Redes Sociales:

Redes Sociales:

NOTICIAS / AGENDA / CRONICAS / ENTREVISTAS / RESEÑAS / ESPECIALES / CONTACTO
Judas Priest en Barcelona: “Una noche de metal legendario”

Judas Priest en Barcelona: “Una noche de metal legendario”

El 13 de junio me acerqué al Sant Jordi Club, atraído por la promesa de una noche extraordinaria en compañía de leyendas del metal. El bullicio de la multitud hacía […]

Mi Última Solución en Buenos Aires: “El gran festejo del core”

Mi Última Solución en Buenos Aires: “El gran festejo del core”

El post hardcore no es un estilo con el que haya tenido mucha interacción en mis tres décadas de vida, pero en este último año estuve bastante metido en ello […]

Rammstein en Barcelona: “Agua contra fuego”

Rammstein en Barcelona: “Agua contra fuego”

Foto portada: Paul Harries El 11 de junio me acerqué al Estadio Olímpico de Barcelona bajo una lluvia torrencial, una de esas lluvias que convierten las calles en ríos y […]

Bala en Barcelona: “Somos mucho más que dos”

Bala en Barcelona: “Somos mucho más que dos”

La sorpresa al entrar fue monumental. Bala, ese dúo gallego que ruge como una jauría desatada, tocaba en la sala grande de Paral·lel 62. Los murmullos de incredulidad y emoción […]

Temperance en Barcelona “Diversión asegurada”

Temperance en Barcelona “Diversión asegurada”

Ante la avalancha de conciertos y festivales la noche del viernes solo concentró a medio centenar de fans del heavy metal, Los madrileños Vanagloria entraron como acto de soporte el […]

Koma en Madrid: “Potencia y conquista”

Koma en Madrid: “Potencia y conquista”

Madrid, 26 de mayo de 2024, la legendaria banda de rock y metal Koma demostró anoche que sigue en plena forma con un concierto vibrante y lleno de energía en […]

Festival TocadaK en Buenos Aires: “Ecos de los dorados años noventa”

Festival TocadaK en Buenos Aires: “Ecos de los dorados años noventa”

En una jornada patria y de frío polar, con anuncios de posibles nevadas en la ciudad de Buenos Aires, nos acercamos a lo que fue el TocadaK Fest, donde grandes […]

Gorka Urbizu en Barcelona: “Por un eterno renacer”

Gorka Urbizu en Barcelona: “Por un eterno renacer”

En noviembre del 2019, en Iruña/Pamplona ante once mil seguidores, Gorka Urbizu daba por finiquitados veinticinco años al frente de Berri Txarrak, durante los que disco a disco, o gira […]

Leo Jiménez en Barcelona: “Sinfonía galáctica”

Leo Jiménez en Barcelona: “Sinfonía galáctica”

En una noche que podría haber sido diseñada por un caprichoso director de cine, la sala Razzmatazz 2 estaba a reventar. El 25 de mayo, Leo Jiménez y su séquito […]

Vended en Madrid: “Juventud, Divino Tesoro”

Vended en Madrid: “Juventud, Divino Tesoro”

El pasado sábado recibimos por primera vez en Madrid a los norteamericanos Vended, quienes liderados por Griffin Taylor y Simon Crahan (Os suenan los apellidos verdad?), llegaban a la capital […]


Primal en Buenos Aires: “Vengan todos, acá hay un lugar”
thumb image

El pasaporte de sus miembros marcará que la banda proviene de Los Ángeles, California, pero la realidad es que la serie de presentaciones de los estadounidenses Primal en Argentina se sienten más como de una banda nacional. Esto es porque su líder es Alberto Zamarbide, quien le pusiera voz a los álbumes de las leyendas V8 y después continuara su legado con Logos: establecido en EEUU hace dos décadas y media, tras la separación de Logos en 2013 el cantante armó Primal, grupo con el que se animó a cantar en inglés pero manteniendo la potencia de su sonido clásico, y con los que ya editó los álbumes Primal (2016) y Humachine (2023), este último el que estarían presentando en esta gira que aparte de Buenos Aires incluía Córdoba, Rosario y Morón entre sus destinos.

El sábado 6 de abril a las 19, El Teatrito de Sarmiento 1752 tenía una cantidad dentro de todo decente de metaleros esperando para un recital para el que faltarían como tres horas para que saliera la banda principal. A poco de la apertura de las puertas, salió al escenario El Legado, el primer grupo en la lista de teloneros. 

El quinteto se denomina como un simple grupo de hard rock y no les voy a llevar la contra, dándome un aire a Deep Purple gracias al uso del teclado bien prominente y los malabares vocales de su cantante Javier Barrozo (ex Lörihen, entre un largo etcétera), aunque adaptado al estilo del siglo XXI. El grupo sufrió un par de problemas con el sonido, debido a un volumen excesivo y a un ruido de acople, pero tanto el entusiasmo como la potencia mostrada compensaron bastante ese problema: estando frente a 50 personas, El Legado estaban como que tocaban en el Nippon Budokan en 1972. Buena manera de arrancar la noche, y el 24 de abril estarán teloneando a nada menos que Killswitch Engage y Gamma Ray en Vorterix.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Primal en Barcelona: “Luchador incansable del metal”

Seguía Maligno, banda que puede considerarse veterana con sus dos décadas y media de carrera en sus espaldas, con su álbum Maligno editado en 2022. Lo del cuarteto es bastante más crudo y callejero que su antecesor, con su thrash metal “motörheadiano” que no teme incluir elementos casi rock and roll en medio de la catarata de riffs y el repique incesante de la batería. Una banda de heavy “termo” en el mejor de los sentidos, perfecta para escuchar mientras se toma una cerveza barata y se chocan cabezas con el que se tenga al lado. 

Al igual que con El Legado, Maligno tendrían problemas con el sonido, en este caso que el cantante fuera muy difícil de oír: entre canciones estaba lo más bien, pero apenas comenzaban a tocar quedaba completamente tapado. Habrá sido un tema de la posición donde estaba o de cómo funciona el sonido, pero me llamó la atención que nunca se solucionara. Punto aparte la publicidad de Pastón Records que apareció, por si necesitan un lugar donde grabar.

El tercer y último lugar en la lista de teloneros se lo quedó Nómade, quinteto de Hurlingham también con décadas de trayectoria. Thrash metal con voces deathmetaleras, con canciones como “Consumismo” y “Sembrando Muerte”, inspirada por y dedicada a los combatientes de la Guerra de Malvinas, que muestran a una banda rabiosa y cruda, pero no por eso descuidada en su propuesta de riffs para revolear gente en el pogo. No es algo que se dé para un largo y profundo análisis: si te gusta el thrash, te gusta el death y las letras contestatarias clásicas del metal argentino, Nómade tienen el sonido perfecto para llegarle a todos esos aspectos de tus gustos.

A las 22 horas y con un Teatrito bastante poblado, los presentes pudimos ver el comienzo de la presentación de Primal, quienes arrancaron con la poderosa “The Cage”, que también abre su segundo álbum. Aparte de Beto, la base instrumental está compuesta por el guitarrista estadounidense Glenn Rogers, el bajista brasileño Cesar Ceregatti y el baterista argentino Jorge Iacobellis, conocido por su larga estadía en los thrasheros Hirax. Un combo privilegiado de músicos, pero que no lograba tapar el hecho de que el sonido estaba lejos de ser el mejor, y lo estaría a lo largo de toda la noche: varias instancias de acople, causadas aparentemente por un retorno, empañarían una noche que debería haber sido perfecta sin mucho esfuerzo.

Más allá de eso la banda se notaba poderosa, con Iacobellis demostrando su maestría detrás de los platillos, y se siguió notando en las siguientes “Wisdom” y “Unleash In Madness”. Como pasó con todas las canciones de Primal, fueron recibidas con headbanging y aplausos de parte de la gente, pero estaba claro que más allá de la obvia calidad del material de su banda actual esa no era la atracción principal para la enorme mayoría de la gente. Las cosas se pusieron más emocionantes en la segunda mitad, donde Beto dio paso al primer invitado de la noche: su hermano Esteban Zamarbide, de corto paso por Logos y que en su momento formara parte de Kissology

Es así que darían comienzo a “Cautivos del Sistema”, primera canción del catálogo de V8 de la noche, y una que tendría a la gente cantando, pogueando y haciendo todo tipo de desastres en el público. Además de Esteban, tendríamos también a Javier Barrozo uniéndose en las voces, dando lugar a un momento donde a pesar de los problemas de sonido se sentía una conexión y celebración de amigos.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: La H No Murió en Barcelona: “La H Inmortal”

La noche volvería a sus carriles normales, con el grupo siguiendo la presentación tanto de su nuevo disco como de su álbum debut. Beto Zamarbide se muestra poderoso en las voces, aunque por momentos estuvieran algo bajas (extrañamente algo que también se puede sentir en las versiones de estudio), y Glenn Rogers es guitarrista de esos con espalda para ser el único a cargo de los riffs. “End Times” y “Warrior’s Code” fueron un par de las que pasaron, cerrando la parte principal de la noche con “Betrayal” y la banda retirándose del escenario del Teatrito.

La vuelta de Primal dio comienzo a la “segunda parte”, por ponerlo de alguna manera, del evento. En este caso, Beto y Esteban nos traerían un “popourrí” (así marcado en el setlist) de canciones de V8, con ambos empuñando guitarras acústicas y dando un sentido más “íntimo” al concierto. Está claro que estas canciones no fueron diseñadas para ser tocadas en plan unplugged y el problema ese con el sonido siguió estando presente, pero queda claro que es una manera de darle un momento especial a la velada. Punto aparte para la inclusión de “Ciega Ambición” en la lista, y las imágenes de fondo mostrando fotos de la época con la formación clásica de Zamarbide, Gustavo Rowek y los fallecidos Osvaldo Civile y, obviamente, Ricardo Iorio.

Ya para el final, era momento de ir quemando los últimos cartuchos, y vaya que lo hicieron. Ya de vuelta al formato de banda completa, Primal le darían dos regalos a la gente con su interpretación de “Parcas Sangrientas”, con ese inicio de Zamarbide gritando “¡Heavy Metal!”, y luego con la inmortal “Destrucción”, sin lugar a dudas el himno del metal pesado nacional, y al que ni siquiera años de metaleros pidiéndola a gritos en los conciertos, por ganas o por meme, han logrado arrebatarle su poder, con todos y cada uno de los presentes cantándola a viva voz y haciendo estragos en el pogo. Y tras ello y sin mucha ceremonia de por medio, Beto Zamarbide le agradeció a los que habían ido y recordó la fecha que la banda tendría en Morón el lunes siguiente.

Está claro que esta nueva visita de Zamarbide y Primal a estos pagos podría haber estado mejor, sobre todo con el tema del sonido empañando a unos instrumentistas ensayados hasta el hartazgo y que claramente se conocen estas canciones como la palma de la mano. Pero el ambiente familiar y de reunión de amigos hizo bastante para compensar esos problemas: eso es algo que estará presente en cualquier paso del cantante por el país, y tendría que ocurrir un desastre tremendo para que no se dé. Así que más allá de las quejas que podamos tener, esperemos poder ver de vuelta al cantante en Argentina lo antes posible, para seguir pasando buenos momentos.

Fotos: Facundo Rodríguez

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

Primal en Buenos Aires: “Vengan todos, acá hay un lugar”
thumb image

El pasaporte de sus miembros marcará que la banda proviene de Los Ángeles, California, pero la realidad es que la serie de presentaciones de los estadounidenses Primal en Argentina se sienten más como de una banda nacional. Esto es porque su líder es Alberto Zamarbide, quien le pusiera voz a los álbumes de las leyendas V8 y después continuara su legado con Logos: establecido en EEUU hace dos décadas y media, tras la separación de Logos en 2013 el cantante armó Primal, grupo con el que se animó a cantar en inglés pero manteniendo la potencia de su sonido clásico, y con los que ya editó los álbumes Primal (2016) y Humachine (2023), este último el que estarían presentando en esta gira que aparte de Buenos Aires incluía Córdoba, Rosario y Morón entre sus destinos.

El sábado 6 de abril a las 19, El Teatrito de Sarmiento 1752 tenía una cantidad dentro de todo decente de metaleros esperando para un recital para el que faltarían como tres horas para que saliera la banda principal. A poco de la apertura de las puertas, salió al escenario El Legado, el primer grupo en la lista de teloneros. 

El quinteto se denomina como un simple grupo de hard rock y no les voy a llevar la contra, dándome un aire a Deep Purple gracias al uso del teclado bien prominente y los malabares vocales de su cantante Javier Barrozo (ex Lörihen, entre un largo etcétera), aunque adaptado al estilo del siglo XXI. El grupo sufrió un par de problemas con el sonido, debido a un volumen excesivo y a un ruido de acople, pero tanto el entusiasmo como la potencia mostrada compensaron bastante ese problema: estando frente a 50 personas, El Legado estaban como que tocaban en el Nippon Budokan en 1972. Buena manera de arrancar la noche, y el 24 de abril estarán teloneando a nada menos que Killswitch Engage y Gamma Ray en Vorterix.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Primal en Barcelona: “Luchador incansable del metal”

Seguía Maligno, banda que puede considerarse veterana con sus dos décadas y media de carrera en sus espaldas, con su álbum Maligno editado en 2022. Lo del cuarteto es bastante más crudo y callejero que su antecesor, con su thrash metal “motörheadiano” que no teme incluir elementos casi rock and roll en medio de la catarata de riffs y el repique incesante de la batería. Una banda de heavy “termo” en el mejor de los sentidos, perfecta para escuchar mientras se toma una cerveza barata y se chocan cabezas con el que se tenga al lado. 

Al igual que con El Legado, Maligno tendrían problemas con el sonido, en este caso que el cantante fuera muy difícil de oír: entre canciones estaba lo más bien, pero apenas comenzaban a tocar quedaba completamente tapado. Habrá sido un tema de la posición donde estaba o de cómo funciona el sonido, pero me llamó la atención que nunca se solucionara. Punto aparte la publicidad de Pastón Records que apareció, por si necesitan un lugar donde grabar.

El tercer y último lugar en la lista de teloneros se lo quedó Nómade, quinteto de Hurlingham también con décadas de trayectoria. Thrash metal con voces deathmetaleras, con canciones como “Consumismo” y “Sembrando Muerte”, inspirada por y dedicada a los combatientes de la Guerra de Malvinas, que muestran a una banda rabiosa y cruda, pero no por eso descuidada en su propuesta de riffs para revolear gente en el pogo. No es algo que se dé para un largo y profundo análisis: si te gusta el thrash, te gusta el death y las letras contestatarias clásicas del metal argentino, Nómade tienen el sonido perfecto para llegarle a todos esos aspectos de tus gustos.

A las 22 horas y con un Teatrito bastante poblado, los presentes pudimos ver el comienzo de la presentación de Primal, quienes arrancaron con la poderosa “The Cage”, que también abre su segundo álbum. Aparte de Beto, la base instrumental está compuesta por el guitarrista estadounidense Glenn Rogers, el bajista brasileño Cesar Ceregatti y el baterista argentino Jorge Iacobellis, conocido por su larga estadía en los thrasheros Hirax. Un combo privilegiado de músicos, pero que no lograba tapar el hecho de que el sonido estaba lejos de ser el mejor, y lo estaría a lo largo de toda la noche: varias instancias de acople, causadas aparentemente por un retorno, empañarían una noche que debería haber sido perfecta sin mucho esfuerzo.

Más allá de eso la banda se notaba poderosa, con Iacobellis demostrando su maestría detrás de los platillos, y se siguió notando en las siguientes “Wisdom” y “Unleash In Madness”. Como pasó con todas las canciones de Primal, fueron recibidas con headbanging y aplausos de parte de la gente, pero estaba claro que más allá de la obvia calidad del material de su banda actual esa no era la atracción principal para la enorme mayoría de la gente. Las cosas se pusieron más emocionantes en la segunda mitad, donde Beto dio paso al primer invitado de la noche: su hermano Esteban Zamarbide, de corto paso por Logos y que en su momento formara parte de Kissology

Es así que darían comienzo a “Cautivos del Sistema”, primera canción del catálogo de V8 de la noche, y una que tendría a la gente cantando, pogueando y haciendo todo tipo de desastres en el público. Además de Esteban, tendríamos también a Javier Barrozo uniéndose en las voces, dando lugar a un momento donde a pesar de los problemas de sonido se sentía una conexión y celebración de amigos.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: La H No Murió en Barcelona: “La H Inmortal”

La noche volvería a sus carriles normales, con el grupo siguiendo la presentación tanto de su nuevo disco como de su álbum debut. Beto Zamarbide se muestra poderoso en las voces, aunque por momentos estuvieran algo bajas (extrañamente algo que también se puede sentir en las versiones de estudio), y Glenn Rogers es guitarrista de esos con espalda para ser el único a cargo de los riffs. “End Times” y “Warrior’s Code” fueron un par de las que pasaron, cerrando la parte principal de la noche con “Betrayal” y la banda retirándose del escenario del Teatrito.

La vuelta de Primal dio comienzo a la “segunda parte”, por ponerlo de alguna manera, del evento. En este caso, Beto y Esteban nos traerían un “popourrí” (así marcado en el setlist) de canciones de V8, con ambos empuñando guitarras acústicas y dando un sentido más “íntimo” al concierto. Está claro que estas canciones no fueron diseñadas para ser tocadas en plan unplugged y el problema ese con el sonido siguió estando presente, pero queda claro que es una manera de darle un momento especial a la velada. Punto aparte para la inclusión de “Ciega Ambición” en la lista, y las imágenes de fondo mostrando fotos de la época con la formación clásica de Zamarbide, Gustavo Rowek y los fallecidos Osvaldo Civile y, obviamente, Ricardo Iorio.

Ya para el final, era momento de ir quemando los últimos cartuchos, y vaya que lo hicieron. Ya de vuelta al formato de banda completa, Primal le darían dos regalos a la gente con su interpretación de “Parcas Sangrientas”, con ese inicio de Zamarbide gritando “¡Heavy Metal!”, y luego con la inmortal “Destrucción”, sin lugar a dudas el himno del metal pesado nacional, y al que ni siquiera años de metaleros pidiéndola a gritos en los conciertos, por ganas o por meme, han logrado arrebatarle su poder, con todos y cada uno de los presentes cantándola a viva voz y haciendo estragos en el pogo. Y tras ello y sin mucha ceremonia de por medio, Beto Zamarbide le agradeció a los que habían ido y recordó la fecha que la banda tendría en Morón el lunes siguiente.

Está claro que esta nueva visita de Zamarbide y Primal a estos pagos podría haber estado mejor, sobre todo con el tema del sonido empañando a unos instrumentistas ensayados hasta el hartazgo y que claramente se conocen estas canciones como la palma de la mano. Pero el ambiente familiar y de reunión de amigos hizo bastante para compensar esos problemas: eso es algo que estará presente en cualquier paso del cantante por el país, y tendría que ocurrir un desastre tremendo para que no se dé. Así que más allá de las quejas que podamos tener, esperemos poder ver de vuelta al cantante en Argentina lo antes posible, para seguir pasando buenos momentos.

Fotos: Facundo Rodríguez

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

thumb image
The Lurking Corpses
Lurking After Midnight (2024)
thumb image
In Ashes
Burned and Disposed (2024)
thumb image
Domination
Echoes of Persecution (2024)
thumb image
Frail Body
Artificial Bouquet (2024)


 



thumb image
The Lurking Corpses
Lurking After Midnight (2024)
thumb image
In Ashes
Burned and Disposed (2024)
thumb image
Domination
Echoes of Persecution (2024)
thumb image
Frail Body
Artificial Bouquet (2024)