Redes Sociales:

Redes Sociales:

NOTICIAS / AGENDA / CRONICAS / ENTREVISTAS / RESEÑAS / ESPECIALES / CONTACTO


thumb image
Krisiun
Mortem Solis (2022)
Century Media Records

Tracklist

1. Sworn Enemies
2. Serpent Messiah
3. Swords into Flesh
4. Necronomical
5. Tomb of the Nameless
6. Dawn Sun Carnage (Intro)
7. Temple of the Abattoir
8. War Blood Hammer
9. As Angels Burn
10. Worm God

Si hay algo en lo que todo el mundo podría estar de acuerdo para reconocerle a Krisiun es la constancia. El hecho de que este trío brasileño se haya mantenido adelante durante más de tres décadas con casi la misma formación y editando material de manera razonablemente regular es algo que diría que es hasta admirable, considerando lo salvaje y caníbal que suele ser el mundo del metal extremo latinoamericano.

Teniendo ya en mis manos (o, mejor dicho, en mi disco duro) a Mortem Solis, el flamante decimosegundo LP de estos oriundos de Rio Grande do Sul, y pudiendo darle play, también se puede comprobar que esa constancia se sigue extendiendo a la música en sí. Y es que los hermanos Kolesne / Camargo, como unos AC/DC, unos Slayer o unos Cannibal Corpse del death metal brasileño, no suelen dejar muy a la imaginación cómo va a sonar cada nuevo lanzamiento: escuche dos de sus discos al azar y lo más seguro es que, grosso modo, pueda dilucidar sin problemas la onda de cada uno de sus nuevos lanzamientos de estudio.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Pathos & Logos – Cult EP (2022)

Lo de Krisiun es pura brutalidad, blasfemia y blast beats, y lo ha sido desde el principio de su carrera: si uno quiere su death metal más experimental o más dado a tomar riesgos lo mejor es que vaya a escuchar Gorguts o Imperial Triumphant, porque estos brasileños no están muy interesados en explorar los límites del género. Claro que esto tiene sus ventajas: nunca habrá que preocuparse por que decidan sacar de la nada un Illud Divinum Insanus, un The Unspoken King, un Promise o demás traspiés que otras leyendas del género han cometido al querer darle una vuelta de tuerca a su sonido. 

Sin embargo, he leído más de una reseña que interpreta esta fidelidad a su sonido original menos como “constancia” y más como “repetición”, así que sé que esto no es algo del gusto de todo el mundo. Además, también significa que la suerte que correrá cada uno de sus discos arranca y termina en qué tan inspirado esté el trío en ese momento. Así que de la misma manera que pueda tener bombazos como Conquerors of Armageddon (2000), AssassiNation (2006) o Southern Storm (2008), también pueden tener otros no tan bien recibidos y considerados, como Bloodshed (2004) o Forged in Fury (2015): todo tiene que ver con lo bien engrasada y ajustada que esté la máquina gaúcha de death metal.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Evergrey – A Heartless Portrait (The Orphean Testament) (2022)

“Sworn Enemies” comienza el álbum exactamente de la manera que uno se esperaría: la guitarra de Moyses Kolesne escupiendo un riff serpenteante, la batería de Max Kolesne demostrando su dominio de los blast beats, y las voces entre guturales y gritadas de Alex Camargo, quien además se mantiene a la par de los riffs con sus punteos precisos en el bajo. Es un inicio más que correcto para el disco, con una interesante sección melódica en el medio, y la calidad se mantiene en la siguiente “Serpent Messiah”, que sigue este sonido clásico de puro Krisiun en sus riffs brutales.

Me repetiría mucho si hablara de cada una de las canciones: como bien establecí antes, Krisiun no es una banda muy interesada en meterle muchas variantes a su fórmula. Pero quería mencionar un par de tracks específicos, como para destacar algunas instancias individuales, como por ejemplo “Necronomical” y su inicio de bajo y batería que parece perfecta para las presentaciones en vivo, a la que agregan un riff de guitarra cortante y preciso.

Tampoco podía pasar por alto los momentos thrasheros de “War Blood Hammer”, ni la final “Worm God”, con esa introducción melódica donde los brasileños logran demostrar su valía como compositores por fuera del death metal más brutal. Y ya que hablamos de melodías, hay que mencionar el interludio “Dawn Sun Carnage”, que con sus melodías del Cercano Oriente bien puede recordar a la carrera solista de Karl Sanders (Nile) como a algún track perdido de la banda sonora de Age of Mythology, y lo digo con la mejor de las intenciones.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Kirk Hammett – Portals EP (2022)

Con 40 minutos y monedas, Mortem Solis dura lo justo y necesario para un disco de Krisiun, sin que ningún track se alargue más de lo debido ni que se sienta que haya algo que hubiera estado bueno cortar del producto final. Y es para destacar a Mark Lewis (Whitechapel, The Black Dahlia Murder, Rings of Saturn), quien tuvo una labor espectacular encargándose del sonido del álbum, permitiendo que cada instrumento se escuche fuerte y claro.

Con Krisiun es fácil saber lo que uno recibirá, y Mortem Solis es otro gran capítulo en la historia del trío lucha por el (death) metal. Está claro que no ganará ningún fan nuevo y que si uno no es ya fan de la onda del grupo entonces no encontrará mucho, pero personalmente creo que es un muy buen trabajo, uno muy recomendable de parte de una de las exportaciones al exterior más grandes del metal brasileño.

Etiquetas: , , ,

thumb image
Krisiun
Mortem Solis (2022)
Century Media Records

Tracklist

1. Sworn Enemies
2. Serpent Messiah
3. Swords into Flesh
4. Necronomical
5. Tomb of the Nameless
6. Dawn Sun Carnage (Intro)
7. Temple of the Abattoir
8. War Blood Hammer
9. As Angels Burn
10. Worm God




Si hay algo en lo que todo el mundo podría estar de acuerdo para reconocerle a Krisiun es la constancia. El hecho de que este trío brasileño se haya mantenido adelante durante más de tres décadas con casi la misma formación y editando material de manera razonablemente regular es algo que diría que es hasta admirable, considerando lo salvaje y caníbal que suele ser el mundo del metal extremo latinoamericano.

Teniendo ya en mis manos (o, mejor dicho, en mi disco duro) a Mortem Solis, el flamante decimosegundo LP de estos oriundos de Rio Grande do Sul, y pudiendo darle play, también se puede comprobar que esa constancia se sigue extendiendo a la música en sí. Y es que los hermanos Kolesne / Camargo, como unos AC/DC, unos Slayer o unos Cannibal Corpse del death metal brasileño, no suelen dejar muy a la imaginación cómo va a sonar cada nuevo lanzamiento: escuche dos de sus discos al azar y lo más seguro es que, grosso modo, pueda dilucidar sin problemas la onda de cada uno de sus nuevos lanzamientos de estudio.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Pathos & Logos – Cult EP (2022)

Lo de Krisiun es pura brutalidad, blasfemia y blast beats, y lo ha sido desde el principio de su carrera: si uno quiere su death metal más experimental o más dado a tomar riesgos lo mejor es que vaya a escuchar Gorguts o Imperial Triumphant, porque estos brasileños no están muy interesados en explorar los límites del género. Claro que esto tiene sus ventajas: nunca habrá que preocuparse por que decidan sacar de la nada un Illud Divinum Insanus, un The Unspoken King, un Promise o demás traspiés que otras leyendas del género han cometido al querer darle una vuelta de tuerca a su sonido. 

Sin embargo, he leído más de una reseña que interpreta esta fidelidad a su sonido original menos como “constancia” y más como “repetición”, así que sé que esto no es algo del gusto de todo el mundo. Además, también significa que la suerte que correrá cada uno de sus discos arranca y termina en qué tan inspirado esté el trío en ese momento. Así que de la misma manera que pueda tener bombazos como Conquerors of Armageddon (2000), AssassiNation (2006) o Southern Storm (2008), también pueden tener otros no tan bien recibidos y considerados, como Bloodshed (2004) o Forged in Fury (2015): todo tiene que ver con lo bien engrasada y ajustada que esté la máquina gaúcha de death metal.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Evergrey – A Heartless Portrait (The Orphean Testament) (2022)

“Sworn Enemies” comienza el álbum exactamente de la manera que uno se esperaría: la guitarra de Moyses Kolesne escupiendo un riff serpenteante, la batería de Max Kolesne demostrando su dominio de los blast beats, y las voces entre guturales y gritadas de Alex Camargo, quien además se mantiene a la par de los riffs con sus punteos precisos en el bajo. Es un inicio más que correcto para el disco, con una interesante sección melódica en el medio, y la calidad se mantiene en la siguiente “Serpent Messiah”, que sigue este sonido clásico de puro Krisiun en sus riffs brutales.

Me repetiría mucho si hablara de cada una de las canciones: como bien establecí antes, Krisiun no es una banda muy interesada en meterle muchas variantes a su fórmula. Pero quería mencionar un par de tracks específicos, como para destacar algunas instancias individuales, como por ejemplo “Necronomical” y su inicio de bajo y batería que parece perfecta para las presentaciones en vivo, a la que agregan un riff de guitarra cortante y preciso.

Tampoco podía pasar por alto los momentos thrasheros de “War Blood Hammer”, ni la final “Worm God”, con esa introducción melódica donde los brasileños logran demostrar su valía como compositores por fuera del death metal más brutal. Y ya que hablamos de melodías, hay que mencionar el interludio “Dawn Sun Carnage”, que con sus melodías del Cercano Oriente bien puede recordar a la carrera solista de Karl Sanders (Nile) como a algún track perdido de la banda sonora de Age of Mythology, y lo digo con la mejor de las intenciones.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Kirk Hammett – Portals EP (2022)

Con 40 minutos y monedas, Mortem Solis dura lo justo y necesario para un disco de Krisiun, sin que ningún track se alargue más de lo debido ni que se sienta que haya algo que hubiera estado bueno cortar del producto final. Y es para destacar a Mark Lewis (Whitechapel, The Black Dahlia Murder, Rings of Saturn), quien tuvo una labor espectacular encargándose del sonido del álbum, permitiendo que cada instrumento se escuche fuerte y claro.

Con Krisiun es fácil saber lo que uno recibirá, y Mortem Solis es otro gran capítulo en la historia del trío lucha por el (death) metal. Está claro que no ganará ningún fan nuevo y que si uno no es ya fan de la onda del grupo entonces no encontrará mucho, pero personalmente creo que es un muy buen trabajo, uno muy recomendable de parte de una de las exportaciones al exterior más grandes del metal brasileño.

Etiquetas: , , ,


thumb image
If These Trees Could Talk
If These Trees Could Talk EP (2006, reedición 2022)
thumb image
Ether Coven
The Relationship Between the Hammer and the Nail (2022)
thumb image
Arch Enemy
Deceivers (2022)
thumb image
Eciton
The Autocatalytic Process (2022)



thumb image
If These Trees Could Talk
If These Trees Could Talk EP (2006, reedición 2022)
thumb image
Ether Coven
The Relationship Between the Hammer and the Nail (2022)
thumb image
Arch Enemy
Deceivers (2022)
thumb image
Eciton
The Autocatalytic Process (2022)