Redes Sociales:

Redes Sociales:

NOTICIAS / AGENDA / CRONICAS / ENTREVISTAS / RESEÑAS / ESPECIALES / CONTACTO


thumb image
Dødheimsgard
Black Medium Current (2023)
Peaceville Records

TRACKLIST

1.Et smelter
2.Tankespinnerens smerte
3.Interstellar Nexus
4.It Does Not Follow
5.Voyager
6.Halow
7.Det tomme kalde mørke
8.Abyss Perihelion Transit
9.Requiem Aeternum

Tras la salida del último álbum de Liturgy, que Dødheimsgard (DHG) lance su nuevo disco (el sexto) convierte al 2023, ya en el mes de abril, en una gloria para el black metal de vanguardia. Black Medium Current, editado por el sello británico Peaceville Records, es una obra que, dentro de la historia de la banda noruega, de alguna manera completa una trilogía con 666 International (1999) y A Umbra Omega (2015), dos trabajos totalmente asombrosos y rupturistas, aclamados tanto por el público como por la crítica especializada. El arte de tapa, a cargo de Łukasz Jaszak, parece una deconstrucción del de The Dark Side of the Moon de Pink Floyd, justamente en el año de su 50° aniversario.

La grabación y mezcla fueron realizadas en Top-Room Studios por Matias Aaversen. Para las personas interesadas en saber más acerca de la historia y el proceso creativo detrás del icónico 666 International es recomendable la lectura (en inglés) de la entrevista a todos los involucrados publicada como “Dødheimsgard’s 666 International: An Oral History by Daniel Lukes” que forma parte de Black Metal Rainbows, un libro compilado por Daniel Lukes, Stanimir Panayotov y Jaci Raia, y editado este año por PM Press, en el cual se abordan las disidencias sexogenéricas y las corrientes progresistas (antifascistas, feministas, queer, etc.) dentro de la escena del mencionado estilo musical.

El grupo liderado por Yusaf Parvez, alias Vicotnik (esta vez responsable de la voz, guitarra, sintetizadores, electrónica y composición), tiene una trayectoria y una evolución artística comparables con las de sus compatriotas Ulver, aunque siempre es bueno recordar los momentos más experimentales de Mayhem o Satyricon. La formación del grupo en esta ocasión se completa con L.E. Måløy (bajo, piano, violonchelo, theremin y electrónica), Tommy “Guns” Thunberg (guitarra principal) y Myrvoll (batería). El disco, producido por el mismo Vicotnik, nos lleva a una exploración de la existencia desde el nivel psicológico hasta el cósmico, de un modo tal que se refleja en la diversidad sonora que nos ofrece.

Ya sabemos que DHG interpreta un black metal que incorpora elementos del jazz, el rock progresivo, la música electrónica y la industrial, y que elude en sus letras los tópicos tradicionales que siguen imperando dentro del género más difundido desde Noruega. Hay letras escritas tanto en noruego como en inglés. En ellas se tratan temáticas como la fragilidad de la construcción que cada mente hace de lo que es nuestra identidad y el universo que la rodea y la incluye, los límites de la percepción y la conciencia, las causas y consecuencias de las emociones, el sentido de la vida y de la muerte, las dimensiones de la existencia. Todo esto parece vincularse con la necesidad de Vicotnik de tratar la cuestión de la salud mental tras la pandemia, con un enfoque tanto estético como epistemológico.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Liturgy – 93696 (2023)

El recorrido por los infinitos espacios de lo que sea que llamemos realidad comienza con “Et Smelter” y guitarras electroacústicas y susurros que dan lugar al canto melódico, hasta que irrumpe la base rítmica marcada por blast-beats y un bajo sólido como un muro, sobre los que se despliega un trémolo que va mutando en varias expresiones de melancolía. La voz se torna agresiva. Promediando el track todo se vuelve relativamente calmo y hacia el final se destaca un teclado etéreo que termina en un pasaje casi de psicodelia funk con coros y un exaltado solo de guitarra. “Tankespinnerens Smerte” suena un poco más convencional para el género, aunque no por ello con menor expresividad. También se impone un cambio notable hacia la mitad de la canción, alterando completamente el clima, que vuelve a agitarse hacia la culminación. Queda claro que la composición avanza en capas, que progresa en texturas.

Sigue “Interstellar Nexus” y llegado este punto no puede evitarse destacar el virtuosismo evidenciado en la ejecución de cada instrumento. El trabajo vocal adquiere rasgos especialmente histriónicos. El ritmo se va transformando abruptamente y tiene momentos casi aptos para la danza. El aspecto tecno de DHG resalta más que nunca y, por si no fuera suficiente, el inicio de “It Does Not Follow” nos descoloca al ponernos frente a lo que bien podría ser parte de la banda sonora de una película de acción de la década de los 80’s, incorporando elementos synthwave, más allá de una base de bajo con mucho groove. Sin embargo, otra vez, nos sorprende un giro hacia una sonoridad a puro black. Esa “pureza”, no obstante, nada tiene que ver con la crudeza: hablamos de una música hecha por creadores que están mucho más allá de conformarse con una cualidad tan precaria.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Host – IX (2023)

“Voyager” es un breve interludio de piano casi impresionista que nos transporta hasta “Halow”, tramo donde la oscuridad vuelve a reinar, una negrura tan perfecta que permite vislumbrar hasta los más mínimos destellos del colorido espectro de la luz al atravesar el prisma de las intenciones de Vicotnik. A modo de comentario que cabría hacer en cualquier punto del trayecto de este impresionante álbum, hay que resaltar la calidad del trabajo relativo a las voces, la superposición de distintos timbres, la armonización y la alternancia de técnicas para cantar (con reminiscencias de King Diamond y Attila Csihar). Lo mismo sucede con cada pasaje en los que el bajo brilla y capta la atención. Domina un sentimiento de angustia mezclada con una extrañeza tan inconmensurable que quizás permita encontrar solaz en la incertidumbre.

Todo se convulsiona en “Det Tomme Kalde Morke”, donde lo que hacen los sintetizadores vuelve a impedir que lo que se escucha sea solamente black metal. Este fue el segundo corte de difusión con un videoclip animado creado por el propio Vicotnik. Es imposible exagerar la impactante labor de las guitarras en esta maravillosa obra que es “Black Medium Current”. A veces recuerdan al estilo de Euronymous y de Blasphemer, pero sobre todo al de Satyr. “Abyss Perihelion Transit” fue el primer single con video propio, realizado por el ya célebre dibujante Costin Chioreanu. Es uno de los tramos más alucinógenos del opus que estamos analizando. Tiene una actitud casi hippie, y no tengo prejuicio alguno al emplear este adjetivo. Hay ecos de esas “vibras” que buscaban la paz en la expansión de los poderes psíquicos y el amor libre de las cadenas forjadas por los poderes que siempre fueron las fuentes de toda opresión.

El cierre está dado por “Requiem Aeternum”, donde surge un ambiente dramático, casi operístico, en el que las teclas y el violonchelo tienen tanta importancia como las voces, para evocar una tristeza como la que se vivencia al fin de cada viaje que cambia nuestras vidas. No queda más que sumarme a las multitudes convencidas de que este disco estará entre lo más destacado del año en curso. Se recomienda la escucha a cada espíritu rebelde y amante de la música de alto vuelo.

Etiquetas: , , ,

thumb image
Dødheimsgard
Black Medium Current (2023)
Peaceville Records

TRACKLIST

1.Et smelter
2.Tankespinnerens smerte
3.Interstellar Nexus
4.It Does Not Follow
5.Voyager
6.Halow
7.Det tomme kalde mørke
8.Abyss Perihelion Transit
9.Requiem Aeternum




Tras la salida del último álbum de Liturgy, que Dødheimsgard (DHG) lance su nuevo disco (el sexto) convierte al 2023, ya en el mes de abril, en una gloria para el black metal de vanguardia. Black Medium Current, editado por el sello británico Peaceville Records, es una obra que, dentro de la historia de la banda noruega, de alguna manera completa una trilogía con 666 International (1999) y A Umbra Omega (2015), dos trabajos totalmente asombrosos y rupturistas, aclamados tanto por el público como por la crítica especializada. El arte de tapa, a cargo de Łukasz Jaszak, parece una deconstrucción del de The Dark Side of the Moon de Pink Floyd, justamente en el año de su 50° aniversario.

La grabación y mezcla fueron realizadas en Top-Room Studios por Matias Aaversen. Para las personas interesadas en saber más acerca de la historia y el proceso creativo detrás del icónico 666 International es recomendable la lectura (en inglés) de la entrevista a todos los involucrados publicada como “Dødheimsgard’s 666 International: An Oral History by Daniel Lukes” que forma parte de Black Metal Rainbows, un libro compilado por Daniel Lukes, Stanimir Panayotov y Jaci Raia, y editado este año por PM Press, en el cual se abordan las disidencias sexogenéricas y las corrientes progresistas (antifascistas, feministas, queer, etc.) dentro de la escena del mencionado estilo musical.

El grupo liderado por Yusaf Parvez, alias Vicotnik (esta vez responsable de la voz, guitarra, sintetizadores, electrónica y composición), tiene una trayectoria y una evolución artística comparables con las de sus compatriotas Ulver, aunque siempre es bueno recordar los momentos más experimentales de Mayhem o Satyricon. La formación del grupo en esta ocasión se completa con L.E. Måløy (bajo, piano, violonchelo, theremin y electrónica), Tommy “Guns” Thunberg (guitarra principal) y Myrvoll (batería). El disco, producido por el mismo Vicotnik, nos lleva a una exploración de la existencia desde el nivel psicológico hasta el cósmico, de un modo tal que se refleja en la diversidad sonora que nos ofrece.

Ya sabemos que DHG interpreta un black metal que incorpora elementos del jazz, el rock progresivo, la música electrónica y la industrial, y que elude en sus letras los tópicos tradicionales que siguen imperando dentro del género más difundido desde Noruega. Hay letras escritas tanto en noruego como en inglés. En ellas se tratan temáticas como la fragilidad de la construcción que cada mente hace de lo que es nuestra identidad y el universo que la rodea y la incluye, los límites de la percepción y la conciencia, las causas y consecuencias de las emociones, el sentido de la vida y de la muerte, las dimensiones de la existencia. Todo esto parece vincularse con la necesidad de Vicotnik de tratar la cuestión de la salud mental tras la pandemia, con un enfoque tanto estético como epistemológico.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Liturgy – 93696 (2023)

El recorrido por los infinitos espacios de lo que sea que llamemos realidad comienza con “Et Smelter” y guitarras electroacústicas y susurros que dan lugar al canto melódico, hasta que irrumpe la base rítmica marcada por blast-beats y un bajo sólido como un muro, sobre los que se despliega un trémolo que va mutando en varias expresiones de melancolía. La voz se torna agresiva. Promediando el track todo se vuelve relativamente calmo y hacia el final se destaca un teclado etéreo que termina en un pasaje casi de psicodelia funk con coros y un exaltado solo de guitarra. “Tankespinnerens Smerte” suena un poco más convencional para el género, aunque no por ello con menor expresividad. También se impone un cambio notable hacia la mitad de la canción, alterando completamente el clima, que vuelve a agitarse hacia la culminación. Queda claro que la composición avanza en capas, que progresa en texturas.

Sigue “Interstellar Nexus” y llegado este punto no puede evitarse destacar el virtuosismo evidenciado en la ejecución de cada instrumento. El trabajo vocal adquiere rasgos especialmente histriónicos. El ritmo se va transformando abruptamente y tiene momentos casi aptos para la danza. El aspecto tecno de DHG resalta más que nunca y, por si no fuera suficiente, el inicio de “It Does Not Follow” nos descoloca al ponernos frente a lo que bien podría ser parte de la banda sonora de una película de acción de la década de los 80’s, incorporando elementos synthwave, más allá de una base de bajo con mucho groove. Sin embargo, otra vez, nos sorprende un giro hacia una sonoridad a puro black. Esa “pureza”, no obstante, nada tiene que ver con la crudeza: hablamos de una música hecha por creadores que están mucho más allá de conformarse con una cualidad tan precaria.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Host – IX (2023)

“Voyager” es un breve interludio de piano casi impresionista que nos transporta hasta “Halow”, tramo donde la oscuridad vuelve a reinar, una negrura tan perfecta que permite vislumbrar hasta los más mínimos destellos del colorido espectro de la luz al atravesar el prisma de las intenciones de Vicotnik. A modo de comentario que cabría hacer en cualquier punto del trayecto de este impresionante álbum, hay que resaltar la calidad del trabajo relativo a las voces, la superposición de distintos timbres, la armonización y la alternancia de técnicas para cantar (con reminiscencias de King Diamond y Attila Csihar). Lo mismo sucede con cada pasaje en los que el bajo brilla y capta la atención. Domina un sentimiento de angustia mezclada con una extrañeza tan inconmensurable que quizás permita encontrar solaz en la incertidumbre.

Todo se convulsiona en “Det Tomme Kalde Morke”, donde lo que hacen los sintetizadores vuelve a impedir que lo que se escucha sea solamente black metal. Este fue el segundo corte de difusión con un videoclip animado creado por el propio Vicotnik. Es imposible exagerar la impactante labor de las guitarras en esta maravillosa obra que es “Black Medium Current”. A veces recuerdan al estilo de Euronymous y de Blasphemer, pero sobre todo al de Satyr. “Abyss Perihelion Transit” fue el primer single con video propio, realizado por el ya célebre dibujante Costin Chioreanu. Es uno de los tramos más alucinógenos del opus que estamos analizando. Tiene una actitud casi hippie, y no tengo prejuicio alguno al emplear este adjetivo. Hay ecos de esas “vibras” que buscaban la paz en la expansión de los poderes psíquicos y el amor libre de las cadenas forjadas por los poderes que siempre fueron las fuentes de toda opresión.

El cierre está dado por “Requiem Aeternum”, donde surge un ambiente dramático, casi operístico, en el que las teclas y el violonchelo tienen tanta importancia como las voces, para evocar una tristeza como la que se vivencia al fin de cada viaje que cambia nuestras vidas. No queda más que sumarme a las multitudes convencidas de que este disco estará entre lo más destacado del año en curso. Se recomienda la escucha a cada espíritu rebelde y amante de la música de alto vuelo.

Etiquetas: , , ,


thumb image
Full of Hell
Coagulated Bliss (2024)
thumb image
The Lurking Corpses
Lurking After Midnight (2024)
thumb image
In Ashes
Burned and Disposed (2024)
thumb image
Domination
Echoes of Persecution (2024)


 



thumb image
Full of Hell
Coagulated Bliss (2024)
thumb image
The Lurking Corpses
Lurking After Midnight (2024)
thumb image
In Ashes
Burned and Disposed (2024)
thumb image
Domination
Echoes of Persecution (2024)