Redes Sociales:

Redes Sociales:

NOTICIAS / AGENDA / CRONICAS / ENTREVISTAS / RESEÑAS / ESPECIALES / CONTACTO
Avalancha de conciertos – Agenda Marzo 2024

Avalancha de conciertos – Agenda Marzo 2024

Con el inicio del tercer mes del año, tenemos una avalancha impresionante de conciertos en tierras españolas, como pocas veces se haya visto. ¿Queréis metal? ¿Rock progresivo? ¿Punk? ¿Power? ¿Sinfónico? […]

15 años de “Homesick” de A Day To Remember: “El disco que dio vuelta a toda una generación”

15 años de “Homesick” de A Day To Remember: “El disco que dio vuelta a toda una generación”

Hace tres lustros las cosas eran muy diferentes en la llamada “Escena Warped” y es que por un lado teníamos a las bandas de pop punk y neon power pop […]

A 20 años de A Crow Left on the Murder (Incubus): “Cuando el rock y la madurez se dieron la mano”

A 20 años de A Crow Left on the Murder (Incubus): “Cuando el rock y la madurez se dieron la mano”

Si soy totalmente sincero, a pesar de ser un gran seguidor de los californianos Incubus, nunca entendí que cierta gente los incluyera dentro del nu metal, cuando para mi la […]

30 años de “Jar of Flies”: Tan raro y divertido como moscas en un tarro

30 años de “Jar of Flies”: Tan raro y divertido como moscas en un tarro

Un título muy ad hoc se escogió para el tercer EP de la banda de Seattle, Alice In Chains, Jar of Flies, porque es realmente como meter insectos en un […]

Los 10 mejores discos mexicanos del 2023, por Axel Fabricio Amaya

Los 10 mejores discos mexicanos del 2023, por Axel Fabricio Amaya

Como ya es tradición por estas fechas, una vez más nos ha llegado la hora de seleccionar los mejores trabajos producidos por la nación del maíz durante este pasado 2023. […]

Agenda de conciertos de febrero de 2024 en España

Agenda de conciertos de febrero de 2024 en España

Y se termina el primer mes del 2024 para dar comienzo al mes más corto de todo el año. Pero tener menos días no significa que no haya una gran […]

35 años de “Skid Row”: Rock, rock y más rock

35 años de “Skid Row”: Rock, rock y más rock

A finales de la década de los ochentas, llegaba una banda nueva con un disco que dejó huella en todo el planeta Tierra, Skid Row y su disco homónimo que […]

45 años de “Accept”: El primer paso hacia la grandeza

45 años de “Accept”: El primer paso hacia la grandeza

Era sólo un puberto cuando escuché por primera vez este disco, Accept de Accept. Era posiblemente 1989, y como la mayoría de discos de otras bandas que había escuchado eran […]

55 años de “Led Zeppelin I”: Un álbum que cambió el futuro del rock para siempre

55 años de “Led Zeppelin I”: Un álbum que cambió el futuro del rock para siempre

En muchas ocasiones, la gente crea cosas sin darse cuenta el cambio que harán en un futuro y sin que se les pase por la cabeza que esto será un parteaguas […]

40° aniversario de “Defenders of the Faith” de Judas Priest: Auténtico heavy metal

40° aniversario de “Defenders of the Faith” de Judas Priest: Auténtico heavy metal

Un 13 de enero pero de 1984, la agrupación de heavy metal Judas Priest, lanza al mercado su noveno disco, Defenders of the Faith, y con él, un álbum cargado […]


Iron Maiden – 40 años
thumb image

Por: Juan Manuel Guarino

Pocos álbumes debut han marcado un quiebre tan significativo en la música pesada como el primer disco de Iron Maiden. Para hablar de “Iron Maiden”, el LP, tendríamos que equipararlo con otras placas debut fundamentales en la historia del Heavy Metal como el disco homónimo de Black Sabbath o “Kill’em All” de Metallica. Luego de muchos años de lucha, en una escena inglesa totalmente dominada por la música Punk, para Steve Harris – bajista, miembro fundador y principal compositor de la banda – finalmente había llegado el momento de materializar los resultados después de tanto esfuerzo. Y ése momento marcó la fecha del calendario el 14 de abril de 1980. Aunque, ya que mencionamos al jefe Steve, hay que decir que fue el primero en renegar del resultado final de este emblemático disco debut. Al día de hoy, cuarenta años después, sigue renegando del mismo. 

Como todo hito en la historia de la música, las anécdotas que rodean al mismo son muchas y daría para escribir infinidad de caracteres sobre ellos. Llegar a la concepción de “Iron Maiden” fue una tarea titánica para Harris y los suyos. La inestabilidad en la formación de la banda era una constante en aquellos primeros años de La Doncella de Hierro; miembros que entraban y salían de la agrupación como por una puerta giratoria; un mainstream que se negaba a abrirle las puertas a todo lo que estuviera relacionado al Heavy Metal (bueno, ¿cuándo no?); un productor (Will Malone) que tenía interés en cualquier cosa menos en trabajar con la banda. Con tantos factores en contra ¿cómo podría ser que estemos frente a una de las maravillas de la música pesada? La respuesta puede ser un tanto obvia, más proviniendo de un fan acérrimo de la banda, pero nunca podría ser más acertada: el talento no reconoce de trabas ni condicionamientos impuestos. Eso y sumado a la voluntad de hierro de una persona como Steve Harris, fueron los elementos claves para que Iron Maiden con su disco debut autotitulado hiciera historia. Porque cuando hablamos de música todo esto que intentamos resumir en elogios simplemente queda plasmado y mejor explicado en canciones que, por más que hayan sido concebidas con un sonido espantoso, permanecen inmutables al paso del tiempo. Acaso la pobre labor de Will Malone detrás de la consola de sonido no haya beneficiado más aún la mística y la magia emanadas de la placa, aún cuando sea el propio Harris el que nos lleve la contra; “Estábamos muy emocionados porque era nuestro primer disco y él (por Will Malone) simplemente estaba sentado con los pies en la consola con su periódico y fumando un cigarrillo. Cada vez que íbamos y le preguntábamos cómo había quedado una toma él  simplemente decía ´bah…pueden hacerlo mejor´ y seguía leyendo su periódico. Al final lo ignoramos. De hecho, la producción de este disco es muy pobre porque terminamos produciendo el disco nosotros mismos y no sabíamos realmente lo que hacíamos. Pudo haber sido un gran disco pero para mí nunca lo fue”. Estas reflexiones de Steve Harris se pueden ver en el documental “Early Days” y es necesario citarlas porque cuando hablamos de discos que trascienden el correr de los años los factores extra musicales son tan importantes como los musicales. 

Para Diciembre de 1979 la banda ya había firmado el contrato discográfico con EMI, movida en la que fue fundamental la visión y la estrategia del manager Rod Smallwood. Con todos los papeles en regla, ya estaba todo listo para que los muchachos puedan iniciar su carrera profesionalmente. Junto a Steve Harris estaban el incondicional Dave Murray (guitarra), Paul Di’Anno (voz) y Doug Sampson (batería); pero éste último, quien ya había grabado con la banda el demo “The Soundhouse Tapes”, antes de que finalizara el año decide bajarse del barco por problemas de salud. Su lugar sería reemplazado por el joven Clive Burr quien ya venía de militar en la banda Samson, otro de los nombres que sonaba fuerte por aquellos años dentro del movimiento denominado New Wave Of British Heavy Metal y en donde cantaba un tal Bruce Dickinson (las vueltas de la vida, suelen decirle). Faltaba sumar una guitarra más; y el elegido terminó siendo Dennis Stratton. Conformado ya el quinteto, en Enero de 1980 se dirigieron a los Kingsway Studios en Londres para plasmar su obra.

Para aquél entonces, canciones como “Prowler” o “Running Free” (el single seleccionado para promocionar el álbum) ya los habían acercado a un numeroso grupo de seguidores quienes quedaron estupefactos ante la potencia que desplegaba la banda. Bien es cierto que otros titanes del género como Judas Priest, Motörhead o Saxon ya se habían animado a subir los decibeles y llevar así al Heavy Metal a una nueva dimensión. Pero en Maiden había un factor decisivo proveniente del Rock Progresivo, lo cual los diferenciaba del resto, y que se hacía carne en la asombrosa digitación de Steve Harris con su bajo, allanándole el camino a las guitarras para que hagan su trabajo: es decir, los riffs estridentes y los solos cruzados donde los punteos ejecutados a la par pero tocando diferentes notas al mismo tiempo generaban un efecto irresistiblemente atractivo. Quizás la máxima expresión en lo que a guitarras se refiere podamos encontrarla en el instrumental “Transylvania”. Esos recursos, inéditos por aquél entonces, fueron suficientes para que Iron Maiden influenciara a todas las generaciones venideras dentro del Metal en todas sus variantes. Un buen ejemplo de ello también lo podemos encontrar en “Remember Tomorrow” (versionada frecuentemente por Metallica); con sus líneas de bajo iniciales que nos sumergen a una atmósfera oscura y melodramática para luego terminar estallando violentamente a la mitad de la canción. También cierta furia Punk la podemos encontrar en temas como “Charlotte The Harlot” – la única composición que le pertenece íntegramente a Dave Murray en toda la discografía de la banda – o en la propia “Iron Maiden”, canciones que calzaban perfectamente con el registro vocal agresivo de Paul Di’Anno, aunque también vale la pena mencionar que el cantante se lucía en momentos más relajados como en la balada “Strange World”. Pero si hay una canción que resume todos los recursos de los cuales se valía Iron Maiden y la cual es prácticamente la más aclamada por los fans de manera unánime a la hora de hablar de este LP ésa sin dudas es “Phantom of the Opera”. La prueba definitiva de que se podía combinar Rock Progresivo con la agresividad del Punk y con las armonías de las guitarras propias del Heavy Metal, se encuentran condensados en siete minutos y veinte segundos en donde Harris homenajea al personaje de la novela creada por Gastón Leroux.  

Y sí el contenido del disco era sencillamente impresionante, el envoltorio no podía ser menos. Aquí entra en escena otro personaje clave en la historia de la banda llamado Derek Riggs. El diseñador gráfico acabaría por darle vida al monstruo-mascota de Iron Maiden conocido como Eddie, el cual durante los primeros años de la banda era simplemente una máscara de Kabuki colgada al lado del logo de la banda, ubicada atrás de la batería cuando Maiden se presentaba en vivo en los pequeños circuitos ingleses, y que bombeaba humo cada vez que en los shows se ejecutaba la canción que les daba nombre. Ahora Riggs se encargaría de redefinir el concepto del personaje creando a una figura monstruosa, inspirada supuestamente en la cabeza de un soldado norteamericano clavada en una pica de un tanque vietnamita, la cual iría mutando con cada nuevo lanzamiento de la banda. Hoy en día todos estos recursos terroríficos poco podrían ser tomados en serio y hasta causarían gracia. Hace cuarenta años atrás Eddie simbolizaba el terror de todos los padres que no querían que sus hijos se acercaran a la música pesada, además de introducir todo un nuevo concepto para las bandas que querían captar seguidores con un merchandising aterrador. 

Ni bien salió a las calles, “Iron Maiden” trepó rápidamente en el top 10 británico y su consiguiente gira teloneando a Judas Priest por el Reino Unido y a Kiss por el resto de Europa, como así también su aparición en el famoso programa inglés “Tops of the Pops” ejecutando en vivo “Running Free” (la última vez que una banda no había hecho playback en ese programa fue con The Who en 1972), le permitió al quinteto presentarse ante audiencias más multitudinarias. El sueño comenzaba a hacerse realidad. Pero era solamente eso: el comienzo. Hoy, cuarenta años después del inicio de esta maravillosa historia que aún hoy se sigue escribiendo en páginas doradas, “Iron Maiden”, el disco, podrá seguir sonando mal tal cual lo afirma Steve Harris pero sigue siendo tan indispensable como en aquél entonces para comprender el génesis de una banda que se convertiría en uno de los pilares fundamentales del Heavy Metal.

Etiquetas: , , , ,

Iron Maiden – 40 años
thumb image

Por: Juan Manuel Guarino

Pocos álbumes debut han marcado un quiebre tan significativo en la música pesada como el primer disco de Iron Maiden. Para hablar de “Iron Maiden”, el LP, tendríamos que equipararlo con otras placas debut fundamentales en la historia del Heavy Metal como el disco homónimo de Black Sabbath o “Kill’em All” de Metallica. Luego de muchos años de lucha, en una escena inglesa totalmente dominada por la música Punk, para Steve Harris – bajista, miembro fundador y principal compositor de la banda – finalmente había llegado el momento de materializar los resultados después de tanto esfuerzo. Y ése momento marcó la fecha del calendario el 14 de abril de 1980. Aunque, ya que mencionamos al jefe Steve, hay que decir que fue el primero en renegar del resultado final de este emblemático disco debut. Al día de hoy, cuarenta años después, sigue renegando del mismo. 

Como todo hito en la historia de la música, las anécdotas que rodean al mismo son muchas y daría para escribir infinidad de caracteres sobre ellos. Llegar a la concepción de “Iron Maiden” fue una tarea titánica para Harris y los suyos. La inestabilidad en la formación de la banda era una constante en aquellos primeros años de La Doncella de Hierro; miembros que entraban y salían de la agrupación como por una puerta giratoria; un mainstream que se negaba a abrirle las puertas a todo lo que estuviera relacionado al Heavy Metal (bueno, ¿cuándo no?); un productor (Will Malone) que tenía interés en cualquier cosa menos en trabajar con la banda. Con tantos factores en contra ¿cómo podría ser que estemos frente a una de las maravillas de la música pesada? La respuesta puede ser un tanto obvia, más proviniendo de un fan acérrimo de la banda, pero nunca podría ser más acertada: el talento no reconoce de trabas ni condicionamientos impuestos. Eso y sumado a la voluntad de hierro de una persona como Steve Harris, fueron los elementos claves para que Iron Maiden con su disco debut autotitulado hiciera historia. Porque cuando hablamos de música todo esto que intentamos resumir en elogios simplemente queda plasmado y mejor explicado en canciones que, por más que hayan sido concebidas con un sonido espantoso, permanecen inmutables al paso del tiempo. Acaso la pobre labor de Will Malone detrás de la consola de sonido no haya beneficiado más aún la mística y la magia emanadas de la placa, aún cuando sea el propio Harris el que nos lleve la contra; “Estábamos muy emocionados porque era nuestro primer disco y él (por Will Malone) simplemente estaba sentado con los pies en la consola con su periódico y fumando un cigarrillo. Cada vez que íbamos y le preguntábamos cómo había quedado una toma él  simplemente decía ´bah…pueden hacerlo mejor´ y seguía leyendo su periódico. Al final lo ignoramos. De hecho, la producción de este disco es muy pobre porque terminamos produciendo el disco nosotros mismos y no sabíamos realmente lo que hacíamos. Pudo haber sido un gran disco pero para mí nunca lo fue”. Estas reflexiones de Steve Harris se pueden ver en el documental “Early Days” y es necesario citarlas porque cuando hablamos de discos que trascienden el correr de los años los factores extra musicales son tan importantes como los musicales. 

Para Diciembre de 1979 la banda ya había firmado el contrato discográfico con EMI, movida en la que fue fundamental la visión y la estrategia del manager Rod Smallwood. Con todos los papeles en regla, ya estaba todo listo para que los muchachos puedan iniciar su carrera profesionalmente. Junto a Steve Harris estaban el incondicional Dave Murray (guitarra), Paul Di’Anno (voz) y Doug Sampson (batería); pero éste último, quien ya había grabado con la banda el demo “The Soundhouse Tapes”, antes de que finalizara el año decide bajarse del barco por problemas de salud. Su lugar sería reemplazado por el joven Clive Burr quien ya venía de militar en la banda Samson, otro de los nombres que sonaba fuerte por aquellos años dentro del movimiento denominado New Wave Of British Heavy Metal y en donde cantaba un tal Bruce Dickinson (las vueltas de la vida, suelen decirle). Faltaba sumar una guitarra más; y el elegido terminó siendo Dennis Stratton. Conformado ya el quinteto, en Enero de 1980 se dirigieron a los Kingsway Studios en Londres para plasmar su obra.

Para aquél entonces, canciones como “Prowler” o “Running Free” (el single seleccionado para promocionar el álbum) ya los habían acercado a un numeroso grupo de seguidores quienes quedaron estupefactos ante la potencia que desplegaba la banda. Bien es cierto que otros titanes del género como Judas Priest, Motörhead o Saxon ya se habían animado a subir los decibeles y llevar así al Heavy Metal a una nueva dimensión. Pero en Maiden había un factor decisivo proveniente del Rock Progresivo, lo cual los diferenciaba del resto, y que se hacía carne en la asombrosa digitación de Steve Harris con su bajo, allanándole el camino a las guitarras para que hagan su trabajo: es decir, los riffs estridentes y los solos cruzados donde los punteos ejecutados a la par pero tocando diferentes notas al mismo tiempo generaban un efecto irresistiblemente atractivo. Quizás la máxima expresión en lo que a guitarras se refiere podamos encontrarla en el instrumental “Transylvania”. Esos recursos, inéditos por aquél entonces, fueron suficientes para que Iron Maiden influenciara a todas las generaciones venideras dentro del Metal en todas sus variantes. Un buen ejemplo de ello también lo podemos encontrar en “Remember Tomorrow” (versionada frecuentemente por Metallica); con sus líneas de bajo iniciales que nos sumergen a una atmósfera oscura y melodramática para luego terminar estallando violentamente a la mitad de la canción. También cierta furia Punk la podemos encontrar en temas como “Charlotte The Harlot” – la única composición que le pertenece íntegramente a Dave Murray en toda la discografía de la banda – o en la propia “Iron Maiden”, canciones que calzaban perfectamente con el registro vocal agresivo de Paul Di’Anno, aunque también vale la pena mencionar que el cantante se lucía en momentos más relajados como en la balada “Strange World”. Pero si hay una canción que resume todos los recursos de los cuales se valía Iron Maiden y la cual es prácticamente la más aclamada por los fans de manera unánime a la hora de hablar de este LP ésa sin dudas es “Phantom of the Opera”. La prueba definitiva de que se podía combinar Rock Progresivo con la agresividad del Punk y con las armonías de las guitarras propias del Heavy Metal, se encuentran condensados en siete minutos y veinte segundos en donde Harris homenajea al personaje de la novela creada por Gastón Leroux.  

Y sí el contenido del disco era sencillamente impresionante, el envoltorio no podía ser menos. Aquí entra en escena otro personaje clave en la historia de la banda llamado Derek Riggs. El diseñador gráfico acabaría por darle vida al monstruo-mascota de Iron Maiden conocido como Eddie, el cual durante los primeros años de la banda era simplemente una máscara de Kabuki colgada al lado del logo de la banda, ubicada atrás de la batería cuando Maiden se presentaba en vivo en los pequeños circuitos ingleses, y que bombeaba humo cada vez que en los shows se ejecutaba la canción que les daba nombre. Ahora Riggs se encargaría de redefinir el concepto del personaje creando a una figura monstruosa, inspirada supuestamente en la cabeza de un soldado norteamericano clavada en una pica de un tanque vietnamita, la cual iría mutando con cada nuevo lanzamiento de la banda. Hoy en día todos estos recursos terroríficos poco podrían ser tomados en serio y hasta causarían gracia. Hace cuarenta años atrás Eddie simbolizaba el terror de todos los padres que no querían que sus hijos se acercaran a la música pesada, además de introducir todo un nuevo concepto para las bandas que querían captar seguidores con un merchandising aterrador. 

Ni bien salió a las calles, “Iron Maiden” trepó rápidamente en el top 10 británico y su consiguiente gira teloneando a Judas Priest por el Reino Unido y a Kiss por el resto de Europa, como así también su aparición en el famoso programa inglés “Tops of the Pops” ejecutando en vivo “Running Free” (la última vez que una banda no había hecho playback en ese programa fue con The Who en 1972), le permitió al quinteto presentarse ante audiencias más multitudinarias. El sueño comenzaba a hacerse realidad. Pero era solamente eso: el comienzo. Hoy, cuarenta años después del inicio de esta maravillosa historia que aún hoy se sigue escribiendo en páginas doradas, “Iron Maiden”, el disco, podrá seguir sonando mal tal cual lo afirma Steve Harris pero sigue siendo tan indispensable como en aquél entonces para comprender el génesis de una banda que se convertiría en uno de los pilares fundamentales del Heavy Metal.

Etiquetas: , , , ,


Asagraum en Murcia: “Sinfonías blasfemas se adueñaron de Murcia”
thumb image

En principio un miércoles no era el día idóneo para montar un show de metal extremo y en concreto de black metal, pero esto muchas veces no depende de las […]

Harp Twins en Barcelona: “Estoy viendo doble”
thumb image

En ocasiones, este oficio nos arrastra a rincones que ni en nuestros sueños más estrafalarios habríamos imaginado. Tras sumergirme en las fauces de Track To Hell durante un par de […]


thumb image
Honeymoon Suite
Alive (2024)
thumb image
Project Arcadia
Of Sins And Other Tales (2024)
thumb image
Becoming A.D.
Shedding Skin (2024)
thumb image
Chelsea Wolfe
She Reaches Out To She Reaches Out To She (2024)




 



Asagraum en Murcia: “Sinfonías blasfemas se adueñaron de Murcia”
thumb image

En principio un miércoles no era el día idóneo para montar un show de metal extremo y en concreto de black metal, pero esto muchas veces no depende de las […]

Harp Twins en Barcelona: “Estoy viendo doble”
thumb image

En ocasiones, este oficio nos arrastra a rincones que ni en nuestros sueños más estrafalarios habríamos imaginado. Tras sumergirme en las fauces de Track To Hell durante un par de […]


thumb image
Honeymoon Suite
Alive (2024)
thumb image
Project Arcadia
Of Sins And Other Tales (2024)
thumb image
Becoming A.D.
Shedding Skin (2024)
thumb image
Chelsea Wolfe
She Reaches Out To She Reaches Out To She (2024)