Redes Sociales:

Redes Sociales:

NOTICIAS / AGENDA / CRONICAS / ENTREVISTAS / RESEÑAS / ESPECIALES / CONTACTO
Judas Priest en Barcelona: “Una noche de metal legendario”

Judas Priest en Barcelona: “Una noche de metal legendario”

El 13 de junio me acerqué al Sant Jordi Club, atraído por la promesa de una noche extraordinaria en compañía de leyendas del metal. El bullicio de la multitud hacía […]

Mi Última Solución en Buenos Aires: “El gran festejo del core”

Mi Última Solución en Buenos Aires: “El gran festejo del core”

El post hardcore no es un estilo con el que haya tenido mucha interacción en mis tres décadas de vida, pero en este último año estuve bastante metido en ello […]

Rammstein en Barcelona: “Agua contra fuego”

Rammstein en Barcelona: “Agua contra fuego”

Foto portada: Paul Harries El 11 de junio me acerqué al Estadio Olímpico de Barcelona bajo una lluvia torrencial, una de esas lluvias que convierten las calles en ríos y […]

Bala en Barcelona: “Somos mucho más que dos”

Bala en Barcelona: “Somos mucho más que dos”

La sorpresa al entrar fue monumental. Bala, ese dúo gallego que ruge como una jauría desatada, tocaba en la sala grande de Paral·lel 62. Los murmullos de incredulidad y emoción […]

Temperance en Barcelona “Diversión asegurada”

Temperance en Barcelona “Diversión asegurada”

Ante la avalancha de conciertos y festivales la noche del viernes solo concentró a medio centenar de fans del heavy metal, Los madrileños Vanagloria entraron como acto de soporte el […]

Koma en Madrid: “Potencia y conquista”

Koma en Madrid: “Potencia y conquista”

Madrid, 26 de mayo de 2024, la legendaria banda de rock y metal Koma demostró anoche que sigue en plena forma con un concierto vibrante y lleno de energía en […]

Festival TocadaK en Buenos Aires: “Ecos de los dorados años noventa”

Festival TocadaK en Buenos Aires: “Ecos de los dorados años noventa”

En una jornada patria y de frío polar, con anuncios de posibles nevadas en la ciudad de Buenos Aires, nos acercamos a lo que fue el TocadaK Fest, donde grandes […]

Gorka Urbizu en Barcelona: “Por un eterno renacer”

Gorka Urbizu en Barcelona: “Por un eterno renacer”

En noviembre del 2019, en Iruña/Pamplona ante once mil seguidores, Gorka Urbizu daba por finiquitados veinticinco años al frente de Berri Txarrak, durante los que disco a disco, o gira […]

Leo Jiménez en Barcelona: “Sinfonía galáctica”

Leo Jiménez en Barcelona: “Sinfonía galáctica”

En una noche que podría haber sido diseñada por un caprichoso director de cine, la sala Razzmatazz 2 estaba a reventar. El 25 de mayo, Leo Jiménez y su séquito […]

Vended en Madrid: “Juventud, Divino Tesoro”

Vended en Madrid: “Juventud, Divino Tesoro”

El pasado sábado recibimos por primera vez en Madrid a los norteamericanos Vended, quienes liderados por Griffin Taylor y Simon Crahan (Os suenan los apellidos verdad?), llegaban a la capital […]


Hellfest 2023 Día 4: “Todavía hostiles”
thumb image

Cuarto y último día del Hellfest, así que decidimos dar comienzo a la última jornada del festival con un grupo del que había visto muchas discusiones en Internet: el dúo australiano Skynd. Las canciones sobre asesinos seriales y otras cosas turbias han tenido siempre un lugar en el mundo de la música industrial y Skynd han decidido hacer de eso el foco de su propuesta, titulando canciones con nombres como “Edmund Kemper”, “Richard Ramirez” y otros amantes de la sangre. 

Sin embargo, no puedo decir que me haya impresionado mucho la música en sí del dúo, una combinación medio obvia de rock industrial y trap que no siento que logre capturar la atmósfera de uno ni la fuerza del otro. Hay un cuidado importante detrás de la imagen de la banda, pero me gustaría que lo aplicaran también a hacer música más interesante. Como punto positivo, la cantante Skynd tiene un gran talento para el entretenimiento en vivo, lo cual le suma puntos a la propuesta.

Al término de los australianos, nos dirigimos del segundo escenario al Valley para presenciar lo hecho por los belgas Wolvennest. En el mar de bandas de “doom retro” con estética de película de terror de los sesentas y setentas, lo del sexteto este es de lo más particular, combinando los riffs sabbatheros con black metal y cosas ambientales. La cantante Shazzula tienen una presencia enorme tanto detrás del micrófono como detrás de los teclados, metiendo tanto voces limpias como un grito que bien podría ser el de una bruja observando a sus víctimas desde la oscuridad, aportando el toque perfecto en canciones como “Swear To Fire” y “Ritual Lovers”. Aunque me hubiera gustado verlos en un ambiente más “íntimo” que fuera de la mano con la atmósfera ritual de sus canciones, es una propuesta que invita a ser revisitada donde sea.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Hellfest 2023 Día 1: “Luces, diamantes y rock”

Apenas terminaron, volvimos al segundo escenario para ver a las suecas Thundermother. El cuarteto pasó por un recambio importante en los últimos años, con 2017 y principios de 2023 marcando la salida de casi todas sus integrantes con excepción de la guitarrista Filippa Nässil: qué nos dice esto sobre su situación interna (encima sumando que las otras tres formaron una banda aparte) sólo podemos especular, pero la líder ha encontrado otro grupo de chicas para seguir adelante con sus riffs de puro rock’n’roll. 

Linnéa Vikström (sí, hija del cantante de Therion) hace un buen cantante detrás del micrófono, aunque no creo que todavía se haya acostumbrado de verdad a la banda, mientras que la baterista Joan Massing y la bajista Majsan Lindberg (quien regresó tras irse en 2021) dan una base firme a canciones como “Whatever” y “Driving in Style”. Es una banda agradable y perfecta para cabecear un rato al ritmo del maldito rock’n’roll, aunque la inestabilidad del grupo siempre siembra dudas y puede llegar a entorpecer su evolución.

Pasado el mediodía comenzó a llover muy fuerte sobre la zona del festival, por lo que tuvimos que correr a refugiarnos durante un rato largo. Pasado ese inconveniente mínimo, durante el cual nos perdimos la actuación de los estadounidenses The Menzingers, pudimos ver a otros estadounidenses que les siguieron en la lista del segundo escenario: Halestorm, banda que siempre me confundiré con los metaleros piratas Alestorm apenas vea su nombre. Viéndolos en vivo, está claro que la cantante y guitarrista Lzzy Hale es el punto de inflexión en la fórmula de la banda: sin su voz poderosa y su presencia en vivo, Halestorm sería considerado sólo otro Shinedown, Nickelback o cualquier otra banda de hard rock genérico norteamericano.

Creo que con eso queda en claro que no me puedo considerar fan de Halestorm, sin importar lo dedicados que sean sus seguidores: mucho riff copiado y pegado, mucha pesadez aguada y aceptable para las radios rockeras yankees. Pero no por eso voy a negar el talento de la banda, sobre todo el de Lzzy para animar a la gente, además del gancho de canciones como “Back From the Dead” y “The Steeple”. Pero siguen sin parecerme mucho más que una banda del montón más allá de su cantante.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Hellfest 2023 Día 2: “Rock’n’roll hasta la medianoche”

Nuestra experiencia en el escenario principal comenzó con la presentación de los hardcore Hatebreed. Con una bandera enorme detrás detallando la portada del último Weight of the False Self, los liderados por Jamey Jasta escupieron riff tras riff llenos de groove y furia, con la gente dejándose el cuello haciendo headbanging. Está claro que el estilo del grupo es, a falta de un mejor adjetivo, repetitivo en grandes dosis, y las diatribas de Jasta en las canciones de Hatebreed no ayudan, pero está claro que hay razones muy obvias detrás del éxito de quinteto, dando la banda sonora perfecta para intercambiar golpes con tu vecino en el pit.

Y hablando de grupos con los que tengo una relación complicada, la tarde siguió con los suecos Amon Amarth. Los suecos se presentaron con una escenografía gigante que incluía un casco enorme con cuernos en el lugar de la batería y dos drakkares gigantes a los lados, yendo de la mano con la temática vikinga del grupo. 

Hará década y media que la banda no saca un disco que de verdad me llame la atención, tal vez por haberse quedado atrapados en un nicho tan específico como el del “death metal melódico con letras sobre vikingos”, pero en vivo la mezcla de esa temática, la escenografía digna de Spinal Tap y la misma actuación del quinteto, con un setlist limitado pero lleno de energía con canciones como “The Way of Vikings” y “Raise Your Horns”, seguramente dejó contentos a todos los fans de la banda que se amucharon en el campo.

Y ya que mencionamos antes a Spinal Tap, ¿qué mejor manera de seguir con algo de comedia voluntaria? El dúo Tenacious D es otra banda con la que he tenido mis idas y venidas, pero cuando su chiste me llega lo hace con toda la fuerza. Jack Black y Kyle Gass tienen una química enorme, y escucharlo tirar un “Merci beaucoup!” al final de “Video Games”, su homenaje country tanto a los videojuegos como a Red Dead Redemption 2, es encantador, y lo mismo pensó la gente, con los aplausos que se llevaron.

Pudimos disfrutar de clasicazos como “The Metal”, “Tribute”, su delicada y romántica balada “Fuck Her Gently” y su cover extrañamente serio de “Wicked Game”, la canción country pop de Chris Isaak, hicieron de las delicias de la gente, que pasó un buen rato pudiendo reírse un poco de los típicos clichés del público metalero más cuadrado pero con canciones pegadizas.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Hellfest 2023 Día 3: “Máquinas del apocalipsis”

Mentiría si dijera que le tenía muchas esperanzas a la vuelta de “Pantera” de la mano de Phil Anselmo y Rex Brown. El uso de comillas es completamente intencional, porque tengo muchos conflictos con la idea de una versión de Pantera que no incluye a los hermanos Abbott, los mismísimos fundadores de la banda y el motor que la mantuvo adelante tanto en su etapa glam como en su explosión groovera de los noventas. ¿Se imaginan a Iron Maiden sin Steve Harris o a los Rolling Stones sin Mick Jagger y Keith Richards? Que esto recién se pudiera hacer tras la muerte de Vinnie Paul en 2018 es una herida demasiado profunda contra el grupo, incluso si en guitarra tenemos a Zakk Wylde, de quien durante años escuché que sería el reemplazo perfecto para un hipotético regreso de Pantera a la actividad.

Pero dejando eso de lado, un tema del que se puede hablar por horas y horas, ¿qué se puede decir de la presentación de este tributo que decidieron bautizar como Pantera a secas? El segundo escenario arrancaba cubierto por un enorme telón negro con el logo de la banda en rojo, mientras de fondo sonaba “Regular People (Conceit)” de Vulgar Display of Power, más tarde dándole paso a “In Heaven”, canción de la banda sonora de Eraserhead, con las siluetas blancas de Vinnie y Dimebag Darrell apareciendo a los lados en las pantallas. Apenas las suaves voces terminaron, Wylde le dio inicio a la introducción de “A New Level”, que al explotar marcó la caída del telón, revelando a un Phil Anselmo con una remera roja de Pantera y, llamativamente, descalzo, una decisión que me enteré que tomó hace rato al momento de tributar a la banda.

Una de las grandes preocupaciones que tenía era justamente Anselmo, del que desde hace años se viene hablando acerca de sus problemas vocales, causados por décadas de estar gritando desde el fondo de su alma al micrófono y otros excesos. Lo último que quería ver era que se quedara sin voz, pero parece que Anselmo pensó lo mismo siendo que su voz se mantuvo en un nivel correcto a lo largo de la presentación, tanto en las canciones como agitando al público. La lista incluyó canciones de los cinco álbumes “oficiales” de Pantera, con un énfasis importante en Vulgar Display of Power y en Far Beyond Driven (¿El álbum más pesado en llegar al primer puesto de Billboard?), con nueve canciones entre ambos.

Escuchando a Anselmo dejarse la garganta en “Fucking Hostile”, “Suicide Note Pt. II” y al final con “Cowboys From Hell”, es fácil llegar a la conclusión de que a pesar de tener todo en contra, este tributo a una de las bandas más importantes del metal de los noventas al menos sabe presentar las canciones. Rex Brown sigue siendo de los bajistas más sólidos del metal, y tener a Charlie Benante (Anthrax) detrás de los platos fue una elección inspirada, replicando el estilo de Vinnie Paul y estableciéndose como una aplanadora del doble bombo. Sí, presentarse simplemente como Pantera y haberlo hecho recién tras la muerte del último miembro que había estado desde el inicio es desafortunado, pero el producto final es mucho mejor de lo que esperaba, o al menos la versión que pude ver sobre el escenario de Clisson.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Copenhell 2023 Día 1: “Pandemonio en Dinamarca”

Y hablando de bandas con una ausencia importante, Slipknot se encargaron de cerrar las presentaciones en el escenario principal. La gira europea de los enmascarados ha estado marcada por la ausencia del percusionista Shawn Crahan, quien decidió bajarse de la gira para poder quedarse con su esposa, quien está pasando por un problema de salud. Más allá de lo que uno considere que aporta su papel en la banda, el hecho de que sea el último miembro original que le queda a los de Iowa es de un simbolismo importante, y aunque su ausencia esté completamente justificada es algo que hace pensar.

Pero centrándonos en el ambiente en vivo, lo de Slipknot sigue siendo una seguidilla constante de golpes en la cara, un bombazo de riffs graves, distorsión y una batería que no se cansa de repiquetear. “The Blister Exists” marcó el inicio de la fiesta, con todo el campo agitando la cabeza y gritando la canción en coro, más tarde alternando clásicos con canciones de su último disco The End, So Far, un título que se ha tomado un significado incluso más tenebroso considerando la reciente salida del tecladista Craig Jones apenas unos días antes. Pero eso no quita que bombazos como “Psychosocial”, “The Heretic Anthem”, “People = Shit”, “Duality” y muchos más siguen teniendo la misma fuerza en vivo, con Corey Taylor siendo una bestia detrás del micrófono.

Así que en los últimos años los hilos detrás del espectáculo del grupo se han vuelto cada vez más visibles, más allá de lo explosivo que siga siendo. Pero eso no quita que en vivo sean una aplanadora, y que toda la gente en Clisson se haya ido del campo con una enorme sonrisa y unos cuantos golpes por los tremendos pogos que la banda sigue generando. Decidan por ustedes mismos, pero en mi caso creo que Slipknot sigue teniendo esa chispa y energía como para seguir adelante.

 

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Hellfest 2023 Día 4: “Todavía hostiles”
thumb image

Cuarto y último día del Hellfest, así que decidimos dar comienzo a la última jornada del festival con un grupo del que había visto muchas discusiones en Internet: el dúo australiano Skynd. Las canciones sobre asesinos seriales y otras cosas turbias han tenido siempre un lugar en el mundo de la música industrial y Skynd han decidido hacer de eso el foco de su propuesta, titulando canciones con nombres como “Edmund Kemper”, “Richard Ramirez” y otros amantes de la sangre. 

Sin embargo, no puedo decir que me haya impresionado mucho la música en sí del dúo, una combinación medio obvia de rock industrial y trap que no siento que logre capturar la atmósfera de uno ni la fuerza del otro. Hay un cuidado importante detrás de la imagen de la banda, pero me gustaría que lo aplicaran también a hacer música más interesante. Como punto positivo, la cantante Skynd tiene un gran talento para el entretenimiento en vivo, lo cual le suma puntos a la propuesta.

Al término de los australianos, nos dirigimos del segundo escenario al Valley para presenciar lo hecho por los belgas Wolvennest. En el mar de bandas de “doom retro” con estética de película de terror de los sesentas y setentas, lo del sexteto este es de lo más particular, combinando los riffs sabbatheros con black metal y cosas ambientales. La cantante Shazzula tienen una presencia enorme tanto detrás del micrófono como detrás de los teclados, metiendo tanto voces limpias como un grito que bien podría ser el de una bruja observando a sus víctimas desde la oscuridad, aportando el toque perfecto en canciones como “Swear To Fire” y “Ritual Lovers”. Aunque me hubiera gustado verlos en un ambiente más “íntimo” que fuera de la mano con la atmósfera ritual de sus canciones, es una propuesta que invita a ser revisitada donde sea.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Hellfest 2023 Día 1: “Luces, diamantes y rock”

Apenas terminaron, volvimos al segundo escenario para ver a las suecas Thundermother. El cuarteto pasó por un recambio importante en los últimos años, con 2017 y principios de 2023 marcando la salida de casi todas sus integrantes con excepción de la guitarrista Filippa Nässil: qué nos dice esto sobre su situación interna (encima sumando que las otras tres formaron una banda aparte) sólo podemos especular, pero la líder ha encontrado otro grupo de chicas para seguir adelante con sus riffs de puro rock’n’roll. 

Linnéa Vikström (sí, hija del cantante de Therion) hace un buen cantante detrás del micrófono, aunque no creo que todavía se haya acostumbrado de verdad a la banda, mientras que la baterista Joan Massing y la bajista Majsan Lindberg (quien regresó tras irse en 2021) dan una base firme a canciones como “Whatever” y “Driving in Style”. Es una banda agradable y perfecta para cabecear un rato al ritmo del maldito rock’n’roll, aunque la inestabilidad del grupo siempre siembra dudas y puede llegar a entorpecer su evolución.

Pasado el mediodía comenzó a llover muy fuerte sobre la zona del festival, por lo que tuvimos que correr a refugiarnos durante un rato largo. Pasado ese inconveniente mínimo, durante el cual nos perdimos la actuación de los estadounidenses The Menzingers, pudimos ver a otros estadounidenses que les siguieron en la lista del segundo escenario: Halestorm, banda que siempre me confundiré con los metaleros piratas Alestorm apenas vea su nombre. Viéndolos en vivo, está claro que la cantante y guitarrista Lzzy Hale es el punto de inflexión en la fórmula de la banda: sin su voz poderosa y su presencia en vivo, Halestorm sería considerado sólo otro Shinedown, Nickelback o cualquier otra banda de hard rock genérico norteamericano.

Creo que con eso queda en claro que no me puedo considerar fan de Halestorm, sin importar lo dedicados que sean sus seguidores: mucho riff copiado y pegado, mucha pesadez aguada y aceptable para las radios rockeras yankees. Pero no por eso voy a negar el talento de la banda, sobre todo el de Lzzy para animar a la gente, además del gancho de canciones como “Back From the Dead” y “The Steeple”. Pero siguen sin parecerme mucho más que una banda del montón más allá de su cantante.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Hellfest 2023 Día 2: “Rock’n’roll hasta la medianoche”

Nuestra experiencia en el escenario principal comenzó con la presentación de los hardcore Hatebreed. Con una bandera enorme detrás detallando la portada del último Weight of the False Self, los liderados por Jamey Jasta escupieron riff tras riff llenos de groove y furia, con la gente dejándose el cuello haciendo headbanging. Está claro que el estilo del grupo es, a falta de un mejor adjetivo, repetitivo en grandes dosis, y las diatribas de Jasta en las canciones de Hatebreed no ayudan, pero está claro que hay razones muy obvias detrás del éxito de quinteto, dando la banda sonora perfecta para intercambiar golpes con tu vecino en el pit.

Y hablando de grupos con los que tengo una relación complicada, la tarde siguió con los suecos Amon Amarth. Los suecos se presentaron con una escenografía gigante que incluía un casco enorme con cuernos en el lugar de la batería y dos drakkares gigantes a los lados, yendo de la mano con la temática vikinga del grupo. 

Hará década y media que la banda no saca un disco que de verdad me llame la atención, tal vez por haberse quedado atrapados en un nicho tan específico como el del “death metal melódico con letras sobre vikingos”, pero en vivo la mezcla de esa temática, la escenografía digna de Spinal Tap y la misma actuación del quinteto, con un setlist limitado pero lleno de energía con canciones como “The Way of Vikings” y “Raise Your Horns”, seguramente dejó contentos a todos los fans de la banda que se amucharon en el campo.

Y ya que mencionamos antes a Spinal Tap, ¿qué mejor manera de seguir con algo de comedia voluntaria? El dúo Tenacious D es otra banda con la que he tenido mis idas y venidas, pero cuando su chiste me llega lo hace con toda la fuerza. Jack Black y Kyle Gass tienen una química enorme, y escucharlo tirar un “Merci beaucoup!” al final de “Video Games”, su homenaje country tanto a los videojuegos como a Red Dead Redemption 2, es encantador, y lo mismo pensó la gente, con los aplausos que se llevaron.

Pudimos disfrutar de clasicazos como “The Metal”, “Tribute”, su delicada y romántica balada “Fuck Her Gently” y su cover extrañamente serio de “Wicked Game”, la canción country pop de Chris Isaak, hicieron de las delicias de la gente, que pasó un buen rato pudiendo reírse un poco de los típicos clichés del público metalero más cuadrado pero con canciones pegadizas.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Hellfest 2023 Día 3: “Máquinas del apocalipsis”

Mentiría si dijera que le tenía muchas esperanzas a la vuelta de “Pantera” de la mano de Phil Anselmo y Rex Brown. El uso de comillas es completamente intencional, porque tengo muchos conflictos con la idea de una versión de Pantera que no incluye a los hermanos Abbott, los mismísimos fundadores de la banda y el motor que la mantuvo adelante tanto en su etapa glam como en su explosión groovera de los noventas. ¿Se imaginan a Iron Maiden sin Steve Harris o a los Rolling Stones sin Mick Jagger y Keith Richards? Que esto recién se pudiera hacer tras la muerte de Vinnie Paul en 2018 es una herida demasiado profunda contra el grupo, incluso si en guitarra tenemos a Zakk Wylde, de quien durante años escuché que sería el reemplazo perfecto para un hipotético regreso de Pantera a la actividad.

Pero dejando eso de lado, un tema del que se puede hablar por horas y horas, ¿qué se puede decir de la presentación de este tributo que decidieron bautizar como Pantera a secas? El segundo escenario arrancaba cubierto por un enorme telón negro con el logo de la banda en rojo, mientras de fondo sonaba “Regular People (Conceit)” de Vulgar Display of Power, más tarde dándole paso a “In Heaven”, canción de la banda sonora de Eraserhead, con las siluetas blancas de Vinnie y Dimebag Darrell apareciendo a los lados en las pantallas. Apenas las suaves voces terminaron, Wylde le dio inicio a la introducción de “A New Level”, que al explotar marcó la caída del telón, revelando a un Phil Anselmo con una remera roja de Pantera y, llamativamente, descalzo, una decisión que me enteré que tomó hace rato al momento de tributar a la banda.

Una de las grandes preocupaciones que tenía era justamente Anselmo, del que desde hace años se viene hablando acerca de sus problemas vocales, causados por décadas de estar gritando desde el fondo de su alma al micrófono y otros excesos. Lo último que quería ver era que se quedara sin voz, pero parece que Anselmo pensó lo mismo siendo que su voz se mantuvo en un nivel correcto a lo largo de la presentación, tanto en las canciones como agitando al público. La lista incluyó canciones de los cinco álbumes “oficiales” de Pantera, con un énfasis importante en Vulgar Display of Power y en Far Beyond Driven (¿El álbum más pesado en llegar al primer puesto de Billboard?), con nueve canciones entre ambos.

Escuchando a Anselmo dejarse la garganta en “Fucking Hostile”, “Suicide Note Pt. II” y al final con “Cowboys From Hell”, es fácil llegar a la conclusión de que a pesar de tener todo en contra, este tributo a una de las bandas más importantes del metal de los noventas al menos sabe presentar las canciones. Rex Brown sigue siendo de los bajistas más sólidos del metal, y tener a Charlie Benante (Anthrax) detrás de los platos fue una elección inspirada, replicando el estilo de Vinnie Paul y estableciéndose como una aplanadora del doble bombo. Sí, presentarse simplemente como Pantera y haberlo hecho recién tras la muerte del último miembro que había estado desde el inicio es desafortunado, pero el producto final es mucho mejor de lo que esperaba, o al menos la versión que pude ver sobre el escenario de Clisson.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Copenhell 2023 Día 1: “Pandemonio en Dinamarca”

Y hablando de bandas con una ausencia importante, Slipknot se encargaron de cerrar las presentaciones en el escenario principal. La gira europea de los enmascarados ha estado marcada por la ausencia del percusionista Shawn Crahan, quien decidió bajarse de la gira para poder quedarse con su esposa, quien está pasando por un problema de salud. Más allá de lo que uno considere que aporta su papel en la banda, el hecho de que sea el último miembro original que le queda a los de Iowa es de un simbolismo importante, y aunque su ausencia esté completamente justificada es algo que hace pensar.

Pero centrándonos en el ambiente en vivo, lo de Slipknot sigue siendo una seguidilla constante de golpes en la cara, un bombazo de riffs graves, distorsión y una batería que no se cansa de repiquetear. “The Blister Exists” marcó el inicio de la fiesta, con todo el campo agitando la cabeza y gritando la canción en coro, más tarde alternando clásicos con canciones de su último disco The End, So Far, un título que se ha tomado un significado incluso más tenebroso considerando la reciente salida del tecladista Craig Jones apenas unos días antes. Pero eso no quita que bombazos como “Psychosocial”, “The Heretic Anthem”, “People = Shit”, “Duality” y muchos más siguen teniendo la misma fuerza en vivo, con Corey Taylor siendo una bestia detrás del micrófono.

Así que en los últimos años los hilos detrás del espectáculo del grupo se han vuelto cada vez más visibles, más allá de lo explosivo que siga siendo. Pero eso no quita que en vivo sean una aplanadora, y que toda la gente en Clisson se haya ido del campo con una enorme sonrisa y unos cuantos golpes por los tremendos pogos que la banda sigue generando. Decidan por ustedes mismos, pero en mi caso creo que Slipknot sigue teniendo esa chispa y energía como para seguir adelante.

 

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

thumb image
The Lurking Corpses
Lurking After Midnight (2024)
thumb image
In Ashes
Burned and Disposed (2024)
thumb image
Domination
Echoes of Persecution (2024)
thumb image
Frail Body
Artificial Bouquet (2024)


 



thumb image
The Lurking Corpses
Lurking After Midnight (2024)
thumb image
In Ashes
Burned and Disposed (2024)
thumb image
Domination
Echoes of Persecution (2024)
thumb image
Frail Body
Artificial Bouquet (2024)