Redes Sociales:

Redes Sociales:

NOTICIAS / AGENDA / CRONICAS / ENTREVISTAS / RESEÑAS / ESPECIALES / CONTACTO


thumb image
Metallica
72 Seasons (2023)
Blackened Recordings

TRACKLIST

01. 72 Seasons
02. Shadows Follow
03. Screaming Suicide
04. Sleepwalk My Life Away
05. You Must Burn!
06. Lux Æterna
07. Crown Of Barbed Wire
08. Chasing Light
09. If Darkness Had A Son
10. Too Far Gone?
11. Room Of Mirrors
12. Inamorata

Estoy muy tentado de llamar al nuevo disco de Metallica menos por su nombre legal 72 Seasons y más como “Metallica XI: 72 Seasons”, porque cada álbum nuevo de los cuatro de California se siente menos como un lanzamiento normal de heavy metal y más como si estuviéramos esperando una nueva entrega de una saga de películas, de esas que uno busca ver incluso antes del estreno oficial y de la que se analiza en detalle cada mínimo adelanto: el hecho de que literalmente se hayan armado escuchas previas en cines termina por reforzar esta teoría.

La comparación más obvia podría llegar a ser Star Wars, donde Kill Em All, Ride The Lightning, Master of Puppets y …And Justice For All son el equivalente a la trilogía original,  Load, ReLoad y St. Anger son la segunda trilogía llena de cosas raras que nos hicieron esperar por años y que no salieron del todo bien, y ahora estaríamos en las nuevas películas, donde después de esa etapa experimental la gente encargada de este producto decidió que la mejor manera de enmendar los experimentos raros de esa segunda etapa es tomar lo hecho en esa etapa original y  repetir ese molde una y otra vez. Evité incluir al Álbum Negro porque todavía hay debate sobre si pertenece a la primera o segunda etapa.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: John Kevill (Warbringer): “¿Cómo esperas apasionar a la gente si no te muestras apasionado?”

Escuchar este nuevo disco es experimentar a un Metallica donde la única influencia de Metallica son si mismos: sin contar el inicio de “72 Seasons”, que suena como una versión más pesada de la intro de “Misirlou” de Dick Dale si la hubiera tocado Motörhead, Metallica suena a Metallica y a ninguna otra banda, como si quisieran ser una versión exagerada de ellos mismos. 

Esta es una manera elegante de decir que 72 Seasons suena igual que Hardwired… To Self-Destruct, que a su vez era una versión un poco menos comprimida de Death Magnetic. Las influencias oficiales podrán seguir siendo Diamond Head, Motörhead, Discharge y el resto de los que homenajearan con covers, pero la manera de hacer heavy/thrash/loquesea de Metallica es una que es imposible de comparar con cualquier banda pasada o actual, una que no remite a los ochentas, a los noventas o a alguna época en particular. Ninguna banda suena como este Metallica, pero eso es menos por su habilidad y más porque no sé por qué una banda buscaría sonar así.

72 Seasons no está falto de buenos momentos: “72 Seasons” me parece una buena canción para comenzar, con una intro fuerte y riffs trillados pero aguerridos, y “Lux Æterna” logra plasmar el sonido de la banda en menos de 4 minutos. Pero escuchas sucesivas confirman que en ningún momento el álbum justifica sus monstruosos 77 minutos de duración: desde Load Hetfield y compañía están empecinados en llenar la duración de un CD normal, y este es un hábito que deberían haber dejado en los noventas. Este es un disco al que faltó pasarle lima y tijeras por todos lados: casi todas las canciones se sienten dos o tres minutos más largas de lo que deberían, y una canción como “If Darkness Had A Son” bien podría haberse quedado en la caja de demos. 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: W.A.S.P en Barcelona: “La polémica está servida…”

Las canciones largas por parte de Metallica no son una novedad, pero en un disco como …And Justice For All había una idea progresiva de composiciones complejas, y 72 Seasons no tiene una idea progresiva porque ni las canciones ni el disco en si progresa: las 11 canciones suenan parecidas, los riffs suenan parecidos, los ritmos suenan parecidos, las vocalizaciones de Hetfield (“yeahs” incluidos) suenan más o menos todas parecidas, las letras parecen tener temas centrales pero ninguna parece ahondar mucho en ese tema, etcétera. Ni siquiera tiene el beneficio de alguna balada, un instrumental o una introducción de guitarras acústicas: no hay dinámica, no hay momentos de tensión o de suspenso. El sonido general es el equivalente de una imagen de stock de una banda de rock y poco más.

72 Seasons no es un disco incompetente: Lars Ulrich suena mejor de lo que uno esperaría detrás de la bata, y es interesante escuchar a Rob Trujillo haciendo algo más que servir como excusa para llenar una frecuencia en el máster final, no sólo teniendo la intro del disco a su cargo sino incluso aportando su voz en “You Must Burn!”, siendo su primera participación vocal en los 20 años que hace que está en la banda aunque sea limitándose a un par de voces de fondo completamente ignorables. Todo está en su lugar y cumple su función, pero no hay mucha alma o pasión de por medio sino más un conjunto de ítems que tenían que tachar para hacer las canciones.

En conclusión, 72 Seasons es un disco que cumple su función de justificar nuevos videos, nuevas giras por estadios, vender algunas remeras (aunque esa portada amarilla me parece espantosa, he visto remeras de St. Anger por la calle, así que hay un mercado para todo) y continuar el ciclo: los discos de Metallica son inevitabilidades de la vida a esta altura, de la misma manera que lo es que estos debuten en el primer puesto en al menos 15 países pero que nadie termine recordando alguna canción. Es un disco dentro de todo bien grabado e inofensivo en sus objetivos, pero me deja pensando que ningún disco de heavy metal debería poder describirse como inofensivo.

Etiquetas: , , , , ,

thumb image
Metallica
72 Seasons (2023)
Blackened Recordings

TRACKLIST

01. 72 Seasons
02. Shadows Follow
03. Screaming Suicide
04. Sleepwalk My Life Away
05. You Must Burn!
06. Lux Æterna
07. Crown Of Barbed Wire
08. Chasing Light
09. If Darkness Had A Son
10. Too Far Gone?
11. Room Of Mirrors
12. Inamorata




Estoy muy tentado de llamar al nuevo disco de Metallica menos por su nombre legal 72 Seasons y más como “Metallica XI: 72 Seasons”, porque cada álbum nuevo de los cuatro de California se siente menos como un lanzamiento normal de heavy metal y más como si estuviéramos esperando una nueva entrega de una saga de películas, de esas que uno busca ver incluso antes del estreno oficial y de la que se analiza en detalle cada mínimo adelanto: el hecho de que literalmente se hayan armado escuchas previas en cines termina por reforzar esta teoría.

La comparación más obvia podría llegar a ser Star Wars, donde Kill Em All, Ride The Lightning, Master of Puppets y …And Justice For All son el equivalente a la trilogía original,  Load, ReLoad y St. Anger son la segunda trilogía llena de cosas raras que nos hicieron esperar por años y que no salieron del todo bien, y ahora estaríamos en las nuevas películas, donde después de esa etapa experimental la gente encargada de este producto decidió que la mejor manera de enmendar los experimentos raros de esa segunda etapa es tomar lo hecho en esa etapa original y  repetir ese molde una y otra vez. Evité incluir al Álbum Negro porque todavía hay debate sobre si pertenece a la primera o segunda etapa.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: John Kevill (Warbringer): “¿Cómo esperas apasionar a la gente si no te muestras apasionado?”

Escuchar este nuevo disco es experimentar a un Metallica donde la única influencia de Metallica son si mismos: sin contar el inicio de “72 Seasons”, que suena como una versión más pesada de la intro de “Misirlou” de Dick Dale si la hubiera tocado Motörhead, Metallica suena a Metallica y a ninguna otra banda, como si quisieran ser una versión exagerada de ellos mismos. 

Esta es una manera elegante de decir que 72 Seasons suena igual que Hardwired… To Self-Destruct, que a su vez era una versión un poco menos comprimida de Death Magnetic. Las influencias oficiales podrán seguir siendo Diamond Head, Motörhead, Discharge y el resto de los que homenajearan con covers, pero la manera de hacer heavy/thrash/loquesea de Metallica es una que es imposible de comparar con cualquier banda pasada o actual, una que no remite a los ochentas, a los noventas o a alguna época en particular. Ninguna banda suena como este Metallica, pero eso es menos por su habilidad y más porque no sé por qué una banda buscaría sonar así.

72 Seasons no está falto de buenos momentos: “72 Seasons” me parece una buena canción para comenzar, con una intro fuerte y riffs trillados pero aguerridos, y “Lux Æterna” logra plasmar el sonido de la banda en menos de 4 minutos. Pero escuchas sucesivas confirman que en ningún momento el álbum justifica sus monstruosos 77 minutos de duración: desde Load Hetfield y compañía están empecinados en llenar la duración de un CD normal, y este es un hábito que deberían haber dejado en los noventas. Este es un disco al que faltó pasarle lima y tijeras por todos lados: casi todas las canciones se sienten dos o tres minutos más largas de lo que deberían, y una canción como “If Darkness Had A Son” bien podría haberse quedado en la caja de demos. 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: W.A.S.P en Barcelona: “La polémica está servida…”

Las canciones largas por parte de Metallica no son una novedad, pero en un disco como …And Justice For All había una idea progresiva de composiciones complejas, y 72 Seasons no tiene una idea progresiva porque ni las canciones ni el disco en si progresa: las 11 canciones suenan parecidas, los riffs suenan parecidos, los ritmos suenan parecidos, las vocalizaciones de Hetfield (“yeahs” incluidos) suenan más o menos todas parecidas, las letras parecen tener temas centrales pero ninguna parece ahondar mucho en ese tema, etcétera. Ni siquiera tiene el beneficio de alguna balada, un instrumental o una introducción de guitarras acústicas: no hay dinámica, no hay momentos de tensión o de suspenso. El sonido general es el equivalente de una imagen de stock de una banda de rock y poco más.

72 Seasons no es un disco incompetente: Lars Ulrich suena mejor de lo que uno esperaría detrás de la bata, y es interesante escuchar a Rob Trujillo haciendo algo más que servir como excusa para llenar una frecuencia en el máster final, no sólo teniendo la intro del disco a su cargo sino incluso aportando su voz en “You Must Burn!”, siendo su primera participación vocal en los 20 años que hace que está en la banda aunque sea limitándose a un par de voces de fondo completamente ignorables. Todo está en su lugar y cumple su función, pero no hay mucha alma o pasión de por medio sino más un conjunto de ítems que tenían que tachar para hacer las canciones.

En conclusión, 72 Seasons es un disco que cumple su función de justificar nuevos videos, nuevas giras por estadios, vender algunas remeras (aunque esa portada amarilla me parece espantosa, he visto remeras de St. Anger por la calle, así que hay un mercado para todo) y continuar el ciclo: los discos de Metallica son inevitabilidades de la vida a esta altura, de la misma manera que lo es que estos debuten en el primer puesto en al menos 15 países pero que nadie termine recordando alguna canción. Es un disco dentro de todo bien grabado e inofensivo en sus objetivos, pero me deja pensando que ningún disco de heavy metal debería poder describirse como inofensivo.

Etiquetas: , , , , ,


thumb image
Korpiklaani
Rankarumpu (2024)
thumb image
Celtian
Secretos de Amor y Muerte (2024)
thumb image
Darkflight
Entropy (2024)
thumb image
Wardra
Warden of the Stellar Crypts (2024)



 



thumb image
Korpiklaani
Rankarumpu (2024)
thumb image
Celtian
Secretos de Amor y Muerte (2024)
thumb image
Darkflight
Entropy (2024)
thumb image
Wardra
Warden of the Stellar Crypts (2024)