Redes Sociales:

Redes Sociales:

NOTICIAS / AGENDA / CRONICAS / ENTREVISTAS / RESEÑAS / ESPECIALES / CONTACTO
Airbourne en Madrid: “La gran fiesta del rock’n’roll”

Airbourne en Madrid: “La gran fiesta del rock’n’roll”

Lo acontecido el pasado jueves 1 de diciembre en el imponente Palacio de Vistalegre situado en el barrio de Vista Alegre en Carabanchel (Madrid), evidencia cómo a veces al asistir […]

Behemoth y Arch Enemy en Buenos Aires: “Un ritual de música rebelde al extremo”

Behemoth y Arch Enemy en Buenos Aires: “Un ritual de música rebelde al extremo”

El pasado lunes 21 de noviembre se presentaron en el Teatro Flores de la Ciudad de Buenos Aires dos de los más grandes exponentes de la música pesada actual en […]

Frank Carter & the Rattlesnakes en Barcelona: “Adrenalina, rastas, tatuajes y punk rock”

Frank Carter & the Rattlesnakes en Barcelona: “Adrenalina, rastas, tatuajes y punk rock”

Texto y Fotografías: Markceröck Unos minutos de retraso no es nada después de años de pandemia. Los canadienses The OBGMs dieron el vamos a esta tarde de punk. Dignos herederos […]

In Flames en Barcelona: “Eminencias de Gotemburgo”

In Flames en Barcelona: “Eminencias de Gotemburgo”

Desde temprano ya se podía ver muchísima gente colmando el Razzmatazz. No era para menos: el cartel generaba muchísimas expectativas para el público, con cuatro bandas suecas donde predomina el […]

Nile en Barcelona: “Los faraones del death metal”

Nile en Barcelona: “Los faraones del death metal”

Crónica y fotos: Mavi Parra A pesar de estar aconteciendo otros conciertos en la ciudad, los fanáticos del death metal extremo acudieron el domingo 27 de noviembre a la Sala […]

Anvil en Barcelona: “Al mal tiempo, buena cara”

Anvil en Barcelona: “Al mal tiempo, buena cara”

Texto: Jordi K. Vilaplana Siguiendo con la avalancha de bolos de la semana, y sin tiempo para recuperarnos del notable concierto de Udo Dirkschneider, hoy es el turno de Anvil, […]

Los Rucos de la Terraza en Guadalaja: “Luto y marranada”

Los Rucos de la Terraza en Guadalaja: “Luto y marranada”

Faltaban pocos minutos para las 9 de la noche cuando desde adentro del Foro Independencia una voz profesaba que ya no había más boletos. Ninguna sorpresa, pues momentos antes alguien […]

Opeth en Barcelona: “Recorrido histórico en el 30º aniversario”

Opeth en Barcelona: “Recorrido histórico en el 30º aniversario”

Texto: Júlia Benevelli Por allá en esos tiempos de antes de la pandemia, que tan lejanos se sienten, se rumoreaba que los gigantes suecos del prog, Opeth, estaban ideando una […]

Stick To Your Guns en Barcelona: “Hardcore en la cresta de la ola”

Stick To Your Guns en Barcelona: “Hardcore en la cresta de la ola”

El hardcore en los últimos años ha tenido la particularidad de que sus giras podrían ser consideradas como “mini festivales” ya que la gran mayoría de grupos del género, a […]

U.D.O. en Barcelona: “¿Udo juega su última partida?”

U.D.O. en Barcelona: “¿Udo juega su última partida?”

Texto: Jordi K. Vilaplana / Ramon Pros Dicen que no puedes hacer según qué cosas los martes, pero… ¡a un concierto de U.D.O. no faltes, y menos si toca Peter […]


Beast In Black en Buenos Aires: “Metal para el pogo y el baile”
thumb image

Desde que Santana diera tres recitales en octubre de 1973 y abriera la escena rockera argentina a las visitas internacionales, el público argento ha forjado una relación especial con un grupo selecto de bandas. Los ejemplos clásicos son Die Toten Hosen, Megadeth, Ramones (y, por extensión, Marky Ramone) y los Rolling Stones, a juzgar no sólo por la cantidad de recitales que dieron sino también por la enorme expectativa que cada nueva visita genera. En un escalón más abajo podría entrar Nightwish, que no tendrá la cantidad de visitas de los anteriores pero es innegable que nueve recitales en 22 años es más que respetable si le sumamos el factor “expectativas”, y Tarja Turunen como solista no sólo tiene casi 40 recitales sino también variedad de lugares. Y no es por hacer futurología, pero no me sorprendería que Beast In Black lleguen a meterse en la lista.

La mención de Nightwish obviamente viene a caso porque los finlandeses estaban preparando ese noveno recital en Argentina el domingo 16 de octubre (Día de la Madre, coincidentemente) en el Luna Park. Con la gente revolucionada por tener de vuelta a la banda de Tuomas Holopainen en el país, personalmente asumí que varios se iban a olvidar que estas leyendas del metal sinfónico no iban a venir solas, siendo que en su gira latinoamericana traerían como teloneros de lujo a sus compatriotas Beast In Black, en la que sería la primera visita de este quinteto de Helsinki no sólo a Argentina, sino a Latinoamérica. Es por eso que no me sorprendería que muchos aprovecharan el recital propio que la banda iba a dar el 15 de octubre en El Teatrito (Sarmiento 1752) como una suerte de previa a la visita de Nightwish.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Messa en Barcelona: “La hora del lobo”

Llegué al Teatrito hacia las 19:50, con una fila que casi llegaba hasta Callao. La entrada fue muy ordenada, con un cacheo rápido antes de entrar al sector de recitales, y este profesionalismo también se vio cuando a las 20:00 en punto, tal cual había avisado, salieron a escena los teloneros nacionales Beto Vazquez Infinity para ir calentando los motores. Este proyecto multitudinario liderado por el ex bajista de Nepal debe ser de las bandas argentinas de metal con la visión más puesta en el mercado internacional, algo que va más allá de tener las letras en inglés, y eso es algo que logran pasar al contexto en vivo.

El quinteto hizo un repaso de su extensa discografía, poniendo énfasis en su último trabajo Mental Asylum (2021) con tracks como “Faster Than You” y la cambiante “Sto-Vo-Kor” (donde la banda pidió al público que cantara el estribillo), pero también pasando por otros de sus trabajos. No hay tanto que se pueda hacer en un tiempo tan acotado, pero el grupo hizo lo mejor con lo que tenía, incluso mechando un cover de “Eagle Fly Free” de Helloween, que más allá de los teclados demasiado prominentes salió más que aprobado.

Como detalle especial, quiero destacar que BVI haya podido utilizar la batería de la banda principal, algo que puede parecer mínimo pero que hace una diferencia importante tanto al momento de la prueba de sonido como en el movimiento arriba del escenario. Ojalá se viera algo así más seguido.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Visions Of Atlantis en Barcelona: “El metal de los mares”

Apenas tuvimos que esperar media hora para el evento principal, y a las 21:12 (We are the Priests! Of the Temples of Syrinx!) apareció en el fondo la portada de Dark Connection, el último álbum de Beast In Black, y los finlandeses salieron al acotado escenario del Teatrito para dar paso a “Blade Runner”, canción que también da comienzo al álbum. Ese inicio tuvo a los guitarristas Anton Kabanen y Kasperi Heikkinen, junto al bajista húngaro Máté Molnár, en una coreografía sincronizada con sus instrumentos, ya así dándole la bienvenida al cantante Yannis Papadopoulos

El campo del Teatrito estalló en la marea de pogo que ese inicio se merece, algo que se convirtió en una marea de baile cuando pasaron a “From Hell With Love”, canción que da título a su álbum de 2019. La manera en la que muchos se movían al ritmo de este eslabón perdido entre el power metal y el pop bailable de los ochentas demuestra que cualquiera tiene el baile en la sangre, y es llamativo cómo Beast In Black lograron no sólo encontrar ese punto medio, sino seguir sonando como una banda de metal entre las baterías plásticas y las capas de teclados, algo que se confirma al verlos en vivo. Mención especial para el baterista Atte Palokangas, quien visualmente parecerá más un miembro de los setentas de Kansas pero es una pieza fundamental al momento de mantener ese sonido bailable en las canciones.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Blutengel en Madrid: “Un Estreno Triunfal, Tras Varios Años De Espera”

En sus primeras palabras para el público, Papadopoulos mencionó a todos que habían venido directamente desde Europa para tocar en Argentina y traernos “verdadero metal”, un término muy particular viniendo de una banda que resultó ser muy buena para hacer una mezcla de estilos que en otra época les hubiera valido la crucifixión por parte de los medios metaleros. Por suerte, ese discurso se dio antes de continuar con la mismísima “Beast In Black”, primera canción de su debut Berserker que demuestra que el grupo tiene bien en claro sus orígenes pesados. Como contrapunto la siguieron con “Highway To Mars”, otra explosión de teclados del último álbum y un doblete que demuestra que hasta cierto punto los Beast In Black estarán más que conscientes de esa contradicción.

“Cry Out For A Hero” se llevó como respuesta otro pogo brutal por parte del público, que al término comenzó a corear el nombre de Yannis, a lo que el griego (por si no captaron su origen por el nombre) respondió haciendo un saludo al público femenino y mencionando que “le habían contado que las mujeres argentinas eran hermosas” antes de dar paso a “Bella Donna”, otro número bailable que convirtió por unos minutos al Teatrito en un boliche lleno de gente con remeras de Maiden y Helloween.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Jinjer en Buenos Aires: “Crónica de un regreso triunfal”

Luego de que “Unlimited Sin” terminara con la gente al coro de “¡Pelado! ¡Pelado!” dedicado al cantante, Papadopoulos pidió a todos que hicieran luz con las pantallas de los celulares para lo que terminaría siendo “Ghost In The Rain”, una de esas baladas ochentosas que le vienen como anillo al dedo a esta banda. ¿Y qué decir de la siguiente “Midnight Rendezvous”? En realidad no hay tanto para decir más allá que sea un temazo en estudio y en vivo, aunque alguno se debe haber asustado cuando Yannis casi se cae por la escalera del Teatrito.

Después de recibir su segunda bolsa de regalos de la noche (la primera que pude ver que el contenido era un dulce de leche, aunque Yannis dijo que eran drogas), el cantante griego volvió a agradecer a toda la gente, destacando que este fuera el primer recital de Beast In Black en Argentina como banda principal y ya hubieran vendido todas las entradas, haciendo la clásica de prometer que el grupo volvería, ya en un lugar más, y siguieron esa promesa con “The Fifth Angel”.

“Sweet True Lies”, con su pesado inicio de batería, y “Hardcore” continuaron con la carnicería, además de tener a Yannis mencionando lo asombrado que estaba de que el típico canto argentino de “Olé Olé Olé” fuera tan parecido al de la hinchada del PAOK, el equipo de fútbol de Tesalónica, su ciudad de origen. Fue así que comenzó un discurso bastante emotivo sobre no rendirse ante las adversidades, algo bastante profundo aunque fuera sólo para dar paso a “No Surrender”, seguida de la épica “Blood of a Lion”.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Frantic Amber en Barcelona: “La Mercè sí tiene (death) metal”

“Die By The Blade” fue otra recibida de manera entusiasta por la gente, que incluso abrió un círculo en el medio para el pogo, pero eso fue nada comparado con la esperadísima “One Night In Tokyo”, ese llamativo hit que tuvo a los fans vibrando al ritmo de esta suerte de synthwave metalero que los finlandeses se sacaron de la manga en sus últimos discos. 

Ya para el final dejarían la pesada “Blind and Frozen” (una de esas canciones cuya pesadez metalera contrasta con su letra lacrimógena) y “End of the World”, su cierre tradicional. Deseando ver caras repetidas en la presentación que darían como teloneros de Nightwish al día siguiente, Beast In Black se retiran sin gastar tiempo en bises, luego de poco menos de 100 minutos de recital. Y la gente se retiró lo más contenta.

Lo de Beast In Black no es para todo el mundo, sobre todo para aquellos cuya definición de “heavy metal” sea un tanto acotada. Pero hay algo en la propuesta de estos finlandeses que da justo en el clavo cuando logra llegarle a un público: cualquiera sea la opinión sobre las canciones, ciertamente ninguna te deja indiferente. Esa presentación en El Teatrito, con su gran sonido y el carisma de los músicos, demostró que el quinteto tiene el talento necesario para llevarla a cabo, y también para ganarse el corazón de un público en el otro costado del mundo.

Galería: Martes Rubí (Gentileza: Metal Argento)

Etiquetas: , , , , , , ,

Beast In Black en Buenos Aires: “Metal para el pogo y el baile”
thumb image

Desde que Santana diera tres recitales en octubre de 1973 y abriera la escena rockera argentina a las visitas internacionales, el público argento ha forjado una relación especial con un grupo selecto de bandas. Los ejemplos clásicos son Die Toten Hosen, Megadeth, Ramones (y, por extensión, Marky Ramone) y los Rolling Stones, a juzgar no sólo por la cantidad de recitales que dieron sino también por la enorme expectativa que cada nueva visita genera. En un escalón más abajo podría entrar Nightwish, que no tendrá la cantidad de visitas de los anteriores pero es innegable que nueve recitales en 22 años es más que respetable si le sumamos el factor “expectativas”, y Tarja Turunen como solista no sólo tiene casi 40 recitales sino también variedad de lugares. Y no es por hacer futurología, pero no me sorprendería que Beast In Black lleguen a meterse en la lista.

La mención de Nightwish obviamente viene a caso porque los finlandeses estaban preparando ese noveno recital en Argentina el domingo 16 de octubre (Día de la Madre, coincidentemente) en el Luna Park. Con la gente revolucionada por tener de vuelta a la banda de Tuomas Holopainen en el país, personalmente asumí que varios se iban a olvidar que estas leyendas del metal sinfónico no iban a venir solas, siendo que en su gira latinoamericana traerían como teloneros de lujo a sus compatriotas Beast In Black, en la que sería la primera visita de este quinteto de Helsinki no sólo a Argentina, sino a Latinoamérica. Es por eso que no me sorprendería que muchos aprovecharan el recital propio que la banda iba a dar el 15 de octubre en El Teatrito (Sarmiento 1752) como una suerte de previa a la visita de Nightwish.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Messa en Barcelona: “La hora del lobo”

Llegué al Teatrito hacia las 19:50, con una fila que casi llegaba hasta Callao. La entrada fue muy ordenada, con un cacheo rápido antes de entrar al sector de recitales, y este profesionalismo también se vio cuando a las 20:00 en punto, tal cual había avisado, salieron a escena los teloneros nacionales Beto Vazquez Infinity para ir calentando los motores. Este proyecto multitudinario liderado por el ex bajista de Nepal debe ser de las bandas argentinas de metal con la visión más puesta en el mercado internacional, algo que va más allá de tener las letras en inglés, y eso es algo que logran pasar al contexto en vivo.

El quinteto hizo un repaso de su extensa discografía, poniendo énfasis en su último trabajo Mental Asylum (2021) con tracks como “Faster Than You” y la cambiante “Sto-Vo-Kor” (donde la banda pidió al público que cantara el estribillo), pero también pasando por otros de sus trabajos. No hay tanto que se pueda hacer en un tiempo tan acotado, pero el grupo hizo lo mejor con lo que tenía, incluso mechando un cover de “Eagle Fly Free” de Helloween, que más allá de los teclados demasiado prominentes salió más que aprobado.

Como detalle especial, quiero destacar que BVI haya podido utilizar la batería de la banda principal, algo que puede parecer mínimo pero que hace una diferencia importante tanto al momento de la prueba de sonido como en el movimiento arriba del escenario. Ojalá se viera algo así más seguido.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Visions Of Atlantis en Barcelona: “El metal de los mares”

Apenas tuvimos que esperar media hora para el evento principal, y a las 21:12 (We are the Priests! Of the Temples of Syrinx!) apareció en el fondo la portada de Dark Connection, el último álbum de Beast In Black, y los finlandeses salieron al acotado escenario del Teatrito para dar paso a “Blade Runner”, canción que también da comienzo al álbum. Ese inicio tuvo a los guitarristas Anton Kabanen y Kasperi Heikkinen, junto al bajista húngaro Máté Molnár, en una coreografía sincronizada con sus instrumentos, ya así dándole la bienvenida al cantante Yannis Papadopoulos

El campo del Teatrito estalló en la marea de pogo que ese inicio se merece, algo que se convirtió en una marea de baile cuando pasaron a “From Hell With Love”, canción que da título a su álbum de 2019. La manera en la que muchos se movían al ritmo de este eslabón perdido entre el power metal y el pop bailable de los ochentas demuestra que cualquiera tiene el baile en la sangre, y es llamativo cómo Beast In Black lograron no sólo encontrar ese punto medio, sino seguir sonando como una banda de metal entre las baterías plásticas y las capas de teclados, algo que se confirma al verlos en vivo. Mención especial para el baterista Atte Palokangas, quien visualmente parecerá más un miembro de los setentas de Kansas pero es una pieza fundamental al momento de mantener ese sonido bailable en las canciones.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Blutengel en Madrid: “Un Estreno Triunfal, Tras Varios Años De Espera”

En sus primeras palabras para el público, Papadopoulos mencionó a todos que habían venido directamente desde Europa para tocar en Argentina y traernos “verdadero metal”, un término muy particular viniendo de una banda que resultó ser muy buena para hacer una mezcla de estilos que en otra época les hubiera valido la crucifixión por parte de los medios metaleros. Por suerte, ese discurso se dio antes de continuar con la mismísima “Beast In Black”, primera canción de su debut Berserker que demuestra que el grupo tiene bien en claro sus orígenes pesados. Como contrapunto la siguieron con “Highway To Mars”, otra explosión de teclados del último álbum y un doblete que demuestra que hasta cierto punto los Beast In Black estarán más que conscientes de esa contradicción.

“Cry Out For A Hero” se llevó como respuesta otro pogo brutal por parte del público, que al término comenzó a corear el nombre de Yannis, a lo que el griego (por si no captaron su origen por el nombre) respondió haciendo un saludo al público femenino y mencionando que “le habían contado que las mujeres argentinas eran hermosas” antes de dar paso a “Bella Donna”, otro número bailable que convirtió por unos minutos al Teatrito en un boliche lleno de gente con remeras de Maiden y Helloween.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Jinjer en Buenos Aires: “Crónica de un regreso triunfal”

Luego de que “Unlimited Sin” terminara con la gente al coro de “¡Pelado! ¡Pelado!” dedicado al cantante, Papadopoulos pidió a todos que hicieran luz con las pantallas de los celulares para lo que terminaría siendo “Ghost In The Rain”, una de esas baladas ochentosas que le vienen como anillo al dedo a esta banda. ¿Y qué decir de la siguiente “Midnight Rendezvous”? En realidad no hay tanto para decir más allá que sea un temazo en estudio y en vivo, aunque alguno se debe haber asustado cuando Yannis casi se cae por la escalera del Teatrito.

Después de recibir su segunda bolsa de regalos de la noche (la primera que pude ver que el contenido era un dulce de leche, aunque Yannis dijo que eran drogas), el cantante griego volvió a agradecer a toda la gente, destacando que este fuera el primer recital de Beast In Black en Argentina como banda principal y ya hubieran vendido todas las entradas, haciendo la clásica de prometer que el grupo volvería, ya en un lugar más, y siguieron esa promesa con “The Fifth Angel”.

“Sweet True Lies”, con su pesado inicio de batería, y “Hardcore” continuaron con la carnicería, además de tener a Yannis mencionando lo asombrado que estaba de que el típico canto argentino de “Olé Olé Olé” fuera tan parecido al de la hinchada del PAOK, el equipo de fútbol de Tesalónica, su ciudad de origen. Fue así que comenzó un discurso bastante emotivo sobre no rendirse ante las adversidades, algo bastante profundo aunque fuera sólo para dar paso a “No Surrender”, seguida de la épica “Blood of a Lion”.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Frantic Amber en Barcelona: “La Mercè sí tiene (death) metal”

“Die By The Blade” fue otra recibida de manera entusiasta por la gente, que incluso abrió un círculo en el medio para el pogo, pero eso fue nada comparado con la esperadísima “One Night In Tokyo”, ese llamativo hit que tuvo a los fans vibrando al ritmo de esta suerte de synthwave metalero que los finlandeses se sacaron de la manga en sus últimos discos. 

Ya para el final dejarían la pesada “Blind and Frozen” (una de esas canciones cuya pesadez metalera contrasta con su letra lacrimógena) y “End of the World”, su cierre tradicional. Deseando ver caras repetidas en la presentación que darían como teloneros de Nightwish al día siguiente, Beast In Black se retiran sin gastar tiempo en bises, luego de poco menos de 100 minutos de recital. Y la gente se retiró lo más contenta.

Lo de Beast In Black no es para todo el mundo, sobre todo para aquellos cuya definición de “heavy metal” sea un tanto acotada. Pero hay algo en la propuesta de estos finlandeses que da justo en el clavo cuando logra llegarle a un público: cualquiera sea la opinión sobre las canciones, ciertamente ninguna te deja indiferente. Esa presentación en El Teatrito, con su gran sonido y el carisma de los músicos, demostró que el quinteto tiene el talento necesario para llevarla a cabo, y también para ganarse el corazón de un público en el otro costado del mundo.

Galería: Martes Rubí (Gentileza: Metal Argento)

Etiquetas: , , , , , , ,

thumb image
League of Distortion
League of Distortion (2022)
thumb image
Dragonfly
Domine XV (2022)
thumb image
Throwing Bricks
The Burden (2022)
thumb image
Nickelback
Get Rollin'



thumb image
League of Distortion
League of Distortion (2022)
thumb image
Dragonfly
Domine XV (2022)
thumb image
Throwing Bricks
The Burden (2022)
thumb image
Nickelback
Get Rollin'