Redes Sociales:

Redes Sociales:

NOTICIAS / AGENDA / CRONICAS / ENTREVISTAS / RESEÑAS / ESPECIALES / CONTACTO
Judas Priest en Barcelona: “Una noche de metal legendario”

Judas Priest en Barcelona: “Una noche de metal legendario”

El 13 de junio me acerqué al Sant Jordi Club, atraído por la promesa de una noche extraordinaria en compañía de leyendas del metal. El bullicio de la multitud hacía […]

Mi Última Solución en Buenos Aires: “El gran festejo del core”

Mi Última Solución en Buenos Aires: “El gran festejo del core”

El post hardcore no es un estilo con el que haya tenido mucha interacción en mis tres décadas de vida, pero en este último año estuve bastante metido en ello […]

Rammstein en Barcelona: “Agua contra fuego”

Rammstein en Barcelona: “Agua contra fuego”

Foto portada: Paul Harries El 11 de junio me acerqué al Estadio Olímpico de Barcelona bajo una lluvia torrencial, una de esas lluvias que convierten las calles en ríos y […]

Bala en Barcelona: “Somos mucho más que dos”

Bala en Barcelona: “Somos mucho más que dos”

La sorpresa al entrar fue monumental. Bala, ese dúo gallego que ruge como una jauría desatada, tocaba en la sala grande de Paral·lel 62. Los murmullos de incredulidad y emoción […]

Temperance en Barcelona “Diversión asegurada”

Temperance en Barcelona “Diversión asegurada”

Ante la avalancha de conciertos y festivales la noche del viernes solo concentró a medio centenar de fans del heavy metal, Los madrileños Vanagloria entraron como acto de soporte el […]

Koma en Madrid: “Potencia y conquista”

Koma en Madrid: “Potencia y conquista”

Madrid, 26 de mayo de 2024, la legendaria banda de rock y metal Koma demostró anoche que sigue en plena forma con un concierto vibrante y lleno de energía en […]

Festival TocadaK en Buenos Aires: “Ecos de los dorados años noventa”

Festival TocadaK en Buenos Aires: “Ecos de los dorados años noventa”

En una jornada patria y de frío polar, con anuncios de posibles nevadas en la ciudad de Buenos Aires, nos acercamos a lo que fue el TocadaK Fest, donde grandes […]

Gorka Urbizu en Barcelona: “Por un eterno renacer”

Gorka Urbizu en Barcelona: “Por un eterno renacer”

En noviembre del 2019, en Iruña/Pamplona ante once mil seguidores, Gorka Urbizu daba por finiquitados veinticinco años al frente de Berri Txarrak, durante los que disco a disco, o gira […]

Leo Jiménez en Barcelona: “Sinfonía galáctica”

Leo Jiménez en Barcelona: “Sinfonía galáctica”

En una noche que podría haber sido diseñada por un caprichoso director de cine, la sala Razzmatazz 2 estaba a reventar. El 25 de mayo, Leo Jiménez y su séquito […]

Vended en Madrid: “Juventud, Divino Tesoro”

Vended en Madrid: “Juventud, Divino Tesoro”

El pasado sábado recibimos por primera vez en Madrid a los norteamericanos Vended, quienes liderados por Griffin Taylor y Simon Crahan (Os suenan los apellidos verdad?), llegaban a la capital […]


El Reloj en Buenos Aires: “A tiempo y en tiempo”
thumb image

El Reloj es un nombre muy familiar para los fanáticos del rock argentino de los setentas, siendo una de las bandas que buscaron combinar las tendencias progresivas tan en boga en esa época con los sonidos del hard rock, con sus dos primeros discos homónimos siendo de culto, y su baterista Juan Espósito siendo considerado el pionero del doble bombo en el país. Desde aquellos años el grupo tuvo periodos de actividad intermitente, muchos cambios de integrantes y algunos discos, presentándose en estos días bajo el nombre Zabala & Frezza El Reloj, con el cantante y bajista Eduardo Frezza y el guitarrista Osvaldo Zabala manteniendo vivo el legado de El Reloj como únicos miembros sobrevivientes del quinteto original junto a músicos nuevos. 

Hablando de esta nueva versión de El Reloj, el último en incorporarse a la formación es el tecladista José Sammartino. La presentación del músico fue uno de los mayores atractivos del recital que El Reloj dio el sábado 4 de mayo en el Centro Cultural Lezica (Lezica 4266), en Buenos Aires. Pero la noche tendría a otro músico homenajeado, aunque fuera a último momento y por motivos bastante tristes pero inevitables.

El sector para conciertos del CC Lezica es bastante chico, pero dentro de todo permite estar cerca sin importar dónde uno se pare… o se siente, teniendo algunas sillas a los lados. Así que con alrededor de treinta personas ya en el lugar pudimos ver a Punto Roc, los primeros teloneros de la noche. Un trío de rock pesado bien clásico, con esos riffs directos y canciones de estilo setentero que pueden desembocar en un largo solo de batería o de bajo y volver a los carriles normales de un momento a otro, recordando mucho a Pappo’s Blues por poner una referencia. Muy buena manera de comenzar el evento, con 35 minutos de buen roc(k) recibidos con muchos aplausos.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: The Night Flight Orchestra en Buenos Aires: “Fiebre de domingo por la noche”

La noche continuó poco después con la subida al escenario de Sostër. El quinteto también nos dio otra dosis fuerte de rock pesado, pero con el agregado de la fuerza de una segunda guitarra y la presencia en las voces de Evelyn Borchichi, quien dio una performance sobresaliente detrás del micrófono. “A Todo O Nada”, “Laberintos”, “Cheques” y “Reason” fueron algunas de las incluidas en la lista, e incluso invitaron a un fan de Bariloche que estaba en Buenos Aires para cantar una canción a dúo e incluso lo hizo muy bien. A pesar de algunos problemas de sonido, Sostër demostraron ser una banda extremadamente interesante y que saben lo que hacen, perfecto para los que busquen propuestas rockeras en el under argentino.

Ahora era momento de ver a las estrellas de la noche, y luego de instalar el puesto del teclado en un costado pudimos ya tener a El Reloj arriba del discreto pero honesto escenario del CC Lezica. Además de los históricos Zabala y Frezza y el antes mencionado Sammartino tendríamos al baterista Maxi Zabala (hijo de Osvaldo) y el segundo guitarrista Alan Left, conformando una formación envidiable desde cualquier aspecto. Tras solucionar un problema con el sonido, el quinteto arrancó su set con el clásico “Más Fuerte Que El Hombre” de El Reloj I (1975), con su apertura casi majestuosa de teclados y la entrada jazzera de la batería junto a las guitarras y el bajo. Es un tour de force para casi cualquier músico, y la banda lo llevó a cabo de manera magistral, con Maxi Zabala demostrando una habilidad tremenda.

“El Viejo Serafín” y “Vuelve el día a reinar” siguió el recorrido de la primera obra del grupo, con su andar a lo Deep Purple y un Frezza mostrando una voz en plena forma a pesar del paso de los años. “Blues del Atardecer” tuvo a la gente coreando “¡No estoy solo!”, en uno de los momentos más emotivos de la noche, junto con la dedicatoria a Javier Martínez, quien fuera pionero del blues en español como cantante y baterista de Manal y del que nos enteráramos de su fallecimiento apenas minutos antes del evento, en una de las grandes pérdidas de la música argentina. También recordarían a Willy Gardi, guitarrista de El Reloj en su etapa clásica y fallecido en 1995.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Gun – Hombres (2024)

“Haciendo Blues y Jazz” es otro de los clásicos de El Reloj y toda una declaración de principios tanto de ideas como de música, con baterías enredadas y riffs cambiantes demostrando las influencias eclécticas de los músicos. Lo mismo con “Hijos del Sol” y el clasicazo “El Mandato”, que bien pueden poner a la banda como una de las pioneras del metal en Argentina incluso si no lo hubieran buscado de manera consciente en los setentas. Y tampoco podía faltar “Alguien Más En Quien Confiar”, que también diera nombre a la película sobre la historia de El Reloj.

Llegado a este punto, tengo que mencionar el único punto negativo de la noche, que fue el sonido. Dije antes que hubo algunos problemas con los instrumentos, sobre todo de algún ruido de interferencia, y esos se solucionaron rápido, pero durante el set de El Reloj el gran problema fue el volumen, excesivamente alto para un lugar tan chico como el CC Lezica y ya cruzando por momentos en terrenos peligrosos para el oído, incluso varias veces teniendo que taparlos por instinto. Sé que hablamos de rock pesado y no de música lounge, pero el oído es algo muy sensible y delicado y hay que cuidarlo.

Sin decir mucho más allá de algunas palabras y los agradecimientos por el canto de apoyo a la banda, los cinco músicos arriba del escenario demostraron que “la esencia es la misma” y que el legado de El Reloj está muy buenas manos, en una presentación directa pero que tocó todos los clásicos de una de las bandas más importantes de una era fundacional para el rock en Argentina. Aprovechen cualquier oportunidad que tengan para verlos, y poder disfrutar de un pilar de la historia de la música pesada en el país.

Etiquetas: , , , , , ,

El Reloj en Buenos Aires: “A tiempo y en tiempo”
thumb image

El Reloj es un nombre muy familiar para los fanáticos del rock argentino de los setentas, siendo una de las bandas que buscaron combinar las tendencias progresivas tan en boga en esa época con los sonidos del hard rock, con sus dos primeros discos homónimos siendo de culto, y su baterista Juan Espósito siendo considerado el pionero del doble bombo en el país. Desde aquellos años el grupo tuvo periodos de actividad intermitente, muchos cambios de integrantes y algunos discos, presentándose en estos días bajo el nombre Zabala & Frezza El Reloj, con el cantante y bajista Eduardo Frezza y el guitarrista Osvaldo Zabala manteniendo vivo el legado de El Reloj como únicos miembros sobrevivientes del quinteto original junto a músicos nuevos. 

Hablando de esta nueva versión de El Reloj, el último en incorporarse a la formación es el tecladista José Sammartino. La presentación del músico fue uno de los mayores atractivos del recital que El Reloj dio el sábado 4 de mayo en el Centro Cultural Lezica (Lezica 4266), en Buenos Aires. Pero la noche tendría a otro músico homenajeado, aunque fuera a último momento y por motivos bastante tristes pero inevitables.

El sector para conciertos del CC Lezica es bastante chico, pero dentro de todo permite estar cerca sin importar dónde uno se pare… o se siente, teniendo algunas sillas a los lados. Así que con alrededor de treinta personas ya en el lugar pudimos ver a Punto Roc, los primeros teloneros de la noche. Un trío de rock pesado bien clásico, con esos riffs directos y canciones de estilo setentero que pueden desembocar en un largo solo de batería o de bajo y volver a los carriles normales de un momento a otro, recordando mucho a Pappo’s Blues por poner una referencia. Muy buena manera de comenzar el evento, con 35 minutos de buen roc(k) recibidos con muchos aplausos.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: The Night Flight Orchestra en Buenos Aires: “Fiebre de domingo por la noche”

La noche continuó poco después con la subida al escenario de Sostër. El quinteto también nos dio otra dosis fuerte de rock pesado, pero con el agregado de la fuerza de una segunda guitarra y la presencia en las voces de Evelyn Borchichi, quien dio una performance sobresaliente detrás del micrófono. “A Todo O Nada”, “Laberintos”, “Cheques” y “Reason” fueron algunas de las incluidas en la lista, e incluso invitaron a un fan de Bariloche que estaba en Buenos Aires para cantar una canción a dúo e incluso lo hizo muy bien. A pesar de algunos problemas de sonido, Sostër demostraron ser una banda extremadamente interesante y que saben lo que hacen, perfecto para los que busquen propuestas rockeras en el under argentino.

Ahora era momento de ver a las estrellas de la noche, y luego de instalar el puesto del teclado en un costado pudimos ya tener a El Reloj arriba del discreto pero honesto escenario del CC Lezica. Además de los históricos Zabala y Frezza y el antes mencionado Sammartino tendríamos al baterista Maxi Zabala (hijo de Osvaldo) y el segundo guitarrista Alan Left, conformando una formación envidiable desde cualquier aspecto. Tras solucionar un problema con el sonido, el quinteto arrancó su set con el clásico “Más Fuerte Que El Hombre” de El Reloj I (1975), con su apertura casi majestuosa de teclados y la entrada jazzera de la batería junto a las guitarras y el bajo. Es un tour de force para casi cualquier músico, y la banda lo llevó a cabo de manera magistral, con Maxi Zabala demostrando una habilidad tremenda.

“El Viejo Serafín” y “Vuelve el día a reinar” siguió el recorrido de la primera obra del grupo, con su andar a lo Deep Purple y un Frezza mostrando una voz en plena forma a pesar del paso de los años. “Blues del Atardecer” tuvo a la gente coreando “¡No estoy solo!”, en uno de los momentos más emotivos de la noche, junto con la dedicatoria a Javier Martínez, quien fuera pionero del blues en español como cantante y baterista de Manal y del que nos enteráramos de su fallecimiento apenas minutos antes del evento, en una de las grandes pérdidas de la música argentina. También recordarían a Willy Gardi, guitarrista de El Reloj en su etapa clásica y fallecido en 1995.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Gun – Hombres (2024)

“Haciendo Blues y Jazz” es otro de los clásicos de El Reloj y toda una declaración de principios tanto de ideas como de música, con baterías enredadas y riffs cambiantes demostrando las influencias eclécticas de los músicos. Lo mismo con “Hijos del Sol” y el clasicazo “El Mandato”, que bien pueden poner a la banda como una de las pioneras del metal en Argentina incluso si no lo hubieran buscado de manera consciente en los setentas. Y tampoco podía faltar “Alguien Más En Quien Confiar”, que también diera nombre a la película sobre la historia de El Reloj.

Llegado a este punto, tengo que mencionar el único punto negativo de la noche, que fue el sonido. Dije antes que hubo algunos problemas con los instrumentos, sobre todo de algún ruido de interferencia, y esos se solucionaron rápido, pero durante el set de El Reloj el gran problema fue el volumen, excesivamente alto para un lugar tan chico como el CC Lezica y ya cruzando por momentos en terrenos peligrosos para el oído, incluso varias veces teniendo que taparlos por instinto. Sé que hablamos de rock pesado y no de música lounge, pero el oído es algo muy sensible y delicado y hay que cuidarlo.

Sin decir mucho más allá de algunas palabras y los agradecimientos por el canto de apoyo a la banda, los cinco músicos arriba del escenario demostraron que “la esencia es la misma” y que el legado de El Reloj está muy buenas manos, en una presentación directa pero que tocó todos los clásicos de una de las bandas más importantes de una era fundacional para el rock en Argentina. Aprovechen cualquier oportunidad que tengan para verlos, y poder disfrutar de un pilar de la historia de la música pesada en el país.

Etiquetas: , , , , , ,

thumb image
In Ashes
Burned and Disposed (2024)
thumb image
Domination
Echoes of Persecution (2024)
thumb image
Frail Body
Artificial Bouquet (2024)
thumb image
Hiranya
Hiranya (2024)


 



thumb image
In Ashes
Burned and Disposed (2024)
thumb image
Domination
Echoes of Persecution (2024)
thumb image
Frail Body
Artificial Bouquet (2024)
thumb image
Hiranya
Hiranya (2024)