea que lenta, pero constante, amenaza con hacer estragos en un futuro no muy lejano. Así, “Jouis, camarade” genera una sensación de progresiva decadencia y desintegración resignada, con un bajo nuevamente protagónico, al igual que en “Aube”, de marcha apesadumbrada, y dan fin a un disco excelente en muchos sentidos: por la apuesta, la búsqueda estética más allá de lo sonoro, la exploración conceptual sin caer en citar la biblioteca de filosofía y el talento de captar el zeitgeist sin recurrir a replicar fórmulas trilladas.

Etiquetas: , , , ,


thumb image
Full of Hell
Coagulated Bliss (2024)
thumb image
The Lurking Corpses
Lurking After Midnight (2024)
thumb image
In Ashes
Burned and Disposed (2024)
thumb image
Domination
Echoes of Persecution (2024)


 



thumb image
Full of Hell
Coagulated Bliss (2024)
thumb image
The Lurking Corpses
Lurking After Midnight (2024)
thumb image
In Ashes
Burned and Disposed (2024)
thumb image
Domination
Echoes of Persecution (2024)