Redes Sociales:

Redes Sociales:

NOTICIAS / AGENDA / CRONICAS / ENTREVISTAS / RESEÑAS / ESPECIALES / CONTACTO
Call ov the Void: “Estamos pensando en hacer canciones más largas y más intensas”

Call ov the Void: “Estamos pensando en hacer canciones más largas y más intensas”

La banda Call Ov The Void respondió en conjunto a una entrevista acerca de su álbum debut, “On Grief and Dying”, y algunas coordenadas que nos permiten ubicarlo en términos de su sonido y […]

Adam Korchok (Ischemic): “Queríamos unir la vieja y la nueva escuela del death doom”

Adam Korchok (Ischemic): “Queríamos unir la vieja y la nueva escuela del death doom”

En 2012, la cantante Isabelle Tazbir y el guitarrista Adam Korchok se propusieron llevar las sonoridades oscuras del death doom metal a Toronto, Canadá. De esa idea salió Ischemic, que […]

Carlos Foak (Bloody Kitchen): “Nunca nos imaginamos llamar la atención fuera de nuestras fronteras”

Carlos Foak (Bloody Kitchen): “Nunca nos imaginamos llamar la atención fuera de nuestras fronteras”

Estuvimos hablando con Carlos Foak, vocalista de Bloody Kitchen, quienes recientemente sacaron a la luz su nuevo trabajo Caos y nos cuenta un poco sobre cómo fue el proceso de […]

Paty Pérez (Innerforce): “Es importante seguir desafiándonos”

Paty Pérez (Innerforce): “Es importante seguir desafiándonos”

Los powermetaleros argentinos Innerforce se preparan para festejar sus 10 años de carrera el sábado 6 de abril en el Roxy (Niceto Vega 5542) de Buenos Aires, acompañados por Psycho […]

Christophe Szpajdel (Lord Of The Logos): “Un logo simple requiere más atención que un logo brutal”

Christophe Szpajdel (Lord Of The Logos): “Un logo simple requiere más atención que un logo brutal”

Cuando se habla de black metal, las primeras imágenes que se nos vienen a la cabeza son músicos con corpse paint, la controversia sobre quemas de iglesias, asesinatos y una […]

Manny Watts (Voidgazer): “Somos demasiado rápidos para el doom, demasiado doom para el progresivo”

Manny Watts (Voidgazer): “Somos demasiado rápidos para el doom, demasiado doom para el progresivo”

Al hablar sobre el heavy metal estadounidense, históricamente las bandas más grandes han venido de los grandes centros urbanos de la costa este u oeste, sobre todo California. Pero de […]

Brett Rasmussen y Kevin Kilkenny (Ignite): “Lo que más me identificó fue el mensaje detrás de la música”

Brett Rasmussen y Kevin Kilkenny (Ignite): “Lo que más me identificó fue el mensaje detrás de la música”

Los californianos melódicos hardcore Ignite se preparan para pisar tierras españolas a fines de marzo y traer toda la fuerza punk al país, y es por eso que hablamos con […]

Mariusz Duda (Riverside): “Somos una banda de melodías y canciones, no de pasajes instrumentales”

Mariusz Duda (Riverside): “Somos una banda de melodías y canciones, no de pasajes instrumentales”

En la ola de bandas de metal progresivo del nuevo milenio, los polacos Riverside se pueden contar no sólo entre los nombres más destacados, sino también de los más consistentes […]

Mosca (2 Minutos): “¡De Valentín Alsina a España!”

Mosca (2 Minutos): “¡De Valentín Alsina a España!”

Con Martín Cirillo Las leyendas del punk argentino 2 Minutos se encuentran de gira por España, trayendo el punk de barrio a tierras ibéricas, y por eso hablamos con Walter […]

Ricard Bouffard (Blowfuse): “Nuestra máxima prioridad es ser fieles a nosotros mismos”

Ricard Bouffard (Blowfuse): “Nuestra máxima prioridad es ser fieles a nosotros mismos”

Foto de portada: Nicolás De Los Santos Con motivo del lanzamiento de su nuevo disco The 4th Wall, nos juntamos con Ricard Bouffard de Blowfuse para que nos cuente un poco […]


Martín Méndez (White Stones, Opeth): “Cuando llegué a Suecia, sólo tenía un cassette de Fito Páez”
thumb image

Desde que reemplazara a Johan de Farfalla en Opeth en 1997, el bajista uruguayo Martín Méndez se terminó convirtiendo en uno de los representantes más visibles de la camada de músicos del metal sudamericano. Siendo el miembro que por más tiempo ha acompañado al cantante y guitarrista Mikael Åkerfeldt, su personalidad calmada y un tanto callada puede hacer que quede un tanto tapado al lado del extrovertido líder de los progresivos suecos, pero en 2019 Méndez dio comienzo a White Stones, un proyecto donde el oriundo de Montevideo puede mostrar todo el material que fue acumulando a lo largo de los años. Habiendo editado su segundo álbum Dancing Into Oblivion a través de Nuclear Blast, pudimos entrevistarlo y explorar su proceso de composición, sus influencias musicales, el ambiente en Opeth y mucho más.


TTH: ¿Cómo te está yendo allá? ¿Hace cuánto te mudaste a España?

MM: Mudarme, por decirlo legalmente, hace cuatro años creo que estoy acá. Pero yo ya venía bastante seguido por estos lados porque en mi familia tengo dos hijos nacidos acá en Barcelona, en Cataluña, y han ido a la escuela acá desde chicos. Así que he estado yendo y viniendo, entre una cosa y otra, desde hace unos siete años. 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Modern Rites – Monuments (2021)

TTH: Dancing Into Oblivion es ya el segundo disco de White Stones. Para poner a los lectores en contexto, ¿cómo se dio formar esta banda? ¿Cuál fue el empujón inicial?

MM: Normalmente, cuando estoy libre con Opeth, siempre me he puesto a componer música. Esta vez, después de haber hecho la gira de Sorceress, nos tomamos un año sabático y como otros años me había puesto a escribir. Pero esta vez me había decidido a terminar lo que estaba haciendo, porque siempre terminaba en un disco duro, sin terminar la música y las ideas que tenía. Me pareció aburrido que se haya transformado en algo recurrente cada año. Esta vez me decidí a terminar el trabajo, aunque sea para mí, pero quería terminar. Y nació todo así, sin saber qué iba a hacer con la música: la grabé, la mandé a mezclar y todo. El resultado me gustó, y de ahí fue cuando empecé a mostrarle a la gente, entre ellos mi mánager, el de Opeth. Me consiguió el contrato con Nuclear Blast, y a partir de ese momento fue cuando me di cuenta de que la cosa iba más seria, que se había formado una banda sin haberlo planeado de alguna manera, ¿no?

TTH: Sí, el disco [debut, Kuarahy] salió una después del último recital de Opeth antes de la pandemia.

MM: Sí, exactamente.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Portrait – At One with None (2021)

TTH: En muchos lugares White Stones aparece como simplemente “una banda de death metal”. Pero creo que ambos podemos coincidir que el sonido del grupo va más allá de eso. ¿Cómo describirías a White Stones?

MM: Claro, White Stones no es una banda típica de death metal, para nada. No es algo que buscaría tampoco: a mí me interesa hacer lo que estoy haciendo, que es experimentar dentro de las raíces del death metal, pero con otras influencias. Y no sé etiquetar la música, no sé cómo lo haría. Para mí entender, es metal. ¿Qué tipo de metal? No lo sé, entre death metal y… hay muchas influencias en realidad. Pero no sé cuál sería la etiqueta correcta.

TTH: Vos sos el segundo miembro de Opeth con más tiempo en la banda, luego de Mikael [Åkerfeldt], pero creo que este es el primer grupo con el que grabás desde que llegaste a la banda.

MM: Sí, he participado en algunos, pero como proyecto mío es el primero.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Ex Deo – The Thirteen Years Of Nero (2021)

TTH: ¿Cómo fue participar en una grabación por fuera de Opeth? Suena como que es un cambio bastante particular.

MM: Sí, claro. A ver, comparando White Stones con Opeth, son dos mundos diferentes. Opeth es un grupo con más trayectoria, que todo es más grande, por decirlo así. Con White Stones, es todo más personal y más casero, porque escribo la música, me grabo y lo mismo grabo al resto. No tenemos productor, estoy involucrado en la carátula, los videoclips, en todo. Estoy mucho más involucrado en cada paso de la banda, es todo mucho más casero, ¿no? Hay menos presupuesto también y eso, quieras o no, cuenta bastante cuando hay tanta diferencia en esto. Pero bueno, creo que con los años que he estado en Opeth he aprendido a gestionar muchas cosas, entre ellas lo que es la grabación y todo esto, y me sentí bastante bien grabando yo mismo los instrumentos y participando en todo lo otro relacionado con el disco.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Underdark – Our Bodies Burned Bright On Re-Entry (2021)

TTH: Cuando comenzaste con White Stones, tenías a dos miembros de Vidres A La Sang, la banda catalana. Nunca había pensado en una conexión entre Opeth y VALS, ¿Cómo se dio eso?

MM: El cantante Eloi [Boucherie], quien es que ha participado en los dos discos de White Stones, era literalmente mi vecino cuando grabé el primer disco: él tiene el estudio Farm of Sound, donde grabé los dos discos. Como era mi vecino y el estudio está a diez metros de donde vivíamos, lo utilizaba mucho yo también y fue donde creé los primeros temas de White Stones y todo esto. Y a la hora de grabar las voces, al principio como era un proyecto que lo hacía para mí más que nada, lo iba a cantar yo. Y cuando iba a cantarlo, pues le pregunté si me daba una mano para grabarme. Y bueno, fue cuestión de ponerme frente al micrófono cinco minutos y me di cuenta que no era lo que yo quería hacer, no sonaba como yo quería, y le pedí automáticamente a Eloi: “¿Te animás a probar?”. Siendo cantante, pintaba más que para mí. Probó y fue algo mutuo que nos gustó mucho enseguida, y de ahí ya le pregunté si quería grabar el resto de los temas y me dijo que sí. Y de ahí le dimos para adelante, fue cuando comenzó un poco la creación de los primeros temas del disco. Y el resto fue un poco más fácil, en el sentido de decirle al baterista de VALS en el primer disco, que estaba ahí a la vuelta también, para que me ayude con las baterías. Y fue todo un poco así, como pidiendo al principio favores y después, cuando la banda estaba consolidada, todos pasaron a ser miembros. Pero ahora, en el segundo disco, el baterista lo he cambiado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Esa Holopainen (Silver Lake, Amorphis): “Silver Lake es un álbum de metal, sin ser un álbum de metal”

TTH: Justo te iba a preguntar por eso, por Joan Carles Marí que está en este disco. Te iba a preguntar por qué ya no estaba Jordi Farré, pero después vi que el tipo tiene como cinco bandas, participa en un montón.

MM: Sí, sí. Este [Marí] es un músico increíble, para empezar. A él lo contacté dos meses antes de entrar al estudio, cuando le pregunté si estaba interesado y le mandé los demos que tenía. Pero nos encontramos la primera vez en el estudio, directamente cuando iba a grabar. Estuvo dos días grabando, y fue una de estas conexiones químicamente increíbles que, a los cinco minutos de estar en el estudio, parecía que nos conocíamos hacía mucho tiempo, tanto musical como personalmente. Y ya te digo que es un baterista de estos polivalentes: él toca flamenco, jazz, metal y todo, y este nuevo disco era perfecto para el estilo de baterista que es.

TTH: Decías que al principio la idea era que vos cantaras, porque vos en Requiem Aeternam (NdR: la banda en la que estuvo Méndez antes de emigrar a Suecia, donde también estaba el futuro baterista de Opeth Martín López) cantabas. Me imagino que 25 años después de no hacer guturales ni nada uno se desacostumbra.

MM: Claro claro, no es lo mismo ya. [Risas] Canté en alguna más, en algún grupo en Suecia, pero no llegamos nunca a largar disco. Estuve cantando en algunas bandas más, pero te estoy hablando de veinte y pico de años. Y sí retomar otra vez así en seco es un poco complicado.

TAMBIÉN TE PUDE INTERESAR: Erdve: “Valoramos la libertad creativa y no seguimos los cánones”

TTH: Con el primer disco Kuarahy, vos comparás el proceso detrás de ese disco con el proceso de Dancing Into Oblivion. ¿Cómo creés que cambió?

MM: Lo que fue el proceso de composición y grabación fue muy similar: escribo las canciones en el estudio que tengo en casa y después es ir a grabarlo porque, tanto en el primero como el segundo, grabo yo las guitarras. Sin hacer los solos, el resto son todas por mí. O sea que es bastante parecido en ese sentido, que entré al estudio, grabé la batería y después estuve ahí una semana machacándome yo con el bajo y las guitarras y al final las voces. Pero lo que es las diferencias que encuentro entre los dos discos es que, para empezar, que fueron escritos en diferentes tiempos, lo resalto esto porque en el último fue cuando había comenzado la pandemia y, claro, este último fue un poco difícil y distinto. Esto a mí me ayudó, en el sentido de que estuve en casa y pude tener el tiempo necesario para hacer este disco y aproveché las emociones también que tenía en el cuerpo, de toda la situación. Y esto creo que también marca un poco la diferencia comparado con el primero, que no vivíamos una situación así y esto influye a la hora de componer. Y la experiencia también, que me dio hacer Kuarahy me ayudó mucho a hacer las cosas un poco mejor con Dancing Into Oblivion.

TTH: Y si encima hace un año y medio que dieron el último recital [con Opeth], hay que mantenerse ocupado.

MM: Sí, claro. Para mí fue esencial estar ocupado, tener la cabeza ocupada todo este año. Eso me mantiene sano de alguna manera, ¿no? Componiendo. Y estoy contentísimo de que encontré inspiración justo en ese momento,

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Lantlôs – Wildhund (2021)

TTH: Hablando de la composición, ¿qué música te inspira?

MM: Escucho mucha música. Por ejemplo, algo que me influencia mucho es, un poco, la música folclórica latinoamericana. Para mí el tango es algo que lo escucho desde que me acuerdo que existo: Astor Piazzola para mí es uno de los grandes. Y me inspira mucho escuchar eso: tanto el tango, como milonga, como bossa nova o latin jazz, o sea que las raíces las tengo muy presentes musicalmente. Rock argentino sigo escuchando un montón también: yo cuando me fui a Suecia, con 17 años, llevaba un walkman y un cassette de Circo Beat de Fito Páez, imaginate. E iba a buscar mis sueños con el death metal. [Risas] El jazz hace muchos años que lo escucho y me influencia mucho. Yo creo que todo lo que escucho, una mezcla entre todo esto, me influencia bastante. A lo mejor no en nada obvio en la música, porque estoy haciendo, quieras o no, metal extremo, pero las emociones me dan ganas de componer cuando escucho esta música.

TTH: Me acordé que me había encontrado con una nota donde decías que, cuando llegaste a Suecia, no hablabas ni sueco ni inglés ni nada.

MM: Nada, nada, nada [Nota: Lo enfatiza]. [Risas] Era español puro y ya está.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Lóstregos: “La respuesta de la gente ha sido bestial a todos los niveles”

TTH: Leí esa nota y me hizo pensar cómo terminaste en Opeth.

MM: Mirá, la primera vez que me encontré con el Mikael [Nota: él lo pronuncia como “Michael”: máy-quel], la primera vez que hicimos una pequeña introducción, nos pusimos a tocar un poco, hicimos un “jam”, yo no hablaba nada. Prácticamente eran dos palabras contadas en inglés y una en sueco. Sabía decir “hola” y ya está. Y él siempre tiene la anécdota de que, cuando estábamos tocando esta “jam”, me pidió que cierre la puerta de la sala donde estábamos por tocar. Y claro, yo lo miré y le hice con la cabeza que “sí” y seguí tocando, ¿yo qué sé qué me dice? Y me lo repitió como cuatro veces y se reía al final, decía “Este no me entiende nada” [Risas].

TTH: ¿Extrañabas grabar death metal? No componer, porque vos dijiste que fuiste acumulando material. Pero, ¿extrañabas grabar death? Considerando el cambio de estilo de Opeth desde Heritage.

MM: No. A ver, con lo que hacemos con Opeth estoy más que contento: me encanta el estilo que estamos haciendo y cada disco es un poco diferente. Es un reto, de alguna manera, y me encanta. Y death metal ya te digo que toco cada noche que estamos de gira, que son muchas. Todo desde “Deliverance” a “Demon of the Fall”, todas canciones que son pesadas. O sea que la dosis de death metal no me falta, lo que pasa es que lo hago porque yo creo que es el estilo que más he mamado desde que crecí, el estilo que más he escuchado y tocado. Y creo que salió naturalmente por ese lado: me gusta experimentarlo, pero la base creo que es bastante natural que me haya salido.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Skarlett (Skarlett Riot) “Es genial mirar atrás y ver como hemos progresado y madurado juntos como banda”

TTH: Cuando estaba buscando información sobre White Stones, por un momento pensé acerca del nombre de la banda. Y no sé cómo fue que me acordé que hay un barrio en Montevideo llamado Piedras Blancas, y creo que es el barrio donde vos creciste. ¿Vos te seguís sintiendo cercano a Uruguay a pesar de todos los años que viviste en Suecia y en España?

MM: Sí. A ver, las raíces nunca se pierden, creo. Y menos los años tan importantes como desde que nacés hasta ser adolescente. Creo que son los años que marcan realmente tu esencia como lo que sos, al fin y al cabo. Y sí, yo he vivido más años en Suecia que en Uruguay. Siento un poquito una parte mía sueca, no te lo voy a negar, pero la mayoría es de ahí, es de Uruguay. El nombre de White Stones es un pequeño tributo que le hice a este barrio, siempre lo tuve un poco en broma en la cabeza: “Le pondré algún día a un grupo ‘White Stones’”. Que suena lindo comparado con lo que es, porque es un barrio bastante jodido, duro. Pero bien, es un tributo y el logo también: el Sol de Mayo, que está tanto en la bandera argentina como en la uruguaya, está en el logo de White Stones. Me encontré en un momento un poco nostálgico, también, cuando estaba formando todo esto, aproveché la volada y me gustó el nombre para ese grupo.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Aversio Humanitatis – Silent Dwellers, Live MMXX (2021)

TTH: ¿Cómo están las cosas con Opeth? ¿Tienen algún plan?

MM: Planes sí, bastantes. La cosa que cuándo podramos concretarlos. Ahora seguimos teniendo prácticamente la gira entera pendiente de In Cauda Venenum, el nuevo disco, y lo prioritario es terminar esta gira, ver cuándo podemos seguirla. Hay planes para el futuro cercano de comenzarla, pero todo depende de la situación, cómo avance. La idea es esa, por ahora.

TTH: ¿Quisieras mandarle un mensaje a nuestros lectores?

MM: Acerca de White Stones, si le dan la oportunidad de escuchar este disco creo que a los que son amantes del metal un poco extremo les puede llegar a gustar, sería bueno que le den la oportunidad. Y me encantaría algún día poder tocar para el público tanto argentino como sudamericano, sería un sueño la verdad. Pero aparte de eso, agradecer siempre por el apoyo, porque siempre nos han recibido muy bien cuando vamos con Opeth y siempre sentimos el apoyo desde acá mismo. Y muchas gracias por todos los años y ojalá que sean más.

Etiquetas: , , ,

Martín Méndez (White Stones, Opeth): “Cuando llegué a Suecia, sólo tenía un cassette de Fito Páez”
thumb image

Desde que reemplazara a Johan de Farfalla en Opeth en 1997, el bajista uruguayo Martín Méndez se terminó convirtiendo en uno de los representantes más visibles de la camada de músicos del metal sudamericano. Siendo el miembro que por más tiempo ha acompañado al cantante y guitarrista Mikael Åkerfeldt, su personalidad calmada y un tanto callada puede hacer que quede un tanto tapado al lado del extrovertido líder de los progresivos suecos, pero en 2019 Méndez dio comienzo a White Stones, un proyecto donde el oriundo de Montevideo puede mostrar todo el material que fue acumulando a lo largo de los años. Habiendo editado su segundo álbum Dancing Into Oblivion a través de Nuclear Blast, pudimos entrevistarlo y explorar su proceso de composición, sus influencias musicales, el ambiente en Opeth y mucho más.


TTH: ¿Cómo te está yendo allá? ¿Hace cuánto te mudaste a España?

MM: Mudarme, por decirlo legalmente, hace cuatro años creo que estoy acá. Pero yo ya venía bastante seguido por estos lados porque en mi familia tengo dos hijos nacidos acá en Barcelona, en Cataluña, y han ido a la escuela acá desde chicos. Así que he estado yendo y viniendo, entre una cosa y otra, desde hace unos siete años. 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Modern Rites – Monuments (2021)

TTH: Dancing Into Oblivion es ya el segundo disco de White Stones. Para poner a los lectores en contexto, ¿cómo se dio formar esta banda? ¿Cuál fue el empujón inicial?

MM: Normalmente, cuando estoy libre con Opeth, siempre me he puesto a componer música. Esta vez, después de haber hecho la gira de Sorceress, nos tomamos un año sabático y como otros años me había puesto a escribir. Pero esta vez me había decidido a terminar lo que estaba haciendo, porque siempre terminaba en un disco duro, sin terminar la música y las ideas que tenía. Me pareció aburrido que se haya transformado en algo recurrente cada año. Esta vez me decidí a terminar el trabajo, aunque sea para mí, pero quería terminar. Y nació todo así, sin saber qué iba a hacer con la música: la grabé, la mandé a mezclar y todo. El resultado me gustó, y de ahí fue cuando empecé a mostrarle a la gente, entre ellos mi mánager, el de Opeth. Me consiguió el contrato con Nuclear Blast, y a partir de ese momento fue cuando me di cuenta de que la cosa iba más seria, que se había formado una banda sin haberlo planeado de alguna manera, ¿no?

TTH: Sí, el disco [debut, Kuarahy] salió una después del último recital de Opeth antes de la pandemia.

MM: Sí, exactamente.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Portrait – At One with None (2021)

TTH: En muchos lugares White Stones aparece como simplemente “una banda de death metal”. Pero creo que ambos podemos coincidir que el sonido del grupo va más allá de eso. ¿Cómo describirías a White Stones?

MM: Claro, White Stones no es una banda típica de death metal, para nada. No es algo que buscaría tampoco: a mí me interesa hacer lo que estoy haciendo, que es experimentar dentro de las raíces del death metal, pero con otras influencias. Y no sé etiquetar la música, no sé cómo lo haría. Para mí entender, es metal. ¿Qué tipo de metal? No lo sé, entre death metal y… hay muchas influencias en realidad. Pero no sé cuál sería la etiqueta correcta.

TTH: Vos sos el segundo miembro de Opeth con más tiempo en la banda, luego de Mikael [Åkerfeldt], pero creo que este es el primer grupo con el que grabás desde que llegaste a la banda.

MM: Sí, he participado en algunos, pero como proyecto mío es el primero.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Ex Deo – The Thirteen Years Of Nero (2021)

TTH: ¿Cómo fue participar en una grabación por fuera de Opeth? Suena como que es un cambio bastante particular.

MM: Sí, claro. A ver, comparando White Stones con Opeth, son dos mundos diferentes. Opeth es un grupo con más trayectoria, que todo es más grande, por decirlo así. Con White Stones, es todo más personal y más casero, porque escribo la música, me grabo y lo mismo grabo al resto. No tenemos productor, estoy involucrado en la carátula, los videoclips, en todo. Estoy mucho más involucrado en cada paso de la banda, es todo mucho más casero, ¿no? Hay menos presupuesto también y eso, quieras o no, cuenta bastante cuando hay tanta diferencia en esto. Pero bueno, creo que con los años que he estado en Opeth he aprendido a gestionar muchas cosas, entre ellas lo que es la grabación y todo esto, y me sentí bastante bien grabando yo mismo los instrumentos y participando en todo lo otro relacionado con el disco.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Underdark – Our Bodies Burned Bright On Re-Entry (2021)

TTH: Cuando comenzaste con White Stones, tenías a dos miembros de Vidres A La Sang, la banda catalana. Nunca había pensado en una conexión entre Opeth y VALS, ¿Cómo se dio eso?

MM: El cantante Eloi [Boucherie], quien es que ha participado en los dos discos de White Stones, era literalmente mi vecino cuando grabé el primer disco: él tiene el estudio Farm of Sound, donde grabé los dos discos. Como era mi vecino y el estudio está a diez metros de donde vivíamos, lo utilizaba mucho yo también y fue donde creé los primeros temas de White Stones y todo esto. Y a la hora de grabar las voces, al principio como era un proyecto que lo hacía para mí más que nada, lo iba a cantar yo. Y cuando iba a cantarlo, pues le pregunté si me daba una mano para grabarme. Y bueno, fue cuestión de ponerme frente al micrófono cinco minutos y me di cuenta que no era lo que yo quería hacer, no sonaba como yo quería, y le pedí automáticamente a Eloi: “¿Te animás a probar?”. Siendo cantante, pintaba más que para mí. Probó y fue algo mutuo que nos gustó mucho enseguida, y de ahí ya le pregunté si quería grabar el resto de los temas y me dijo que sí. Y de ahí le dimos para adelante, fue cuando comenzó un poco la creación de los primeros temas del disco. Y el resto fue un poco más fácil, en el sentido de decirle al baterista de VALS en el primer disco, que estaba ahí a la vuelta también, para que me ayude con las baterías. Y fue todo un poco así, como pidiendo al principio favores y después, cuando la banda estaba consolidada, todos pasaron a ser miembros. Pero ahora, en el segundo disco, el baterista lo he cambiado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Esa Holopainen (Silver Lake, Amorphis): “Silver Lake es un álbum de metal, sin ser un álbum de metal”

TTH: Justo te iba a preguntar por eso, por Joan Carles Marí que está en este disco. Te iba a preguntar por qué ya no estaba Jordi Farré, pero después vi que el tipo tiene como cinco bandas, participa en un montón.

MM: Sí, sí. Este [Marí] es un músico increíble, para empezar. A él lo contacté dos meses antes de entrar al estudio, cuando le pregunté si estaba interesado y le mandé los demos que tenía. Pero nos encontramos la primera vez en el estudio, directamente cuando iba a grabar. Estuvo dos días grabando, y fue una de estas conexiones químicamente increíbles que, a los cinco minutos de estar en el estudio, parecía que nos conocíamos hacía mucho tiempo, tanto musical como personalmente. Y ya te digo que es un baterista de estos polivalentes: él toca flamenco, jazz, metal y todo, y este nuevo disco era perfecto para el estilo de baterista que es.

TTH: Decías que al principio la idea era que vos cantaras, porque vos en Requiem Aeternam (NdR: la banda en la que estuvo Méndez antes de emigrar a Suecia, donde también estaba el futuro baterista de Opeth Martín López) cantabas. Me imagino que 25 años después de no hacer guturales ni nada uno se desacostumbra.

MM: Claro claro, no es lo mismo ya. [Risas] Canté en alguna más, en algún grupo en Suecia, pero no llegamos nunca a largar disco. Estuve cantando en algunas bandas más, pero te estoy hablando de veinte y pico de años. Y sí retomar otra vez así en seco es un poco complicado.

TAMBIÉN TE PUDE INTERESAR: Erdve: “Valoramos la libertad creativa y no seguimos los cánones”

TTH: Con el primer disco Kuarahy, vos comparás el proceso detrás de ese disco con el proceso de Dancing Into Oblivion. ¿Cómo creés que cambió?

MM: Lo que fue el proceso de composición y grabación fue muy similar: escribo las canciones en el estudio que tengo en casa y después es ir a grabarlo porque, tanto en el primero como el segundo, grabo yo las guitarras. Sin hacer los solos, el resto son todas por mí. O sea que es bastante parecido en ese sentido, que entré al estudio, grabé la batería y después estuve ahí una semana machacándome yo con el bajo y las guitarras y al final las voces. Pero lo que es las diferencias que encuentro entre los dos discos es que, para empezar, que fueron escritos en diferentes tiempos, lo resalto esto porque en el último fue cuando había comenzado la pandemia y, claro, este último fue un poco difícil y distinto. Esto a mí me ayudó, en el sentido de que estuve en casa y pude tener el tiempo necesario para hacer este disco y aproveché las emociones también que tenía en el cuerpo, de toda la situación. Y esto creo que también marca un poco la diferencia comparado con el primero, que no vivíamos una situación así y esto influye a la hora de componer. Y la experiencia también, que me dio hacer Kuarahy me ayudó mucho a hacer las cosas un poco mejor con Dancing Into Oblivion.

TTH: Y si encima hace un año y medio que dieron el último recital [con Opeth], hay que mantenerse ocupado.

MM: Sí, claro. Para mí fue esencial estar ocupado, tener la cabeza ocupada todo este año. Eso me mantiene sano de alguna manera, ¿no? Componiendo. Y estoy contentísimo de que encontré inspiración justo en ese momento,

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Lantlôs – Wildhund (2021)

TTH: Hablando de la composición, ¿qué música te inspira?

MM: Escucho mucha música. Por ejemplo, algo que me influencia mucho es, un poco, la música folclórica latinoamericana. Para mí el tango es algo que lo escucho desde que me acuerdo que existo: Astor Piazzola para mí es uno de los grandes. Y me inspira mucho escuchar eso: tanto el tango, como milonga, como bossa nova o latin jazz, o sea que las raíces las tengo muy presentes musicalmente. Rock argentino sigo escuchando un montón también: yo cuando me fui a Suecia, con 17 años, llevaba un walkman y un cassette de Circo Beat de Fito Páez, imaginate. E iba a buscar mis sueños con el death metal. [Risas] El jazz hace muchos años que lo escucho y me influencia mucho. Yo creo que todo lo que escucho, una mezcla entre todo esto, me influencia bastante. A lo mejor no en nada obvio en la música, porque estoy haciendo, quieras o no, metal extremo, pero las emociones me dan ganas de componer cuando escucho esta música.

TTH: Me acordé que me había encontrado con una nota donde decías que, cuando llegaste a Suecia, no hablabas ni sueco ni inglés ni nada.

MM: Nada, nada, nada [Nota: Lo enfatiza]. [Risas] Era español puro y ya está.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Lóstregos: “La respuesta de la gente ha sido bestial a todos los niveles”

TTH: Leí esa nota y me hizo pensar cómo terminaste en Opeth.

MM: Mirá, la primera vez que me encontré con el Mikael [Nota: él lo pronuncia como “Michael”: máy-quel], la primera vez que hicimos una pequeña introducción, nos pusimos a tocar un poco, hicimos un “jam”, yo no hablaba nada. Prácticamente eran dos palabras contadas en inglés y una en sueco. Sabía decir “hola” y ya está. Y él siempre tiene la anécdota de que, cuando estábamos tocando esta “jam”, me pidió que cierre la puerta de la sala donde estábamos por tocar. Y claro, yo lo miré y le hice con la cabeza que “sí” y seguí tocando, ¿yo qué sé qué me dice? Y me lo repitió como cuatro veces y se reía al final, decía “Este no me entiende nada” [Risas].

TTH: ¿Extrañabas grabar death metal? No componer, porque vos dijiste que fuiste acumulando material. Pero, ¿extrañabas grabar death? Considerando el cambio de estilo de Opeth desde Heritage.

MM: No. A ver, con lo que hacemos con Opeth estoy más que contento: me encanta el estilo que estamos haciendo y cada disco es un poco diferente. Es un reto, de alguna manera, y me encanta. Y death metal ya te digo que toco cada noche que estamos de gira, que son muchas. Todo desde “Deliverance” a “Demon of the Fall”, todas canciones que son pesadas. O sea que la dosis de death metal no me falta, lo que pasa es que lo hago porque yo creo que es el estilo que más he mamado desde que crecí, el estilo que más he escuchado y tocado. Y creo que salió naturalmente por ese lado: me gusta experimentarlo, pero la base creo que es bastante natural que me haya salido.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Skarlett (Skarlett Riot) “Es genial mirar atrás y ver como hemos progresado y madurado juntos como banda”

TTH: Cuando estaba buscando información sobre White Stones, por un momento pensé acerca del nombre de la banda. Y no sé cómo fue que me acordé que hay un barrio en Montevideo llamado Piedras Blancas, y creo que es el barrio donde vos creciste. ¿Vos te seguís sintiendo cercano a Uruguay a pesar de todos los años que viviste en Suecia y en España?

MM: Sí. A ver, las raíces nunca se pierden, creo. Y menos los años tan importantes como desde que nacés hasta ser adolescente. Creo que son los años que marcan realmente tu esencia como lo que sos, al fin y al cabo. Y sí, yo he vivido más años en Suecia que en Uruguay. Siento un poquito una parte mía sueca, no te lo voy a negar, pero la mayoría es de ahí, es de Uruguay. El nombre de White Stones es un pequeño tributo que le hice a este barrio, siempre lo tuve un poco en broma en la cabeza: “Le pondré algún día a un grupo ‘White Stones’”. Que suena lindo comparado con lo que es, porque es un barrio bastante jodido, duro. Pero bien, es un tributo y el logo también: el Sol de Mayo, que está tanto en la bandera argentina como en la uruguaya, está en el logo de White Stones. Me encontré en un momento un poco nostálgico, también, cuando estaba formando todo esto, aproveché la volada y me gustó el nombre para ese grupo.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Aversio Humanitatis – Silent Dwellers, Live MMXX (2021)

TTH: ¿Cómo están las cosas con Opeth? ¿Tienen algún plan?

MM: Planes sí, bastantes. La cosa que cuándo podramos concretarlos. Ahora seguimos teniendo prácticamente la gira entera pendiente de In Cauda Venenum, el nuevo disco, y lo prioritario es terminar esta gira, ver cuándo podemos seguirla. Hay planes para el futuro cercano de comenzarla, pero todo depende de la situación, cómo avance. La idea es esa, por ahora.

TTH: ¿Quisieras mandarle un mensaje a nuestros lectores?

MM: Acerca de White Stones, si le dan la oportunidad de escuchar este disco creo que a los que son amantes del metal un poco extremo les puede llegar a gustar, sería bueno que le den la oportunidad. Y me encantaría algún día poder tocar para el público tanto argentino como sudamericano, sería un sueño la verdad. Pero aparte de eso, agradecer siempre por el apoyo, porque siempre nos han recibido muy bien cuando vamos con Opeth y siempre sentimos el apoyo desde acá mismo. Y muchas gracias por todos los años y ojalá que sean más.

Etiquetas: , , ,


Rick Wakeman en Buenos Aires: “La despedida del gigante”
thumb image

Noche de rock progresivo sobre Buenos Aires. Y no una cualquiera porque lo que se presentaba como opción era nada menos que Rick Wakeman en su gira despedida, uno de […]

Trivne Darkness en Madrid: “El metal nacional, más vivo que nunca”
thumb image

Madrid se convirtió en el epicentro del Death Metal el pasado sábado 6 de abril de 2024, al acoger el evento ‘Trivne Darkness’. Tres de los nombres más respetados de […]


thumb image
Korpiklaani
Rankarumpu (2024)
thumb image
Celtian
Secretos de Amor y Muerte (2024)
thumb image
Darkflight
Entropy (2024)
thumb image
Wardra
Warden of the Stellar Crypts (2024)



 



Rick Wakeman en Buenos Aires: “La despedida del gigante”
thumb image

Noche de rock progresivo sobre Buenos Aires. Y no una cualquiera porque lo que se presentaba como opción era nada menos que Rick Wakeman en su gira despedida, uno de […]

Trivne Darkness en Madrid: “El metal nacional, más vivo que nunca”
thumb image

Madrid se convirtió en el epicentro del Death Metal el pasado sábado 6 de abril de 2024, al acoger el evento ‘Trivne Darkness’. Tres de los nombres más respetados de […]


thumb image
Korpiklaani
Rankarumpu (2024)
thumb image
Celtian
Secretos de Amor y Muerte (2024)
thumb image
Darkflight
Entropy (2024)
thumb image
Wardra
Warden of the Stellar Crypts (2024)