Redes Sociales:

Redes Sociales:

NOTICIAS / AGENDA / CRONICAS / ENTREVISTAS / RESEÑAS / ESPECIALES / CONTACTO
Airbourne en Madrid: “La gran fiesta del rock’n’roll”

Airbourne en Madrid: “La gran fiesta del rock’n’roll”

Lo acontecido el pasado jueves 1 de diciembre en el imponente Palacio de Vistalegre situado en el barrio de Vista Alegre en Carabanchel (Madrid), evidencia cómo a veces al asistir […]

Behemoth y Arch Enemy en Buenos Aires: “Un ritual de música rebelde al extremo”

Behemoth y Arch Enemy en Buenos Aires: “Un ritual de música rebelde al extremo”

El pasado lunes 21 de noviembre se presentaron en el Teatro Flores de la Ciudad de Buenos Aires dos de los más grandes exponentes de la música pesada actual en […]

Frank Carter & the Rattlesnakes en Barcelona: “Adrenalina, rastas, tatuajes y punk rock”

Frank Carter & the Rattlesnakes en Barcelona: “Adrenalina, rastas, tatuajes y punk rock”

Texto y Fotografías: Markceröck Unos minutos de retraso no es nada después de años de pandemia. Los canadienses The OBGMs dieron el vamos a esta tarde de punk. Dignos herederos […]

In Flames en Barcelona: “Eminencias de Gotemburgo”

In Flames en Barcelona: “Eminencias de Gotemburgo”

Desde temprano ya se podía ver muchísima gente colmando el Razzmatazz. No era para menos: el cartel generaba muchísimas expectativas para el público, con cuatro bandas suecas donde predomina el […]

Nile en Barcelona: “Los faraones del death metal”

Nile en Barcelona: “Los faraones del death metal”

Crónica y fotos: Mavi Parra A pesar de estar aconteciendo otros conciertos en la ciudad, los fanáticos del death metal extremo acudieron el domingo 27 de noviembre a la Sala […]

Anvil en Barcelona: “Al mal tiempo, buena cara”

Anvil en Barcelona: “Al mal tiempo, buena cara”

Texto: Jordi K. Vilaplana Siguiendo con la avalancha de bolos de la semana, y sin tiempo para recuperarnos del notable concierto de Udo Dirkschneider, hoy es el turno de Anvil, […]

Los Rucos de la Terraza en Guadalaja: “Luto y marranada”

Los Rucos de la Terraza en Guadalaja: “Luto y marranada”

Faltaban pocos minutos para las 9 de la noche cuando desde adentro del Foro Independencia una voz profesaba que ya no había más boletos. Ninguna sorpresa, pues momentos antes alguien […]

Opeth en Barcelona: “Recorrido histórico en el 30º aniversario”

Opeth en Barcelona: “Recorrido histórico en el 30º aniversario”

Texto: Júlia Benevelli Por allá en esos tiempos de antes de la pandemia, que tan lejanos se sienten, se rumoreaba que los gigantes suecos del prog, Opeth, estaban ideando una […]

Stick To Your Guns en Barcelona: “Hardcore en la cresta de la ola”

Stick To Your Guns en Barcelona: “Hardcore en la cresta de la ola”

El hardcore en los últimos años ha tenido la particularidad de que sus giras podrían ser consideradas como “mini festivales” ya que la gran mayoría de grupos del género, a […]

U.D.O. en Barcelona: “¿Udo juega su última partida?”

U.D.O. en Barcelona: “¿Udo juega su última partida?”

Texto: Jordi K. Vilaplana / Ramon Pros Dicen que no puedes hacer según qué cosas los martes, pero… ¡a un concierto de U.D.O. no faltes, y menos si toca Peter […]


Sepultura en Barcelona: “Quadrivium Interruptus”
thumb image

Jordi K. Vilaplana

Hace algo más de treinta años las mismas bandas que encabezaban el cartel de hoy llenaban dos noches consecutivas en la sala uno de Zeleste, ahora Razzmatazz, para registrar Under Siege (Live in Barcelona), el mítico video en directo de los brasileños Sepultura. Hoy llenaban de nuevo el lugar, pero la sala número dos con la mitad de capacidad de la sala grande. La guerra en Ucrania, y la avalancha de conciertos actual hace imposible la asistencia a todos los espectáculos que desearíamos, reduciendo notablemente la venta de entradas, y eso que aquí, por desgracia, no llegan todas las bandas que andan girando por Europa.

Llegamos justo a tiempo para escuchar “High Rate Extinction” la primera de las diez demoledoras piezas que Crowbar, la banda liderada por Kirk Windstein, más conocido quizás por ser miembro fundador de Down junto a los ex Pantera Rex Brown y Phil Anselmo, sobre un escenario súper reducido que hacía imposible el paso de un lado a otro de él, al estar la batería a poco menos de un palmo del borde. Tras “Conquering” y “I Feel the Burning Sun”, Windstein se dirige a las trescientas personas presentes en esos momentos para presentar “Bleeding From Every Hole”, de su decimosegundo álbum en estudio Zero and Below (2022), “un disco que supongo que todos tenéis”, soltó sonriendo el bueno de Windstein, que también nos introduce el siguiente tema “To Build a Mountain” de su Sonic Excess in Its Purest Form (2001).

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Volbeat en Barcelona: “Luchadores innatos”

Después de “The Cemetery Angels”, puños arriba para “Chemical Godz”, que sonó tremenda, con un mucho gracias final del jefe. Con “All I Had (I Gave)” llegan los primeros pogos de la noche, seguidos por una calma densa entre una frágil neblina durante “Planets Collide”, y dar un hachazo final con su clásica “Like Broken Glass”, con las primeras filas entonando las estrofas de tan emblemático corte. Cuarenta y cinco minutos en los que estuvieron debidamente representados siete de sus doce discos, y durante los cuales el cuarteto de New Orleans se mantuvo estático e impasible, salvo por los breves comentarios de KW, ante un público abducido por los riffs característicos de la banda de sludge doom metal.

Un frenético cambio de equipo para que Sacred Reich entre una vez más en acción a la hora establecida, en la que será la quinta vez que los veo desde aquella primera visita en 1990 en la defenestrada sala KGB, presentando The American Way. Al igual que los de Louisiana, machacaron las tablas durante tres cuartos de hora con una sala ya en unos dos tercios de su capacidad, y dándole un trato especial a su último trabajo Awakening, del que extrajeron cinco de sus ocho cortes. Desde la inicial “Divide & Conquer”, “Manifest Reality”, o la machacante pieza que le da título, con la batería del ex Machine Head Dave McClain comiéndose el resto del grupo, un hecho que deslució el sonido conjunto del grupo durante buena parte del show.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Sonata Arctica en Murcia: “Heladas sinfonías acústicas”

Antes de interpretar “Who’s the Blame”, ese alegato contra la persecución sufrida por las bandas heavies en los ochenta por la PMRC, su bajista Phil Rind preguntó quién de los presentes estaba cuando tocaron en 1991 en la sala adyacente junto a los brasileños, mostrándose sorprendido por qué fuimos muy pocos los que levantamos la mano. Tras “Independent”, una foto para la posteridad junto a la muchedumbre, entrega total, y palmas para “Salvation”, una atribulada “Vice Squad”, reliquia rescatada de su primer álbum Ignorance (1987), y finalizar, como de costumbre, con “Surf Nicaragua”. Sin duda no fue la mejor la mejor de las actuaciones que he visto del combo de Arizona, sonaron mucho mejor en su anterior visita, como banda principal, en 2019 en la Salamandra, en especial por la castigada voz de Phil. 

Media hora de larga espera, ya habitual para armar la maquinaria de las estrellas de la noche, Sepultura en su enésima visita a Catalunya, y es que los chicos de Sao Paulo, aparte de Barcelona, han pasado por diversas poblaciones catalanas como Lleida, La Garriga, o su mítica actuación televisada en el Doctor Music Festival del 96, en las Valls d’Aneu en medio de las montañas del Pirineo. Con dos años de retraso debido a la pandemia, la banda sudamericana presentaba por fin su último trabajo Quadra, otro disco conceptual basado en la numerología, concretamente con el número cuatro, y dividido, como no, en cuatro partes, la primera es puro thrash, la segunda más groove, la tercera progresiva, y la final más melódica.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Raptore en Barcelona: “Rock and roll y fiebre”

Tras la música introductoria de Black Sabbath, y el tema “Polícia” de los Titãs, que Sepultura versionó en el disco compilatorio Blood Rooted (1997), el escenario se torna rojo intenso ante la inminente aparición del cuarteto, primero con Casagrande, y Green agitando los brazos pidiendo apoyo, y seguidamente Paulo y Andreas Kisser con los brazos extendidos, antes de entrar a tumba abierta con tema que abre Quadra, “Isolation”. 

Para seguir con máxima agitación, poniendo a prueba las vigas que aguantan el suelo de la sala con “Territory”, uno de los puntales de su Chaos AD (1993) con la mayoría de los fans parafraseando la letra. Primeros gritos de Sepultura a cargo de los más acérrimos, hecho que se repetiría entre tema y tema durante casi todo el show., a lo que Derrick respondió con un Whats up Barcelona, es grato volver acá, y comentar que vienen con un nuevo álbum, que han tenido que esperar dos años para poder tocarlo, y el próximo tema es sobre el mundo actual. “Means to An End” suena arrítmica y aplastante acompañada por unas molestas luces cegadoras, y es que gran parte del diseño lumínico está dirigido hacia el público, parece que el grupo quiere ver para quien está actuando. 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Lord of the Lost en Madrid: “Góticos perdidos en la oscura capital”

A una intrascendente “Capital Enslavement” le sigue “Kairos”, del disco del 2011 que le da nombre, algo más conocida que las nuevas composiciones ya que fue notablemente seguida y coreada, con Derrick dejándose la piel. Al acabar, es Andreas quien se dirige a los fans en castellano, para fijarse en un fan del Sao Paulo FC que muestra la camiseta, y del que para él es el mejor equipo del mundo. Barcelona es una de sus lugares favoritos, además de la relación muy linda que nos une, y que están aquí para celebrar la vida. Y para mejorar el mosh-pit van a hacer un tema del Chaos AD, del 94, según Andreas, la sensacional “Propaganda”. 

Guitarra acústica para dar paso a otro corte de Quadra, “Guardians of Earth” correspondiente a la tercera parte del disco con un aire más progresivo, que se aprecia especialmente en el solo de guitarra, y que al igual que el disco se acompaña de unos coros femeninos. También extraída del nuevo, pero de la thrash zone es “Last Time”, una composición rápida, consistente, no exenta de cambios rítmicos radicales. Green pregunta si lo estamos pasando bien, y que van a hacer una del Roots, pero a los pocos segundos, Green detiene la ejecución, se miran entre ellos, y dice que esta no es la que toca, y le dice a Eloy que empiece el con “Cut Throat”, diría que estaban haciendo “Dust”. 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Lordi en Madrid: “Los monstruitos en un Halloween pasado por agua”

Tras este corte a cuchillo, vamos con otra de las clásicas de Arise, la inconmensurable “Dead Embryonic Cells” que sonó simple y llanamente, perfecta. De ahí a las tinieblas, con la tenebrosa, y lenta, lentísima “Machine Messiah”, tema título de su anterior álbum, que no tiene mucho sentido hacerla en directo la verdad. DG pregunta por los fans old school, porque ahora viene una antigua y se llama “Infected Voice”, y yo con faringitis toda la semana, más rocosa y brutal que nunca. 

Con el siguiente tema de Quadra, a mitad del medio tiempo titulado “Agony of Defeat”, se pierden las guitarras, y acto seguido se produce un rugido sónico insoportable, parecido al que producen las televisiones cuando se quedan sin señal. Y que no pudieron cortar hasta hacerlo desde un PC que había en la mesa que había utilizado Sacred Reich. Lo cierto es que los técnicos llevaban un buen rato, como un par o tres de canciones utilizando papel y a posteriori un secador de cabello en la mesa principal, en la que al parecer cayó bebida lanzada por alguien del público. 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Centinex en Barcelona: “Suecos demoníacos”

Momentos de incertidumbre en los que acuden a la zona de los sonidistas y miembros de seguridad, no sé para qué, y del staff de la sala para decir que no se puede seguir porque la mesa está fuera de combate. Al cabo de unos cinco-diez minutos de la amenaza de suspensión, y tras diversas pruebas tras el escenario, se obra el milagro técnico, y todo vuelve a sonar, con menos potencia, pero con una calidad de sonido más, digamos, natural, y menos distorsionada. La banda entra directamente en los bises, con los cuatro temas que restaban, obviando finalizar la pieza cortocircuitada, con las emblemáticas “Refuse/Resist”, la speedica “Arise”, la alocada “Ratamahatta”, y lógicamente “Roots Bloody Roots”, con la algarabía general que generan estos clásicos, y despedida triunfal. 

Se echaron de menos alguna más ochentera, representativa de Schizophrenia, o Beneath the Remains de los que no recuperaron ninguna. De hecho el repertorio quedó casi al cincuenta por ciento entre la época con Max, y la posterior. Notable directo, del que cabe felicitar a los técnicos que salvaron el show, y al que lanzó bebida qué hacer, ante este hecho que últimamente se está poniendo de moda en los conciertos hardcore punk, como hace unas semanas con GBH, o que le pregunten al guitarra de Dead Kennedys que pilló de lleno, quedando tanto él como su guitarra empapados. ¿Qué hacer ante tanta estupidez?

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Wolves in the Throne Room en Barcelona: “Un viaje por el bosque”

Fotografías: Pablo Gándara

 

 

 

 

Etiquetas: , , , , , , , ,

Sepultura en Barcelona: “Quadrivium Interruptus”
thumb image

Jordi K. Vilaplana

Hace algo más de treinta años las mismas bandas que encabezaban el cartel de hoy llenaban dos noches consecutivas en la sala uno de Zeleste, ahora Razzmatazz, para registrar Under Siege (Live in Barcelona), el mítico video en directo de los brasileños Sepultura. Hoy llenaban de nuevo el lugar, pero la sala número dos con la mitad de capacidad de la sala grande. La guerra en Ucrania, y la avalancha de conciertos actual hace imposible la asistencia a todos los espectáculos que desearíamos, reduciendo notablemente la venta de entradas, y eso que aquí, por desgracia, no llegan todas las bandas que andan girando por Europa.

Llegamos justo a tiempo para escuchar “High Rate Extinction” la primera de las diez demoledoras piezas que Crowbar, la banda liderada por Kirk Windstein, más conocido quizás por ser miembro fundador de Down junto a los ex Pantera Rex Brown y Phil Anselmo, sobre un escenario súper reducido que hacía imposible el paso de un lado a otro de él, al estar la batería a poco menos de un palmo del borde. Tras “Conquering” y “I Feel the Burning Sun”, Windstein se dirige a las trescientas personas presentes en esos momentos para presentar “Bleeding From Every Hole”, de su decimosegundo álbum en estudio Zero and Below (2022), “un disco que supongo que todos tenéis”, soltó sonriendo el bueno de Windstein, que también nos introduce el siguiente tema “To Build a Mountain” de su Sonic Excess in Its Purest Form (2001).

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Volbeat en Barcelona: “Luchadores innatos”

Después de “The Cemetery Angels”, puños arriba para “Chemical Godz”, que sonó tremenda, con un mucho gracias final del jefe. Con “All I Had (I Gave)” llegan los primeros pogos de la noche, seguidos por una calma densa entre una frágil neblina durante “Planets Collide”, y dar un hachazo final con su clásica “Like Broken Glass”, con las primeras filas entonando las estrofas de tan emblemático corte. Cuarenta y cinco minutos en los que estuvieron debidamente representados siete de sus doce discos, y durante los cuales el cuarteto de New Orleans se mantuvo estático e impasible, salvo por los breves comentarios de KW, ante un público abducido por los riffs característicos de la banda de sludge doom metal.

Un frenético cambio de equipo para que Sacred Reich entre una vez más en acción a la hora establecida, en la que será la quinta vez que los veo desde aquella primera visita en 1990 en la defenestrada sala KGB, presentando The American Way. Al igual que los de Louisiana, machacaron las tablas durante tres cuartos de hora con una sala ya en unos dos tercios de su capacidad, y dándole un trato especial a su último trabajo Awakening, del que extrajeron cinco de sus ocho cortes. Desde la inicial “Divide & Conquer”, “Manifest Reality”, o la machacante pieza que le da título, con la batería del ex Machine Head Dave McClain comiéndose el resto del grupo, un hecho que deslució el sonido conjunto del grupo durante buena parte del show.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Sonata Arctica en Murcia: “Heladas sinfonías acústicas”

Antes de interpretar “Who’s the Blame”, ese alegato contra la persecución sufrida por las bandas heavies en los ochenta por la PMRC, su bajista Phil Rind preguntó quién de los presentes estaba cuando tocaron en 1991 en la sala adyacente junto a los brasileños, mostrándose sorprendido por qué fuimos muy pocos los que levantamos la mano. Tras “Independent”, una foto para la posteridad junto a la muchedumbre, entrega total, y palmas para “Salvation”, una atribulada “Vice Squad”, reliquia rescatada de su primer álbum Ignorance (1987), y finalizar, como de costumbre, con “Surf Nicaragua”. Sin duda no fue la mejor la mejor de las actuaciones que he visto del combo de Arizona, sonaron mucho mejor en su anterior visita, como banda principal, en 2019 en la Salamandra, en especial por la castigada voz de Phil. 

Media hora de larga espera, ya habitual para armar la maquinaria de las estrellas de la noche, Sepultura en su enésima visita a Catalunya, y es que los chicos de Sao Paulo, aparte de Barcelona, han pasado por diversas poblaciones catalanas como Lleida, La Garriga, o su mítica actuación televisada en el Doctor Music Festival del 96, en las Valls d’Aneu en medio de las montañas del Pirineo. Con dos años de retraso debido a la pandemia, la banda sudamericana presentaba por fin su último trabajo Quadra, otro disco conceptual basado en la numerología, concretamente con el número cuatro, y dividido, como no, en cuatro partes, la primera es puro thrash, la segunda más groove, la tercera progresiva, y la final más melódica.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Raptore en Barcelona: “Rock and roll y fiebre”

Tras la música introductoria de Black Sabbath, y el tema “Polícia” de los Titãs, que Sepultura versionó en el disco compilatorio Blood Rooted (1997), el escenario se torna rojo intenso ante la inminente aparición del cuarteto, primero con Casagrande, y Green agitando los brazos pidiendo apoyo, y seguidamente Paulo y Andreas Kisser con los brazos extendidos, antes de entrar a tumba abierta con tema que abre Quadra, “Isolation”. 

Para seguir con máxima agitación, poniendo a prueba las vigas que aguantan el suelo de la sala con “Territory”, uno de los puntales de su Chaos AD (1993) con la mayoría de los fans parafraseando la letra. Primeros gritos de Sepultura a cargo de los más acérrimos, hecho que se repetiría entre tema y tema durante casi todo el show., a lo que Derrick respondió con un Whats up Barcelona, es grato volver acá, y comentar que vienen con un nuevo álbum, que han tenido que esperar dos años para poder tocarlo, y el próximo tema es sobre el mundo actual. “Means to An End” suena arrítmica y aplastante acompañada por unas molestas luces cegadoras, y es que gran parte del diseño lumínico está dirigido hacia el público, parece que el grupo quiere ver para quien está actuando. 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Lord of the Lost en Madrid: “Góticos perdidos en la oscura capital”

A una intrascendente “Capital Enslavement” le sigue “Kairos”, del disco del 2011 que le da nombre, algo más conocida que las nuevas composiciones ya que fue notablemente seguida y coreada, con Derrick dejándose la piel. Al acabar, es Andreas quien se dirige a los fans en castellano, para fijarse en un fan del Sao Paulo FC que muestra la camiseta, y del que para él es el mejor equipo del mundo. Barcelona es una de sus lugares favoritos, además de la relación muy linda que nos une, y que están aquí para celebrar la vida. Y para mejorar el mosh-pit van a hacer un tema del Chaos AD, del 94, según Andreas, la sensacional “Propaganda”. 

Guitarra acústica para dar paso a otro corte de Quadra, “Guardians of Earth” correspondiente a la tercera parte del disco con un aire más progresivo, que se aprecia especialmente en el solo de guitarra, y que al igual que el disco se acompaña de unos coros femeninos. También extraída del nuevo, pero de la thrash zone es “Last Time”, una composición rápida, consistente, no exenta de cambios rítmicos radicales. Green pregunta si lo estamos pasando bien, y que van a hacer una del Roots, pero a los pocos segundos, Green detiene la ejecución, se miran entre ellos, y dice que esta no es la que toca, y le dice a Eloy que empiece el con “Cut Throat”, diría que estaban haciendo “Dust”. 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Lordi en Madrid: “Los monstruitos en un Halloween pasado por agua”

Tras este corte a cuchillo, vamos con otra de las clásicas de Arise, la inconmensurable “Dead Embryonic Cells” que sonó simple y llanamente, perfecta. De ahí a las tinieblas, con la tenebrosa, y lenta, lentísima “Machine Messiah”, tema título de su anterior álbum, que no tiene mucho sentido hacerla en directo la verdad. DG pregunta por los fans old school, porque ahora viene una antigua y se llama “Infected Voice”, y yo con faringitis toda la semana, más rocosa y brutal que nunca. 

Con el siguiente tema de Quadra, a mitad del medio tiempo titulado “Agony of Defeat”, se pierden las guitarras, y acto seguido se produce un rugido sónico insoportable, parecido al que producen las televisiones cuando se quedan sin señal. Y que no pudieron cortar hasta hacerlo desde un PC que había en la mesa que había utilizado Sacred Reich. Lo cierto es que los técnicos llevaban un buen rato, como un par o tres de canciones utilizando papel y a posteriori un secador de cabello en la mesa principal, en la que al parecer cayó bebida lanzada por alguien del público. 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Centinex en Barcelona: “Suecos demoníacos”

Momentos de incertidumbre en los que acuden a la zona de los sonidistas y miembros de seguridad, no sé para qué, y del staff de la sala para decir que no se puede seguir porque la mesa está fuera de combate. Al cabo de unos cinco-diez minutos de la amenaza de suspensión, y tras diversas pruebas tras el escenario, se obra el milagro técnico, y todo vuelve a sonar, con menos potencia, pero con una calidad de sonido más, digamos, natural, y menos distorsionada. La banda entra directamente en los bises, con los cuatro temas que restaban, obviando finalizar la pieza cortocircuitada, con las emblemáticas “Refuse/Resist”, la speedica “Arise”, la alocada “Ratamahatta”, y lógicamente “Roots Bloody Roots”, con la algarabía general que generan estos clásicos, y despedida triunfal. 

Se echaron de menos alguna más ochentera, representativa de Schizophrenia, o Beneath the Remains de los que no recuperaron ninguna. De hecho el repertorio quedó casi al cincuenta por ciento entre la época con Max, y la posterior. Notable directo, del que cabe felicitar a los técnicos que salvaron el show, y al que lanzó bebida qué hacer, ante este hecho que últimamente se está poniendo de moda en los conciertos hardcore punk, como hace unas semanas con GBH, o que le pregunten al guitarra de Dead Kennedys que pilló de lleno, quedando tanto él como su guitarra empapados. ¿Qué hacer ante tanta estupidez?

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Wolves in the Throne Room en Barcelona: “Un viaje por el bosque”

Fotografías: Pablo Gándara

 

 

 

 

Etiquetas: , , , , , , , ,

thumb image
League of Distortion
League of Distortion (2022)
thumb image
Dragonfly
Domine XV (2022)
thumb image
Throwing Bricks
The Burden (2022)
thumb image
Nickelback
Get Rollin'



thumb image
League of Distortion
League of Distortion (2022)
thumb image
Dragonfly
Domine XV (2022)
thumb image
Throwing Bricks
The Burden (2022)
thumb image
Nickelback
Get Rollin'