Redes Sociales:

Redes Sociales:

NOTICIAS / AGENDA / CRONICAS / ENTREVISTAS / RESEÑAS / ESPECIALES / CONTACTO


thumb image
KK's Priest
Sermons of the Sinner (2021)
EX1 Records

TRACKLIST:

1. Incarnation
2. Hellfire Thunderbolt
3. Sermons Of The Sinner
4. Sacerdote Y Diablo
5. Raise Your Fists
6. Brothers Of The Road
7. Metal Through And Through
8. Wild And Free
9. Hail For The Priest
10. Return Of The Sentinel

Sermons of the Sinner es el primer álbum del guitarrista Kenneth “KK” Downing desde su salida de Judas Priest en abril de 2011, que no fue una de esas separaciones amigables sino algo más parecido a un divorcio bien doloroso y vieja escuela. El alejamiento del inglés estuvo seguido de una serie de acusaciones entre ambas partes, con Downing incluso alegando que sus antiguos compañeros habían hecho una alianza con el management para sacarlo del grupo que él mismo había fundado, una movida con un paralelismo tal con el nombre de la banda que parecería sacado de algún guión mediocre de película de Hollywood.

De cualquier manera, KK se pasó la siguiente década en semi-retiro: aunque el guitarrista dijo que la idea de mencionar sus intenciones de retirarse en la carta que había mandado para anunciar su salida del grupo había sido una decisión que había tomado en caliente y que la gente de Judas Priest la publicó a pesar de que él había mandado otra donde se retractaba de sus declaraciones, el oriundo de Birmingham tuvo muy poca actividad, más allá de un par de créditos como invitado o productor. Pero una presentación junto al bajista David Ellefson (actualmente ex Megadeth) en 2019, en un evento titulado MegaPriest, le dio la idea a Downing de volver a las andadas, formando KK’s Priest y alistando a sus antiguos compañeros Tim “Ripper” Owens en voces y Les Binks en batería, quien más tarde fue reemplazado por Sean Elg (Cage) luego de sufrir una fractura de muñeca. Sumando al guitarrista AJ Mills y el bajista Tony Newton, Downing grabó y produjo este disco debut, editado el 1ro de octubre a través de EX1 Records.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: entrevista a Tim Ripper Owens

Cualquier fan de Judas Priest ya se podía imaginar cómo sonaría Sermons of the Sinner viendo los nombres de los temas, el título del álbum o siquiera el nombre de este nuevo emprendimiento de Downing. Y con sólo darle play, todo eso se confirma: el debut de KK’s Priest es puro metal ochentoso clásico y (casi) sin vueltas.

Luego de la dramática intro “Incarnation”, “Hellfire Thunderbolt” marca la pauta de casi todo el álbum, con su poderoso doble bombo, los riffs directos de Downing y Mills y la gran voz de Owens. No es una canción que dé como para escribir largo y tendido, pero no por eso deja de ser un muy buen comienzo para el disco, haciendo que suba la adrenalina con su velocidad y poder.

Tanto “Hellfire Thunderbolt” como las siguientes “Sermons of the Sinner” y “Sacerdote y Diablo” son intentos, exitosos, de explotar la fórmula de Painkiller (1990), algo que se hace obvio apenas escuchamos a Owens utilizando ese agudo estratosférico y chilloso que marca todo ese álbum. “Sacerdote y Diablo” es la que más llama la atención por el título y parte del estribillo en español, aunque no tenga tanto que ver con la temática de la canción en sí.

Las referencias a la etapa “dorada” de Judas Priest no se limitan a aquel pesadísimo opus: “Brothers of the Road” y “Wild and Free” toman mucha influencia de la duología Screaming for Vengeance (1982) y Defenders of the Faith (1984), con su sonido mucho más melódico y sus mensajes de libertad llenos de clichés metaleros y rockeros, quedando como algunas de las mejores del álbum. Y la estructura de “Hail for the Priest”, con un parte media extremadamente pesada con un inicio y un final oscuros y atmosféricos, bien podría recordar a la canción “The Sentinel”, una de las más recordadas de la banda.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: 5 debuts extraños en el metal

Hablando de “The Sentinel”, la final “Return of the Sentinel” es una secuela de aquel track que cerrara el Lado A de Defenders of the Faith, donde el Centinela vuelve para continuar su venganza, y aunque al final muera jura continuarla desde el otro mundo. Teniendo semejante peso detrás, tiene sentido la idea de crear un track épico de casi nueve minutos, donde Owens combina sus gritos agudos con guitarras acústicas y momentos atmosféricos. Pero no creo que sea la mejor forma de terminar el disco: las ideas son muy buenas, pero no están estructuradas de la mejor manera y se sienten un poco atadas con alambre.

Ese no es el único detalle que me termina de hacer ruido. La canción “Raise Your Fists” es un himno de cultura metalera que arranca con un buen riff, pero entre que a la transición a la parte de los coros le falta una buena pulida y que esos coros son extremadamente genéricos el track pierde mucha fuerza, quedando como una canción olvidable y que no agrega nada.

Y también está el tema del trabajo de Ripper Owens. No quiero que se me malinterprete: “Ripper” es un cantante con una técnica excelente, que maneja el pasaje entre voces como pocos y es genial poder escucharlo junto a KK Downing en un estilo más cercano al Judas Priest más tradicional, luego de los intentos modernos de Jugulator (1998) y Demolition (2001) que le tocaron a la etapa del estadounidense en la banda. Pero también me hubiera gustado escucharlo con melodías vocales más trabajadas: casi siempre sigue a las guitarras y casi podría decirse que queda encadenado a ellas, no pudiendo mostrar todo su potencial.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Iron Maiden – Senjutsu (2021)

Sermons of the Sinner es un trabajo hecho para fanáticos de Judas Priest: más que un mensaje creado por un predicador en busca de nuevos fieles, es una homilía que un sacerdote dirige a una congregación ya convencida. Es un trabajo entretenido, bien producido y bien tocado, aunque la falta de variedad en la fórmula puede llegar a cansar a quien no sea ultra fanático de ella. 

Como dije antes, hay detalles que se podrían haber mejorado: las letras son bastante infantiles (aunque tampoco es que las de Judas sean una maravilla) y hay un par de temas que se podrían haber mejorado o directamente cortado. Pero si uno está buscando un disco de puro metal con buenos solos y guitarras doble, no le convenció el último de Accept o no quiere esperar a que Primal Fear o Sinner saquen nuevo disco, este “sermón del pecador” es una buena suma a la lista de discos a escuchar.

Etiquetas: , , , , , ,

thumb image
KK's Priest
Sermons of the Sinner (2021)
EX1 Records

TRACKLIST:

1. Incarnation
2. Hellfire Thunderbolt
3. Sermons Of The Sinner
4. Sacerdote Y Diablo
5. Raise Your Fists
6. Brothers Of The Road
7. Metal Through And Through
8. Wild And Free
9. Hail For The Priest
10. Return Of The Sentinel




Sermons of the Sinner es el primer álbum del guitarrista Kenneth “KK” Downing desde su salida de Judas Priest en abril de 2011, que no fue una de esas separaciones amigables sino algo más parecido a un divorcio bien doloroso y vieja escuela. El alejamiento del inglés estuvo seguido de una serie de acusaciones entre ambas partes, con Downing incluso alegando que sus antiguos compañeros habían hecho una alianza con el management para sacarlo del grupo que él mismo había fundado, una movida con un paralelismo tal con el nombre de la banda que parecería sacado de algún guión mediocre de película de Hollywood.

De cualquier manera, KK se pasó la siguiente década en semi-retiro: aunque el guitarrista dijo que la idea de mencionar sus intenciones de retirarse en la carta que había mandado para anunciar su salida del grupo había sido una decisión que había tomado en caliente y que la gente de Judas Priest la publicó a pesar de que él había mandado otra donde se retractaba de sus declaraciones, el oriundo de Birmingham tuvo muy poca actividad, más allá de un par de créditos como invitado o productor. Pero una presentación junto al bajista David Ellefson (actualmente ex Megadeth) en 2019, en un evento titulado MegaPriest, le dio la idea a Downing de volver a las andadas, formando KK’s Priest y alistando a sus antiguos compañeros Tim “Ripper” Owens en voces y Les Binks en batería, quien más tarde fue reemplazado por Sean Elg (Cage) luego de sufrir una fractura de muñeca. Sumando al guitarrista AJ Mills y el bajista Tony Newton, Downing grabó y produjo este disco debut, editado el 1ro de octubre a través de EX1 Records.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: entrevista a Tim Ripper Owens

Cualquier fan de Judas Priest ya se podía imaginar cómo sonaría Sermons of the Sinner viendo los nombres de los temas, el título del álbum o siquiera el nombre de este nuevo emprendimiento de Downing. Y con sólo darle play, todo eso se confirma: el debut de KK’s Priest es puro metal ochentoso clásico y (casi) sin vueltas.

Luego de la dramática intro “Incarnation”, “Hellfire Thunderbolt” marca la pauta de casi todo el álbum, con su poderoso doble bombo, los riffs directos de Downing y Mills y la gran voz de Owens. No es una canción que dé como para escribir largo y tendido, pero no por eso deja de ser un muy buen comienzo para el disco, haciendo que suba la adrenalina con su velocidad y poder.

Tanto “Hellfire Thunderbolt” como las siguientes “Sermons of the Sinner” y “Sacerdote y Diablo” son intentos, exitosos, de explotar la fórmula de Painkiller (1990), algo que se hace obvio apenas escuchamos a Owens utilizando ese agudo estratosférico y chilloso que marca todo ese álbum. “Sacerdote y Diablo” es la que más llama la atención por el título y parte del estribillo en español, aunque no tenga tanto que ver con la temática de la canción en sí.

Las referencias a la etapa “dorada” de Judas Priest no se limitan a aquel pesadísimo opus: “Brothers of the Road” y “Wild and Free” toman mucha influencia de la duología Screaming for Vengeance (1982) y Defenders of the Faith (1984), con su sonido mucho más melódico y sus mensajes de libertad llenos de clichés metaleros y rockeros, quedando como algunas de las mejores del álbum. Y la estructura de “Hail for the Priest”, con un parte media extremadamente pesada con un inicio y un final oscuros y atmosféricos, bien podría recordar a la canción “The Sentinel”, una de las más recordadas de la banda.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: 5 debuts extraños en el metal

Hablando de “The Sentinel”, la final “Return of the Sentinel” es una secuela de aquel track que cerrara el Lado A de Defenders of the Faith, donde el Centinela vuelve para continuar su venganza, y aunque al final muera jura continuarla desde el otro mundo. Teniendo semejante peso detrás, tiene sentido la idea de crear un track épico de casi nueve minutos, donde Owens combina sus gritos agudos con guitarras acústicas y momentos atmosféricos. Pero no creo que sea la mejor forma de terminar el disco: las ideas son muy buenas, pero no están estructuradas de la mejor manera y se sienten un poco atadas con alambre.

Ese no es el único detalle que me termina de hacer ruido. La canción “Raise Your Fists” es un himno de cultura metalera que arranca con un buen riff, pero entre que a la transición a la parte de los coros le falta una buena pulida y que esos coros son extremadamente genéricos el track pierde mucha fuerza, quedando como una canción olvidable y que no agrega nada.

Y también está el tema del trabajo de Ripper Owens. No quiero que se me malinterprete: “Ripper” es un cantante con una técnica excelente, que maneja el pasaje entre voces como pocos y es genial poder escucharlo junto a KK Downing en un estilo más cercano al Judas Priest más tradicional, luego de los intentos modernos de Jugulator (1998) y Demolition (2001) que le tocaron a la etapa del estadounidense en la banda. Pero también me hubiera gustado escucharlo con melodías vocales más trabajadas: casi siempre sigue a las guitarras y casi podría decirse que queda encadenado a ellas, no pudiendo mostrar todo su potencial.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Iron Maiden – Senjutsu (2021)

Sermons of the Sinner es un trabajo hecho para fanáticos de Judas Priest: más que un mensaje creado por un predicador en busca de nuevos fieles, es una homilía que un sacerdote dirige a una congregación ya convencida. Es un trabajo entretenido, bien producido y bien tocado, aunque la falta de variedad en la fórmula puede llegar a cansar a quien no sea ultra fanático de ella. 

Como dije antes, hay detalles que se podrían haber mejorado: las letras son bastante infantiles (aunque tampoco es que las de Judas sean una maravilla) y hay un par de temas que se podrían haber mejorado o directamente cortado. Pero si uno está buscando un disco de puro metal con buenos solos y guitarras doble, no le convenció el último de Accept o no quiere esperar a que Primal Fear o Sinner saquen nuevo disco, este “sermón del pecador” es una buena suma a la lista de discos a escuchar.

Etiquetas: , , , , , ,


thumb image
Kerry King
From Hell I Rise (2024)
thumb image
Barbarian Swords
Fetid (2024)
thumb image
Night Shall Drape Us
Lunatic Choir (2024)
thumb image
Riot V
Mean Streets (2024)


 



thumb image
Kerry King
From Hell I Rise (2024)
thumb image
Barbarian Swords
Fetid (2024)
thumb image
Night Shall Drape Us
Lunatic Choir (2024)
thumb image
Riot V
Mean Streets (2024)