Redes Sociales:

Redes Sociales:

NOTICIAS / AGENDA / CRONICAS / ENTREVISTAS / RESEÑAS / ESPECIALES / CONTACTO


thumb image
Pearl Jam
Dark Matter (2024)
Monkeywrench

1 Scared of Fear
2 React, Respond
3 Wreckage
4 Dark Matter
5 Won’t Tell
6 Upper Hand
7 Waiting for Stevie
8 Running
9 Something Special
10 Got to Give
11 Setting Sun

En 2025 Pearl Jam va a estar cumpliendo 35 años de carrera, y eso suena tan extraño. No porque la banda no se lo merezca, sino más por el hecho de que fueran la única del grunge que logró mantenerse hasta el día de hoy de manera estable. De la vorágine de heroína y muerte en la que se había convertido la escena alternativa de Seattle para mediados de los noventas, Eddie Vedder y compañía terminarían persistiendo y erigiéndose como una de las bandas de rock más importantes de la década, casi pudiendo considerarlos abanderados del grunge para las generaciones siguientes, quisieran ellos aceptar ese papel o no.

Es que siempre hubo una diferencia importante entre Pearl Jam y sus compañeros de escena como Alice In Chains (quienes siguen al día de hoy, pero con una separación y 14 años de silencio discográfico de por medio), Soundgarden y sobre todo Nirvana: Pearl Jam tenía un sonido hecho para el éxito. Habrán salido del mismo contexto de bandas, pero las influencias del combo VedderMcCreadyGossardAment salían menos del under rockero de los ochentas y más de gente como Bruce Springsteen y Creedence Clearwater Revival: canciones con riffs épicos y estribillos como para que todo un estado coreara a viva voz. 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: 30 años de “Jar of Flies”: Tan raro y divertido como moscas en un tarro

Claro que su sonido y su permanencia a lo largo del tiempo ha hecho que Pearl Jam sea blanco de críticas. Algunos analistas dicen que tanto el sonido de estadio de la banda como el estilo vocal de Vedder terminaron influenciando a una enorme cantidad de grupos de “post grunge” que decidieron copiar el sonido de la movida grunge pero nada de su contenido (una crítica bastante estúpida, porque no creo que Pearl Jam hayan tenido como objetivo crear a Creed), los que dicen que sus últimos trabajos no vienen haciéndole honor a la historia de la banda (esto se suele decir de casi cualquier banda grande), y los que dicen que a esta altura son unos U2 con camisa de leñador (fuerte). 

Me preparé para la escucha de Dark Matter, su decimosegundo álbum de estudio, con toda la precaución que hace falta para analizar estos lanzamientos importantes. Y cuando lo escuché, me di cuenta de que hay veces que un detalle puede arruinar todo.

Antes de la salida de este nuevo disco pudimos escuchar tres singles, vamos a arrancar hablando de esas.

El primer adelanto del álbum fue “Dark Matter”. Esta busca ser la gran canción de estadio, con la introducción de batería de Matt Cameron, las guitarras poderosas, el bajo al frente y Vedder elevando la voz con su estilo típico. Es justo que sea la canción que bautice al disco… al menos en estilo. En la práctica, es un track que me da la sensación de ser más ruidoso que sustancioso, con un acompañamiento de guitarras poco inspirado y repetitivo. Es más como que hubieran querido componer algo para arrancar los recitales más que una canción hecha y derecha. Pero como anuncio del álbum, me imagino que debe hacer resultado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Crippling Alcoholism – With Love from a Padded Room (2024)

“Running” fue la segunda, y esta creo que funciona mejor. Es un track crudo, con bastante de la influencia punk que Pearl Jam fueron incorporando con el tiempo. La introducción de batería y bajo te prepara para lo que se viene, con una explosión de guitarras garageras. El acompañamiento de palmas por momentos me recuerda demasiado al infame intento garagero de Father of All de Green Day, pero por suerte no están tan al frente, dejándole espacio a Vedder para que haga lo suyo, con un final apoteósico de velocidad y distorsión, aunque con apenas 2 minutos y 19 segundos se sienta que algo le falta.

El último adelanto de Dark Matter fue “Wreckage”, dada a conocer dos días antes de la salida del álbum. Leí muchas reseñas que tenían sus (fuertes) dudas acerca de los dos primeros singles, pero esta canción les convenció y con justa razón: es el mejor de los tres adelantos y una de las mejores canciones del álbum. Pearl Jam viene experimentando hace rato con el country y el folk, y esta es una composición donde las influencias tanto de Tom Petty quedan a flor de piel. El acompañamiento de guitarras acústicas y teclados es simplemente hermoso, y la mezcla de la voz de Vedder con los coros convierte el estribillo en un momento desgarrador. En una época en la que la música country está teniendo su mejor momento en el mainstream musical estadounidense desde los noventas, no me sorprendería que “Wreckage” lograra tener éxito con ese público.

“Dark Matter” y “Running” serán bien rockeras, pero aparte de estas y “React, Respond” el material de Dark Matter va por un estilo más relajado, influenciado por el folk y el “heartland rock” de Springsteen y Petty, a veces poniendo más énfasis en las guitarras eléctricas y otras en las acústicas, con “Got To Give” y “Waiting For Stevie” como dos de las mejores de estas. Y creo que esto funciona muy bien, en parte porque Vedder parece sentirse más cómodo con ese registro más grave, y en parte porque hay un detalle que termina afectando de manera negativa a Dark Matter cuando quiere rockear: la mezcla.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Bruce Dickinson – The Mandrake Project (2024)

La producción estuvo a cargo de Andrew Watt, a quien es fácil subestimar porque su trabajo más conocido viene por el lado del pop y el rap, con gente como Post Malone, Cardi B y Justin Bieber entre los nombres que destacan en su currículum, pero que también ha trabajado con Ozzy Osbourne y acompaña a Vedder en su banda solista. Además de Ozzy también produjo Hackney Diamonds de los Rolling Stones y Every Loser de Iggy Pop, por lo que no me sorprendería de que busque ser una versión moderna de Rick Rubin, otro productor salido del mundo del hip hop que terminaría dejado su marca profunda en el rock. 

Sin embargo, parece que Watt terminó adoptando un vicio de las últimas décadas de Rubin. Menciono a Ozzy y a los Rolling Stones porque tanto Dark Matter como Ordinary Man y Patient Number 9 (los dos discos de Ozzy que produjo) y Hackney Diamonds tienen el mismo problema: la saturación en el sonido. Antes no sabía qué era lo que estaba pasando, hasta que noté que hay muchos momentos donde la batería suena muy sintética y que en los momentos más álgidos del álbum el sonido está tan comprimido que las guitarras se vuelven una bola de ruido acompañada por una batería. Es por eso que las canciones más relajadas funcionan mejor: es más difícil que se note la compresión si están tocando a un volumen más bajo.

Al menos acá no estoy escuchando a Vedder inundado de autotune, a diferencia de lo que pasó con Ozzy, pero creo que de ahora en más voy a ver con sospecha cada álbum donde Watt esté involucrado, al menos hasta nuevo aviso.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Ozzy Osbourne – Patient Number 9 (2022)

Como dije, el sonido de Dark Matter le juega en contra, a un punto en el que no tengo idea cómo una banda con tanta experiencia puede cometer ese error, y es una pena porque este álbum tiene algunas de las mejores canciones que Pearl Jam haya compuesto en la última década y media, con “Wreckage” a la cabeza. Me recuerda mucho a Death Magnetic, aquel álbum de Metallica que dio comienzo a muchas de las discusiones sobre el volumen saturado de los discos. Pero Dark Matter tampoco es un St. Anger, y si el lector es mucho menos exigente que yo seguramente podrá apreciar de manera más positiva este nuevo álbum del conjunto, que a pesar del paso del tiempo sigue teniendo la chispa, aunque no vaya a prender fuego todo.

Etiquetas: , , , , ,

thumb image
Pearl Jam
Dark Matter (2024)
Monkeywrench

1 Scared of Fear
2 React, Respond
3 Wreckage
4 Dark Matter
5 Won’t Tell
6 Upper Hand
7 Waiting for Stevie
8 Running
9 Something Special
10 Got to Give
11 Setting Sun




En 2025 Pearl Jam va a estar cumpliendo 35 años de carrera, y eso suena tan extraño. No porque la banda no se lo merezca, sino más por el hecho de que fueran la única del grunge que logró mantenerse hasta el día de hoy de manera estable. De la vorágine de heroína y muerte en la que se había convertido la escena alternativa de Seattle para mediados de los noventas, Eddie Vedder y compañía terminarían persistiendo y erigiéndose como una de las bandas de rock más importantes de la década, casi pudiendo considerarlos abanderados del grunge para las generaciones siguientes, quisieran ellos aceptar ese papel o no.

Es que siempre hubo una diferencia importante entre Pearl Jam y sus compañeros de escena como Alice In Chains (quienes siguen al día de hoy, pero con una separación y 14 años de silencio discográfico de por medio), Soundgarden y sobre todo Nirvana: Pearl Jam tenía un sonido hecho para el éxito. Habrán salido del mismo contexto de bandas, pero las influencias del combo VedderMcCreadyGossardAment salían menos del under rockero de los ochentas y más de gente como Bruce Springsteen y Creedence Clearwater Revival: canciones con riffs épicos y estribillos como para que todo un estado coreara a viva voz. 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: 30 años de “Jar of Flies”: Tan raro y divertido como moscas en un tarro

Claro que su sonido y su permanencia a lo largo del tiempo ha hecho que Pearl Jam sea blanco de críticas. Algunos analistas dicen que tanto el sonido de estadio de la banda como el estilo vocal de Vedder terminaron influenciando a una enorme cantidad de grupos de “post grunge” que decidieron copiar el sonido de la movida grunge pero nada de su contenido (una crítica bastante estúpida, porque no creo que Pearl Jam hayan tenido como objetivo crear a Creed), los que dicen que sus últimos trabajos no vienen haciéndole honor a la historia de la banda (esto se suele decir de casi cualquier banda grande), y los que dicen que a esta altura son unos U2 con camisa de leñador (fuerte). 

Me preparé para la escucha de Dark Matter, su decimosegundo álbum de estudio, con toda la precaución que hace falta para analizar estos lanzamientos importantes. Y cuando lo escuché, me di cuenta de que hay veces que un detalle puede arruinar todo.

Antes de la salida de este nuevo disco pudimos escuchar tres singles, vamos a arrancar hablando de esas.

El primer adelanto del álbum fue “Dark Matter”. Esta busca ser la gran canción de estadio, con la introducción de batería de Matt Cameron, las guitarras poderosas, el bajo al frente y Vedder elevando la voz con su estilo típico. Es justo que sea la canción que bautice al disco… al menos en estilo. En la práctica, es un track que me da la sensación de ser más ruidoso que sustancioso, con un acompañamiento de guitarras poco inspirado y repetitivo. Es más como que hubieran querido componer algo para arrancar los recitales más que una canción hecha y derecha. Pero como anuncio del álbum, me imagino que debe hacer resultado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Crippling Alcoholism – With Love from a Padded Room (2024)

“Running” fue la segunda, y esta creo que funciona mejor. Es un track crudo, con bastante de la influencia punk que Pearl Jam fueron incorporando con el tiempo. La introducción de batería y bajo te prepara para lo que se viene, con una explosión de guitarras garageras. El acompañamiento de palmas por momentos me recuerda demasiado al infame intento garagero de Father of All de Green Day, pero por suerte no están tan al frente, dejándole espacio a Vedder para que haga lo suyo, con un final apoteósico de velocidad y distorsión, aunque con apenas 2 minutos y 19 segundos se sienta que algo le falta.

El último adelanto de Dark Matter fue “Wreckage”, dada a conocer dos días antes de la salida del álbum. Leí muchas reseñas que tenían sus (fuertes) dudas acerca de los dos primeros singles, pero esta canción les convenció y con justa razón: es el mejor de los tres adelantos y una de las mejores canciones del álbum. Pearl Jam viene experimentando hace rato con el country y el folk, y esta es una composición donde las influencias tanto de Tom Petty quedan a flor de piel. El acompañamiento de guitarras acústicas y teclados es simplemente hermoso, y la mezcla de la voz de Vedder con los coros convierte el estribillo en un momento desgarrador. En una época en la que la música country está teniendo su mejor momento en el mainstream musical estadounidense desde los noventas, no me sorprendería que “Wreckage” lograra tener éxito con ese público.

“Dark Matter” y “Running” serán bien rockeras, pero aparte de estas y “React, Respond” el material de Dark Matter va por un estilo más relajado, influenciado por el folk y el “heartland rock” de Springsteen y Petty, a veces poniendo más énfasis en las guitarras eléctricas y otras en las acústicas, con “Got To Give” y “Waiting For Stevie” como dos de las mejores de estas. Y creo que esto funciona muy bien, en parte porque Vedder parece sentirse más cómodo con ese registro más grave, y en parte porque hay un detalle que termina afectando de manera negativa a Dark Matter cuando quiere rockear: la mezcla.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Bruce Dickinson – The Mandrake Project (2024)

La producción estuvo a cargo de Andrew Watt, a quien es fácil subestimar porque su trabajo más conocido viene por el lado del pop y el rap, con gente como Post Malone, Cardi B y Justin Bieber entre los nombres que destacan en su currículum, pero que también ha trabajado con Ozzy Osbourne y acompaña a Vedder en su banda solista. Además de Ozzy también produjo Hackney Diamonds de los Rolling Stones y Every Loser de Iggy Pop, por lo que no me sorprendería de que busque ser una versión moderna de Rick Rubin, otro productor salido del mundo del hip hop que terminaría dejado su marca profunda en el rock. 

Sin embargo, parece que Watt terminó adoptando un vicio de las últimas décadas de Rubin. Menciono a Ozzy y a los Rolling Stones porque tanto Dark Matter como Ordinary Man y Patient Number 9 (los dos discos de Ozzy que produjo) y Hackney Diamonds tienen el mismo problema: la saturación en el sonido. Antes no sabía qué era lo que estaba pasando, hasta que noté que hay muchos momentos donde la batería suena muy sintética y que en los momentos más álgidos del álbum el sonido está tan comprimido que las guitarras se vuelven una bola de ruido acompañada por una batería. Es por eso que las canciones más relajadas funcionan mejor: es más difícil que se note la compresión si están tocando a un volumen más bajo.

Al menos acá no estoy escuchando a Vedder inundado de autotune, a diferencia de lo que pasó con Ozzy, pero creo que de ahora en más voy a ver con sospecha cada álbum donde Watt esté involucrado, al menos hasta nuevo aviso.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Ozzy Osbourne – Patient Number 9 (2022)

Como dije, el sonido de Dark Matter le juega en contra, a un punto en el que no tengo idea cómo una banda con tanta experiencia puede cometer ese error, y es una pena porque este álbum tiene algunas de las mejores canciones que Pearl Jam haya compuesto en la última década y media, con “Wreckage” a la cabeza. Me recuerda mucho a Death Magnetic, aquel álbum de Metallica que dio comienzo a muchas de las discusiones sobre el volumen saturado de los discos. Pero Dark Matter tampoco es un St. Anger, y si el lector es mucho menos exigente que yo seguramente podrá apreciar de manera más positiva este nuevo álbum del conjunto, que a pesar del paso del tiempo sigue teniendo la chispa, aunque no vaya a prender fuego todo.

Etiquetas: , , , , ,


thumb image
Kerry King
From Hell I Rise (2024)
thumb image
Barbarian Swords
Fetid (2024)
thumb image
Night Shall Drape Us
Lunatic Choir (2024)
thumb image
Riot V
Mean Streets (2024)


 



thumb image
Kerry King
From Hell I Rise (2024)
thumb image
Barbarian Swords
Fetid (2024)
thumb image
Night Shall Drape Us
Lunatic Choir (2024)
thumb image
Riot V
Mean Streets (2024)