Redes Sociales:

Redes Sociales:

NOTICIAS / AGENDA / CRONICAS / ENTREVISTAS / RESEÑAS / ESPECIALES / CONTACTO


thumb image
Nickelback
Get Rollin'

1 – San Quentin
2 – Skinny Little Missy
3 – Those Days
4 – High Time
5 – Vegas Bomb
6 – Tidal Wave
7 – Does Heaven Even Know You’re Missing?
8 – Steel Still Rusts
9 – Horizon
10 – Standing in the Dark
11 – Just One More

Si hay un nombre que provoca sarpullidos y a la vez es un éxito en las radios comerciales de su país y por lo visto a lo largo del siglo XXI en medio mundo, ese es sin duda el de los canadienses Nickelback. Una banda que es capaz de haber vendido más de 50 millones de discos (señores… apunten la cifra, no hablamos de cualquier cosa), tener más de 45 millones de reproducciones en el formato de streaming y aun así seguir recibiendo el desprecio de unos pocos que quizás sean unos frustrados, quizás unos snobs que no hayan pasado del Black Álbum, el Killers y el Dirt. 

O quizás simplemente gente que desearía con toda su alma, poder ocupar el lugar de privilegio que tienen Nickelback tras más de 20 años de carrera y en donde siguen siendo igual de exitosos que cuando se hicieron mundialmente famosos gracias al multi platino Silver Side Up, allá por 2001 y con el cual pasaron de ser una simple banda de hard rock moderno salida de Canadá a ser una de las bandas más populares, exitosas y odiadas del mundo.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Disturbed – Divisive (2022)

Llegados a su décimo trabajo de estudio Get Rollin’ y que ha salido hoy mismo 18 de noviembre a la venta vía BMG, la pregunta que quizás nos podríamos hacer es ¿Qué pueden ofrecer Nickelback, que no hayamos podido ver en sus trabajos anteriores y que nos pueda atrapar como hicieron discazos como “Silver Side Up” y “All The Right Reasons”?

Escuchado este nuevo trabajo, lo cierto es que la respuesta es nada, no, chicos aquí no vais a encontrar nada que no tuviesen los discos anteriores de la banda, tampoco les pedimos que cambien de fórmula, porque está más que claro que les ha funcionado y más que bien, el problema quizás sea que el disco sea demasiado genérico incluso para ellos.

Al comienzo rockero de “San Quentin” y la más interesante “Skinny Little Missy”, que seguramente sea de mis favoritas del disco y cuenta con un potente solo de guitarra, se les unen piezas más “radiofriendly” como “Tidal Wave”, la cual está un poquito pasada de azúcar y ni se acerca al nivel de baladones como “Photograph” o “Savin’ Me”, por citar dos piezas en donde la cara más melódica de la banda si destacaba, en el caso de “Tidal Wave”, podrá sonar en la radio pero dudo que ningún fan de la banda te diga que va a ser una de sus canciones favoritas del disco ni de la banda en general.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: The Pretty Reckless – Other Worlds (2022)

Y una manía que tienen y que no siempre queda bien en sus discos es la de juntar dos cortes de tonos parecidos seguidos, sabemos que Bon Jovi, All American Rejects y Hinder ya han caído en este error alguna vez, el problema es que Nickelback lo repiten casi disco tras disco en esta última década.

Si Tidal Wave es un corte bastante anodino, la balada “Does Heaven Know You’re Missing” sí que nos recuerda a cortes como “Photograph” o “Someday”, en donde se mueven como pez en el agua, es bonita, sentida, dulzona a más no poder, pero era necesario meterla justo después de un medio tiempo como el mencionado?, pues un no rotundo sería la respuesta correcta, pero estoy seguro de que cuando suene en su próxima gira y emocione a cierto sector del público poco importará.

Cortes como la simpática y fumeta “High Time”, nos recuerdan el lado más gamberro de los canadienses y el guiño a Bon Jovi en “Steel Still Rust”, es hasta aceptable, no en vano llegaron a abrir para ellos hace unos cuantos años atrás y en cierto modo son vistos como la versión moderna (y aún más odiada) de la banda de New Jersey.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Ugly Kid Joe – Rad Wings of Destiny (2022)

Mucho mejor suena “Horizon”, de lo mejorcito del disco y que nos evidencia que cuando quieren pueden y hacen temas accesibles, rockeros y melódicos más que buenos y que pueden seguir encandilando a la audiencia que los llevó a lo más alto del rock alternativo en este siglo.

Curiosamente es hacia al final del disco donde encontramos los temas más interesantes del mismo, porque a la anterior “Horizon”, hay que sumarle los dos últimos cortes de este, la melódica “Standing in the Dark” y la más moderna “Just One More”, aquí al menos se salen del tono tristón para darnos tres temas muy disfrutables e ideales para la radio, que es lo que mejor se les ha dado a lo largo de su carrera, le pese a quién le pese.

En resumen, este nuevo trabajo de Nickelback no va a ser cambiar de opinión a nadie, ni a los que les siguen desde hace más de 20 años y disfrutan con su hard rock radiable y azucarado, ni a los que con solo escuchar su nombre ya se ponen histéricos, como si a la banda le importase un pimiento lo que cuatro haters opinen de ellos, vale, quizás sean más de cuatro, pero el resultado es el mismo.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Chez Kane – Powerzone (2022)

Entonces, es este un gran regreso de la banda canadiense, pues la verdad es que no, diría que se sitúa en la mitad de su discografía y para abajo, pero sin ser un mal disco, tiene 4 o 5 balazos que lo salvan del naufragio, lo malo es que después de 10 discos, es obligatorio pedirles algo más que lo entregado aquí y lamentablemente no lo han logrado aquí, siendo “Get Rollin” un disco que se queda en la cuerda floja y que en otras manos sería un suspenso fulminante, esperemos un poquito más de esfuerzo para la próxima, porque sabemos que son capaces de entregar discos mucho mejores que este.

Etiquetas: , , , , ,

thumb image
Nickelback
Get Rollin'

1 – San Quentin
2 – Skinny Little Missy
3 – Those Days
4 – High Time
5 – Vegas Bomb
6 – Tidal Wave
7 – Does Heaven Even Know You’re Missing?
8 – Steel Still Rusts
9 – Horizon
10 – Standing in the Dark
11 – Just One More




Si hay un nombre que provoca sarpullidos y a la vez es un éxito en las radios comerciales de su país y por lo visto a lo largo del siglo XXI en medio mundo, ese es sin duda el de los canadienses Nickelback. Una banda que es capaz de haber vendido más de 50 millones de discos (señores… apunten la cifra, no hablamos de cualquier cosa), tener más de 45 millones de reproducciones en el formato de streaming y aun así seguir recibiendo el desprecio de unos pocos que quizás sean unos frustrados, quizás unos snobs que no hayan pasado del Black Álbum, el Killers y el Dirt. 

O quizás simplemente gente que desearía con toda su alma, poder ocupar el lugar de privilegio que tienen Nickelback tras más de 20 años de carrera y en donde siguen siendo igual de exitosos que cuando se hicieron mundialmente famosos gracias al multi platino Silver Side Up, allá por 2001 y con el cual pasaron de ser una simple banda de hard rock moderno salida de Canadá a ser una de las bandas más populares, exitosas y odiadas del mundo.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Disturbed – Divisive (2022)

Llegados a su décimo trabajo de estudio Get Rollin’ y que ha salido hoy mismo 18 de noviembre a la venta vía BMG, la pregunta que quizás nos podríamos hacer es ¿Qué pueden ofrecer Nickelback, que no hayamos podido ver en sus trabajos anteriores y que nos pueda atrapar como hicieron discazos como “Silver Side Up” y “All The Right Reasons”?

Escuchado este nuevo trabajo, lo cierto es que la respuesta es nada, no, chicos aquí no vais a encontrar nada que no tuviesen los discos anteriores de la banda, tampoco les pedimos que cambien de fórmula, porque está más que claro que les ha funcionado y más que bien, el problema quizás sea que el disco sea demasiado genérico incluso para ellos.

Al comienzo rockero de “San Quentin” y la más interesante “Skinny Little Missy”, que seguramente sea de mis favoritas del disco y cuenta con un potente solo de guitarra, se les unen piezas más “radiofriendly” como “Tidal Wave”, la cual está un poquito pasada de azúcar y ni se acerca al nivel de baladones como “Photograph” o “Savin’ Me”, por citar dos piezas en donde la cara más melódica de la banda si destacaba, en el caso de “Tidal Wave”, podrá sonar en la radio pero dudo que ningún fan de la banda te diga que va a ser una de sus canciones favoritas del disco ni de la banda en general.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: The Pretty Reckless – Other Worlds (2022)

Y una manía que tienen y que no siempre queda bien en sus discos es la de juntar dos cortes de tonos parecidos seguidos, sabemos que Bon Jovi, All American Rejects y Hinder ya han caído en este error alguna vez, el problema es que Nickelback lo repiten casi disco tras disco en esta última década.

Si Tidal Wave es un corte bastante anodino, la balada “Does Heaven Know You’re Missing” sí que nos recuerda a cortes como “Photograph” o “Someday”, en donde se mueven como pez en el agua, es bonita, sentida, dulzona a más no poder, pero era necesario meterla justo después de un medio tiempo como el mencionado?, pues un no rotundo sería la respuesta correcta, pero estoy seguro de que cuando suene en su próxima gira y emocione a cierto sector del público poco importará.

Cortes como la simpática y fumeta “High Time”, nos recuerdan el lado más gamberro de los canadienses y el guiño a Bon Jovi en “Steel Still Rust”, es hasta aceptable, no en vano llegaron a abrir para ellos hace unos cuantos años atrás y en cierto modo son vistos como la versión moderna (y aún más odiada) de la banda de New Jersey.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Ugly Kid Joe – Rad Wings of Destiny (2022)

Mucho mejor suena “Horizon”, de lo mejorcito del disco y que nos evidencia que cuando quieren pueden y hacen temas accesibles, rockeros y melódicos más que buenos y que pueden seguir encandilando a la audiencia que los llevó a lo más alto del rock alternativo en este siglo.

Curiosamente es hacia al final del disco donde encontramos los temas más interesantes del mismo, porque a la anterior “Horizon”, hay que sumarle los dos últimos cortes de este, la melódica “Standing in the Dark” y la más moderna “Just One More”, aquí al menos se salen del tono tristón para darnos tres temas muy disfrutables e ideales para la radio, que es lo que mejor se les ha dado a lo largo de su carrera, le pese a quién le pese.

En resumen, este nuevo trabajo de Nickelback no va a ser cambiar de opinión a nadie, ni a los que les siguen desde hace más de 20 años y disfrutan con su hard rock radiable y azucarado, ni a los que con solo escuchar su nombre ya se ponen histéricos, como si a la banda le importase un pimiento lo que cuatro haters opinen de ellos, vale, quizás sean más de cuatro, pero el resultado es el mismo.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Chez Kane – Powerzone (2022)

Entonces, es este un gran regreso de la banda canadiense, pues la verdad es que no, diría que se sitúa en la mitad de su discografía y para abajo, pero sin ser un mal disco, tiene 4 o 5 balazos que lo salvan del naufragio, lo malo es que después de 10 discos, es obligatorio pedirles algo más que lo entregado aquí y lamentablemente no lo han logrado aquí, siendo “Get Rollin” un disco que se queda en la cuerda floja y que en otras manos sería un suspenso fulminante, esperemos un poquito más de esfuerzo para la próxima, porque sabemos que son capaces de entregar discos mucho mejores que este.

Etiquetas: , , , , ,


thumb image
League of Distortion
League of Distortion (2022)
thumb image
Dragonfly
Domine XV (2022)
thumb image
Throwing Bricks
The Burden (2022)
thumb image
Nickelback
Get Rollin'



thumb image
League of Distortion
League of Distortion (2022)
thumb image
Dragonfly
Domine XV (2022)
thumb image
Throwing Bricks
The Burden (2022)
thumb image
Nickelback
Get Rollin'